Seguimiento diario de los principales índices bursátiles, materias primas y acciones.

¿Cómo puedo ponerme corto en acciones cotizadas? ¿Qué pasa si quiebra la empresa en la que estoy corto?

Está claro que quienes están largos de un valor y las acciones pasan a valer cero, lo han perdido todo, salvo que existiera algún tipo de compensación, pero, ¿qué pasa con los cortos? ¿Podemos ganar cuando las acciones caen? Todos sabemos que existen los llamados "fondos de cobertura" que toman posiciones bajistas sobre determinadas acciones y solemos pensar que sólo estas entidades pueden hacerlo, pero descubriremos que no es así. 

Vamos a explicar brevemente en qué consisten las posiciones cortas y cómo a través de un bróker como Degiro, podemos tomar nosotros también posiciones bajistas. 

Prestatario o prestamista

Al final del artículo veremos algunos aspectos a tener en cuenta para evitar empresas que puedan entrar en concurso de acreedores o cuya cotización pase a valer 0 euros. 

 

¿En qué consisten las ventas en corto de acciones? ¿Podemos ganar dinero con ello? 

Las ventas en corto podemos realizarlas al tomar prestadas acciones, que nos ofrece Degiro. Cuando vendemos acciones en corto, estamos vendiendo acciones que no poseemos con el objetivo de recomprarlas más baratas en un momento posterior. Para ello deberemos de disponer de una cuenta "Active" o "Trader" en Degiro. 

¿Cómo se puede ganar dinero al vender en corto?

Cuando vendemos acciones en corto, estamos ingresando el dinero, es decir, tomamos prestadas las acciones  y en ese momento las vendemos ingresando el importe de la venta. Al mismo tiempo hemos adquirido la obligación de devolverlas, por lo que tendremos que comprarlas para poder hacer la devolución. 

Si las compramos a un precio inferior al que las vendimos, obtendremos esa diferencia. 

Ejemplo: Tomamos prestadas 1.000 acciones de la empresa Y.SA, las vendemos a un precio de 6€, por lo que ingresamos 6.000€.  Al comprar las acciones, dependiendo del precio, obtendremos beneficios o pérdidas. Si el precio de compra es de 5€, gastaremos 5.000€ por lo que nos quedarán disponibles 1.000€ (excepto gastos) los cuales serán nuestros beneficios. En caso de comprar por encima de 6€, obtendríamos pérdidas además de los gastos que nos suponga la operativa. 

 

¿Qué es el Borrowing Rate?

El Borrowing Rate es el tipo de interés que se paga por tomar prestadas las acciones. 

 

¿Dónde puedo consultar las posiciones cortas de las empresas españolas?

En la CNMV se publican las posiciones cortas netas agregadas, las cuales incluyen la suma, a la fecha de referencia, de las posiciones individuales declaradas (iguales o superiores al 0,5%) más el total de las posiciones iguales o superiores al 0,2% e inferiores al 0,5%.

En este documento de la CNMV que podéis descargar haciendo clic aquí. En Rankia también se encuentra disponible esta información en el siguiente enlace.

Esta información nos sirve para conocer las tendencias de los fondos, sobre todo de cobertura, y saber si están aumentando, manteniendo o reduciendo las posiciones cortas sobre los valores españoles. 

 

¿Existe riesgo de contrapartida? 

Si el prestatario no nos las devolviese antes de la fecha elegida, el bróker podría hacer la compra en su nombre para devolvérnoslas en el mejor de los casos. Podríamos sufrir un riesgo de contrapartida, por lo que debemos asegurarnos que los contratos son líquidos y que existe un intermediario fiable. 

 

¿Qué pasa si una empresa pasa a valer cero como con Banco Popular? 

Como la empresa ha sido resuelta, el propietario de las acciones (quien las compró) las pierde, quedando su inversión valorada en cero. En cambio quien estaba corto se queda con el dinero que ingresó por la venta en corto, y en principio el contrato termina ya que no existe la posibilidad de devolver las acciones, es decir, obtiene como beneficio todo lo ingresado en la venta en corto. 

 

Ejemplo: ¿Cómo ponerme corto de acciones con Degiro?

Lo primero que debemos hacer es adquirir prestadas las acciones de la empresa de la que queremos ponernos cortos, en ese momento pagareos un tipo de interés anualizado (desde el 1%) así como la comisión de compra/venta. En el momento de liquidarlas, deberemos comprarlas con el correspondiente coste de compra/Venta. 

Degiro posiciones cortas

Para posicionarse en corto con Degiro es tan fácil como empezar la operación pulsando en el botón de venta y emplazando una orden de venta:

  • Orden limitada por debajo del precio de oferta: adquiriría la posición en corto al momento, pero se asegura que nunca venderá más bajo de lo indicado.
  • Orden a mercado: por lo mejor (cualquier precio)
  • Orden stoploss por encima del precio de oferta: se quedaría pendiente hasta que alcance el precio de barrera.

