Blog Ferrán Castillo

Análisis técnico y estrategias operativas

Etiqueta "alan": 10 resultados

Alan Greenspan (XI): Veni,Vidi,Vici


Con Volcker como Presidente de la Reserva Federal la inflación sería su principal obsesión al llegar al cargo.
A finales de 1979 estalló la crisis, los inversores de todo el mundo inundaron el mercado de bonos a largo plazo.El tipo de interés de los bonos del tesoro a diez años pasó al 11% a finales de año.
La espiral inflacionista que se estaba produciendo era conducida por un petróleo alto y el miedo a una severa recesión se sentía en el aire.Un hecho diferenciador respecto a otra toma de decisiones de la Reserva Federal fue que si casi siempre anteriormente se atacaba a la inflación con ajustes en los tipos de interés a corto plazo, esta vez lo que se hizo fue tomar medidas contra la cantidad de dinero disponible en la economía.
Greenspan siempre comentó que Volcker y Carter fueron valientes, los dos al unísono proclamaron luchar hasta el final contra el Dragón inflacionario.La oferta monetaria se medía con la estadística M1, se basaba en la moneda en circulación y los depósitos a la vista como son las cuentas corrientes.
Si el dinero se expande más rápido que la totalidad de artículos y servicios que se producen, el dinero de todo el mundo tiende a valer menos, por tanto los precios subirán.
La Reserva Federal puede controlar indirectamente la oferta de dinero controlando la base monetaria como es el efectivo y las reservas de los bancos.La recesión de los 80 fue importante, en abril de 1980 los tipos de interés se dispararon hacia el 20%, los coches no se vendían, las casas se quedaban sin construir, el paro ascendió hasta el 9%.
La inflación se disparó hasta el 15%, la situación era insostenible, la miseria económica era un hecho, al presidente Carter le costó el puesto.
Ronald Reagan que por aquel entonces se proclamaba el principal opositor de Carter para presidir a la nación cargó duramente contra Carter señalándole como el principal culpable de todos los males del país.
Una célebre frase de Reagan que dio vueltas por todo el mundo en relación a como Carter llevó a su país fue: Una recesión es cuando tu vecino pierde su trabajo, una depresión es cuando pierdes el tuyo y la recuperación viene cuando Jimmy Carter pierde el suyo.
Volcker sabía que su política económica sería complicada y haría que la impopularidad aumentara, pero también estaba seguro que la recuperación vendría en un tiempo no muy lejano, lo que no predijo era que le costaría a su presidente el cargo y el suyo.
Reagan propuso a Greenspan para que estudiara la situación de recesión del momento como asesor, el futuro presidente de la nación le comunicó la intención de llevar de la mano a Gerald Ford que antaño fuera rival político suyo.
La posibilidad de un dueto con un ex presidente seducía tanto a Reagan como a Alan Greenspan, para Greenspan, Reagan era una persona con las ideas muy claras, era un conservador acérrimo, un día charlando con el futuro presidente este le comentó la poca confianza que le daban los economistas, de hecho en una reunión con Leonid Brezhnev pasando revista durante el desfile del Primero de mayo ante el Mausoleo de Lenin desfilaba todo el poderío militar de la Unión Soviética, desde batallones de las tropas de élite con sus hombres de más de 1.85 cm de altura hasta tanques de última generación y misiles nucleares capaz de destrozar a cualquier país.
Por último con un Reagan desconcertado desfilaban una cola de 7 u 8 civiles desaliñados, mal vestidos y totalmente fuera de lugar, un asesor de Brezhnev se acerca y pide disculpas a los dos máximos mandatarios y el ruso le contesta a su camarada: no te preocupes que he sido yo quién los he puesto allí, son nuestros economistas y ni te imaginas el daño que pueden hacer.
Ronald Reagan tampoco fue demasiado amigo de los economistas.
Saludos.
Artículos relacionados:

