Rankia USA
Acceder
Blog La bolsa al día
Seguimiento diario de los principales índices bursátiles, materias primas y acciones.

¿Podemos combinar gestión pasiva y activa? Herramientas para nuestra cartera

Invertir a largo plazo, sobre índices, tiene un sesgo alcista, lo que implica que nos otorga más probabilidades de ganar que de perder, siempre y cuando hagamos las compras en momentos oportunos y no invirtamos todo nuestro capital en máximos, evidentemente. Digamos que sólo con hacer compras periódicas sobre determinados índices, podríamos estar obteniendo rentabilidad positiva a largo plazo sin un esfuerzo demasiado elevado en tiempo ni conocimientos. 

Plataforma Degiro

Ultimamente se está poniendo de moda la gestión pasiva. Este tipo de inversión, consiste en invertir en activos que replican índices, de manera que asumimos el riesgo de mercado, eliminando el riesgo propio de cada empresa. Esto tiene una ventaja, y es que vamos a obtener la misma rentabilidad que el mercado sin realizar un gran esfuerzo, y además, según numerosos estudios, vamos a superar la rentabilidad de un elevado número de fondos de inversión de gestión activa. El hecho de realizar compras periódicas, nos reducirá el riesgo de comprar toda nuestra inversión en máximos y quedarnos enganchados en un mercado bajista que dure demasiados años (por ejemplo Japón, aunque pocos ejemplos más hay sobre países desarrollados si tenemos en cuenta los dividendos). 

Además de aplicar estrategias de gestión pasiva, vamos a ver algunas estrategias y herramientas para tratar de superar al mercado, para ello necesitamos un bróker como Degiro, con unas comisiones más bajas respecto a otros brókers tanto en acciones como en derivados (opciones y futuros), ETFs (hasta 700 gratuitos), etc.  Las comisiones son muy importantes en este tipo de estrategias. 

 

¿Qué es la gestión activa y qué instrumentos puedo utilizar? 

La gestión activa consiste en aplicar cualquier estrategia para tratar de obtener mayor rentabilidad que el mercado. Es más, podemos aplicar una estrategia de gestión pasiva y adicionalmente operar con determinados activos para tratar de cubrir la cartera parcialmente ante posibles correcciones, o bien tener una parte de nuestra inversión para realizar operaciones a corto plazo. Con esto quiero decir que podemos tener una gran exposición "al mercado" y otra más pequeña para realizar determinadas operaciones bien de cobertura, bien especulativas y poder batir al mercado, sin poner en riesgo una gran cantidad de patrimonio. 

 

Invertir a largo plazo 

La inversión más sencilla para obtener rentabilidad es a largo plazo, y así lo avalan la mayoría de estudios. A largo plazo, como comentaba al principio de este artículo, existe un sesgo alcista en los índices. Este sesgo consiste en que las empresas que mejor lo hacen y aumentan su capitalización (y liquidez) entrarán y permanecerán en los índices más conocidos (S&P 500, Dow Jones, Eurostoxx 50, Ibex 35, Dax...), en cambio las empresas que lo hagan mal y pierdan capitalización por una mala gestión, o por los motivos que sean, acabarán saliendo del Ibex dando paso a estas empresas que vienen haciéndolo mejor. Además hay que destacar que los informes del FMI, Banco Mundial, etc siguen pronosticando un crecimiento de la economía global para los próximos años, lo que invertir en la creación de valor a nivel mundial, podría ser una buena opción. 

 

Estar bajistas en bolsa

Estar bajistas a largo plazo, puede ser peligroso, pues sin una buena gestión del riesgo, podemos quedarnos "atrapados" durante muchos años si cogemos una tendencia alcista muy duradera. Por lo general, las caídas en bolsa, se producen de forma más rápida e intensa que las subidas, por lo que según en qué instrumentos decidamos operar, las posiciones bajistas, desde mi punto de vista, deberían ser sólo para momentos concretos y que no se prolonguen demasiado en el tiempo. Igualmente podemos operar sobre el mercado en general o bien sobre empresas particulares. 

Siguiendo la lógica del punto anterior, tendría más sentido apostar a la baja sobre una empresa cuya situación financiera sea muy delicada y creamos que pueda hacerlo muy mal en bolsa, o bien cuando esté muy sobrecomprada. Si esperamos estar poco tiempo, podemos aprovechar las correcciones del mercado en general, pero como digo, las posiciones bajistas tienen más riesgo que las alcistas. Hay que ser muy cuidadoso y tener muy claro por qué se está tomando una posición bajista sobre un valor o índice. 

 

¿Cómo puedo ponerme corto (bajista)? 

Existen varios instrumentos para poder ponernos bajistas tanto sobre acciones como sobre índices, que se adaptarán facilmente a nuestra operativa. 

