Nota Mercado: Cara o Cruz

1

NOTA MERCADO                                                                                                                                                                       09/02/2016

CARA O CRUZ

Queremos aprovechar estos días de dificultad y excepcionalidad con los que hemos empezado el año y especialmente este episodio de los últimos días para intentar ver las cosas con cierta racionalidad o medida, aunque no sea fácil en este momento.

No queremos que se entienda esta nota como un brindis al sol, sino intentar ver si es una nueva oportunidad o más bien se cumplirá la temida frase que siempre corre por los mercados: “esta vez es diferente”, en momentos como el que estamos viviendo.

Antes de analizar el momento actual debemos recordar el proceso nuevo e irracional en el que se habían embarcado los bancos centrales con unos QE y una política expansiva nunca vista, como antídoto ante una crisis que a diferencia de las anteriores es global y se contagia con una rapidez insólita en la historia económica. Es decir, tenemos unas medidas excepcionales y nuevas ante una crisis que la globalización la expande por todos sus rincones y que nunca se había vivido, lo que nos genera la imposibilidad de poder comparar o buscar referentes que nos ayuden a entenderla y saber cuáles serán las señales para su finalización.

La última crisis virulenta que tuvimos fue el 2007-2008 (crisis Subprime) y la caída de Lehman Brothers. De esta, aprendimos lo apalancado que estaba el sistema financiero y la dificultad de gestionarlo en un momento de incertidumbre. Actualmente el endeudamiento de empresas financieras y no financieras nada tiene que ver con el del 2008, ni las familias, pero en cambio el endeudamiento ha crecido pues han sido los estados y sus bancos centrales quienes han tomado las riendas de este proceso.

A partir de entonces, se establecieron numerosos controles a la banca y la regulación busca poner orden en el sector, pero aquí viene la gran pregunta, ¿quién regula a los estados y a los bancos centrales?

Esto es lo que está en juego ahora mismo, la credibilidad de sus políticas y, si son capaces o tienen instrumentos que logren controlar la situación, y esto para nosotros es lo más importante para intentar explicar lo que está sucediendo en los mercados.

Nos han hablado de China, país que crece al 6.9% (si, ¡crece al 6.9%!) como uno de los focos de inestabilidad y así lo refleja su bolsa que ha perdido casi el 50% desde los máximos anteriores, pero lo único que esta experimentado es un cambio en su modelo productivo donde debe pasar de la inversión al consumo, tarea que debe saber manejar su banco central para no generar mayores distorsiones.

También nos han hablado del precio del petróleo, y lo malo que es ahora una caída del oro negro. El petróleo y las materias primas (metales) vienen cayendo desde 2011 pero es ahora en su fase terminal cuando toma relevancia en el mercado. Es en 2014, cuando finalmente Arabia Saudí decidió cambiar su rol, que no era otro que controlar la producción para mantener unos precios elevados. Este cambio tiene  un objetivo claro que es asfixiar a sus competidores mundiales (Irán, Rusia, Venezuela…) y a una nueva de forma de extracción como el fraking, que logra abaratar los procesos.

Pero, según lo que hemos estudiado hasta ahora (y ya adelantamos que en este mundo actual no sirve de mucho), son bienes escasos y desafortunadamente necesarios en las economías desarrolladas por lo que más que un problema de demanda es un ajuste de la oferta, alterado por unos intereses puntuales y que pueden ser el germen de la mayor subida de sus precios y un gran proceso inflacionista a nivel mundial, algo que si tendrá sentido para poder  hacer frente a la deuda.

Es decir, analizamos dos de las variables que todos los medios nos ponen todos los días delante nuestro y no hay justificación económica para una crisis global porque de manera sencilla unos se benefician y otros se ven perjudicados, por lo que se debería equilibrar la balanza.

Pensar que vamos a vivir otro 2000/2008 aun viendo las caídas actuales, nos cuesta pensarlo desde un punto de vista racional, pero también sabemos que eso es lo de menos en el corto plazo, aunque sea una gran apuesta en el largo plazo.

Sectores menos apalancados y regulados tienen mejor disposición financiera para aguantar estos episodios y lo que es más importante en un contexto mundial de crecimiento, aunque sea leve pero crecimiento mundial.

No queremos extendernos mucho más, pues posiblemente tengamos para poder escribir un libro, algo que no descartamos si los mercados siguen desconectados de la racionalidad de manera consistente porque si es así, cualquier gestor o profesional del sector será cambiado por cualquier algoritmo matemático.

Terminamos con la idea: si los bancos centrales no fallan en su credibilidad, tenemos una oportunidad única para los próximos años, aunque en el corto plazo, podamos asistir a algún episodio más durante este mes de Febrero, pero ya no hay mucho mas margen. La otra opción es la CRUZ de la moneda y eso se lo dejamos a su imaginación.

Saludos.

 

  1. #1
    13/02/16 12:41

    En otra parte ya he escrito, que aparte de los gobiernos que luchan contra la financiación por petroleo de los grupos radicales del terrorismo islámico, nadie más está interesado en la bajada del precio del crudo. Los consumidores, ni cortan ni pinchan. Sufren o se benefician del precio, pero no tienen particular influencia sobre el mismo.El resto de los participantes que forman parte del esquema productivo, se benefician de un precio más alto... por lo tanto...Este doble suelo en 26, podría ser el inicio de un cambio de sentido.De hecho la subida de hasta un 12% del viernes parece indicar que muchos operadores entendieron que podría ser así.