Blog Finanzas personales: Introducción y desafíos.

Del ahorro a la inversión solo hace falta decisión

Algo que disfruto hacer es escribir y difundir sobre temas relacionados a las “Finanzas Personales”, me imagino que como yo, seguramente muchas veces te preguntaste: ¿Qué puedo hacer con los ahorros? ¿Conviene consumir, comprar algún bien? ¿Cómo puedo empezar a  invertir, y cuáles son las distintas alternativas que existen?. Para dar respuesta a estos interrogantes, te invito entonces a realizar un breve pero interesante repaso que siempre te ayudará a la hora de dar los primeros pasos en finanzas. Comencemos.

Del ahorro a la inversión solo hace falta decisión

 

¿Qué son las Finanzas Personales?

“Conocerse a uno mismo”. A modo de una sencilla introducción, es la rama de las ciencias económicas que se encarga de analizar y administrar el manejo y gestión de nuestro patrimonio personal. La misma estudia e intentar dar un panorama de cómo nos relacionamos con el dinero y nos brinda una ayuda para la toma de decisión.    

  • ¿Cuáles son nuestros ingresos y gastos?.

  • ¿De que manera consumimos y nos financiamos?

  • ¿Cómo es nuestra gestión de deudas?.

  • ¿Cómo gestionamos ahorros e inversiones?

Nos obliga a replantearnos y a hacer un examen de nosotros mismos. Saber cómo es nuestra relación con el dinero. Si somos capaces de ahorrar algo de nuestros ingresos o gastamos todo en bienes de consumo. Si somos organizados y utilizamos presupuestos. Si estamos dispuestos, o no,  a asumir riesgos e invertir una parte de lo que reservamos, etc.

 

Gastar- Ahorrar - Invertir

Es  sabido que ahorrar es privar consumo hoy, generando reservas para poder utilizarlo en un futuro. Mientras, si bien implica un sacrificio, nos permite ir generando “capitales” que nos puedan ayudar ante el surgimiento de cualquier imprevisto.

Invertir, en cambio, permite actualizar esos ahorros para que no pierdan valor con el transcurso del tiempo, canalizándolo en uno o múltiples procesos productivos generando flujos futuros positivos, obteniendo así una ganancia.

Ahora bien, en principio partamos de la siguiente premisa:

es más sencillo controlar los gastos que aumentar los ingresos”.

Pero no solamente hay que restringir gastos, sino que hay que tener en cuenta -para que ahorramos-, cuál es el objetivo. Plantear las metas  para poder tomar un rumbo antes de cualquier decisión.

Antes que nada hay que dejar en claro que no existe la “inversión ideal”, algunas se podrán adaptar más que otras a nuestro perfil, capital y conocimiento. Pero como dice el refrán “El saber no ocupa lugar”, siempre es bueno estar predispuesto a conocer nuevas alternativas y posibilidades  ya que nunca es tarde para iniciarse en el mundo de las inversiones.

Muchas veces por desconocimiento, miedo o simplemente comodidad decidimos gastar todo nuestro dinero y no destinar nada a invertirlo en verdaderos activos que generen valor.

El problema es que hoy por hoy, sobran los incentivos para consumir y escasean los argumentos para comenzar a ahorrar. A esto se suma el desconocimiento y falta de instrucción de gran parte de la sociedad sobre las bondades de la inversión y las infinitas alternativas que ofrece.

El desafío que se torna aún mayor en contextos inflacionarios (como el que sucede en Argentina) donde la pérdida del poder adquisitivo de nuestra moneda afecta directamente al poder de compra de nuestras ahorros e ingresos.

La inflación se transforma así en el enemigo número uno del ahorro y la mejor aliada del consumo.

Porque genera la percepción de que es mejor negocio gastar el dinero que guardarlo. ¿Cuántas veces escuchamos? “Peso que queda en el bolsillo, Peso que pierde valor”. Así, Ahorrar se transforma solo en pagar en cuotas el próximo viaje, un artículo electrónico o un auto, como único intento de capitalización.

 

Elaborar un plan

Es por todo esto que la Planificación Financiera se vuelve clave, y toma un rol preponderante en la economía personal. EL proceso de planificación tiene que ser real y dinámico porque estará sujeto a un entorno cambiante y aunque los objetivos a cumplir muchas veces son de mediano o largo plazo, dicho plan financiero debe ser revisado con frecuencia para comprobar que se cumplan los objetivos y que en caso de desviaciones se puedan realizar cambios.

En nuestro contexto económico, no se puede aplicar recetas que, quizás, den resultados en economías mas estables donde un individuo puede aportar por años a un fondo conservador en la moneda de su país, con la seguridad de que al final del camino encontrará su ahorro capitalizado. No obstante lo que pareciera ser a priori difícil resultará con el tiempo ser una ventaja dadas las amplias herramientas que nos demande no solo de nuestra creatividad sino también de nuestra actitud para adaptarnos a contextos en permanente cambio.

Así que manos a la obra y comencemos primero descifrando porque es importante invertir  y cómo dar los primeros pasos para cuidar los ahorros.

 

¿Por qué invertir nuestro dinero?

