Rankia USA
blog Actualidad, noticias y tendencias en México

México reporta su primer superávit comercial en 8 años

Para finales del pasado año 2019, México presentaba índices de prosperidad económica muy poco prometedores. En este sentido, era considerada una de las naciones más susceptibles a caer en recesión este 2020.

No obstante, algunos de sus aspectos económicos vivieron de un auge significativo. Uno de ellos, es la “Balanza Comercial “(Registro de la movilidad de importaciones y exportaciones en un estado).

Este último presentó un superávit óptimo por primera vez en 8 años, siendo algo sorprendente gracias al desgaste económico significativo a nivel internacional propiciado por la guerra comercial EEUU-China.

Balanza comercial méxico

 

El superávit comercial del momento

Según lo informado por el “Instituto Nacional de Estadística y Geografía” (Inegi), la balanza comercial de los Estados Unidos Mexicanos, presentó un superávit optimo por un valor de 5.820,3 millones de dólares.

Esto último representa un resurgimiento impresionante, tomando en cuenta que para el año 2018 este factor se mostró en déficit por un valor de 13.618 millones de dólares.

En este sentido, la balanza comercial permitió observar que las exportaciones fueron de un 23% más que el 2018, siendo esto por un valor neto de 461.115 millones de dólares.

Sin embargo, las importaciones sufrieron de una caída significativa. Esto último, por un porcentaje del 1.9%, siendo lo correspondiente a una ganancia de 455.295 millones de dólares.

Cabe destacar que gran parte de esta caída se debe a la recesión petrolera en materia de importación mexicana. De hecho, este último índice se posiciono en 47.206 millones de dólares, representando una caída del 0.6% con respecto al 2018.

Esto obviamente influyó en las ventas, las cuales presentaron un total de 25.984,9 millones de dólares en ingresos para el país. Esto, supone ser un 15.1% menos que la cifra del año 2018.

No obstante, las importaciones no petroleras también estuvieron implícitas en este caso. Dicho aspecto se debe a que la pérdida fue por un valor de 435.130,7 millones de dólares.

Esto propicia un decrecimiento de 3.6%. Cabe destacar que gran parte de esta caída es producida por la ralentización de importaciones de industrias como la automovilística.

Asimismo, las ventas no petroleras lograron concretar un total de 408.088,4 millones de dólares, siendo hasta un 0.6% menor con respecto al año 2018.

Sin embargo, el superávit sigue estando presente en el sector, ya que los ingresos generados por el crecimiento de la capacidad de exportación permitieron superar las perdidas en materia de importaciones.

 

Causas del superávit comercial

Desde 1992 México, Estados unidos y Canada presentaban un tratado de libre comercio que permitía obtener no solo un auge significativo en materia de exportaciones e importaciones, sino ganancias muy abrasivas.

Sin embargo, con la llegada de Donald Trump a la casa blanca, este acuerdo parecía que iba a desaparecer, ya que el mandatario exponía que el país latino propiciaba pérdidas muy amplias a los EEUU.

No obstante, el TLCAN (Tratado de Libre Comercio de América del Norte) no fue eliminado, sino reemplazado por el TMEC (Tratado entre México, Estados Unidos y Chanda).

Este último fue redactado el 30 de septiembre del 2018, y aunque fue firmado ese mismo día, no entro en vigor de forma directa. Esto se debe a que su ratificación debía ser aprobada por los congresos de las respectivas naciones.

Dicho aspecto provocó pérdidas sustanciosas de movilidad en la balanza comercial de México. Sin embargo, para comienzos de noviembre del 2019, esto comenzó a cambiar.

Esto se debe a que, ese mes el poder gubernamental anunció que los cambios solicitados por EEUU para la presentación del “TMEC” ya habían sido implementados.

Dicho aspecto le facilitó la desaparición de diferentes limitaciones en las exportaciones e importaciones derivadas de Canada y Estados Unidos respectivamente.

Por lo tanto el auge comenzó crecer nuevamente. De hecho, en diciembre el “Instituto Nacional de Estadística y geografía” (Inegi), expuso que el superávit ya había llegado a 3.068,3 millones de dólares.

Esto último al registrar un aumento en las exportaciones por un valor de 38.663,3 millones de dólares, mientras que en el sector de las importaciones fue por un valor de 35.595 millones de dólares.

Sin embargo, el TMEC todavía no ha sido ratificado, y por lo tanto aún no se han visto de forma completa las repercusiones positivas que este tratado planea producir en México.

 

Economía de México ¿Salvada por la balanza comercial?

A pesar de que la balanza comercial aumentó de forma exponencial, México sufrió una desaceleración económica muy avanzada y profunda. Esta, según “Hacienda”, fue producto de menores flujos de inversión y la incertidumbre a la política global.

Sin embargo, varios aspectos positivos permitieron controlar el desgaste económico afianzado por esta situación. En primera instancia, la moneda mexicana sufrió de una apreciación de hasta 4.27%.

En este sentido, el dólar presentó una baja volatilidad en los tres últimos meses del año, y nunca llego a mostrar una variación mayor al 1% del tipo de cambio respectivo.

Mientras tanto, la convergencia del índice inflacionario se posicionó en 3%, siendo uno de los objetivos planteados por el gobierno en turno. Cabe destacar que esto fue causado por los recortes en la tasas de intereses del “Banco de México”.

Otro aspecto a considerar, es que las metas fiscales del año 2019 fueron logradas con facilidad. Por ejemplo, los “Requerimientos Financiero del Sector Publico” presentaron un déficit de 564.674 millones de pesos, (Lo equivalente al 2.3% del PIB).

Asimismo, los ingresos propiciados al estado por parte de dicho sector se ubicaron en 5.384.289 millones de pesos. Esto último es menor a los 86.101 millones de pesos propuesto en la LIF.

Igualmente, el gasto neto se redujo, posicionándose en 5.786.429 millones de pesos. Lo mismo ocurrió con la deuda pública, la cual se ubicó 0.2 puntos por debajo de la tasa de 2018.

En cifras reales, la obligación corresponde solo al 44.7% del PIB actualmente, mostrando una diferencia muy marcada con respecto a los 44.9% que presentaba el índice para finales del 2018. Esto último es gracias a la política de manejo a menor costo propuesto por el gobierno federal en turno.