El Ibex supera los 9.000 a la espera de la FED

El Ibex supera los 9.000 a la espera de la FED

Los 9.000 puntos del Ibex 35 son ya una realidad, tras dos intentos infructuosos por alcanzarlos  en los dos últimos días. 

Desde el pasado 24 de junio, el principal selectivo de la bolsa española escala más de un 18%. En ese mismo período, índices como el Dax alemán (+11%), el Eurostoxx (+14%), o el Dow Jones (+6%), quedan lejos de este comportamiento. Quien más se acerca, no por casualidad, es el selectivo de Milán (+16%).

Esta nueva cota, inédita desde noviembre de 2011, no supone ningún cambio en la tendencia del selectivo. El verdadero punto de inflexión se estableció en los 5.900 puntos que se registraron el 24 de julio del año pasado, cuando Mario Draghi aseguró que “haría todo lo necesario para salvar al Euro”. Desde entonces, nuestro selectivo se ha anotado una subida de 3.100 puntos, principalmente motivada por una clara disminución del riesgo percibido en la Eurozona. El otro gran catalizador de las subidas lo encontramos en las políticas monetarias de los Bancos Centrales, especialmente de la FED americana.

La recuperación de los resultados empresariales (sobre todo de la banca), y el nuevo signo de los datos macroeconómicos han contribuido también a alimentar la tendencia. En la medida en que la caída del PIB de este año va a ser similar a la del año anterior, la tasa de paro va a ser mayor, y la deuda pública, mucho mayor, el Ibex se ha podido beneficiar del poder de anticipación sobre la realidad económica que poseen los mercados financieros (el año pasado, la española fue la peor bolsa europea, muy lastrada por lo ocurrido en el período abril-agosto).

El buen comportamiento en los últimos tres meses responde a una extensión del clima de relajación de los mercados. En este contexto, los activos españoles poseen un potencial de subidas mucho mayor. Sin embargo, esa mayor elasticidad al fondo del mercado, resulta una debilidad, al darse también en las bajadas.

Hoy mismo conoceremos la decisión de la FED sobre la continuidad del programa de compras, una decisión que puede influir mucho en la configuración del escenario para todos los activos cotizados de cara a los próximos meses. De esta forma, el mantener mañana los 9.000 puntos en la apertura resulta de gran importancia, al cotizarse en ese momento la decisión de la FED. Si ésta no es del gusto del mercado (un recorte de las compras superior a los 10.000 millones de dólares con efectos inmediatos), los 9.000 puntos se perderían estrepitosamente, y transcurriría un tiempo hasta  volver a reconquistarlos.

Si perdura la actual fase de calma durante el último trimestre del año (trimestre con un sesgo estacionario claramente alcista),  el Ibex pude terminar el año enfrentándose a su próxima resistencia, en los 9.330 puntos. Pero si se modifica el apetito inversor actual, también sufriríamos por encima de las demás bolsas, pese a los últimos informes favorables sobre la situación de la economía española.