ETFs inversos: Los ETFs (gestión pasiva) replicarán a los índices, y los ETFs inversos, replicarán la rentabilidad inversa de un índice. Teóricamente si un índice cae un 1%, los ETFs que lo repliquen caerán un 1%, y los ETFs inversos que lo repliquen, subirán un 1%, aproximadamente. Cuando digo aproximadamente, me refiero al error de réplica que existe, y que deberemos conocer. Los ETFs inversos suelen tener un error bastante grande, pero para hacer una cobertura parcial de la cartera o una operación que no se prolongue mucho en el tiempo, nos puede ser útil. Debemos tener siempre presente que los ETFS sintéticos (inversos y apalancados) no tendrán una réplica idéntica a la "teórica" y por tanto el error será relativamente grande. Esto no implica que no podamos operar sobre ellos, pero sí ser conscientes que quizá no obtengamos la rentabilidad esperada. 

 

Futuros y Opciones

Otra opción son éstos derivados, los futuros, replicarán el comportamiento de un activo (acciones, índices...) y podremos posicionarnos tanto al alza como a la baja. Lo más característico de este instrumento es el apalancamiento, es decir que el broker sólo nos va a exigir una pequeña parte de la inversión total. Además en este caso la réplica será exacta al subyacente (exceptuando el efecto de los dividendos). Los futuros son muy utilizados para realizar coberturas sobre la cartera o bien para especular a corto plazo. También los podemos utilizar para "apalancar" nuestra inversión, dándole un poco más de volatilidad y si acertamos el movimiento, más rentabilidad. Algo similar a la compra a crédito, solo que las comisiones serán inferiores y el apalancamiento puede ser más elevado. 

Ejemplo práctico:

Tenemos 10.000€ invertidos en un ETF que replica el Ibex 35, con unos 1.300€, podremos adquirir un futuro del mini ibex, lo que implicaría añadir a nuestra cartera el valor del Ibex 35 (1€ por punto). De esta manera con 11.300€ estaríamos expuestos al Ibex 35 con un valor de unos 20.800€ (tomando como referencia que el Ibex cotiza a 10.800 puntos). Esto sería 10.000€ en un ETF + 10.800€ invertidos en un mini futuro del Ibex 35. 

También podríamos vender el futuro (aunque no lo tengamos comprado) y neutralizaríamos nuestra cartera. Tendríamos 10.000€ invertidos en una posición alcista y unos 10.800€ en una posición bajista. El resultado neto sería 800€ invertidos a la baja en el Ibex 35.

Como habéis visto es relativamente sencillo neutralizar una cartera para "Ni ganar ni perder", de esta manera si por alguna razón no queremos cerrar nuestra posición pero tampoco queremos sufrir un periodo de elevada volatilidad, podemos aplicar una estrategia de cobertura neutralizando la cartera. 

 

Opciones

Las opciones son más complejas, pero existen algunas estrategias sencillas que nos pueden dar un poco más de volatilidad a la cartera, con la consecuente mayor rentabilidad potencial. 

Una estrategia que suelen utilizar los inversores a largo plazo es la venta de opciones PUT. Al vender opciones PUT estamos ingresando la prima de dicha opción y sólo perderemos la prima si el precio cae por debajo de un determinado nivel (strike). 

Ejemplo

Podemos tener una inversión de 10.000€ en un ETF del Ibex 35 y vender opciones PUT sobre el ibex 35, en este caso, que está cotizando en torno a los 10.700 puntos si vendemos una opción PUT con strike 10.000 que vence dentro de un mes, ingresaríamos 50€ (por contrato, aproximadamente) siempre y cuando el Ibex no cierre por debajo de 10.000 puntos en un mes. 

 

Existen muchas estrategias con opciones. Es un tema más complejo y requiere de mucha dedicación y cuidado con las estrategias que se aplican.  

 

Invertir a corto plazo 

Otra opción que tenemos para intentar darle más rentabilidad a nuestra cartera es realizar operaciones a corto plazo, para aprovechar movimientos puntuales del mercado o de alguna acción concreta.

Cuando se producen OPAs, salidas a bolsa, ampliaciones de capital etc. podemos disponer una pequeña parte de nuestro patrimonio para tratar de aprovechar las oscilaciones de los valores que realicen estas operaciones corporativas. Aunque no hay nada seguro, y si lo hay, se suele descontar del precio con rapidez, hay determinadas operaciones que podremos aprovechar si estamos al día de los mercados.

Por ejemplo la pasa recompra de acciones que hizo Abertis, la salida a bolsa de Aena, o posibles arbitrajes en determinadas ampliaciones de capital, comprando derechos y posicionándonos bajistas en las acciones. 

Todo este abanico de posibilidades lo podemos realizar si el bróker con el que trabajamos dispone de todos los instrumentos posibles, como son Acciones, ETFs, Futuros, Opciones, la posibilidad de acudir a operaciones corporativas, etc. 

