Mercados financieros de México y el mundo

3
Introducción
 
Mercado lo definimos como cualquier mecanismo a través del cual entran en contacto compradores y vendedores para adquirir algún bien, servicio, factor de la producción o activo financiero. Revisemos algunas cuestiones al respecto de este concepto.
Primero se trata de cualquier mecanismo porque ya no es necesaria la presencia física ni el contacto directo entre compradores y vendedores. Ahora se pueden solicitar productos vía telefónica (fija o celular) mediante aplicaciones utilizables en un teléfono móvil o por computadora y naturalmente por Internet. Por ejemplo, las acciones se pueden comprar desde una aplicación lo mismo que una comida o un producto farmacéutico, para ello, no es indispensable que se requiera un lugar físico.
Segundo los compradores asumen el papel de demandantes, pero depende del mercado al que se acuda este rol podrán jugarlo personas morales (empresas) o personas físicas (individuos). Por ejemplo, las empresas demandan trabajo por que necesitan contratar trabajadores para llevar a cabo sus actividades productivas o comerciales. Las personas ofrecen su fuerza de trabajo y aunque se dice que éstas buscan empleo, en realidad se encuentran ofreciendo sus servicios. Igualmente, las familias desean comprar bienes como alimento, en tal caso, asumen el papel de demandante y empresas como restaurantes son los oferentes que satisfacen dicha demanda. Los agentes económicos son: familias, empresas y gobiernos, todos ellos pueden asumir el papel de demandante u oferente en algún mercado.
Tercero, precisamente aquello que se comercia es lo que permite adjudicar un adjetivo, si se negocian alimentos, automóviles, mesas, camas o cualquier otro bien, de manera conjunta se trata del mercado de bienes. Si lo que comercian son educación, transporte, belleza o similares se denomina mercado de servicios.
El funcionamiento de la economía y la interacción con los mercados existentes los economistas lo explicamos mediante el modelo del flujo circular de la renta, el cual presentamos en la figura 1 y a partir de ella damos a conocer los cuatro mercados genéricos que existen, ¿puedes encontrarlos y decirnos cuáles son?
En cualquier lugar del mundo los mercados son: el de bienes y servicios; el de factores de la producción; el monetario y el de activos financieros.
Los intermediarios financieros y bursátiles son empresas que ofrecen el servicio de intermediación y el objeto de intercambio son los activos financieros representados por títulos de créditos, patrimoniales o contratos.
Las empresas financieras bancarias y no bancarias no conforman el mercado, este es creado única y exclusivamente cuando hay interacción entre oferentes y demandantes, se realizan transacciones que implican algún tipo de precio y por ende se corre necesariamente el riesgo de mercado.
El propósito de este artículo es dar a conocer de manera genérica los mercados financieros existentes en México y el mundo.
 
                                                                              Figura 1.
Fuente: Instituto de Asesoría en Finanzas Internacionales (IAFI)
Fuente: Instituto de Asesoría en Finanzas Internacionales (IAFI)
 
Mercados financieros de México y el mundo
 
Mercado financiero lo definimos como cualquier mecanismo a través del cual entran en contacto demandantes y oferentes de activos financieros.
Los activos financieros son atractivos por su valor de cambio y no por el valor de uso. Un activo real por el contrario es valorado por su valor de uso además de su valor de cambio.
La vivienda residencial o no residencial es un activo real porque puede emplearse para vivir o realizar actividades productivas siendo está posibilidad su valor de uso y podrá venderse generando así un valor de cambio. Tiene un precio que depende de la oferta y la demanda, si sube demasiado crea una burbuja inflacionaria que puede llevar a una crisis en el sector.
El dinero es un activo financiero porque su valor de uso y de cambio es el mismo, es decir, no tiene ninguna utilidad más allá del intercambio. Tiene un valor nominal que nunca va a cambiar, aunque hará perder poder adquisitivo al tenedor. Un billete de 1 000 no variará nunca dicho valor nominal, pero en función del nivel de aceleración de los precios perderá más rápido o más despacio el poder de compra.
Los agentes económicos que participan en los mercados financieros pueden tener déficit en sus finanzas por lo que buscarán el financiamiento de su principal actividad, esto es, las familias para consumir, las empresas para invertir y el gobierno para gastar.
Al mercado podemos agregarle adjetivos como valores, capitales, deuda o renta fija, derivados, divisas, entre otros, cualquiera de ellos va a estar incluido en el concepto de mercado financiero, tal y como lo mostramos en la figura 2.
 
