Grecia renuncia a las quitas y Europa lo celebra

Grecia renuncia a las quitas y Europa lo celebra

Las Bolsas europeas han subido con fuerza en la jornada de hoy, aupadas por el sector bancario, el automovilístico y el de recursos básicos. El Ibex 35 y el MIB de Milán han sido los dos índices más alcistas, con mucha diferencia. Hoy Santander ha dado a conocer unos resultados que no se han alejado demasiado de las previsiones, pero los títulos han subido con mucha fuerza, dado el muy buen comportamiento del sector bancario en general. De haberlos presentado ayer, la respuesta de la cotización hubiera sido muy diferente.

La clave de la sesión ha estado en las revelaciones sobre el plan que el Ministro griego de Finanzas tendría para reestructurar la deuda griega y convertirla en viable.

Este plan, del que no se conocen detalles, pasaría por no aplicar quitas directas a la deuda (lo que supone un cambio de intenciones), si no reestructurarla en dos partes. Una parte (que atañería a la deuda en manos de la Troika - fruto de los dos programas de rescate) estaría ligada al crecimiento nominal del país, y la otra, sería deuda perpetua, de libre amortización por parte de Grecia (la deuda en manos del BCE). Además, el Gobierno griego se mostraría decidido a mantener dos reformas fundamentales sobre su economía: el superávit primario, y la persecución de la evasión fiscal.

El mercado ha celebrado especialmente la actitud mucho más colaborativa de Grecia, que parece entender la absoluta oposición de todos los países europeos a que se apliquen nuevas quitas a los nominales de la deuda. Sin embargo, el vincular el pago de la deuda al crecimiento, probablemente supondría una reducción de las cantidades a devolver, toda vez que las cotas de crecimiento que Grecia necesitaría para hacer frente a su nivel actual de deuda serían inalcanzables.

Desde Alemania han declinado hacer valoraciones sobre el supuesto plan (que ni siquiera es una propuesta formal). Pero los activos cotizados (la Bolsa griega ha subido hoy a doble dígito), parecen dar un paso adelante, mostrando mucho más optimismo del que mostraban el viernes sobre la posibilidad de que se alcance un acuerdo que evite el default griego.

La marcha de las negociaciones seguirán dirigiendo por completo el rumbo del mercado a corto plazo (mañana los representantes griegos se reunirán con el BCE), y a buen seguro que aparecerán declaraciones menos positivas de las surgidas en las últimas horas.

Otra cuestión importante, que está permitiendo también una clara recuperación de Wall Street, es la fuerte subida del precio del petróleo desde la tarde del pasado viernes (entre 6 y 7 $).

Varios motivos están detrás de este fuerte rebote. De un lado, la apreciación del Euro frente al Dólar en los últimos días (pasando de 1,11 a 1,14). Por otro lado, el mercado teme que las empresas petroleras reduzcan fuertemente sus inversiones, lo que repercutiría en la producción futura, haciendo inviables unos precios muy bajos a largo plazo. La especulación financiera existente sobre el crudo ha podido maximizar el rebote.

En resumen: el cambio de actitud mostrado pro Grecia, y la recuperación del petróleo han sentado muy bien a las Bolsas hoy. Pero ambas cuestiones son muy susceptibles de cambiar en los próximos días. Y de fondo asoma un nuevo recrudecimiento de la guerra en Ucrania.