El inversor sosegado

Vendo cuando todos compran y compro cuando todos venden.

Vacas gordas, vacas flacas



Según relata el libro del Génesis, cierta vez el faraón tuvo un sueño singular e inquietante en el que vió cómo siete vacas flacas devoraban a otras tantas vacas gordas. Desconcertado por tal visión, convocó a los adivinos de más renombre del país, pero ninguno de ellos supo interpretar satisfactoriamente la pesadilla.

Ante tal circunstancia, hizo comparecer ante sí a José, hijo de Jacob y Raquel, que se hallaba en prisión y éste le explicó que las siete vacas gordas simbolizaban "los siete próximos años, que serían de abundancia y prosperidad", mientras que las siete vacas flacas representaban la "escasez y penurias que harán que se olvide toda la abundancia de la tierra de Egipto durante otros siete años y el hambre consumirá la tierra".

Con el tiempo, la frase "el tiempo de las vacas gordas" adquirió el valor de aludir a cualquier período de prosperidad material, pero con la advertencia implícita de que a ese período habrá de sucederle otro de necesidades y apremios.

El reportaje especial sobre España publicado el pasado mes de noviembre por el semanario británico The Economist, titulado "The morning after" y que me permití traducir y postear ("La mañana siguiente") para facilitar su lectura a quienes todavía "se les resiste el inglés", empieza diciendo que "tras tres décadas de fiesta, España se ha despertado con resaca". Es decir que tras el boom económico vivido durante 30 años, ahora a nuestro país le toca afrontar serias dificultades, que van a poner a prueba tanto el sistema político como el económico.

Es cierto que la crisis financiera es global y afecta a todos los países pero, en nuestro caso, tenemos el agravante de la debacle del sector del ladrillo, que ha sido el principal impulsor de la riqueza y la creación de empleo durante los años de bonanza. El paro crece de forma desenfrenada y consecuentemente cada vez más familias, que se han quedado sin trabajo de forma repentina, dejan de poder hacer frente a sus facturas, hipotecas y gastos.

"El tiempo de las vacas flacas" ha llegado. Incluso quienes conservan sus empleos y mantienen el poder adquisitivo, consumen menos. Baja la inflación, que ya anda por el 2,4%, pero crece el temor de que a la recesión se una la deflación para acabar de empeorar las cosas.

Una de las mayores debilidades de las sociedades capitalistas occidentales es la falta de preparación de muchos ciudadanos para afrontar penurias económicas. Simplemente no estamos acostumbrados. Mientras todo va bien, se tiende a vivir al límite de las posibilidades económicas e, incluso, más allá, acumulando deudas y gastos a los que se cree que se va a poder hacer frente siempre. Es una trampa. Algunos ya se han topado de narices con la cruda realidad y otros muchos lo harán próximamente.

Todos hemos de aprender a no despilfarrar y a vivir de forma más frugal y no sólo en tiempos de crisis. "Si vivimos económicamente en tiempos normales, estaremos preparados para los tiempos de penuria. Ser ahorrativos nos salva de la humillación. Las limitaciones acarrean trastornos, pero son efectivas. Son, de hecho, indispensables en la regulación de las condiciones del mundo. En la naturaleza hay límites para el verano y el invierno, el día y la noche, y estos límites dan su sentido al año. De la misma manera, el vivir económicamente, al imponer determinados límites a los gastos, sirve para preservar la propiedad e impedir daños al pueblo". Lo anterior está entrecomillado y en cursiva porque es una cita del más antiguo y profundo de los textos clásicos chinos, el "I Ching", que ha sido venerado durante más de 3.000 años en China y todo Oriente como oráculo y compedio de sabiduría y profundamente incomprendido en Occidente. Está considerado como el antepasado de toda la filosofía china y es la fuente primordial del misticismo del Tao Te King, de la estrategia del Arte de la Guerra y del humanismo de Confucio.


  • Más leído
  • Más recomendado

Sitios que sigo

Sígueme en Twitter

IBEX 35

Conoce la otra comunidad del grupo Emergia.

Verema: Vinos, Restaurantes, Enoturismo y Club de Vinos