Blog Estrategia de Mercados por Germán Fermo

Análisis macroeconómico de mercados financieros

Etiqueta "Economía": 13 resultados

El ancla monetaria como clave indispensable del equilibrio actual

Parecería que los mercados han decidido firmemente subir sin descanso con el S&P batiendo todos los récords y con una tasa a 10 años que, al cotizar al 1.65% refuerza el escenario reflacionario que viene caracterizando a estos mercados desde hace años. Los mercados prefieren un entorno de poco crecimiento que asegure la permanencia de la reflación que un marco de mayor crecimiento que eventualmente obligue a la Fed a restringir su laxedad monetaria. En este contexto el oro ha recuperado gran parte de todo lo perdido días atrás con su histórico selloff (venta masiva) reafirmando el descuento de un entorno que claramente permanece reflacionario.

La crisis nos ha sorprendido en cada año desde su inicio con un concepto distinto. Así como el 2008 fue el año del colapso post-quiebra de Lehman Brothers con el S&P perdiendo más del 50% en los seis meses siguientes, 2012 y 2013 son años en donde más que nunca quedó evidente el compromiso de la Fed como sostenedora en última instancia del nivel de precios de los activos financieros, lo que se ha dado en conocer como reflación.
 
La Fed ha hecho un gran esfuerzo en definir con la mayor claridad posible el sendero monetario del futuro cercano. El pasado 12 de Diciembre del 2012 en un histórico comunicado, por primera vez supeditó su decisión de mantener la tasa de referencia en 0% al menos hasta que la tasa de desempleo alcanzase el 6.5% y por sobre todo superinpuso los objetivos de pleno empleo a las metas de inflación. La Fed toleraría hasta un 2.5% de inflación de corto plazo por encima de su meta de equilibrio de largo plazo del 2%.
 
Es la primer ocasión en que la Fed envía una señal de este estilo lo cual reescribe la forma de hacer política monetaria: absoluta certeza es lo que se busca sin lugar a dudas. La Fed le dijo al mundo:
Reflacionen tranquilos, nosotros no nos vamos a ir de este sendero monetario por un largo tiempo asegurando el entorno de laxedad actual. 
Las contenciones monetarias de los principales bancos centrales del mundo han definido un claro sendero en donde los colapsos abruptos en los precios de activos parecerían estar prohibidos casi por definición.
 
Esta actitud contenedora ha reducido al menos en el corto plazo, el riesgo sistémico. Esto no significa que el 2013 no vaya a exhibir eventualmente periodos de negatividad pero parecería que la volatilidad intrínseca del sistema ha ido colapsando a lo largo de estos seis años de crisis. El VIX tuvo su máximo por septiembre del 2008 a un nivel de 88, exhibiendo saltos a 44 en el 2010 y 2011 y actualmente ronda los 13.
 
Las curvas de volatilidades implícitas resumidas en el VIX han sufrido un colapso distorsivo tan violento que las pone en niveles pre-crisis 2007 como si ya no hubiesen más problemas por resolver, como si Grecia ya estuviera solucionada, como si España no tuviese un desempleo del 27% y como si Europa en general le hubiese dado al mercado una respuesta de largo plazo a su crisis de deuda.
 
El G3 permanece inamovible en dilatar todo lo que el mundo se lo permita, el reconocimiento de su crisis. El peor enemigo de la inversión es la incertidumbre y eso la Fed lo ha comprendido perfectamente por lo que ha ido incrementando a lo largo del tiempo la claridad con la que intenta definir su mapa monetario. Esto tampoco es gratis, quizá en torno a esta estabilidad de corto plazo estamos presenciando el nacimiento de una burbuja mucho más grande a la del 2007, el tiempo lo dirá.
 
Vivimos en un marco en donde se reafirmó la voluntad inamovible de los principales bancos centrales del mundo de convertirse en sostenedores monetarios de un equilibrio que a nivel real sigue preocupando pero que a pesar de ello desde marzo del 2009 casi ininterrumpidamente no ha terminado de inflacionar, resultado de una política monetaria mundial históricamente laxa.
 
Dicho paradigma quedará intacto probablemente hasta al menos fines del 2015. A pesar de correcciones de corto plazo probables y hasta violentas, la tendencia esperada de activos financieros sigue estando definida por un optimismo nominal estimulado por cuanto paquete de asistencia sea necesario hasta que esta crisis se haya licuado por completo y para eso falta mucho tiempo todavía.
  Leer más

¿Reaccionará el Banco Central Europeo a la realidad de España y Grecia?

