blog El Trader que solía invertir
Economía, inversión, trading, análisis técnico y psicología del trading

La Esperanza en las Inversiones, ¿amiga o enemiga?

La esperanza es uno de los tres demonios de la bolsa, y por tanto, debemos “tratarla” como tal. Esto no significa que debamos eliminarla, sino identificarla y gestionarla.

La esperanza es una aliada en muchas situaciones de la vida, pero también se convierte en un enemigo en los peores momentos. La esperanza es la que nos ayuda y da fuerzas para superar una enfermedad, es quién nos apoya cuando hacemos frente a los resultados de unas oposiciones o sencillamente, la que nos dicta que podremos llegar a la meta en una maratón.

Si nos fijamos en la Real Academia Española, observamos que la esperanza se define como el estado de ánimo que surge cuando se presenta como alcanzable lo que se desea. El problema viene cuando surge la siguiente pregunta: ¿y si aparece la esperanza cuando creemos que se presenta como alcanzable lo que se desea? He aquí la clave para gestionar la esperanza.

 

Si realmente la esperanza parece ser nuestra aliada, entonces en el trading se convertirá en nuestra enemiga.

 

Debemos aprender a gestionar la esperanza, no a eliminarla. En el trading, aquellos que se arrastren por la esperanza en sus acciones, están avocados al fracaso.

La esperanza nos ayuda a mantenernos con vida, aunque sea por cuestión de poco tiempo. Un ejemplo lo podemos ver en la siguiente expresión: "me metí en el mercado, estoy perdiendo un 30% pero tengo la esperanza de que vuelva a subir el precio". El problema es que se han dejado correr las pérdidas. Grave error. Al ser humano le cuesta mucho reconocer sus errores. Entonces es cuando la psicología busca una excusa con tal de no reconocer nuestro error (ya subirá). Es en estos momentos cuando la esperanza aparece para "darnos un poco de aire", para poder respirar mientras sufrimos, mientras seguimos ahogándonos. En pocas palabras, la esperanza es como los retretes modernos o las fajas ortopédicas, están diseñados con buenas intenciones, pero sabemos que a la larga nos perjudica.
 

En mis experiencias profesionales y personales, he tenido que escuchar o percibir varias veces la frase anterior (voy perdiendo, pero tengo la esperanza de que subirá). Entonces ahí sí es cuando doy la razón a los que dicen: en la bolsa se pierde hasta la camisa; se pierde hasta la camisa, si nos dejamos arrastrar por las emociones y no aprendemos a reconocer nuestros errores.

En nuestro plan de trading, debe reinar el principio de la objetividad. No prima la esperanza, si existe objetividad. Al pensamiento de: "he cumplido mi objetivo, pero tengo la esperanza de que el precio seguirá subiendo", solo cabe invocar a la objetividad: ¿Qué está haciendo el precio? ¿Existe algún nivel de referencia en el que nos podamos apoyar? ¿Existe realmente un segundo objetivo? De no ser así, entonces debemos ser objetivos; cerramos nuestra posición, cumplimos nuestros objetivos, y cerramos la pantalla. Mañana será otro día.

 

La esperanza será nuestra aliada, siempre y cuando la respetemos y no nos dejemos arrastrar por ella.

 

  1. #1

    spidertrader

    creo que la unica esperanza que puede servir en las inversiones es la esperanza matematica jejej

    sdss!!

  2. #2

    Roberto P. Santana

    en respuesta a spidertrader
    Ver mensaje de spidertrader

    Sí, es la unica que conozco que más nos puede servir, y aún así es a ex post. Un saludo!!

  3. #3

    Comstar

    en respuesta a spidertrader
    Ver mensaje de spidertrader

    La esperanza matemática usa probabilidades estimadas a partir de la esperanza.
    ¿Cuál es la probabilidad de que llueva mañana en las coordenadas (x,y) de la Tierra?
    ¿Cual es la probabilidad de que salgas afuera y no haya ninguna persona con prendas rojas a la vista?
    En ausencia de datos, viene la esperanza. Lanzar un batazo a ciegas para percibir paz.

  4. #4

    agmageton

    Muy cierta, la argumentación del articulo, felicidades, por otro lado estaría bien aclarar, que la esperanza y el miedo son sinónimos de la falta de experiencia y conocimiento de un trader para afrontar una realidad, , con lo que es lógico por otro lado que afloren las patologías del sentimiento, por desconocer la verdadera realidad de a lo que jugamos y nos jugamos.

    Si un trader supiese que la "tendencia" de sus resultados es de acertar el 50% y cada vez que acierta gana 2 y cada vez que pierde, pierde 1, de una manera real y constante, esos sentimientos patológicos de esperanza, miedo y precipicio de frustración, sería una piedra angular para no caer en pecados capitales del trading, se ha de valorar por encima de otras cosas tu conocimiento en relación al juego y que confianza te da por pruebas realizadas, ahí comienza el principio de robustez psicológica cimentado en una realidad, pero lo complicado en este caso es el camino abrupto que hay que realizar para llegar a la realidad desde el punto de vista del conocimiento que como resultado nos de una esperanza, en este caso real y que se confirme en nuestra psicología. y ahí no todo vale, sino vale muy poquito, tanto como la diferencia de pocos ganadores y la mayoría perdedores.

    saludos.

Autor del blog
  • Roberto P. Santana

    Economista, gestor de inversiones y actualmente trader en mercado de futuros. Todas mis opiniones son estrictamente personales y no reflejan la estrategia o filosofía de ninguna otra entidad.

Envía tu consulta