Continúan las caídas generadas por el BCE y por la OPEP

Continúan las caídas generadas por el BCE y por la OPEP

Las Bolsas europeas cierran lejos de los mínimos del día, ayudadas por la apertura de Wall Street.

La escena actual está marcada por dos factores muy concretos:

1.       La decepción que causó el BCE el pasado jueves no se ha olvidado, y está afectando a las Bolsas europeas de forma visible a través del Euro, que cotiza cerca de cinco figuras por encima de los precios del miércoles pasado.

2.       El factor que más está contribuyendo a presionar a la baja a las Bolsas es lo que está sucediendo con el crudo y con las empresas de recursos básicos. El hecho de que la OPEP no acordase reducir la producción de oro negro, y además, no hiciera ninguna mención en su comunicado a un posible techo en la oferta, ha causado que el barril de crudo pierda cerca de 4 dólares desde el viernes, antes de conocer el comunicado de la OPEP. Además, las empresas relacionadas con las materias primas también están atravesando un muy mal momento, auspiciado por el desplome de empresas destacadas del sector como Anglo American, tras la cancelación de su dividendo que contagia el miedo hacia el futuro de otras empresas del sector.

De esta forma, las dos correlaciones que con más intensidad han explicado los movimientos de las plazas occidentales durante el año, están actuando en estos momentos con máxima eficacia.

De un lado, la que mantienen los selectivos con el petróleo. La elevadísima elasticidad de las empresas petroleras y energéticas a las oscilaciones del barril cuenta con una fuerte capacidad de arrastre. De hecho, la mejora de los índices europeos en el día de hoy se debe al pequeño rebote del crudo tras la publicación de los datos de las reservas semanales en EE. UU.

Por el otro lado, el efecto que sobre los valores europeos tiene la cotización del Euro, se ha hecho también muy visible en los últimos días.

Estas dos cuestiones han sustraído en torno a un 5% del valor de las Bolsas europeas desde el jueves pasado, en un movimiento correctivo que parece algo exagerado.

Para aspirar a ver un probable rally navideño, que permita a las Bolsas cerrar el año en niveles claramente superiores a los actuales, parece necesaria la colaboración de ambos factores: la recuperación del crudo y la caída del Euro. La semana que viene, con la más que previsible subida de tipos por parte de la FED, el Euro encontrará motivos para volver a caer.