El espíritu de este artículo se puede resumir en un tweet que envié hace unos días:

"Entro primero, te hago entrar después, te uso como buffer para tomar ganancias, te asusto, te hago vender barato y vuelvo a entrar"

¿Qué motivó este tweet? Nada nuevo, una industria de generación de historietas en donde nada es eterno, en donde todo lo bueno de hoy puede dejar de serlo mañana y todo lo malo de hoy bien puede ser excusa para irse largos en un rato. Y para ello el colapso del 20% del oro en sólo tres días es un ejemplo contundente. Por eso sigo firme a mi filosofía en el armado de posiciones: nunca creas nada, siempre armá una posición con pérdida acotada vía opciones. Nunca viene mal tener un put out-of-the-money que a uno lo proteja eventualmente.
 
Durante estos días hice referencia al padre de la política monetaria actual: el gran Milton Friedman. Lo del Profesor Friedman es muy cierto: la política monetaria no te soluciona el largo plazo pero es enormemente efectiva en calmar al corto y desde ahí darle espacio a la política fiscal para que encuentre su curso. Para solucionar el largo plazo en especial en una crisis de semejante gravedad se hace indispensable calmar al corto y para ello la política monetaria es muy eficaz, herramienta que Europa se niega en utilizar eficientemente.
 
Y su economía se lo está pidiendo a gritos con un PMI Alemán (índice industrial) reportado el pasado martes debajo de 50 entrando por lo tanto preocupantemente en fase contractiva y a esto hay que sumarle un desempleo Español del 26% y otro Griego del 27.2%. El Euro en 1.30 no le sirve a Europa que ha perdido ya más de 4 puntos de empleo desde el inicio de la crisis y esto es para el promedio de la Zona Euro, con ciertos países en Europa del Sur con pérdidas de empleo muy superiores.
 
Dentro de las tantas cosas brillantes sobre las que escribió Friedman, y a pesar de su convicción en la relevancia de la política monetaria como instrumento casi indispensable de amortiguación de shocks económicos, también indicó claramente que la política monetaria no es alquimia. No se puede mejorar al planeta simplemente con emitir dinero. Pero también es cierto que Keynes con su concepto de reactivar demanda vía política fiscal activa también entendía que aumentar el gasto in-eternum trae más problemas que soluciones vía inflación, entre otras cosas.
 
Estos seis años de crisis nos han mostrado a dos bloques con enfoques extremos en el manejo de la tragedia, tan extremos que ambos han fallado al menos parcialmente en su objetivo final: la solución del problema. Resulta bastante claro que hoy con un S&P batiendo máximos históricos y con un VIX colapsado casi a sus mínimos, nadie está interesado en hacerse demasiadas preguntas. Pero nada en este mercado sube hasta el infinito, nada es eterno, alguna vez la economía real te pasa la factura y sino, veamos los dos ejemplos recientes más relevantes: el oro y Apple.
 
Europa se sigue equivocando en exagerar la ortodoxia monetaria y fiscal para un período históricamente diferente y por lo tanto potencialmente explosivo que requiere soluciones económicas fuera del manual tradicional del banquero central. Para que el ajuste fiscal no termine sucumbiendo ante la inclemencia macroeconómica de esta crisis resulta clave que el Banco Central Europeo le de fluidez monetaria al sistema para que la cirugía general que intenta implementar la Europa PIIGS encuentre un amortiguador monetario de mediano plazo. Con los datos de PMI de Alemania del pasado martes otra vez más el mercado mira a Draghi y le vuelve a pedir mayor acomodación monetaria en un mundo en donde el resto de los bloques ya implementó al menos su propia versión de QE.
  Leer más

Un Euro que nunca sincera su crisis

Estamos en un equilibrio internacional tan lleno de distorsiones que mantenerlas indefinidamente parece más barato que sincerar los desequilibrios que caracterizan a la economía global aun cuando esto suene preocupante. ¿Alguna vez ajustará el Euro a la severa realidad que padece la economía real en Europa?

