Rankia USA
Blog Análisis fundamental de empresas cotizadas
Mercados financieros al día con Probuen

GRUPO CALTAGIRONE: Razones para su baja valoración bursátil

Cotizado  en la Bolsa Italiana, el Grupo empresarial privado CALTAGIRONE SpA, centra su actividad en canalizar las diferentes inversiones de control, que posee la familia propietaria de la Compañía, en diversas empresas que se encuentran presentes en sectores tan diferenciados entre sí como pueden ser los negocios editoriales (a través de CALTAGIRONE EDITORE), la fabricación y producción de cemento (que realiza por su participada CEMENTIR HOLDING), así como su presencia en el sector inmobiliario y de obras públicas, que son llevabas a cabo por VIANINI SpA y VIANINI LABORE.

Independientemente de estas inversiones mayoritarias, dentro del CALTAGIRONE SpA, y siempre teniendo la consideración de  una mera participación financiera, la Compañía tiene un porcentaje del capital social del  0,97% en la aseguradora ASSICURAZIONI GENERAL (capitalización bursátil total de 28.915 millones de euros), de la que es su segundo accionista privado y donde el fundador del Grupo FRANCESCO GAETANO CALTAGIRONE ocupa la Vicepresidencia,  del 0,93 % en SUEZ ENVIRONNEMENT (valor en bolsa de 8.559 millones de euros), líder mundial en los sectores de agua y medio ambiente, y del 13 % en ACEA, compañía de menor tamaño (valorada el 100% de la misma en 3.970 millones de euros) y dedicada a gestionar diversos servicios integrados relacionados con el agua para más de 9 millones de habitantes italianos.

Resultado de imagen de caltagirone spa

El Grupo presenta en su balance consolidado unos fondos propios de 1.029 millones de euros y que en conjunto y sumado los intereses de terceros, gestiona unos recursos que superan la cantidad de  2.070 millones de euros, a pesar de lo cual, y debido a diversas circunstancias que posteriormente analizaremos,  cotiza con un considerable descuento en su valor, ya que el mismo se sitúa en la actualidad en  345  millones de euros.

Una de estas razones es el carácter meramente familiar en el modelo de gestión, lo que le hace restar atractivo como posible alternativa de inversión a largo plazo a inversores institucionales. Seis de los 10 principales ejecutivos del Grupo pertenecen a la familia fundadora, lo que transmite al mercado una imagen de falta de transparencia en la toma de decisiones.

A todo ello hay que sumar el control total que tiene el Grupo sobre sus participadas. CALTAGIRONE SpA tiene bajo su control el 71% de participación en CEMENTIR HOLDING, el 66% de CALTAGIRONE EDITORE y el 82% de VIANINI, por lo que el capital en acciones en manos de socios particulares es muy limitado, lo que resta atractivo a una posible inversión.

Por otro lado la falta de complementariedad entre sí de los negocios que gestiona CALTAGIRONE SpA tampoco parece un aliciente a considerar si tenemos en cuenta posibles sinergias que se pudieran obtener en la actividad conjunta del Grupo, ya que no se consiguen economías de escala derivadas de su posible integración.

Resultado de imagen de caltagirone spa

A todo ello debemos añadir la falta de tamaño relativo de los negocios en sí mismos y por separado, dada la escasa implantación geográfica de los mismos y su pequeña dimensión relativa.

Por importancia en cuanto a ventas, presencia geográfica, valor de la Compañía y estrategia en la inversión, el más significativo de ellos se encuentra depositado en su participación en CIMENTIR HOLDING.

Dedicado a la fabricación de cemento, fundamentalmente en Turquía y los países escandinavos, la Compañía tiene un valor bursátil superior a los 1.080 millones de euros.

CIMENTIR HOLDING, con una cifra de facturación superior a los 1.200 millones de euros, produce anualmente más de 3,3 millones de toneladas de hormigón, obteniendo el 100% de sus ingresos fuera de Italia, mercado que abandonó recientemente al vender todos los activos que tenía en ese país al Grupo HEILDELBERG CEMENT (12 veces de mayor tamaño) por una cifra de 315 millones de euros. Esta operación le permitió salirse de un mercado complicado, de nula rentabilidad, para poder centrarse en los Estados Unidos donde, con la adquisición de una participación mayoritaria en LEHIGH WHITE CEMENT COMPANY, prevé crecer en el futuro.

CEMENTIR HOLDING está integrado en el Grupo CALTAGIRONE desde el año 1992, tras la adquisición mediante un proceso de privatización por parte del IRI (ISTITUTO PER LA RICOSTRUZIONE INSTRUSTRIALE) de la Compañía ITALCEMENTI. Esta operación se realizó una vez  que se entendió cumplidos y finalizados  los objetivos iniciales para los que fue creada la empresa estatal por parte de las autoridades públicas.

