El BCE decepciona pero no rompe la inercia alcista

El BCE decepciona pero no rompe la inercia alcista

Como era previsible, el BCE no ha anunciado ninguna medida adicional de política monetaria. Lo que resultaba menos esperable es que Mario Draghi pronunciase un discurso tan poco comprometido con la baja inflación, que ha provocado reacciones negativas en el mercado. No tanto en las bolsas, que deceleraron moderadamente el ritmo de subidas, pero sí en el Euro (que estando ya en niveles sumamente elevados, ha ganado una figura completa hasta 1,3850 en su cambio frente al Dólar), y en los tipos interbancarios.

De las cinco medidas que el BCE viene estudiando desde hace meses, Mario Draghi ha destacado la compra de ABS bancarios como la más probable a corto plazo, añadiendo que se han discutido hoy otras posibilidades (la decisión se ha tomado por “amplio consenso”), y reafirmando su disponibilidad a considerar todas las herramientas disponibles. Pero aunque el mercado tenía prácticamente descontado que hoy no se anunciarían novedades, probablemente esperaba un aumento de la sensación de que éstas pudieran anunciarse en un futuro inmediato. Y tras la comparecencia de Draghi de hoy, las posibilidades en este sentido no han aumentado.

Pese a la pequeña decepción causada por el BCE, las subidas en la renta variable han continuado. La espiral alcista que se generó el martes, fruto de la relajación de las tensiones entre Rusia y Ucrania, sigue mostrando recorrido. Al cierre europeo, el S&P500 se dispone a batir un nuevo máximos histórico.

El Ibex 35 es uno de los índices que mejor está aprovechando este nuevo clima. Una de las principales razones se encuentra en el muy buen comportamiento de la deuda española, que vuelve a ofrecer una rentabilidad por debajo de la italiana. Hoy, el Tesoro ha celebrado una subasta de notas a 3, 5 y 10 años, en la que ha pagado una menor rentabilidad en paralelo a un aumento de la demanda, lo que demuestra el momento óptimo que vive el Tesoro.

El hecho de que el selectivo español se hubiera quedado rezagado desde mediados de enero, y un comportamiento ligeramente mejor del conjunto de los bluechips, también justifican que, en lo que llevamos de semana, el Ibex haya subido cerca de 300 puntos por encima del DAX XETRA.

Mañana conoceremos el dato de empleo en EE.UU., esperándose una creación de en torno a 150.000 puestos de trabajo en el mes de febrero. En las 15 últimas ocasiones en las que se ha publicado un dato de empleo mensual, Wall Street terminó al alza en 14 de ellas.

Esta pauta puede continuar alimentando el actual impulso alcista mañana, máxime cuando las razones climatológicas están siendo utilizadas como justificación de la actual tendencia de datos macro por debajo de lo esperado.