Comienza la ejecución del QE, con los mercados en niveles récord

Comienza la ejecución del QE, con los mercados en niveles récord

En el mes que hoy comienza, el BCE iniciará la ejecución del QE anunciado el 22 de enero. Este programa (a través del cual la Autoridad Monetaria adquirirá activos financieros a un ritmo de 60.000 millones de Euros) ha causado, ante de empezar, que los mercados muestren valoraciones récord en muchos casos.

El Euro se encuentra en mínimos desde el 2003 en su cambio frente al Dólar; la rentabilidad de la deuda europea (tanto de la deuda core como de la periférica, a excepción de Grecia), está en mínimos históricos, al igual que el Euríbor; y las Bolsas europeas acarician máximos históricos en algunos casos, y máximos relativos muy destacados en otros. Así pues, el impacto que ha tenido el QE en los mercados europeos es muy apreciable, no sólo desde el anuncio del mismo, si no desde el descuento anterior. Sin lugar a dudas, de no haber mediado el anuncio de compras del BCE, las valoraciones actuales serían distintas.

Pese a ello, los mercados seguirán adaptando sus cotizaciones a las inyecciones de liquidez durante los próximos trimestres. La relajación cuantitativa no tiene un efecto puntual sobre los precios, si no continuado. Así que todos los activos mencionados (Euro, deuda, Euribor y Bolsas) seguirán recorriendo, con mayor o menor intensidad y linealidad, la tendencia actual durante los próximos meses.

A más corto plazo, las Bolsas europeas inician el mes de marzo tras un mes de febrero en el que han experimentado avances muy destacados. Las subidas conjuntas de los dos meses que llevamos de curso son, probablemente, excesivas.

Desde la segunda semana de enero, los principales selectivos europeos (excluido el Ibex 35), muestran un avance ininterrumpido cercano al 20%. Desde el 20 de febrero, las subidas se cifran en un 5%. Estos movimientos no están siendo replicados por Wall Street, que atraviesa un movimiento lateral de consolidación desde el 20 de febrero. También se están produciendo obviando por completo el comportamiento de los activos griegos. La Bolsa de Atenas retrocede más de un 9% desde el pasado 24 de febrero (tras confirmarse el acuerdo entre Grecia y las Instituciones), sin que el resto de índices europeos hayan mostrado la menor elasticidad a este hecho.

De tal manera que, pese al fuerte refuerzo del potencial que el QE ejerce sobre las Bolsas europeas, a corto plazo podría aparecer una corrección de algún tipo (de grado menor, o a través de una consolidación). De momento, el Ibex ha vuelto a fracasar, por quinta vez, en la superación de los 11.200 puntos.