La Compañía acrecentó su tamaño mediante las inversiones realizadas en el periodo de tiempo transcurrido entre los años 2001/2004 con las adquisiciones de competidores en Turquía (fundamentalmente el Grupo CIMENTAS) y la inversión en la escandinava AALBORG PORLAND.

Actualmente el Grupo es líder mundial en producción de cemento blanco, líder en producción de cemento premezclado en Escandinavia y uno de los principales operadores en Turquía, a pesar de lo cual su tamaño es pequeño en relación con sus competidores presentando una reducida cuota en el mercado global, ya que opera exclusivamente en 18 países.

Recientemente y coincidiendo con la enajenación de sus activos italianos, CIMENTIR HOLDING ha tomado la decisión de trasladar su domicilio fiscal desde Italia a Holanda debido al mejor tratamiento fiscal que se supone puede obtener dada su composición como Grupo. Esta medida, pese a sus consecuencias positivas a corto plazo, puede sembrar dudas entre los inversores minoritarios locales italianos, lo que sin duda se descuenta actualmente en la cotización que en Bolsa se da CALTAGIRONE SpA, que se percibe por otro lado como una mera sociedad tenedora de una participación financiera que en cualquier momento puede ser enajenada si se recibe una oferta de compra suficientemente satisfactoria en su precio.

En cuanto al negocio editorial, el Grupo tiene representados sus intereses a través CALTAGIRONE EDITORE. Está empresa es propietaria de diarios impresos de la importancia de IL MESAGGERO, IL MATTIO, IL GAZZETTINO, STAMPA o CORRIERE ADRIATICO, que en conjunto son leídos por más de 3,3 millones de lectores.

De escasa capitalización bursátil (apenas 137 millones de euros), ventas descendientes anuales y perdidas continuas en su cuenta de explotación, CALTAGIRONE EDITORE padece los problemas que sufren aquellas empresas de su sector, tal y como sucede con las Españolas PRISA o VOCENTO, víctimas de los descensos en publicidad y la competencia digital.

La decisión de estar presente en el sector periodístico italiano fue tomada personalmente por el Presidente del Grupo FRANCESCO GAETANO CALTAGIRONE con la compra del periódico IL MESSAGGERO en el año 1996, a la que posteriormente se irían añadiendo el resto de inversiones realizadas en otros medios. Económicamente el esfuerzo inversor no se ha demostrado rentable para el Grupo y transmite la sensación a terceros de estar mantenida artificialmente por cuanto trae consigo de poder mediático.

Sin embargo, CALTAGIRONE SpA tiene su origen con la compra en Bolsa por parte de FRANCESCO GAETANO CALTAGIRONE en 1984 del GRUPO VIANINI, con sus dos grandes divisiones VIANINI LABORE y VIANINI INDUSTRIA. Una dedicada a grandes obras de infraestructuras y la otra especializada en el negocio del cemento.

En la actualidad VIANINI LABORI está presente en un negocio con escaso márgenes comerciales, con dificultades debido a la carencia de licitaciones de grandes obras públicas y con una gran competencia en el sector. La Compañía cuenta con un patrimonio neto de 438 millones de euros y unas ventas descendientes que se encuentran en torno a los 150 millones. Tiene un endeudamiento elevado (772 millones de euros) y un saldo importante en trabajos ejecutados pendientes de cobrar de sus clientes (248 millones de euros), que caso de complicarse la situación económica en los mismos, puede llevar a VIANINI LABORI abocada a una reestructuración financiera.

El área inmobiliaria donde el Grupo también está presente se desarrolla a través de su filial VIANINI –DOMUS, propietaria en la actualidad de 2.000 viviendas en arrendamiento en las proximidades de Roma.

Es precisamente por esta actividad inmobiliaria por lo que en su día fue conocido el Grupo CALTALGIRONE en España, ya que en 2003 una de sus filiales junto con la firma italiana ASTRIM, lanzaron conjuntamente una OPA sobre METROVACESA que acabo culminando sin éxito dada la oferta realizada simultáneamente y por un precio más elevado por JOAQUIN RIVERO a través de BAMI, y donde posteriormente entraron en el capital LUIS PORTILLO, DOMINGO DIAZ DE MERA y la familia SANAHUJA.

De haberse finalizado esta operación con éxito por parte de los inversionistas italianos, el futuro que les hubiera esperado no habría sido muy diferente a lo que les sucedió a los inversores españoles en dicha aventura.

A  continuación mostramos unos cuadros con los principales datos financieros y gráficos del Grupo italiano, para un mayor conocimiento por parte del lector de la Compañía.

 

DATOS RELACIONADOS

¡Sé el primero en comentar!