Trading y Análisis Técnico: Básicos (I) y Medias Móviles.

Advertencia: el siguiente artículo tiene como propósito exclusivo que el lector comprenda la dinámica y los principios esenciales relacionados con el trading. En este sentido, el compendio de conceptos que siguen no representa una asesoría formal en materia en inversiones, ni parcial ni total, debido a que esto engloba tanto conocimiento como arte. Por tanto, cualquier interesado debe consultar la opinión de los profesionales.
 
La observación de los precios históricos de los activos financieros[1] no proporciona la fotografía completa para formar una opinión definitiva en torno a todos los momentos “adecuados” para comprar/vender estos activos y cosechar un beneficio monetario. Los precios de los activos, empero, representan la piedra angular y el punto de partida rumbo al desarrollo de estrategias de inversión, que permitan identificar los lapsos propicios para gestionar las posiciones en los mercados financieros. En el contexto de una economía de mercado, el precio es información de utilidad para la toma de decisiones de compraventa, en la medida que se observan “señales” ligadas al desempeño y devenir de su mercado correspondiente. Por ello, es crítico detectar todas las señalizaciones que se observen y se infieran, ya que coadyuvan en la toma de decisiones más asertivas e informadas.
 
En este sentido, toda guía de acción implementada por los especialistas y comprendida por los inversionistas debe ser estructurada con base en el análisis técnico, cuyo papel es proporcionar análisis misceláneos sustentados en los movimientos históricos de los precios de los activos, así como en los volúmenes de compraventa. En este artículo nos enfocaremos en el precio. Las cimas, simas y veredas hacia ambas en términos del precio no fluctúan per se, sino que son impulsados por ciertas determinantes, que se dividen en factores fundamentales y psicológicos. Hablando sobre los primeros, estos factores están ligados al comportamiento de la industria, así como al avance/retroceso del desempeño económico tanto del país de origen como del entorno económico internacional. Por parte del segundo, estos factores son el conjunto de aspectos cognitivos y emociones que conforman el sentimiento del mercado. En efecto, el análisis técnico se basa en la detección este sentimiento, que consiste en analizar los precios y detectar con oportunidad las oportunidades derivadas de este punto.
 
Siguiendo este orden de ideas, ¿cómo se plasma este mar de determinantes en el plano real? El comportamiento económico es estudiado, en parte, por medio de los indicadores macroeconómicos. En esta vía, los más importantes son el producto interno bruto (PIB), tasas de interés, inflación, y tipo de cambio: estos elementos inciden en los precios de los activos financieros. Queda fuera de este artículo este abordaje, ya que es un tema que requiere un desarrollo mucho más extenso: basta con mencionar que la publicación de notas sobre indicadores económicos afecta tanto el nivel de actividad económica y, de forma inexorable, la oferta y demanda de activos financieros, propiciando el cambio en sus precios. Con relación al tema primordial, los factores psicológicos, se ha descubierto, en primera instancia, que la historia se repite por si sola: esto es que existen indicativos que muestran comportamientos que llevan a una posterior alza/caída en los precios. En segundo término, los precios de los activos financieros se mueven alrededor de una tendencia, ya sea un movimiento alcista o bajista. Tercero, el más esencial, las expectativas y miedos en materia de inversiones impactan el precio de los activos, y esto se refleja en un producto final: el impulso a actuar ya sea comprar o vender sus activos en los mercados financieros. Estas actitudes se dividen en: 1) actitud alcista o bullish, en donde se pronostica un alza constante en el precio que conlleva a la actitud de comprar activos, y 2) actitud bajista o bearish, en donde se prevé una caída constante en el precio que conduce a la actitud de vender activos.
 
Para extrapolar los elementos importantes de los precios que serán, posteriormente, empleados para el análisis técnico, se requiere el empleo de dos herramientas fundamentales: matemáticas y detección de patrones. En ocasiones, hablar sobre aspectos relacionados con desarrollo matemático y análisis numérico resulta intimidante para algunas personas; sin embargo, no es necesario el uso de modelos matemáticos complejos para entender lo que está “bajo el cofre” del precio de los activos, aunque son ocasionalmente ocupados por los especialistas. En este artículo se hará alusión al empleo de medias (promedios)[2] específicos empleados en estos análisis. Por otro lado, la detección de patrones es el paso posterior a los cálculos matemáticos y su representación gráfica: dependiendo del tipo de análisis, será posible identificar los puntos específicos a partir del comportamiento histórico del precio del activo. Estos puntos simbolizan las oportunidades, que llevarán en la adopción de alguna de las actitudes ya señaladas, ya sea para aumentar el beneficio monetario o evitar una caída en los rendimientos esperados.
 
Retomando el punto de las medias, la piedra angular es el precio de cierre del activo financiero. ¿Qué es el precio de cierre? Es último precio estimado al concluir la jornada, también conocida como sesión, en el mercado bursátil: generalmente, este precio es producto de un promedio ponderado de un cierto número de precios pactados durante determinado lapso. Los precios de cierre de las empresas más representativas pueden recuperarse y descargarse directamente de las páginas de Google/Yahoo Finance[3]. En términos generales, los análisis técnicos toman en cuenta los precios de cierre de todos los días laborables. Partiendo de este precio, se emplean específicamente medias móviles para hacer evidente su tendencia, o trayectoria, y remover el ruido. Una media móvil[4] es un promedio tomando en cuenta un cierto número de elementos y que va cambiando de posición, y se calcula así: supóngase un promedio de 20 elementos y 100 en total, en donde el primer promedio va a tomar en cuenta los números ubicados en la posición 1 a 20, el segundo promedio será calculado de la posición 2 a 21, y así sucedáneamente hasta llegar al último promedio que será del elemento 81 a100. Ilustrativamente, funciona como una ventana que va recorriéndose.
 
