Artículo publicado en la Revista Traders by Rankia

El direct isting del operador de la bolsa de valores estadounidense Coinbase (ticker: COIN), ampliamente aclamada, marca otro hito en el mercado de las criptomonedas. El siguiente artículo analiza la empresa, describe sus oportunidades y riesgos para el desarrollo del negocio futuro y analiza la valoración fundamental de las acciones.

 


 
Desde la competición inicial de la puesta en marcha hasta su alza como jugador importante del mercado Brian Armstrong es un ex desarrollador de Airbnb, Fred Ehrsam y ex trader de divisas en GS. Brian creó Coinbase en 2012 como parte de una competición de puesta en marcha de empresas. En este momento, el mercado de criptomonedas aún estaba en su infancia (el Bitcoin se cotizaba en el rango de 1 dólar en ese momento) y era  prácticamente desconocido para los simples mortales.

 Los primeros capitalistas de riesgo fueron Andreessen Horowitz (2013) y la venerable bolsa de valores de Nueva York, que se unió en 2015. Dos años más tarde, Coinbase logró superar la marca de valoración de 1000 millones de dólares, convirtiéndose en el primer “cripto unicornio”. La empresa con sede en San Francisco ofrece una plataforma de trading en la que las criptomonedas como Bitcoin o Ethereum se pueden comprar, vender e intercambiar por monedas oficiales como dólares o euros. 

El centro, y punto fundamental de Coinbase, es GDAX, la bolsa de valores y la plataforma de negociación profesional utilizada por millones de usuarios en todo el mundo. La oferta se completa con una plataforma para el cliente final que incluye una billetera cibernética, donde se pueden almacenar los valores criptográficos. 

 

Crecimiento tormentoso y márgenes elevados


El rápido desarrollo del sector de las criptomonedas también se refleja en el desarrollo de trading de Coinbase: el hecho de que los precios de Bitcoin y otras criptomonedas hayan registrado ganancias impresionantes en los últimos años y que su volatilidad sea muchas veces mayor que el de los mercados de valores, naturalmente, jugó directamente a favor de un operador como Coinbase.

 Las cifras publicadas recientemente para el primer trimestre de 2021 lo confirman: 

  • Coinbase tiene un total de 56 millones de clientes, 13 millones de los cuales se subscribieron en el primer trimestre. 
  • En general, los activos criptográficos de la plataforma se valoraron en $ 223 mil millones (alrededor del 11 % del mercado criptográfico total), de los cuales 122  mil millones pertenecían a inversores institucionales.
  •  El volumen de operaciones del primer trimestre fue de $ 335 mil millones, los ingresos de la compañía fueron de $ 1.8 mil millones y los ingresos netos estuvieron entre $ 730-800 millones.

 El volumen de operaciones con criptomonedas implementadas por Coinbase sigue siendo bajo en comparación con los operadores tradicionales. Mientras que Intercontinental Exchange (ICE) o Nasdaq tienen cada uno un volumen de operaciones de alrededor de 25 billones (!) de dólares por trimestre, Coinbase alcanza actualmente alrededor de 330 mil millones. 

Por otro lado, si observa los ingresos por transacciones generados para la compañía, verá exactamente lo contrario: en Coinbase, los ingresos trimestrales fueron de alrededor de 1.8 mil millones de dólares, mientras que el ICE y el Nasdaq obtuvieron marginalmente algo más; es decir, 2, 6 y 2,2 mil millones respectivamente. 

La razón es obvia: el margen promedio que recibe Coinbase en cada transacción de compra o venta es un enorme 0,56 %. Solo para comparar: las bolsas de valores tradicionales cobran alrededor del 0.01 % cuando se negocian acciones. 

 

Colocación directa y reacción al primer precio

El inicio de la negociación el 14 de abril de 2021 en el Nasdaq tuvo mucho éxito en vista del entorno criptográfico y en general a la positividad del mercado: el primer precio fue de 381 dólares y, por lo tanto, más del 50 % por encima del precio de referencia.

En ese momento, Coinbase tenía una capitalización de mercado de casi $ 100 mil millones, superando a todos los demás operadores.

En lugar  de una OPV clásica, Coinbase optó por una colocación directa. Este es un camino que Spotify, por ejemplo, eligió en el pasado. A diferencia de la OPV normal, no existe un proceso de formación de precios (construcción en libros). Con esta variante, la empresa no emite nuevas acciones, sino que solo ofrece a los inversores existentes la opción de vender sus acciones en un mercado regulado con precios transparentes.

