La recesión depresiva y el euro de los Padres Escolapios

3
En el Reino Unido son ya 6 los trimestres negativos respecto a la evolución de su PIB, según recoge CalculatedRisk. Y eso es algo que jamás había ocurrido desde que existen datos estadísticos (1955). Las reacciones no se han hecho esperar: Vicky Redwood (ex-representante del BoE) "El hecho de que a pesar de la gran cantidad de estímulos, la economía se siga contrayendo, afianza la idea de que la recuperación va a ser un proceso largo y lento". O las declaraciones del economista jefe del Chartered Institute of Personnel and Development "Son noticias desesperantemente descorazonadoras, especialmente cuando se esperaba que se hubiera iniciado una ligera recuperación"; "La economía del Reino Unido se continúa hundiendo después de 6 trimestres negativos, y eso nos acerca más a una depresión que a una recesión."

El anterior gráfico de la Officer for National Statistics nos muestra cómo ha caído un -0,4% el PIB en el tercer trimestre (Q3) 2009, el sexto trimetre seguido. Si lo comparamos con la publicación anual del PIB en los EE.UU., el aquivalente anualizado sería un -1.6%.

Debemos también tener en cuanta que la GBP ha caído desde verano 2007 de 1.50 a 1.10 contra EUR; de 2 a 1.60 contra USD; y de 250 a 150 contra JPY en el mismo periodo. Es decir una devaluación real, concertada, permitida y efectiva de un -25%, -20% y -40% respectivamente. Y aún así, el Reino Unido sigue hundiéndose en la destrucción del PIB a ritmo de 1,6% anual después de año y medio de caídas. Una depresión en toda regla que los británicos esperan superar a base de quantitative easing por parte del BoE y una fuerte presión para que su divisa se mantenga a niveles favorables para recuperar el crecimiento lo antes posible.

Advertimos ya a principios de 2009 de que cada día más listos se añadirían a la lista de las economías que buscan desesperadamente una devaluación de facto para aligerar sus problemas económicos. El proteccionismo más feroz en plena Era de las Devaluaciones tiene lugar de forma sutil haciendo pasar la patata caliente de divisa sobrevaluada a otro. Parece que en este escenario, que comenzó ya hace más de un año, el Euro ejerce el papel de pardillo/mártir. Mientras, algunos países como España sacan pecho absurdamente por pertenecer a una divisa fuerte (sic), tan fuerte que va a asfixiar a las economías menos capaces que la usan. Es lo que tiene haber sido siempre cabeza de ratón, que cuando nos ascienden a cola de león, el cerebro nos queda muy lejos. Qué buenos son los Padres Escolapios... qué buenos son que nos llevan de excursión...

"Recession is when you neighbor loses his job. Depression is when you lose yours. And recovery is when Obama loses his."
  1. #3
    Anonimo

    Estimado Gurús Mundi: Sin querer dar ninguna lección a la sabiduría de este blog, del que aprendo constantemente, tengo que decir que lo que debemos en España, públicos y privados (que es mucho en los dos lados), lo debemos en euros y en euros hay que devolverlo; no podemos salirnos ahora del euro y volver a una peseta devaluada; sería aun más catastrófico que lo que ya estamos sufriendo.

    Hay que arrimar todos el hombro, hay que ayudar a quien no tiene empleo, al tiempo que a las empresas a despegar para que puedan crearlo, y confiar un poco en la política keynesiana que sacó ya de varias a crisis a otros. Confiar también en que la recuperación de otros países antes que la nuestra tirará de nosotros mismos para sacarnos del pozo, aunque un poco más tarde y algo endeudados, claro. Y aunque estemos muy mal en déficit, hay que recordar que la deuda de España no es de las más altas y eso da cierto margen. No estamos en la peor época. A principios de los 90, yo era empresario, la inflación era muy alta, el TAE de los créditos lo llegué a pagar al 19,5%; los parados eran 4 millones, como ahora, pero ahora trabajan 7 millones de personas más que entonces. Todo puede estar en la cuerda floja, sí, pero no ha caído al precipicio. Hay que ayudar, hay que insuflar optimismo, confianza, no incertidumbre ni congoja. La confianza, junto con la liquidez (y la consiguiente liberación del crédito) serán los dos factores fundamentales para ir saliendo de ese pozo. Ojalá que, además, sepamos empezar a fortalecer la formación profesional, que ya tenemos muchos universitarios y mucho personal sin cualificación, pero poco en los niveles medios. Efectivamente, en eso y en I+D+i es en lo que nos ganan los europeos más avanzados.

    Pero, por último, vuelvo a insistir en lo que he dicho en alguno de mis post de hace tiempo: no podemos olvidar que en el origen de esta crisis hubo algo más que un descalabro financiero por un exceso de crédito inconsciente: sufrimos una inflación desbocada, por más que la incipiente deflación actual nos haya hecho olvidarnos. Esa inflación, además de a cierta especulación, se debió a una escasez de recursos en los mercados por la alta demanda de energía del petróleo, de acero, de cereales, etc. El mundo volverá a levantarse, los chinos siguen creciendo y ya van por el 9%; en India van al 5, lo mismo que otros emergentes, y con todo derecho, después de que antes lo hayamos hecho los países opulentos. Y la locomotora, Estados Unidos, vuelve a crecer, y al 3,5. Así que, tarde o temprano, todo volverá a su cauce, pero un cauce que nos llevará a la perdición: tantos miles de millones de personas no podemos crecer a unas tasas tan inconscientes como el exceso de crédito que provocó esta crisis. Y la inflación volverá, con la agravante de que los recursos se habrán ido agotando más, sin que hayamos buscado sustitutos renovables a tiempo.

    La Tierra es una gran planta de reciclado, alimentada por energía solar, que lleva funcionando miles de millones de años sin parar gracias a procesos cíclicos (ciclo del agua, del carbono, del fósforo, ..., ciclos de vida de las especies,...) Ninguna economía será sostenible hasta que no se acompase a la velocidad de proceso de La Tierra. Los negocios tienen que tender más a la prestación de servicios que no consuman recursos, pero los que hayan de basarse en el consumo de recursos, deben rendir productos que sean aprovechados por otros negocios, generando así un sistema cíclico como el de la propia Tierra, donde, además, la fuente de energía para todos los procesos se sustente cada vez más en la del sol y sus derivados (el viento, las olas, los ríos, el hidrógeno). La subida de impuestos debería hacerse, no tanto sobre el ahorro, o el IVA, sino en forma de tasas ecológicas por consumos de energía, generación de residuos, de emisiones, etc., y financiar con ello el I+D+i necesario para reconvertir la economía, poco a poco, pero sin pausa, a ese sistema cíclico que pueda sostenerse indefinidamente para nosotros y nuestros descendientes.

  2. #2
    Anonimo

    Yo creo que fuera del euro nos iría muy mal, pero dentro también nos va a ir muy mal si no se empiezan a poner en marcha de forma urgente las reformas que sean necesarias (reformas estructurales). Como prácticamente nada de lo que se debería hacer se está haciendo, me temo que estamos ante un problema de difícil solución con consecuencias dramáticas y especialmente desastrosas para nuestro país junto a alguno más.

    DJ.

  3. #1
    Anonimo

    ¿Cual es vuestra propuesta para España? Salirse del euro no parece muy viable, ni siquiera conveniente, pero quedarse como hasta ahora tampoco, eso está claro. Sólo hay que fijarse en los datos de producción de EE.UU. y de España que se han publicado hoy para darse cuenta de la gravedad de la situación.

Sitios que sigo