Para el caso del análisis técnico, en primer lugar, se estiman dos rangos: el promedio móvil de corto plazo, a 50 días, y el promedio móvil de largo, a 200 días. En términos prácticos, se ordenan los precios del cierre desde el día más reciente hasta el más antiguo, tomando en cuenta información suficiente para el cálculo de una ventana[5] de 6 meses a un año: esto no implica que los datos no sean este número sino se tenga la información suficiente para producir el valor de la media móvil de 6 meses o 12 meses anteriores al más reciente. El paso siguiente es crear una gráfica tomando el precio histórico del activo junto con las medias móviles calculadas de los últimos seis meses/un año, por convención, y observar los patrones que permitan identificar las señales para comprar/vender. Estos promedios se pueden identificar como un linea suavizada, que no presentan tantas altas y bajas en comparación con los precios: a mayor tiempo ocupado para calcular el promedio móvil, más recta será la linea graficada: la linea que toma 200 días para el promedio será más “lisa” que aquella de 50 días. En plataformas especializadas, ya se encuentran estás gráficas disponibles: la linea del promedio móvil se encontrará con la abreviatura SMA o SMAVG.
 
Ahora, ¿cómo detectar las señales de compra y venta a partir de los patrones expresados en la gráfica? En este artículo se tocarán dos acercamientos. El primer approach consiste en analizar el precio junto el promedio móvil de corto plazo o 50 días (linea azul). En este caso, se buscan los puntos donde se crucen ambas líneas, y existen dos posibilidades: 1) si el precio se mueve después del cruce por encima del promedio móvil, el punto significa una señal de compra (figura 1), o 2) si ocurre que el precio se ubica debajo del promedio móvil posterior al cruce, entonces el punto simboliza una señal de venta (figura 2). Ambos puntos representan los momentos para actuar. El segundo approach requiere el precio y los promedios móviles de 50 (linea azul) y 200 días (linea morada), corto y largo plazo respectivamente. En este caso, ya no se busca el cruce entre precio y promedios, sino el cruce entre promedios de corto y largo plazo. Para ello, también se presentan dos alternativas: 1) si el corto plazo se cruza y, posteriormente, se coloca por encima del largo plazo, entonces el punto es una señal de compra (figura 3); en caso contrario, se observa una señal de venta (figura 4). El primero se conoce como golden cross, mientras al segundo se le nombra death cross. Ambos análisis nos muestran los puntos de inflexión en donde los inversionistas pueden tomar una actitud alcista o bajista.

Figura 1. Elaboración propia.
Figura 1. Elaboración propia.


Figura 2. Elaboración propia.
Figura 2. Elaboración propia.


Figura 3. Elaboración propia.
Figura 3. Elaboración propia.


Figura 4. Elaboración propia.
Figura 4. Elaboración propia.
 
Como se aprecia, estos dos análisis no producen una solución univoca ni pruebas concluyentes sobre los momentos exactos para comprar/vender. Además, el universo de herramientas de análisis es mucho mayor a este par que se ha presentado, y cada una arroja una luz con algunas diferencias, por lo que la toma de estas decisiones se deberá hacer con base en todos los diversos análisis disponibles y la detección de aspectos comunes de cada uno de ellos, apoyado de la sensibilidad de los expertos. En el trading, estas observaciones y acciones conducen a una reacción de cada vez más inversionistas sobre una cierta posición, que es “seguir al rebaño”. Estas reacciones comienzan con los high net worth individuals[6]u profesionales que tienen acceso de primera mano a las noticias con respecto al activo, ya que cualquier novedad posiblemente afecté el precio del activo. Las señales nos indican que hay algo importante que está ocurriendo en el mercado del activo, y que posiblemente tomará una trayectoria sostenida[7] ante ciertas noticias: es parte de la psicología ya mencionada, se produce una reacción a partir del conocimiento sobre algo que ocurre/no ocurre. A parte, también es posible apostar a contrapelo, siempre que se tenga una base firme, sensibilidad y conocimientos del mercado del activo en cuestión.
 
Con esto, se concluye con el primer capitulo de este recorrido en materia de trading. En la siguiente entrega se abordará otros conceptos básicos, así como la explicación de otras herramientas de análisis técnico basadas en ellos.
 
Notas a píe de página: 

[1] Documento o registro electrónico que otorga al comprador la garantía de un ingreso a un plazo determinado. Entre ellos los bonos, las acciones, las divisas y los derivados.
[2] Promedios simples. Suma de los números entre la cantidad de elementos. Existen también promedios ponderados, donde se da mayor importancia a ciertos elementos en el cálculo del promedio, como que ciertos valores tengan el doble de peso que otros, por ejemplo.
[3] https://www.google.com/finance/ | https://finance.yahoo.com/
[4] Generalmente, media móvil simple. Existen también promedios ponderados y exponencial, que será mencionados en otras entregas como parte de otros análisis.
[5] En términos gráficos, poner la lupa en un lapso determinado. Si tenemos valores de 2008 a 2020, una posible ventana es ver lo que ocurre entre 2012-2016.
[6] Personas con inversiones de gran valor monetario.
[7] Esto se verá cuando se aborde lo relacionado con soporte y resistencia.
Accede a Rankia
¡Sé el primero en comentar!

Cookies en rankia.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra política de cookies.

Aceptar