El acuerdo de “bloqueo” que es común con las OPV convencionales, que tiene como objetivo evitar que los accionistas existentes vendan sus acciones inmediatamente después de la OPV, tampoco existe en el caso de una colocación directa.

Ya sea debido a las ventas del CEO Armstrong y otros accionistas, que vendieron acciones valoradas en 5000 millones de dólares el primer día de negociación, o a otro efecto, el precio de las acciones de Coinbase cedido significativamente desde que cotizó por primera vez. En el momento de su lanzamiento, el precio rondaba los 295 dólares, un 22 % por debajo de la cotización inicial.



¿Una inversión prometedora o, con suerte, sobrevalorada? 


Las preguntas que preocupan a los inversores a largo plazo en las empresas que cotizan en bolsa se relacionan principalmente con la valoración de la acción: ¿Qué precio tiene y cómo encajan estas expectativas con la realidad a futuro? 

En Coinbase, estalló una acalorada discusión sobre la valoración de la empresa incluso antes de la colocación directa. El caso alcista se puede resumir de la siguiente manera: Coinbase es, y sigue siendo, el líder del mercado en el trading de criptomonedas y se beneficia del auge en curso del Bitcoin y Co (por lo menos antes del recién desplome pero que seguramente con un futuro todavía prometedor por lo visto). 

La fuerte marca, combinada con la ventaja de ser el primero en moverse, le permitió a la empresa beneficiarse en particular del creciente interés de inversores institucionales. En el mejor de los casos, Coinbase logrará diversificar sus servicios y también adquirir nuevos tipos de clientes. 


El margen se mantiene relativamente estable porque los competidores del sector financiero tradicional tienden a ser cautelosos cuando se trata de cripto y, por lo tanto, observan desde la barrera. The Bear Case ve las cosas de manera muy diferente: 

¿Por qué los competidores deberían dejar un mercado de tan alto margen a Coinbase y al resto de competidores, que recientemente también incluyen PayPal y Square, por ejemplo? Las preguntas centrales se relacionan por un lado con el margen futuro y por otro lado con la tasa de crecimiento de las ventas. 

En términos de desarrollo de márgenes, el camino hacia tarifas bajas o nulas (“carrera a 0”) dibujado por el sector de acciones o ETF es el escenario principal de los bajistas. 

El hecho de que las barreras de entrada para los competidores sean relativamente bajas habla a favor de un posible aplanamiento del crecimiento de las ventas en los próximos años. Un tema general que ni los alcistas ni los bajistas pueden evaluar es el mayor desarrollo del mercado de criptomonedas en sí: por ejemplo, ¿habrá una caída e interés masivos y, por lo tanto, también disminuirá el volumen de operaciones en su conjunto? ¿Habrá restricciones por motivos regulatorios o incluso prohibiciones que podrían afectar el mercado de las criptomonedas? También están sucediendo muchas cosas del lado del producto. 

Los inversores deberían  preguntarse en qué medida, por ejemplo, los ETF de Bitcoin podrían afectar el crecimiento de Coinbase. 

Lo mismo se aplica a los micro-futuros introducidos recientemente en Bitcoin, que también deberían atraer a los traders minoristas debido al menor tamaño del contrato y los requisitos de margen. 

Conclusión 


La acción de Coinbase se puede clasificar como una inversión especulativa que ofrece altos riesgos y oportunidades. La cuestión decisiva se centra en el incremento del mercado de criptomonedas y el interés que despierte su trading. 

Es probable que la dinámica de ventas y el desarrollo de los márgenes estén fuertemente influenciados por nuevos actores, así como los ya existentes y, por lo tanto, causen muchos interrogantes al valorar la empresa. Si está buscando un “juego puro” en el sector de la renta variable y quiere apostar en un mercado alcista sostenido en Bitcoin and Co, debería poner Coinbase en la lista de vigilancia.


 En la Tabla 2 le enumeramos el resto de las empresas que están activas en el campo de las criptomonedas y blockchain. Sin embargo, una cosa debe tener claro: la posible subida por apalancamiento va a ser mayor en una inversión directa en Bitcoin. 

 








Accede a Rankia
¡Sé el primero en comentar!

Cookies en rankia.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra política de cookies.

Aceptar