No es lo mismo una promesa electoral que una propuesta económica

En este año 2018, en México se habla principalmente de las elecciones presidenciales, pero, estamos seguros de que realmente sabemos la diferencia entre una promesa de campaña y  una propuesta económica?

Todos los días vemos, escuchamos, leémos y comentamos sobre las promesas que los candidatos a la presidencia del país nos hacen, estas promesas a las que ellos llaman “propuestas económicas” desde mi punto de vista, están muy lejos de serlo y a continuación explico por qué.

Una propuesta económica busca resolver un problema o satisfacer una necesidad con base en el análisis de una situación y las pesonas involucradas en ella, siempre resaltando los objetivos del plan.

Si hablamos de los problemas de un país, en este caso México, esperaríamos que los candidatos a la presidencia nos hagan propuestas no solo económicas, sino propuestas sociales, ambientales,  políticas, etc,. ya que actualmente en el país encontramos retos importantes y necesidades que deben ser atendidas en todos estos aspectos, no solo el económico.

Para que una “propuesta económica”, se considere como tal, existen 2 principales enfoques:

  1. Objetivos Iniciales o de Corto Plazo.
  2. Objetivos Principales o de Medio / Largo Plazo.

Pero lo más importante, es detallar la forma en la que se van a alcanzar estos objetivos, con tiempos determinados, gastos planeados y tomando en cuenta un presupuesto, que siempre es limitado.

Ahora te pregunto, ¿crees que los candidatos a la presidencia de la república han han realizado este análisis al presentar su “propuestas económicas?. 

                       

Vale la pena revisar las propuestas de alguno de los candidatos, en esta ocasión vamos a ver algunas de las ideas que el candidato Ricardo Anaya propone.

  1. Crear un Ingreso Básico Universal (IBU) en México. “todos los ciudadanos por el simple hecho de ser mexicanos reciban una cantidad del Estado que les garantice vivir con un mínimo de dignidad”. Ricardo Anaya

Como Economista, lo primero en lo que pienso es, ¿cuál sería el impacto en la inflación, ante un incremento en la oferta monetaria sin mayor producción, como lo propone este candidato?, claramente es una propuesta basada en el populismo, ya que de acuerdo con las teorías monetaristas económicas básicas, el hecho de aumentar el dinero  en circulación en la economía, lejos de reducir los niveles de pobreza, sólo hará que la gente esté dispuesta a pagar más por los bienes y servicios, lo que llevará a los productores a incrementar los precios y entonces se entra en una espiral inflacionaria.

Sin duda, para mí, esta es la promesa electoral más ilógica de este candidato, aunque algunos otros también la han planteado.

Otras propuestas que ha expresado Anaya:

  1. Subir el salario mínimo de forma gradual para evitar la inflación.

En este caso, el mismo candidato se contradice al porponer el incremento en el salario mínimo de forma gradual, al parecer tiene claro que el hecho de que súbitamente la gente tenga más dinero en sus manos, provocaría la subida de los precios; entonces ya no entendí nada, ¿les va a dar dinero gratis sin trabajar pero les va a ir incrementando poco a poco el salario que ganan con su trabajo?, que alguien me explique.

Pero, dentro de esta contradicción, hay algunas otros planteamientos (porque como ya dijimos, estas no son propuestas económicas) que me parecen más sensatas y desde mi punto de vista, más eficientes que andar repartiendo dinero, por ejemplo:

  1. Pasar de la economía de la manufactura a la economía del conocimiento.
  2. Aplicar un modelo educativo flexible para un mundo cambiante.
  3. Tratar de que toda la población tenga acceso a una alimentación saludable.
  4. Reformar el sistema de pensiones del país.
  5. Fortalecer la libertad y democracia sindicales, así como las instancias de defensa de justicia laboral.
  6. Promover el acceso universal a las tecnologías de la comunicación e información y así reducir la brecha digital.
  7. Asegurarse que el país cumpla con sus compromisos internacionales en materia de cambio climático.
  8. Planear e implementar programas de protección civil y prevención de desastres

Al final, puedo entender hasta cierto punto, que el tiempo de las campañas es escaso y que sería prácticamente imposible hacer una propuesta económica en forma para cada idea o promesa de los candidatos, pero también considero que es posible enfocar la conversación hacia objetivos realistas y planes generales de cómo de piensa que se pueden alcanzar, depende de cada uno encaminar la conversación hacia ese camino o dejarla seguir por el lado de las promesas que al final, nunca se cumplen.

Y  como siempre, aquí les dejo una frase para cerrar el tema:

“Si los socialistas supieran de Economía, no serían socialistas”, Friedrich Hayek, Economista austríaco, Premio Nobel de Economía 1974.

 

Un abrazo !

TM

¡Sé el primero en comentar!