Blog Capital Global
Credibilidad financiera y económica

¿Por qué fue necesaria la Autonomía del Banco de México?

El Banco de México es el banco central del país, fue fundado por decreto como sociedad anónima el 25 de agosto de 1925 por el presidente Plutarco Elías Calles e inició operaciones el 1 de septiembre de ese año, bajo la Dirección General de Alberto Mascareñas Navarro y el primer Presidente del Consejo, Manuel Gómez Morín.

Desde abril de 1994, por mandato constitucional, el Banco de México es una institución autónoma cuyo objetivo prioritario es procurar la estabilidad del poder adquisitivo de la moneda nacional. La Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, en su artículo 28, dispone que "el Estado tendrá un banco central que será autónomo en el ejercicio de sus funciones y en su administración, por lo que no es una dependencia o entidad de la Administración Pública Federal".

Para remontar a un poco de historia, desde el siglo XIX se hizo patente en las economías de occidente la importancia de contar con una banca central, es decir, una institución que emitiera dinero de curso legal y actuara como autoridad monetaria del país. En México durante el Porfiriato, los bancos privados emitían papel moneda respaldados con metales preciosos. Uno de ellos, El Banco Nacional de México, ya llevaba a cabo actividades de banco central, y luego el gobierno le concede ser el único emisor de moneda federal.

Apenas fundado en 1925, el nuevo banco constituido como sociedad anónima, tuvo que encarar grandes desafíos, alentar el surgimiento de un nuevo sistema bancario, reactivar el crédito y recuperar la confianza del público del uso del papel moneda. En 1929 el banco se vio afectado por La Gran Depresión, y entonces se emite la Ley Monetaria de 1931. El banco deja de realizar operaciones con el público en general y se dedica a su propósito de emitir moneda nacional.

La inflación generada por la política económica sumados al déficit de la balanza comercial de Estados Unidos provoco la primera devaluación, hubo dos fuentes de expansión monetaria; la acumulación de reservas debido a la Segunda Guerra Mundial y el financiamiento al gasto público.  En el gobierno de Miguel Alemán se comenzaron a dar las grandes devaluaciones del peso llegando a los 12 pesos en 1954. Años más tarde, Antonio Ortiz Mena y Rodrigo Gómez siguieron con una política que alcanzo la estabilidad, logrando que los gobiernos de Adolfo López Mateos y Gustavo Diaz Ordaz tuvieran un crecimiento en la economía de 6.5% y que la inflación no rebasara el 3.5% anual, mientras que el cambio de dólar se mantuvo en 12.5 durante casi 20 años. La Autonomía no era necesaria aún porque su pensamiento coincidía con Secretaria de Hacienda y Crédito Público, pero al no tener autonomía era muy probable que con un nuevo gobierno con visión diferente las cosas cambiaran.

Luego del sexenio de Luis Echeverria la deuda externa era exorbitante, el precio del dólar se duplico y la inflación alcanzaba las cifras del 20%, eran las consecuencias de un presidente que había abusado del gasto público y crédito externo. Por otro lado, López Portillo administro sin prudencia y malgasto préstamos al pensar que las utilidades petroleras lo compensarían.  La deuda externa, pública y privada se desbordó y el precio del dólar alcanzo los 70 pesos.

Carlos Salinas de Gortari saneo las finanzas públicas, y en 1924 el Banco de México conquistó su autonomía. La reforma constitucional aprobada un año antes había separado dos funciones; la de recaudar y asignar impuestos a cargo de la SCHP y la de controlar la emisión de dinero, responsabilidad del Banco de México. En adelante la tarea principal de la institución sería conservar el poder adquisitivo de la moneda nacional y ninguna autoridad podría exigirle crédito. Esta última fue la esencia de la autonomía, es decir, que ninguna autoridad podría obligar a la institución a darle financiamiento.

Por ende, la autonomía se aprobó como medida para no repetir las grandes inflaciones de los años 70 y 80, impidiendo de esta forma al gobierno a financiar su déficit presupuestal con emisión monetaria y generar altas inflaciones y devaluaciones. A partir de esa reforma Banxico es el encargado de mantener niveles bajos de inflación, para lo cual regula el dinero en circulación, el tipo de cambio, la compra y venta de divisas y una tasa de interés de referencia para el sistema crediticio mexicano.

No cabe duda de que la autonomía era necesaria pues los gastos desmesurados, abusos y corrupción del gobierno con el uso desmedido y la generación monetaria al Banco Central del país estaban poniendo en riesgo la estabilidad económica, dejando de lado la inflación, generando cambios e inseguridad para invertir, pues no se hacía más que incrementar la deuda externa. Aun así, con la autonomía es necesario el trabajo en conjunto con la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, ya que esta se encarga del Plan Nacional de Desarrollo, el presupuesto de la deuda pública y la Administración Tributaria, entre otras funciones que son la base del plan económico en México, por lo que esta institución tiene a su cargo no solo lo antes mencionado, sino el bienestar y la estabilidad de todo el país, pues sus acciones podrían tener un alto impacto en el rubro económico de la República.

El Banco de México vela por la estabilidad económica y sobre todo por mantener en bajo a la inflación, tarea que es imposible de realizar sin el apoyo de la SHCP, una de las razones por las cuales el banco central debía ser autónomo, pero no quita el hecho de que aún necesite del apoyo por parte de gobierno para lograr tales objetivos, ya que son una dualidad. Por ende, Banxico considera a las políticas de gasto, endeudamiento y déficit creciente seguidas por Hacienda como factores que debilitan el marco macroeconómico. El aumento de tasas por Banxico, que implica la percepción de un mayor riesgo al país, confirma la reprobación a las políticas de mayor gasto, déficit y endeudamiento de Hacienda.

 

Turrent, E. (2018). Banxico. Obtenido de Banxico: http://www.anterior.banxico.org.mx/acerca-del-banco-de-mexico/semblanza-historica.html

Universal, E. (21 de 02 de 2016). El Universal. Obtenido de El Universal: https://www.eluniversal.com.mx/articulo/cartera/finanzas/2016/02/21/shcp-y-banxico-se-coordinan-para-preservar-estabilidad

 

Autor del blog

  • Dominique Femat

    Estudiante mexicana de finanzas, investigadora por curiosidad y redactora por gusto.

Envía tu consulta