Alan Greenspan (X): Veni,Vidi,Vici


Desde el bando perdedor Greenspan retomó el trabajo en su sociedad que tantas alegrías le estaba dando, la Townsend-Greenspan.
Al haber estado al lado del Presidente se le abrieron un sinfín de puertas, desde conferencias hasta participar en multitud de consejos de administración de empresas diversas.
Desde Alcoa, Mobil, JPMorgan hasta la General Foods todas pidieron sus consejos y le incorporaron a sus consejos de administración.Siempre pensó en lo grandes e importantes que eran esas compañías y cuando en 1977 la Mobil presentó 26.000 millones de Dólares en sus ventas y se situaba en el top five de la revista Fortune 500 operando en el mar del Norte, Oriente Próximo, Nigeria, etc se dio cuenta de verdad lo que representaba estar dentro de una de las compañías más importantes del planeta.
Alan Greenspan siempre comentó a lo largo de su vida a sus amigos más próximos que realmente la compañía que más le alegró estar fue en JPMorgan.La elite empresarial del momento representaba la junta de la Morgan, tipos como Lewis Foy de Bethlehem Steel, Walter Fallon de Eastman Kodak, Frank Cary de IBM y un sinfín de grandes empresarios respaldaban al quizás el primer banco del mundo en aquellos momentos.
Resulta paradójico pero Greenspan creía que un banco como JPMorgan se nutriría de grandes licenciados preparados con un arsenal de títulos en sus paredes, sorprendido quedó cuando en una de sus primeras reuniones habló con Dennis Weatherstone que años más tarde sería director general y no llegó a pisar la universidad, eso sí, aprendió la labor desde abajo y más concretamente como operador de divisas en la sucursal de Morgan que tenían en Londres.
Algo que sorprendió a Greenspan fue los beneficios sistemáticos que la Morgan obtenía año tras año en los mercados de divisas.Intrigado expuso a debate la forma de obtener esos beneficios ya que para él eso era imposible de aguantar, le explicaron que en JPMorgan los beneficios venían de crear mercado no de acertar la tendencia.La compañía sacaba beneficios del diferencial entre la cantidad que se ofrece y se pide, la dirección que tome poco importa.
Tranquilo y feliz por sus nombramientos iba conociendo a gente importante, no dejó de lado la política de Carter pero sabía que no lo necesitaban para nada y a él eso le gustaba.No obstante muchas medidas de Greenspan con Ford estaban siendo ejecutadas por Carter en esos momentos y funcionaban perfectamente.
Pero llegó 1978 y empezaron los problemas, la inflación pasó del 6.9 por ciento a principios de año hasta cerca del 9 por ciento para Navidad.Como todos sabemos en 1979 los fundamentalistas islámicos derrocaron al sha de Irán y la segunda y destructora crisis del petróleo se activó.
La inflación seguía disparada y se situó cerca del 12 por ciento y la recesión era evidente en el otoño de 1979.Carter intentó reducir el déficit, rebajar el desempleo y recortar la inflación proponiendo siete programas económicos y ninguno prosperó.
Si se quiere tener prosperidad a largo plazo el control de la inflación es fundamental, en la administración Carter la Reserva Federal con Arthur Burns y Bill Miller trataron de encontrar un término medio en política monetaria, no querían facilitar crédito fácil que diera alas a la inflación pero tampoco querían dificultarlo tanto que ahogaran la economía hasta provocar una recesión.
Los ayatolás de Irán y la guerra Irak-Irán redujo la producción de petróleo en millones de barriles al día, los cortes de suministro hicieron subir los precios del petróleo lo bastante para hacer subir más la inflación.
La Reserva Federal no había hecho bien los deberes, a mediados de 1979 Jimmy Carter reorganizó su gabinete y destituyó a Bill Miller (Presidente de la Reserva Federal) para dar paso al gran amigo de Alan Greenspan, Paul Volcker.

