Buena semana para los inversores

Buena semana para los inversores

Sobre la cumbre del Eurogrupo de hoy no existía ninguna expectativa, al saberse que Grecia no iba a concretar la lista de las medidas exigidas. Y lo acontecido hoy refuerza las sensaciones previas.

En las últimas fechas,  parece  que sí que se han acercado posturas sobre algunos asuntos menores, referidos a jubilaciones, privatizaciones y la creación de una comisión fiscal independiente. En cambio, sobre otras cuestiones cruciales, como la magnitud del superávit primario, los recortes salariales o de pensiones, la reforma laboral o los aumentos del IVA demandados por Bruselas, las posturas siguen completamente alejadas. Básicamente, desde Grecia siguen negándose a atender cualquier demanda que tenga que ver con la austeridad, y se muestran dispuestos únicamente a medidas reformistas.

Hacia media mañana, los índices europeos subían con fuerza, encabezados por los selectivos periféricos. La rentabilidad de la deuda de estos países descendía, y el sector bancario avanzaba con claridad.

Más tarde, se ha filtrado que los representantes de los países europeos se han mostrado muy duros con el Ministro heleno de Finanzas en la reunión. El presidente del BCE también ha comentado que seguirán apoyando a los bancos griegos mientras sean solventes, pero todo de forma muy condicionada, manejando el ELA en función de las circunstancias. Y a partir de aquí, los selectivos europeos han comenzado a deshincharse.

En cualquier caso, se puede concluir que el acuerdo de mínimos alcanzado el 20 de febrero ha resultado fallido. Tres meses después de que Syriza  se hiciese con el Gobierno de Grecia, las diferencias entre la posición de Grecia y la del resto de Europa siguen siendo mucho más grandes que los puntos en común. Grecia necesita los fondos europeos, y está dispuesta a implementar reformas económicas ambiciosas, pero sin austeridad. Y desde Europa, no se contempla lo uno sin lo otro.

Tras la reunión de hoy, estamos en un punto muy similar al del 20 de febrero, habiendo pasado dos meses en los que la caja de Grecia se ha seguido vaciando. Y al igual que entonces, todas las opciones siguen abiertas, pero el desenlace definitivo parece más cercano. El comportamiento de los activos europeos cotizados, que durante estos dos meses  han mostrado un escaso nerviosismo a todo lo que sucedía en Grecia, favorecen mucho la postura negociadora europea, mostrando pocas posibilidades de contagio. Da la sensación que tanto los Gobiernos europeos como el griego piensan que el otro cederá cuando se agote todo el capital del que dispone Grecia para hacer frente a sus pagos, y flexibilizará su postura. Y en ese escenario, Grecia es la parte más débil.

Los mínimos alcanzados el pasado viernes por los índices europeos, quedan muy lejos, lo que implica mantener un movimiento de consolidación que ha cortado la progresión de la corrección iniciada la semana pasada. En paralelo, Wall Street alcanza nuevos máximos, beneficiado por la pérdida de fortaleza del Dólar, por el rebote del crudo, por las nuevas medidas expansivas chinas y por una temporada de presentación de resultados empresariales que marcha mucho mejor de lo previsto. Así que semana positiva para los inversores, después de todo.