                                                                                Figura 2
Fuente: Instituto de Asesoría en Finanzas Internacionales (IAFI)
Fuente: Instituto de Asesoría en Finanzas Internacionales (IAFI)
 
Los intermediarios financieros ponen en contacto a los agentes económicos con superávit, que depositan sus recursos monetarios en empresas financieras bancarias y no bancarias, para canalizar dichos recursos hacia agentes económicos con déficit otorgándoles financiamiento, principalmente a través del crédito.
En México, este proceso es conocido como servicio de banca y crédito, que exclusivamente puede ser ofrecido por instituciones de crédito; segmentadas en instituciones de banca múltiple e instituciones de banca de desarrollo. A los primeros se les adjudican varios adjetivos, tales como bancos comerciales, privados, con fines de lucro o de primer piso y sus características de funcionamiento son determinadas principalmente en la Ley de Instituciones de Crédito. Es un mercado oligopólico ampliamente concentrado encabezado por el Banco Bilbao Vizcaya Argentaria (BBVA) de origen español, Citi originario de Estados Unidos, Hong Kong Shangai Bank Corporation (HSBC) de capital inglés, Santander también español y Scotiabank proveniente de Canadá. Estos atienden a la llamada banca al menudeo por lo que tienen una amplia red de sucursales y cajeros automáticos a disposición de la población. 
En el siglo XXI han sido autorizados para operar otros bancos extranjeros como Bank of America, Mitsubishi UFJ Financial Group (MUFG), Deutsche Bank, Credit Suisse, Barclays Bank, Industrial and Commercial Bank of China (ICBC), Banco Shinshan o Mizuho, que enfocan principalmente sus actividades a la banca al mayoreo por lo que carecen de sucursales y cajeros automáticos atendiendo fundamentalmente a los grandes empresarios e inversionistas nacionales e extranjeros.
Los segundos tipos de bancos también reciben adjetivos como: banca de fomento, banca estatal, banca de desarrollo, sociedades nacionales de crédito o bancos de segundo piso. Operando están Nacional Financiera (Nafin), Banco Nacional de Comercio Exterior (Bancomext), Banco Nacional de Obras y Servicios Públicos (Banobras), Banco del Bienestar, Banco Nacional del Ejército y la Fuerza Armada Mexicana (Banjército) y Sociedad Hipotecaria Federal.
Únicamente la banca múltiple y de desarrollo son, por ley, instituciones de crédito y como tal, pueden ofertar el servicio de banca y crédito, que es definido como la captación de recursos del público en el mercado nacional para su colocación en el público, mediante actos causantes de pasivo directo o contingente, quedando el intermediario obligado a cubrir el principal y, en su caso, los accesorios financieros de los recursos captados.
 
Existe captación de recursos del público cuando
Se solicite, ofrezca o promueva la obtención de fondos o recursos de persona indeterminada o mediante medios de comunicación masiva o
Se obtengan o soliciten fondos o recursos de forma habitual o profesional.
 
