Análisis del BNY Mellon Global Real Return

Análisis del BNY Mellon Global Real Return

 
BNY Mellon Global Real Return (EUR)

Ante la subida vertical del mercado después de la pandemia  que causó el mercado bajista más corto algunos  inversores se  cuestionan  si los mercados no están caros.. La renta fija ofrece poco valor en lineas generales. Los fondos  mixtos que normalmente son combinación de renta variable y fija  tampoco son la solución.

¿Existen algunos fondos testados que ofrezcan rentabilidades aceptables para combatir la inflación si los mercados se dan la vuelta y que sean menos volátiles que la renta variable?.
¿Para el ahorro prudente procedente de los depósitos existen alternativas.

Buceando por ahí he encontrado este fondo de BNY Mellon por si les encuadra a la parte más conservadora de su cartera.o si piensan en el sell in may.

El BNY Mellon Global Real Return (EUR) está gestionado por Newton, gestora especializada en estrategia multi activo.

Objetivo
: Obtener un rendimiento  Euribor) + 4% con un horizonte de inversión de 3 a 5 años, antes de deducir comisiones. 
 
El fondo invierte, con un enfoque global, en un abanico de clases de activos líquidos (renta variable, renta fija, instrumentos monetarios, materias primas, infraestructura, energías renovables).

 También puede utilizar derivados sencillos con fines de cobertura.) Es una estrategia flexible enfocada en la generación de rentabilidad a través de una asignación de activos dinámica. 
 
La estrategia  del fondo ha protegido el patrimonio en años difíciles como 2008, 2011 y 2018. La preservación del capital está en el ADN del fondo.
 

Contexto y Mercado según el gestor: La inflación muestra la pata


Aron Pataki, gestor del fondo, comenta que, de entrada, hay algunos signos de que la inflación podría emerger en el futuro. Los diferenciales reales se mantendrán muy bajos y el déficit de gasto es posible que continúe para ayudar a la recuperación económica. La Reserva Federal  está ahora relajando la regulación y animando a los bancos a prestar para estimular la economía. Estamos pasando de castigar al sector financiero, que fue el epicentro de la crisis financiera global, a pensar en cómo los bancos pueden prestar más dinero y animarlos a usar su capital y liquidez para incentivar el gasto. Esto es algo nuevo y hay signos de que estas políticas están dando fruto. Además, el aumento significativo de activos de la Reserva Federal y el aumento sustancial de la base monetaria está haciendo que el crédito aumente, por primera vez, a doble dígito, tanto en el sector público como en el privado. 

Asegura también que no hay duda de que los efectos desinflacionarios que ha traído la pandemia posiblemente sigan siendo los protagonistas del mercado. Considera que hay fuerzas deflacionarias que seguirán siendo protagonistas en el medio plazo: excesivos niveles de deuda, una población envejecida y la disrupción tecnológica, por nombrar algunos. Todo esto afectará a la inflación en un futuro cercano. En cualquier caso, la duda está en si el estímulo monetario y fiscal que ha acarreado la pandemia supondrá un repunte inflacionario. 

Sin embargo, hay otras condiciones que necesitamos conseguir antes de la inflación. Hay que superar la Covid19 y recuperar la actividad económica. El desempleo tiene que caer para poder poner presión sobre los salarios y aumentar la utilización de la capacidad industrial para poder afectar el nivel de los precios. Es difícil saber si estas condiciones se materializarán rápido pero el riesgo de un aumento de inflación en las economías es algo a considerar seriamente. 

Materias Primas: No todas son iguales


Catherine Doyle, estratega de inversión del BNY Mellon Global Real Return Fund, comenta que prefiere evitar el término «superciclo» porque no refleja todos los matices de los factores que influyen en el precio de las distintas materias primas, que además pueden estar en diferentes momentos del ciclo. De hecho, en áreas como el mineral de hierro, es probable que el aumento de la demanda venga acompañado de un aumento de la oferta. 

Aun así, podemos establecer ciertas similitudes entre un conjunto de materias primas. Algunas, como el cobre, el litio y el cobalto, se usan en la fabricación de coches eléctricos y, considerando la importancia económica que está cobrando la sostenibilidad y el gasto público asignado a proyectos de infraestructuras más respetuosas con el medioambiente, es probable que la demanda siga siendo elevada a largo plazo. Esta situación, sumada a la demanda de consumo acumulada y a la mayor actividad empresarial que se registrará a medida que las economías levanten las restricciones aplicadas para contener la pandemia, podría impulsar  Además, los estímulos fiscales implican que tanto los gobiernos como las empresas están canalizando inversiones para potenciar la actividad económica. 

Ahora mismo mantenemos una pequeña posición en cobre en el núcleo de la cartera, que se propone generar rentabilidad. La innovación depende cada vez más de la tecnología 5G y el cobre es un componente esencial de los coches eléctricos, por lo que esta posición es coherente con nuestra perspectiva de una robusta recuperación cíclica en un entorno marcado por políticas monetarias acomodaticias. 

El oro desempeña una función diferente en la cartera y forma parte de la capa estabilizadora. Tras marcar un máximo de 2000 dólares por onza en agosto de 2020, el oro se encuentra en una situación más delicada por el aumento de los tipos de interés reales y el tono reflacionario de los mercados, lo que explica nuestra decisión de reducir la exposición al metal precioso. No obstante, si surgen presiones inflacionarias a largo plazo por la combinación de un aumento del precio de los insumos, limitaciones en la capacidad productiva de las industrias y crecimiento salarial, el oro podría volver a registrar un buen comportamiento. 
 

BNY Mellon Real Return: Comentario


La
 flexibilidad a la hora de gestionar este tipo de fondos es fundamental. La gestión de la asignación de capital y las bandas entre los que se mueve la parte básica de la cartera  (bonos y acciones), como la parte más coyuntural (derivados y liquidez )  es la clave  para reducir la volatilidad del fondo y obtener los objetivos ..
 ¿Conseguirá cumplir sus objetivos en un mundo de bajos tipos?. ¿
  ¿Existen otras  alternativas a este tipo de fondos?


 



 
  1. #3
    05/06/21 20:11
    Muy acertado,en el análisis tendencial.Saludos.Enrique.
  2. en respuesta a Zeuss85
    #2
    04/06/21 06:28
    Los fondos MFS   que citas.son muy buenos en la relación rentabilidad riesgo  independientemente de si hay inflación o no. ya que se comportan muy bien en los cracks del mercado.

  3. #1
    03/06/21 12:04
    Gran articulo Enrique gracias por enseñarnos nuevas opciones.

    Podría ser el MFS Prudenth wealth otro fondo refugio ante una posible inflación?

Cookies en rankia.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra política de cookies.

Aceptar