Alan Greenspan (IX): Veni,Vidi,Vici


Momentos complicados para el presidente Ford en febrero de 1975, la autocorrección económica de los EEUU no parecía producirse y Greenspan seguía pensando que lo aconsejado era lo mejor para el país.
El programa económico de Ford se convirtió en ley elevando la devolución fiscal en un 50%, parece que fue el detonante para la recuperación posterior ya que a partir del segundo trimestre de 1975 el PNB se disparó y la economía se expandió a un ritmo de vértigo.
La inflación y el desempleo remitieron bastante lo que hizo que las voces siempre críticas en contra del gobierno casi desaparecieran y los catastrofistas dieran su brazo a torcer sumándose a la recuperación que vendría a partir del verano.
La premisa Keynesiana que había imperado en Washington desde la administración Kennedy era que la economía debía gestionarse de forma activa, desde la escuela de chicago y con Milton Friedman a la cabeza proponían una intervención menor por parte gubernamental y dieron en el clavo.
La estanflación, el fracaso en el control de los precios y salarios eran signos evidentes de fracaso de la política gubernamental.En el programa propuesto por Greenspan se habló de patrones repetitivos de pausa y avance, cuando una economía avanza al cabo del tiempo se pausa y asienta lo avanzado preparándose para seguir caminando.
Ford deseaba desacelerar el ritmo de la acción política, calmar el déficit, controlar la inflación y el desempleo y con el tiempo recuperar la economía estabilizándola con un crecimiento paulatino pero al mismo tiempo fuerte.
Todo lo que Ford deseaba era lo mismo que deseaba Greenspan, llegaban tiempos de reelección a la presidencia y Jimmy Carter venía dispuesto a coronarse presidente por la vía rápida ya que aunque la recuperación económica era un hecho las bases no parecían ofrecer una seguridad para el futuro.
Varios acontecimientos como el Watergate, inflación y la OPEP dejaban a Ford indefenso ante la nueva hornada de propuestas de Carter, el debate económico central giraba entorno al frenazo de la recuperación ya que de crecer a una velocidad de crucero del 9.3% durante el primer trimestre del 1976 la economía había frenado en seco hacia el 2% y eso hacia prever de nuevo problemas.
Desde el punto de vista de un economista eso no era un problema demasiado importante ya que una economía moderna se nutre de muchos componentes móviles, muy pocas veces se acelera o desacelera de forma regular y en 1976 la inflación y el desempleo no eran demasiado problemáticos sino todo lo contrario estaban siendo controlados a la perfección.
Ford en un alarde de valentía y honor no sucumbió a la presión política ni económica y siguió adelante con su plan asesorado por Greenspan.
El 20 de Enero de 1977 Jimmy Carter es investido como el 39 presidente de los EEUU, derrotado Ford por un ajustado diferencial Alan Greenspan decide volver a su tan amada y querida Townsend-Greenspan.
Greenspan nunca entendió los porqués de la derrota de Ford, durante todo el año y parte del siguiente sus medidas funcionaron a la perfección, eso sí, el también salió derrotado.
Saludos.
Artículos relacionados:

Alan Greenspan (VIII): Veni,Vidi,Vici




Hace unos días ha venido al mundo mi primer hijo, todo ha ido muy bien y es tan guapo como su madre no así como el que escribe.
Estoy contento porque todo ha ido muy bien, tanto para la mama como para el bebé el momento fue el preciso y la ejecución impecable.
Lo curioso del caso es que durante todo el proceso de gestación y por supuesto el día del parto mi corazón latía a un ritmo fuera de lo normal, situaciones de mercado en épocas anteriores importantes no influyeron ni lo harán jamás en mi ritmo cardíaco como lo han hecho en estas últimas 41 semanas.
Doy gracias al universo por el apoyo recibido de mis queridos en todo momento y por supuesto desde aquí agradecer a mi mujer su esfuerzo y su dedicación en todo ese tiempo y su valor en el día clave.
Aprovecho la ocasión para darle a Nino(un amigo) ánimos, ya que en unos días pasará por lo mismo que yo y se de buena tinta lo nervioso que está en estos momentos.Nino y Mónica tranquilos que todo irá bien.
Dicho lo más importante abordaremos el artículo de hoy.
El presidente Ford tenía problemas graves, tenía que tomar decisiones y pidió todo el apoyo de las instituciones económicas para intentar afrontar una posible recesión del tipo 5.
Dos maneras de luchar contra ella serían una cantidad ingente de dinero gubernamental puesta a disposición del público y una rebaja fiscal estratosférica.
Estas soluciones en el corto plazo dan sus frutos casi a la perfección, el problema es que la inflación que se puede generar con estas medidas deja el panorama en el largo plazo muy sombrío.
En este punto Greenspan advirtió que si la crisis era solo de existencias, lo mejor y más barato para el país era no hacer nada y que la economía se corregiría sola.
Desde siempre Greenspan en su toma de decisiones durante toda su vida se planteaba desde el principio el coste a pagar y el Premium a recibir.
Una vez más y esta era una toma de decisión importante decidió ponerse manos a la obra y con un equipo reducido preparó a conciencia un informe sobre el Producto Nacional Bruto que entonces era la única manera contrastada de medir si realmente la crisis era por colapso de la demanda o por una disminución temporal de las existencias y por consiguiente un susto de fácil corrección.
La Oficina de Análisis Económico publicaba el PNB cada trimestre, en Townsend-Greenspan se llegó a confeccionar el PNB mensualmente pero Greenspan ante la urgencia de la situación decidió confeccionarlo semanalmente, casi a tiempo real.
Era una misión muy difícil pero sabía que si se lograba en este tiempo su trabajo se vería gratamente recompensado.Datos importantes como las ventas al por menor, solicitudes por desempleo no eran difíciles ya que estaban disponibles semanalmente, las ventas de automóviles, pedidos sobre bienes duraderos eran mensuales y los datos sobre existencias no eran muy exactos y se complicaba su estimación.
Durante semanas y colgado al teléfono Greenspan consiguió ayuda de asociaciones empresariales, entes reguladoras y clientes que durante años había conseguido reunir.
De esta manera se consiguió estimar semanalmente el PNB soñado por el presidente y por supuesto del grupo liderado por Greenspan.
En el primer trimestre de 1975 en un informe detallado por Alan Greenspan decía:Después de revisar los datos de ventas de automóviles, las ventas al por menor, los datos de cédulas de habitabilidad y las cifras de paro vemos como los consumidores siguen comprando a un ritmo importante y lo que nos deja más tranquilos es que la existencias se están liquidando a un ritmo frenético y ese ritmo hará que la producción se acelere para cerrar la distancia con el consumo.
Si no se produce un colapso en el consumo ni en la vivienda la recesión está tocando fondo.Como la situación era de mejora, las medidas de choque iníciales de aumentar el gasto y las rebajas fiscales quedaron en un segundo plano y para Alan Greenspan eso fue un triunfo ya que como ya sabréis su lucha contra la inflación fue titánica y las medidas planteadas antes de su intervención se dirigían precisamente a sobre estimular la economía y disparar con toda seguridad la inflación.
Su primer pilar hacia su futuro éxito estaba en marcha.
Saludos.
Artículos relacionados:

Alan Greenspan (VI): Veni,Vidi,Vici


Los Estados Unidos en los años 60 era un hervidero de predicciones económicas, como en aquella época la economía estaba gobernada por el modelo de las finanzas del hogar, éste se suponía que cada uno debía equilibrar su presupuesto y llegar a fin de mes.
Walter Heller, presidente del Consejo de Asesores Económicos le comentó al presidente Kennedy la posibilidad de una rebaja fiscal para estimular el crecimiento económico.Como la llegada del presidente Kennedy fue pidiendo sacrificio al pueblo estadounidense éste se opuso a la idea de Heller, pero con la crisis de los misiles cubanos y con una economía que crecía lentamente al final el presidente cedió.
En 1963 es asesinado el presidente Kennedy y la ley entra en vigor con Lyndon Johnson, en 1965 la economía norteamericana iba viento en popa y se acercó al pronóstico de Heller cuando auguró un crecimiento anual cercano al 6%.
La bolsa por aquel entonces vivió un boom, Greenspan realizaba informes de predicción macroeconómicas en cantidades importantes y todo parecía resuelto.Greenspan sabía que las predicciones macroeconómicas tienen un componente intrínseco de arte y con el tiempo se dio cuenta que ese componente de arte superaba con creces al de ciencia.
Con la guerra de Vietnam todo se vino abajo, los costes se multiplicaban y Johnson engañó al pueblo Norteamericano haciéndoles creer que se buscaba ser fuertes económicamente y sobre todo parecerlo.
Sobre 1967 un profesor de finanzas de la Universidad de Columbia llamado Marty Anderson y Greenspan se unen y deciden escribir un libro de política económica, meses más tarde el presidente Nixon llama al primero para formar parte de la asesoría de política interior y éste ofrece a Greenspan sumarse al proyecto.
Como asesor del presidente Nixon, Greenspan siempre comentó que junto a Bill Clinton, Nixon fue inteligente y además tenía una capacidad de interiorizar datos difíciles de comprender en muy poco tiempo.En 1968 en una reunión con Nixon todo lo que Greenspan pensaba de él se vino abajo y después de escuchar de su boca que los demócratas eran los verdaderos enemigos de los Estados Unidos decidió abandonar el barco y volver a la Townsend-Greenspan.
Más tarde con el caso Watergate se demostró que el abandono del entorno de Nixon fue lo mejor que pudo hacer, ante la crisis de los 70 con un desempleo del 6% y unas tasas de crecimiento penosas decidió volver a su anterior trabajo de consultor.
Como se sabe, la visión Keynesiana dice que la inflación y el desempleo son como un balancín, cuando uno sube el otro baja.Dice que cuanta más gente está sin empleo, menos presión existe sobre los precios y los salarios al alza.A la inversa, cuando cae el desempleo y el mercado laboral se encoge, los salarios y los precios son probables que asciendan.
Los modelos Keynesianos no tuvieron en cuenta que la inflación y el desempleo crecieran cogiditos de la mano, cuando esto ocurre se forma la Estanflación y claro los políticos menos capaces se desorientaron.
La Fed Rebajó los tipos de interés e inyectó dinero en la economía para evitar la recesión, el PIB remontó pero la inflación se disparó.
Los años 70 venían difíciles….
Saludos.
Artículos relacionados:

Alan Greenspan (V): Veni,Vidi,Vici


La “destrucción creadora”, idea que Joseph Schumpeter llevó a la práctica decía asi: Una economía de mercado, internamente se nutrirá una y otra vez de empresas viejas y fallidas, después se redistribuirá los recursos hacia nuevas y más productivas empresas creadas en el momento presente.
Para Alan Greenspan ese fue su credo, casos como el telégrafo cuando después de su extraordinario servicio desapareció para dar a luz a los teletipos y más tarde se dio paso al actual teléfono.
La nostalgia no podrá nunca con los cambios tecnológicos por más que se quiera. En los años 50 la hojalata era la reina de las sopas, la comida enlatada era lo mejor en esa época por varias razones, entre ellas su almacenaje durante largos períodos de tiempo y además permitía el envío a grandes distancias de estos productos.
A finales de 1958 el sector acerero vivió un fuerte retroceso y los problemas de producción provocados por la fuerte competencia alemana y japonesa obligaron a saltar a la palestra a la industria del aluminio que por aquellos años tampoco estaba en buena forma.
Desde Townsend-Greenspan se vió ese cambio de mercado como una nueva oportunidad de generar beneficios para todos a costa del acero.Las latas de cerveza, el abrefácil, tanto Alcoa como Reynolds o la misma Schlitz vivieron años alcistas en sus libros, la Coca-Cola y la Pepsi también se sumaron a la orgía del aluminio que imperaba en el país cerca del año 1964.
Las acciones del aluminio tocaron el cielo durante los años 1966-1969, los inversores compraban todo lo que oliera a aluminio.
Como comenta Schumpeter el acero pasó a mejor vida dando paso al aluminio como el gran poder norteamericano presente y futuro, la destrucción creadora se activó en esos momentos y Greenspan lo aprovechó.
Los informes que realizaba para los inversores de la sociedad confirmaba la gran expansión del aluminio, los clientes se agolpaban solicitando análisis del sector a diario y la Townsend-Greenspan funcionaba a la perfección.
Años más tarde el socio de Greenspan fallece y el toma las riendas de la empresa, influenciado por el pensamiento de Ayn Rand se reencuentra con valores que parecían no existir en su agenda y se da cuenta que todo su trabajo empírico y basado en números es perfectamente compatible con el estudio del comportamiento de las sociedades y sus culturas.
En la campaña a la presidencia de los EEUU de Richard Nixon, Alan Greenspan aceptó el cargo de presidente del consejo de Asesores Económicos del presidente, él sabía que ese juramento implicaba respetar la constitución y las leyes del país.
Noches en vela a la luz de un buen fuego recapacitando sobre sus constantes contradicciones de su mente, leyes incorrectas que debía de acatar, su positivismo lógico estaba en entredicho….
Saludos.
Artículos relacionados:
  Leer más