Esto comprende precisamente el concepto del ahorro bancario, dado que cualquier persona con dinero, busca alternativas para no tener efectivo en su residencia y de ser posible obtener un rendimiento y la opción más recurrente es depositarlo en un banco. En productos bancarios como cuentas corrientes (ahorro o cheques) y pagarés a plazo fijo, las instituciones de crédito pueden prometer la devolución del monto total del depósito y de un interés, el cual, es calculado aplicando una tasa de interés.
Así, por ejemplo, si deposita 1 000 unidades monetarias y se pacta una tasa de interés del 10%, el banco deberá devolver en un año 1 100 que corresponden al capital (1 000) e interés (100).
En el mercado bancario la tasa de interés pagada al ahorrador es determinada a partir de una tasa de referencia, como: la tasa de rendimiento de los Certificados de la Tesorería (CETES) a 28 días, tasa objetivo del Banco de México, tasa de interés interbancaria de equilibrio (TIIE) y la TIIE de fondeo, cuyas cifras en marzo 2021 son: 4.22, 4.25, 4.51 y 4.25 por ciento, respectivamente.
Hay otras empresas no bancarias como sociedades financieras populares o uniones de créditos que realizan actividades similares de captación de ahorro y otorgamiento de financiamiento, pero no son consideradas instituciones de crédito por dos razones en especial, primero porque no son consideradas en la Ley de Instituciones de Crédito y segundo porque no están autorizadas para la apertura de cuentas de cheques.
Entre los instrumentos ofertados por los bancos se encuentran los pagarés a plazo fijo, que además son la principal posibilidad de inversión para las personas con poca educación financiera, con deseos de obtener rendimientos reales, sin embargo, regularmente optan por otras alternativas de ahorro como las cuentas corrientes.
Por su parte, el mercado de crédito suele ofrecer productos diversos, denominados según su fin o característica tales como: créditos personales o de nómina; créditos revolventes (su principal producto es la tarjeta de crédito); Crédito ABCD (Adquisición de Bienes de Consumo Duradero); hipotecarios, automotrices, entre otros. 
Los títulos de crédito, expuestos en el anterior artículo de nuestro Blog Aprendamos, son utilizados básicamente en el mercado de crédito y suelen no ser negociables, en otros casos, pueden adecuarse para ser manejados como títulos de deuda y permitir su negociación en los mercados de valores, que de acuerdo con su clasificación pueden ser de corto plazo (hasta un año o menos) y de largo plazo cuando la fecha de su vencimiento es mayor a un año.
Los títulos que representan una parte alícuota del capital social son las acciones o certificados patrimoniales que son emitidos por las empresas, en especial, por las que son constituidas como sociedades anónimas. La regulación suele obligar a este tipo de empresas a quedar segmentada por su capital social en acciones comunes y preferentes, siendo su diferencia habitual, que los tenedores de las primeras puedan participar en la asamblea de accionistas, poseer derecho de voz y voto, así como, obtener como principal rendimiento la utilidad por acción (UPA), que se paga al final de cualquier otro acreedor o inversionista y no son acumulables en caso de pérdidas en un año contable. En relación con las acciones preferentes, tienen derecho de voz, pero no voto, existe preferencia a participar en el reparto de la utilidad obtenida por la empresa, que para este tipo de acciones se denominada dividendo, el cual es acumulable, por lo que asegura su pago incluso en años contables con pérdida.
Todas las sociedades anónimas o figuras legales similares por normatividad se les obliga a la emisión de acciones, pero no todas las cotizan en alguna bolsa de valores; al hacerlo forman parte de un mercado formal, de lo contrario, pertenecen al llamado mercado Over The Counter (OTC) o extrabursátil.
Existen muchas bolsas de valores en el mundo, algunas de ellas son: NYSE (New York Stock Exchange), National Association of Securities Dealers Automated Quatation (Nasdaq) ambas de Estados Unidos. London Stock Exchange (Londres), Euronext (agrupa a París, Ámsterdam y Bruselas), MILA (Mercado Integrado Latinoamericano que agrupa las bolsas de Lima, Bogotá, Santiago de Chile y México), Japan Exchange Group (conformada por Tokyo Stock Exchange, Osaka Exchange, Tokyo Commodity Exchange, Japan Exchange Regulation, Japan Securities Clearing Corporation) siendo sencillamente conocida como bolsa de Tokyo, Shanghai Stock Exchange y la bolsa de Shanghai (China); muchos países existe una empresa de este tipo, cuyo propósito fundamental es otorgar infraestructura para llevar a cabo la operación con activos financieros o valores que se negocian a través de un intermediario bursátil (casa de bolsa o banco de inversión aunque pueden asumir otro nombre en algún país en particular), sin embargo, hay países que no cuentan con bolsa de valores como es el caso de Honduras.
Como vimos en la figura 2 el mercado de valores se constituye por dos mercados, el de capitales, que es el más conocido y en el que se opera con acciones, así como, el de deuda, particularmente de largo plazo, en el que se compran y venden obligaciones o certificados.
En México, la actual Bolsa Mexicana de Valores (BMV) se fundó desde 1894 y aunque en algún momento existieron otras, desaparecieron para dejarla como única empresa en su ramo. Desde 2018 comparte el mercado con la Bolsa Institucional de Valores (BIVA), con lo cual operan dos bolsas de valores.
Existen grupos empresariales del sector, que además del mercado de valores controlan una bolsa de derivados, como es el caso de la London Stock Exchange Group, Japan Exchange Regulation o el propio Grupo Bolsa Mexicana de Valores, dentro del cual encontramos al Mercado Mexicano de Derivados (MEXDER), que ofrece los servicios de infraestructura que permite la negociación con contratos de derivados.
Es importante comprender que en el mercado de valores se negocian títulos valor, en este se realiza la intermediación bursátil, es decir, la compra y venta de valores. Las empresas que buscan financiamiento emiten valores, que son colocados exclusivamente contratando los servicios de un intermediario bursátil y los títulos emitidos son adquiridos, de igual manera, únicamente a través del intermediario.
En la Ley del Mercado de Valores se estipula  que son valores las acciones, partes sociales, obligaciones, bonos, títulos opcionales, certificados, pagarés, letras de cambio y demás títulos de crédito, nominativos o innominados, inscritos o no en el Registro Nacional de Valores, susceptibles de circular en los mercados de valores, emitidos en serie o masa y representen el capital social de una persona moral (empresa), una parte alícuota de un bien o la participación en un crédito colectivo o cualquier derecho de crédito individual. Básicamente estos mismos instrumentos son los que se comercian en otros países, aunque pueden ser conocidos con otro nombre local.
Los mexicanos cuando firman un contrato de intermediación bursátil con el intermediario bursátil, pueden comprar y vender acciones nacionales y participar en mercados de valores extranjeros a través del Sistema Internacional de Cotizaciones (SIC) por lo que están en posibilidad de adquirir títulos patrimoniales de empresas como Amazon, Pfizer, Astra Zeneca, Exxon, Google, Zoom y muchas más, a partir de un precio establecido ya en pesos mexicanos.
En el mercado de derivados se negocian contratos y es clasificado de acuerdo con el tipo de obligaciones y derechos adquiridos en los mismos en: futuros (comprador y vendedor están obligados), opciones (el comprador tiene el derecho más no la obligación) y swaps (dependerá del esquema establecido).
Las bolsas de derivados más importantes mundialmente son: Chicago Mercantil Exchange Group, liderando la oferta de derivados mundial y constituido por cuatro bolsas de contratos – Chicago Mercantil Exchange (CME), Chicago Board of Trade (CBOT), New York Mercantil Exchange (NYMEX) y Commodity Exchange (Comex) –. Además del London International Financial Futures Exchange (LIFFE) y Tokyo Commodity Exchange.
Para realizar las transacciones financieras es indispensable el uso del dinero, en los mercados nacionales se utilizará la moneda de curso legal local, en los internacionales regularmente se empleará una moneda dura o fuerte, siendo las tres más comunes: dólar americano, euro y yen japonés; la triada que conforman el mercado de divisas, aunque en éste también participan otras monedas como franco suizo, libra esterlina e incluso el peso mexicano.
En toda economía para importar, exportar y otras actividades como el turismo se requiere el empleo de las divisas, por lo que existen dos mercados el de menudeo cuyas empresas son fundamentalmente las casas de cambio o centros cambiarios y el de mayoreo, utilizando fundamentalmente los servicios de las entidades bancarias para poder realizar las transacciones vía SWIFT o algún otro medio electrónico que permita la transferencia de recursos monetarios entre países.
Las divisas también pueden servir como activo subyacente y ser comprados y vendidos a través de algún producto derivado.
También existe un mercado internacional de divisas en cuyo caso los inversionistas son perfilados como agresivos por el alto riesgo que se corre, al cual naturalmente le corresponde un potencial rendimiento muy elevado.
Los mercados financieros de México y el mundo fundamentalmente funcionan de la misma forma, tienen los mismos productos y participan ahorradores e inversionistas que se apoyan en dos principios básicos de inversión: el primero, a mayor plazo mayor rendimiento y el segundo, a mayor rendimiento deseado mayor riesgo asociado y a menor riesgo deseado menor rendimiento asociado. Al respecto hablaremos con mayor profundidad en nuestro próximo material del Blog Aprendamos.
Recuerde que nuestro trabajo no es convertirlo en un economista o financiero experto, pero si apoyarlo para que incremente su educación económica y financiera, facilitando la comprensión del funcionamiento de los mercados y sus instrumentos, logrando mejores decisiones de inversión y financiamiento, en beneficio de su economía.
Confiamos que este artículo les haya sido útil y esperamos sus comentarios al respecto, con el propósito de mejorar en los futuros temas a exponer.
 