Objetivos de menor a mayor:

  • Para reservar el valor de nuestros ahorros en el tiempo. 
  • Para hacer crecer nuestro patrimonio y obtener estabilidad económica. 
  • Para obtener múltiples fuentes de ingreso. 
  • Para lograr independencia financiera. 

 

¿Cómo comenzar?

Antes que nada hay que definir un “Perfil de Inversor”, hay que aclarar que no es un parámetro fijo y se va construyendo en base a nuestra personalidad, metas y proyectos. Se va diagramando con el tiempo a medida que vamos adquiriendo experiencia.

Las claves:

  • Conocer y comprender las distintas herramientas de inversión que existen en el mercado. Este punto es vital no solo para seleccionar las mejores opciones según el perfil y contexto sino también para lograr los objetivos planteados. Ya que lo recomendable es entender lo que hacemos con nuestro dinero y hacia donde va dirigido. Va de la mano de nuestra habilidad para  estar al tanto sobre lo que ofrece el mercado y cuales son las alternativas que mejor se adaptan a nosotros.
  • Diversificación: Está asociado a la variedad de opciones que presenta el mercado y la posibilidad de emprender más de un proyecto. En el mundo de las finanzas hay una frase muy famosa: “No poner todos los huevos en una misma canasta”. El objetivo es reducir el riesgo invirtiendo en una variedad de activos.
  • Riesgo a asumir: Definir el perfil de riesgo es importante para tomar decisiones de inversión correctas. Varían con el tiempo, la edad y experiencia. En una inversión, los rendimientos futuros no siempre son seguros, pueden no producirse, e incluso puede significar perder el capital invertido, esta incertidumbre se conoce como “riesgo”. Está asociado a la rentabilidad que buscamos y pérdidas que estamos dispuesto a exponernos. Vale aclarar que en toda decisión de inversión estamos asumiendo algún tipo de riesgo.  

 

¿Por qué invertir nuestro dinero? Riesgo a asumir

 

  • Plazos: Horizonte temporal o ciclo que asumimos en la inversión de capitales. Es fundamental para lograr los objetivos de inversión que la misma cumpla sus propios plazos de maduración. Tipos de plazos (estándar):
    • Corto Plazo (inmovilización de capital menores de 12 meses)
    • Mediano Plazo (inmovilización de capital entre 12 y 24 meses)
    • Largo Plazo (inmovilización de capital mayor a 24 meses)
  • Monto a invertir: En principio, depende del capital generado en base a nuestra capacidad de ahorro. Es el dinero que estamos dispuestos a destinar para obtener algún retorno. Cada proyecto de inversión cuenta con montos mínimos de entrada para que puedan emprenderse y sean rentables. Varían según la escala y alternativa de inversión elegida.
     

Para finalizar, y a modo de ejemplo, voy a enumerar varios instrumentos de inversión, los más conocidos. Pero cabe aclarar que existe infinidad de alternativas, tantas como la innovación y creatividad generen. Recuerda que la decisión de emprenderlas está en cada uno de nosotros. 

 

Principales herramientas de inversión

Tradicionales:  (Son las más usuales, Apuntan preferentemente a la reserva de valor y su riesgo es acotado)

  • Compra de Moneda Extranjera.

  • Colocaciones a Plazo Fijo. (depósitos a plazo bancarios)

  • Inversiones en Ladrillos/inmobiliarias. (Emprendimientos  desde el pozo, fideicomisos de construcción-Oficinas-Locales Comerciales-Cocheras-Camas Náuticas-etc.)

  • Compra-venta Oro y Plata Amonedado o en Lingotes (Asociada al mediano y largo plazo)

 

Menos Tradicionales: (El objetivo es obtener rentabilidad asumiendo mayores riesgos de moderado a alto, algunas más sofisticadas que otras)

Financieras, Bursátiles: Mercado de Capitales: (Necesitan asesoramiento y conocimiento)

  • Renta Fija: Títulos Públicos en u$s y $- Obligaciones Negociables- Bonos “Dólar Linked”- Dólar MEP/Bolsa

  • Fondos Comunes de Inversión (Renta Fija, Variable y Mixta).

  • Renta Variable: Acciones y derivados: Opciones-Futuros-Índices-ETF

  • Fideicomisos Financieros y de Consumo

  • Descuento de Cheques de Pago Diferido

  • Fideicomisos productivos: Commodities Agrícolas-Vitivinícolas-frutihortícolas-etc.

  • Emprendimiento de Negocios o compra de Franquicias.

  • Obras de Arte. (Requiere un buen Asesoramiento y Largo Plazo)

  • Inversiones innovadoras en Créditos y Préstamos- Finanzas colaborativas en páginas de internet.

 

Si llegaste hasta acá, te invito a que sigas disfrutando de estos temas en los siguientes posteos donde introduciré los conceptos básicos para conocer todo sobre los mercados financieros. Estamos en contacto!

Hasta la próxima

FJG Facundo González

Autor del blog

  • Facuescamoso

    Seguro encontrarás Información de Economía, Mercados, Finanzas Personales, Frases y anécdotas de Inversiones!Estamos conectados

Envía tu consulta

Últimos comentarios