Es probable que el Euro siga existiendo y por lo tanto, enfrentándose a sus inconsistencias internas. La salida del Euro y la destrucción de los contratos en moneda única que han sido inmersos en una economía global sería tan trágica que sus consecuencias lo tornan impracticable. A los principales bloques del mundo probablemente les convenga subsidiar las ineficiencias del Euro in-eternum que sincerar su fracaso.
 
¿Por cuánto tiempo más seguiremos con esta interminable estrategia de Bancos Centrales del G10 de emitir dinero y mercados reflacionando automáticamente en consecuencia? Con los serios dramas no resueltos por Europa y sin embargo sus respectivas curvas de yields tuvieron un rally formidable desde junio del año pasado a la actualidad.
 
Portugal por ejemplo, en el peor punto del año pasado llegó a rendir a 10 años 16%, mientras que hoy lo hace alrededor del 7%. Si suponemos una duration de 7 años, dicha posición está fácilmente 65% positiva. Lo paradójico es que la Europa comprometida sigue jugando a que todo está bien aun cuando todo está mal ene special el ritmo de su economía.
 
Últimamente los mercados financieros han mostrado la enorme distorsión monetaria en la que se desenvuelven. ¿No se pueden solucionar todos los problemas del mundo simplemente emitiendo dinero no?  Pero a pesar de que este argumento reflacionante por momentos parezca insostenible la pregunta relevante a hacerse es: ¿a qué bloque relevante le conviene que esta fiesta reflacionante culmine? ¿Quien se anima a anunciar que el equilibrio subyacente se ve mucho peor que el estado inflacionario de cosas que percibe la sociedad?
 
Que un bono americano a 10 años rinda solamente 1.68% indica que esos precios al haber sido altamente intervenidos entraron en una de las tantas burbujas a las que ya nos acostumbró esta crisis, burbujas cuyo destino final desconocemos. Estamos inmersos en un equilibrio tan vulnerable que ha tornado a los principales bloques del planeta en cómplices del mismo y en sostenedores en última instancia de un equilibrio actual que es potencialmente inestable en el largo plazo.
 
También parece evidente que el Euro como concepto es fracaso. Pretender que diecisiete economías con productividades diferentes puedan vivir como si todas fuesen Alemania también desafía al sentido común y las consecuencias reales están a la vista: la economía española a gritos reporta un desempleo del 26% como así también los griegos anuncian uno del 27.2%. ¿Cuándo le llegará al Euro el tiempo de convertirse en un estabilizador automático de esta realidad y sincerar sus problemas subyacentes?
  Leer más

¿Está caro el Euro a estos niveles?

  Hace tiempo muchos se preguntan por qué el Euro no vale 1. Un detalle saliente es que el Euro operó más persistentemente al Dólar Americano durante la crisis que a sí mismo y eso es mérito de la Fed y responsabilidad directa del Banco Central Europeo. La dominancia monetaria ejecutada por la Fed ha sido enorme relativa a la indiferencia monetaria de un BCE que a esta altura de la crisis todavía duda en bajar yields. El abrumador exceso de oferta de Dólares lo ha puesto bajo presión frente a un Euro que no encuadra en la realidad económica de la Europa del Sur.

El Euro en general ha operado en un claro rango de trading en 1.25/1.35 desde el comienzo de la crisis. Todas las apreciaciones del Dólar Americano contra el Euro no estuvieron motivadas por aspectos económicos fundamentales sino en geenral por eventos de aversión al riesgo en donde el Dólar siempre es demandado como refugio y entonces el Euro culmina ofrecido. Recordemos también que desde el 2009 en general, los mercados han operado tranquilos siempre que la Fed ejecutó un QE, por lo tanto los tres QEs de la Fed son en gran parte responsables de un Euro en 1.30 todavía, como así también son los QEs de la Fed responsables parcialmente del desempleo de España al 26% o el de Grecia al 27.2%, por citar dos de las tantas economías europeas bajo severa recesión.   Leer más

Colapsan las yields en USA y Japón

La pasada semana ha sido intensa a nivel macroeconómico e incluso podemos decir que ha sido la peor semana del año en USA, ¿por qué?

  • Datos macroeconómicos flojos: ISM, ADP, Jobless claims y NFP.
  • El Banco Central de Japón redobla la apuesta "a lo Bernanke"
  • El Banco Central Europeo sigue en Júpiter: tasa de referencia al 0,75%
  • 10 years Yield en USA al 1,70% otra vez
  • ¿Podrá el S&P sobrevivir a estos datos de empleo?