Alan Greenspan (IV): Veni,Vidi,Vici



Para Greenspan, la ciencia resultaba extremadamente cautivadora, además descubrió una filosofía llamada positivismo lógico y eso le llevó a reafirmar ese credo analítico que siempre pensó que llevaba dentro.
El positivismo lógico, postula que el conocimiento sólo puede adquirirse a partir de los hechos y los números, comprobando constantemente los resultados.
Los absolutos morales como los valores, la ética y el comportamiento de las personas, són reflejo de la cultura y no pertenecen a la lógica.
Situados en 1952 y durante los dos próximos años, la vida de Alan Greenspan daría un vuelco total.En octubre de ese año se casó con Joan Mitchell ,una historiadora del arte que lo enamoró por su profundo análisis de todo, era como él y eso le gustaba.
Conoció a Ayn Rand autora de la novela El Manantial galardonada con varios premios, la obra describe una filosofía que recalcaba la razón, el individualismo y el egoísmo ilustrado. Es lo que más tarde se llamaría Objetivismo.
Charlando Greenspan con Ayn Rand en uno de esos famosos encuentros en los que después de una suculenta cena hablaban horas y horas hasta bien entrada la madrugada, éste llegó a postular la inexistencia de absolutos morales, en ese momento Ayn Rand replicó que le argumentara tal afirmación a lo que el accedió.
Para ser verdaderamente racional uno no puede tener una convicción sin pruebas empíricas significativas.Ayn replicó con un ¿Acaso no existes tú?, el contestó No…no puedo estar seguro.
Con el paso del tiempo, se dio cuenta que estaba equivocado, pero su obsesión por lo racional le llevaba a encerrarse en sí mismo y no escuchar a nadie.
En ese mismo año firmó dos artículos en el Business Record titulados “The Economics of Air Power”que le llevaron a conocer a gente importante dentro del mundo empresarial.
Más importante todavía y reconociendo el trabajo analítico de sus artículos, un asesor de inversiones conocido en Wall-Street le llamó impresionado por la calidad de sus análisis y sobre todo por la seguridad con la que redactaba sus afirmaciones.El asesor en cuestión no es otro que William Wallace Townsend, socio de Townsend Skinner y futuro amigo y socio de Alan Greenspan.
Bill como le llamaban sus amigos, había estado en muchas batallas dentro de los mercados de valores y bonos.Multimillonario en la década de 1920 con la venta de bonos, se arruinó en la depresión de 1929, Townsend se quedó solo unos años antes por la muerte de su socio y buscaba alguien del perfil de Greenspan.
No era el tipo de trabajo que esperaba, pero la idea que le propuso Townsend de independencia en el trabajo con sus propios métodos y el alto nivel de clientes que la sociedad tenía, acabó por decidir el presente y el futuro de Greenspan.
A finales de 1953 Townsend-Greenspan era un hecho, el despacho situado no demasiado cerca de Wall-Street fue el primer contacto que tuvo con el mundo empresarial Norteamericano y eso era un paso muy importante para lo que después sucedería.
Republic Steel, U.S.Steel, Armco, Inland, Kaiser, Jones&Laughlin fueron sus primeros clientes, el acero estaba en pleno auge y asesorar a empresas vinculantes al metal hacía que el resto te conociera.Más tarde se sumaron Alcoa, Burlington Industries, Mobil oil, Tenneco y muchas más.
Abrumado de tanto trabajo tuvo que dejar aparcado el doctorado por un tiempo, ya en esa época tenía elegido el tema de su tesis que no era otro que los patrones de gasto y ahorro de los hogares estadounidenses. Veinte años más tarde lo consiguió acabar y así quitarse una losa que llevaba desde hacía tiempo.
Como en esa época la información era casi nula y ellos sabían dónde buscar, la sociedad funcionaba viento en popa ya que los análisis que ellos hacían eran profundos y de calidad.Los directores financieros de esa época no eran analistas, se limitaban a dirigir y no indagaban para sacar el máximo partido a su posición. Aquí es donde la sociedad daba un golpe de timón a la empresa guiándola hacia nuevas perspectivas de mercado.
En 1957 Greenspan en un intento de asesorar como ya hemos comentado a Republic Steel ,advirtió de una recesión en el mercado del acero, las existencias se estaban acumulando con rapidez y el índice de producción del sector estaba por encima del ritmo al que se consumía el acero.
El director de la Republic Steel, Tom Patten, hizo caso omiso, en 1958 la demanda de acero cayó en picado y la Republic tuvo problemas, Patten advirtió en público el gran conocimiento de Greenspan del sector y de la economía en general.
Saludos.   Leer más

Alan Greenspan (III): Veni, Vidi, Vici

Alan Greenspan
Dada la complejidad del trabajo pedido al nobel estudiante, éste no se arredró y pasándose cientos de horas en la biblioteca de la Escuela de Comercio, preparó la manera de afrontar la tarea de construir el ajuste estacional semanal que le habían pedido.

Acabó el trabajo y la licenciatura ese mismo año, la Brown Brothers Harriman le felicitó por su trabajo y le recomendó al imberbe titulado la posibilidad de incorporarse al sector de Banca de Inversiones como primera opción para labrarse un futuro.

Greenspan hizo caso omiso, era un estudiante de datos capaz de pasarse miles de horas recopilando información para después interpretar los resultados de una forma eficaz.

Además su principal objetivo era realizar un Máster en la NYU en horario nocturno y trabajar durante el día para ir pagándose el postgrado y sobrevivir.   Leer más

Alan Greenspan (II): Veni,Vidi,Vici

Alan Greenspan Washington Heights se encuentra en el lado opuesto a Wall Street, desde el West Side de Manhattan tomando el metro en dirección norte y pasando por Times Square, Central Park y Harlem, se llega al barrio de clase media donde nació Alan Greenspan.
El barrio albergaba a familias de inmigrantes judíos que llegaron antes de la Primera Guerra Mundial.Por parte de padre, los Greenspan llegaron de Rumanía y por parte de madre, los Goldsmith lo hicieron desde Hungría.