Bibliografía y regulaciones consultadas.
 
Ø  Díaz Mondragón, Manuel y Vázquez Carrillo, Nitzia (2014 Mercados financieros internacionales. Editorial Trillas. México.
Ø  Díaz Mondragón, Manuel y Vázquez Carrillo, Nitzia (2016) Sistema financiero mexicano. Editorial Trillas. México.
http://www.diputados.gob.mx/LeyesBiblio/pdf/LMV_090119.pdf
Ø  Ley de Instituciones de Crédito (2020) Publicada en el Diario Oficial de la Federación, obtenida de http://www.diputados.gob.mx/LeyesBiblio/index.htm
Ø  Ley del Mercado de Valores (2019) Publicada en el Diario Oficial de la Federación, obtenida de 
  1. en respuesta a Rafael Castro Roman
    -
    #3
    09/04/21 15:45
    Es un placer colaborar con la educación financiera, gracias por su comentario
  2. #2
    30/03/21 18:03
    Preciso. Hace muy sencillo lo que es complicado para personas  que no tienen formació  en estos campos de las finanzas y la economía.  Es un tema introductorio muy bien desarrollado
  3. #1
    30/03/21 15:02
    El texto es bastante claro y realista en el sistema financiero y bancario de México, el cual puede o podría haber soluciones en este periodo de estiaje económico en plena pandemia.

Cookies en rankia.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra política de cookies.

Aceptar