 

Degiro

 

Operar a corto plazo requiere un mayor nivel de esfuerzo y dedicación, las posibilidades son infinitas así como los productos disponibles. Es independiente ir a largo o corto plazo, deberemos fijarnos en la volatilidad (VIX) junto con algunos indicadores técnicos y de sentimiento de mercado para tratar de sumarnos a un cambio de tendencia y que no nos pille en contra. 

Se puede operar a corto plazo a través de acciones, si se tiene un capital mínimo como para que las comisiones compensen la variación diaria de los activos en los que operemos. Aunque lo más habitual para operar con derivados como los futuros o incluso los CFDs. LKos CFDs permiten una mayor flexibilidad a la hora de tomar posiciones cortas debido a que estos contratos son fraccionables y con un pequeño capital podemos operar volumenes más grandes. Los CFDs deben ser tratados con mucho cuidado, sobre todo tras conocer el reciente informe de la CNMV el cual concluía que el 82% de los traders en CFDs entre 2015 y 2016 sufrieron pérdidas. 

 

Conclusiones

En conclusión, estar largo (alcista) a largo plazo, es la opción que quizá sea más rentable con menor esfuerzo, sobre todo si aplicamos estrategias de gestión pasiva, sin hacer practicamente nada, superaremos la rentabilidad de muchos gestores. Podemos aprovechar instrumentos bajistas para posicionarnos bajistas (estar cortos) y aprovechar determinadas correcciones cuando los mercados estén sobrecomprados  y así con esta pequeña incursión en gestión activa, podremos superar ligeramente la rentabilidad del mercado si acertamos el momento idóneo. 

Podemos detectar que los mercados están sobrecomprados utilizando indicadores técnicos disponibles en la plataforma de Degiro, que dispone de gráficos, indicadores, y la posibilidad de aplicar multitud de estrategias dado el amplio abanico de productos que dispone. Gracias a esta plataforma también podremos operar a corto plazo, bien con futuros, opciones, CFDs o ETFs inversos. 

Debemos recordar que entre las ventajas de invertir a largo plazo, encontramos la diversificación, para evitar el riesgo propio de una empresa, a pesar de que tardaremos más tiempo en ver resultados, pero también sufriremos probablemente, menos volatilidad en nuestra cartera que si sólo operamos a corto plazo. Las desventajas de estar bajistas implica que estemos ante un mercado alcista y el error puede ocasionarnos pérdidas durante mucho tiempo. No olvidemos que las empresas deben crear valor para el accionista, y si generan beneficios así como flujos de caja positivos, apostar en contra de estas empresas es muy peligroso. Por eso, en este artículo este tipo de operaciones las reservamos para momentos puntuales y tratar de prevenir nuestra cartera de una corrección puntual. 

¿Qué Bróker se adapta mejor a tu perfil?

¿Quieres dar tus primeros pasos en bolsa o cambiar a un bróker que se adapte mejor a tus necesidades? Te ayudamos a encontrar el mejor bróker de acciones y derivados que mejor se adapta a ti en menos de 2 minutos. El estudio es gratuito y sin compromiso.


¡Comenzar búsqueda!
Herramienta gestionada por Rankia S.L.
  1. #1

    Nega16

    Lo de los nombres de gestión activa o pasiva, es difícil de tragar.

    Lo primero que nosotros hagamos poca cosa, no significa que nuestra inversión sea pasiva. Si invertimos en un índice, este índice cambia de acciones , unas entran y otras salen, y el peso especifico que tienen en el índice cada acción cambia también. Si nos movemos con un piloto automático, y no hacemos nada, no quiere decir que no nos movemos. Así una inversión de gestión pasiva nuestra en realidad esta activa. Esto no se entiende , y se explica mal. Sobre todo porque los que venden que gestionan en un fondo una cartera activamente, tienen que diferenciarse como activos, frente a los vagos o peores pasivos y justificar sus comisiones de pilotos. Ellos se llaman activos, pero muchos de estos gestores activos son mucho mas pasivos que el propio movimiento activo interno de las acciones en un índice.

    Por otro lado lo del debate de la gestión activa o pasiva, de momento habría que decir, que seria gestión las dos activas, una de una manera y otra de otra manera. Es un falso dilema. Porque hay muchas mas formas de gestión. Y voy a citar algunas

    Puede haber una gestión de operar una cartera tipo value, una gestión de operar una cartera en función de unos criterios de riesgo ( eso es lo que yo hago), una gestión de operar una cartera acumulando acciones y diversificando ( esta ultima es la que publicita solo como activa) una gestión de una cartera en función de cobrar dividendos ( como quien tiene una casa y vive de su alquiler) una gestión de una cartera en función de loe hagan los activos que componen un índice ( a esto los denominados activos de acumular y diversificar le llaman pasivos) y otras, al menos diez mas.

    Un saludo

Autor del blog

  • Rankia

    Portavoz oficial de la empresa editora de este sitio web Rankia

Envía tu consulta