 
Para liquidar la posición en corto habría que emplazar una orden de compra por el mismo número de acciones. Para inversores que desean de cambiar de dirección pueden enviar una orden con mayor número de acciones de las que tienen vendidas en cartera, pasando de estar en corto a tener una posición larga y viceversa.

En este caso, una operación por valor de 5.000€ y con la duración de una semana, nos saldría por unos 9 euros, resultado de sumar (0,97€ del coste de financiación y 8€ de la venta (4€) y la posterior compra (4€))

 

¿Cómo seleccionar valores para prestar o tomar prestadas sus acciones?

Además de conocer cómo funciona la operativa, debemos entender por qué seleccionamos unas empresas u otras para tomarlas prestadas (venderlas en corto) con el fin de obtener un beneficio si éstas acciones caen de precio. 

Existen multitud de filtros para seleccionar valores, pero debemos tener algunos datos a tener en cuenta, así como sus respectivos históricos para poder hacer una selección de valores acorde a nuestra estrategia. 

Si queremos hacer una inversión en corto deberemos aplicar la lógica inversa a los filtros que utilizamos para seleccionar empresas a largo plazo, debemos observar datos como:

  • Beneficio por acción (BPA) -decreciente- : Si es decreciente en los últimos 5 años, es muy mala señal para la empresa, el BPA tiene en cuenta ampliaciones y amortizaciones de acciones, por lo que es el beneficio que aporta (o destruye) valor al accionista. 

 

  • Dividendo por acción -decreciente- : Si es decreciente en los últimos años es muy mala señal. Intentaremos aprovechar momentos del mercado en el que el precio de cotización haya repuntado con fuerza y ofrezca una rentabilidad por dividendo inferior a la media de sus últimos 5 años. También nos sirve como una medida de valoración para entender si el precio es elevado o no, respecto al valor de la empresa. Cuanto mayor rentabilidad por dividendo (si éstos son crecientes), mejor. Por lo que nosotros tendremos que buscar que éstos datos sean decrecientes ya que al ponernos cortos buscamos que la empresa queme caja y destruya valor para el accionista. Es la mentalidad inversa a la habitual. 

 

  • Flujo de caja -negativo- : El flujo de caja operativo (el realizado por su negocio) debe ser negativo, este dato nos ayudará a confirmar que la empresa tiene un modelo de negocio estable y/o decreciente, con clientes que le pagan fielmente (o no), seguramente con una importante imagen de marca en su sector y con ventajas competitivas frente a sus competidores. Cuanta menor imagen de marca y menores ventajas competitivas más difícil será que cree valor para el accionista. 

 

  • Endeudamiento -elevado y creciente-: Si no existe endeudamiento, y la empresa tiene beneficios recurrentes, es difícil que esta empresa acabe quebrando, pero deberemos valorar el precio que estamos pagando por ella. Podemos medir el endeudamiento respecto a su patrimonio neto, su activo corriente o el total, respecto a su Ebitda. Hay negocios que por su estructura y poder de mercado, se pueden permitir tener un gran endeudamiento sin mayor problema, ya que hay proyectos que sin una gran inversión, no se podrían acometer. Nos deberemos fijar en las empresas que se endeudan para pagar dividendos, cuyos intereses de la deuda son crecientes y elevados, y que vayan aumentando la deuda y reduciendo los ingresos. 

 

En definitiva, si una empresa empieza a reducir el beneficio/flujo de caja o entra en pérdidas y el endeudamiento se dispara, debemos ser muy cautos con ella pues las posibilidades de que pierda valor en bolsa son muy altas. Aunque estas operaciones bajistas (en corto) tienen un notable mayor riesgo, si hay que ponerse corto, es conveniente buscar empresas que estén o preveamos que vayan a estar en problemas financieros (reducción de flujos de caja, beneficios, aumento del endeudamiento, incremento coste de la deuda...) Son las premisas principales por las que una empresa que acaba en liquidación, empieza sufriendo. Aunque muchas, acaban saneándose y reconvirtiendo su modelo de negocio y recuperando su valor, como recientemente hemos visto en Gamesa o en Arcelor Mittal. 

 

Debemos no sólo tener en cuenta datos cuantitativos de las empresas, sino también cualitativos. Y si vamos a invertir tanto al alza como a la baja (tomar acciones prestadas), es conveniente estar bien informados, y atender a los riesgos que estamos incurriendo ya que no es lo mismo ir corto que largo, además debemos tener en cuenta que el bróker permita este tipo de operativa, como es el caso de Degiro.

Autor del blog

  • Rankia

    Portavoz oficial de la empresa editora de este sitio web Rankia

Envía tu consulta