Los Greenspan-Goldsmith se divorciaron muy pronto y Alan se vio muy jovencito sin un calor familiar al cual acudir en caso de necesidad.Se crió con su madre Rose, nunca les faltó para comer y entre sus tíos y su madre, el joven retoño pronto empezó a interesarse por la música.

Antes de empezar a estudiar música, el joven Alan probó con los deportes y más concretamente con el beisbol, no tardó mucho en abandonarlo.   Leer más

Alan Greenspan (I): Veni,Vidi,Vici




A partir de hoy describiremos semanalmente la vida de uno de los personajes más importantes e influyentes que los mercados financieros han tenido hasta este momento.

Alan Greenspan hacía que te olvidaras de todo cuando iba a intervenir, sus palabras se medían y se estudiaban hasta la saciedad, de hecho hay personas encargadas de analizar cada palabra del presidente de la Reserva Federal Norteamericana.

A mí también me bloqueaba el día en el que Alan Greenspan hablaba, de hecho todos los colegas de profesión esperábamos tensos y predispuestos a operar con sus célebres frases.

Con el tiempo, uno se da cuenta que hacer todo esto no sirve absolutamente para nada, diría más, sirve para enfermar del corazón.

Empezaremos con el cap.1 de hoy e iremos avanzando en su vida, hasta llegar al punto de su nombramiento como quizás el hombre más poderoso del planeta y daremos ejemplos de como el mercado le rendía un respeto casi divino.   Leer más

Otros contenidos sobre 'alan' en Rankia

La Era de las Turbulencias de Alan Greenspan

Gaspar. Recomiendo la lectura de este libro, da una visión macroeconómica y a largo plazo de temas que en estos momentos son cruciales y de temas que dominarán en unos

La Era de las Turbulencias de Alan Greenspan

Gaspar. Recomiendo la lectura de este libro, da una visión macroeconómica y a largo plazo de temas que en estos momentos son cruciales y de temas que dominarán en unos

¿Es Alan Greenspan el culpable de la crisis crediticia?

Felipe Sanchez Coll. El origen de la crisis crediticia En un alarde de unanimidad, la mayoría de los analistas y de los medios de comunicación sitúan el principio de la actual crisis de crédito en el verano pasado y citan dos momentos muy concretos: - El primero el 18 de julio, cuando el banco norteamericano Bear Stearns declara que dos “hedge funds” vinculados a riesgo subprime no tienen valor liquidativo, cuando

¿Es Alan Greenspan el culpable de la crisis crediticia?

Felipe Sanchez Coll. El origen de la crisis crediticia En un alarde de unanimidad, la mayoría de los analistas y de los medios de comunicación sitúan el principio de la actual crisis de crédito en el verano pasado y citan dos momentos muy concretos: - El primero el 18 de julio, cuando el banco norteamericano Bear Stearns declara que dos “hedge funds” vinculados a riesgo subprime no tienen valor liquidativo, cuando

¿Es Alan Greenspan el culpable de la crisis crediticia?

Felipe Sanchez Coll. El origen de la crisis crediticia En un alarde de unanimidad, la mayoría de los analistas y de los medios de comunicación sitúan el principio de la actual crisis de crédito en el verano pasado y citan dos momentos muy concretos: - El primero el 18 de julio, cuando el banco norteamericano Bear Stearns declara que dos “hedge funds” vinculados a riesgo subprime no tienen valor liquidativo, cuando

¿Es Alan Greenspan el culpable de la crisis crediticia?

Felipe Sanchez Coll. El origen de la crisis crediticia En un alarde de unanimidad, la mayoría de los analistas y de los medios de comunicación sitúan el principio de la actual crisis de crédito en el verano pasado y citan dos momentos muy concretos: - El primero el 18 de julio, cuando el banco norteamericano Bear Stearns declara que dos “hedge funds” vinculados a riesgo subprime no tienen valor liquidativo, cuando