Fondos de inversión
Los mejores fondos de inversión

Subida de tipos de la FED: implicaciones y visión de las gestoras

Tras la reunión que tuvo lugar ayer, 15 de marzo de 2017, la Reserva Federal estadounidense ha conseguido subir los tipos sin estridencias, después de haber preparado a los mercados para ello con una serie de pronunciamientos realizados a finales de febrero. ¿Qué consecuencias tendrán esta medidas en los mercados financieros? ¿Veremos más de tres subidas a lo largo del año? 

Gestoras Puntos clave
Fidelity
  • La subida no supone una reevaluación de las condiciones económicas
  • Los activos de riesgo se han tomado con calma los últimos movimientos de la Fed
  • Pronostican únicamente una subida más este año
Aberdeen AM  
  • Ha pasado lo que los inversores esperaban, por lo que los mercados financieros deberían seguir en el mismo camino
  • Consideran difícil que el resto de subidas transcurran sin ningún obstáculo
Deutsche Bank
  • Creen que las subidas tendrán lugar en junio y septiembre
  • La subida de tipos tendrá un impacto negativo en los bonos EE.UU
UBP
  • Las previsiones económicas no han cambiado desde diciembre
  • Declaración de confianza sobre la economía de Yellen
Julius Baer
  • La subida de los tipos no frenará la recuperación económica
  • Opinión alcista sobre el dólar
M&G
  • Anticipan probabilidades de que se produzcan tres subidas más a lo largo de 2017
  • Apreciación del dólar
  • Contexto económico mundial favorable
BlackRock
  • La subida de tipos aporta equilibrio al sistema financiero
  • El mayor riesgo en estos momentos es que la política presupuestaria de EE.UU. resulte decepcionante frente a las expectativas del mercado
Groupama AM
  • Es mucho más probable que la Reserva Federal suba los tipos 4 veces en lugar de 2 a lo largo 2017
  • El endurecimiento de ayer fue "oportunista" más que estar ligado a un cambio real en la apreciación sobre la economía americana
Legg Mason
  • El crecimiento y la inflación justificarán la subida gradual de los tipos
  • Los bonos han caído como consecuencia de la intervención de la Fed

Fidelity: únicamente una subida más este año

Desde Fidelity, la economista Anna Stupnytska no cree que esta subida suponga una reevaluación importante de las condiciones económicas. Si no el plan de juego de la Fed parece basarse en subidas oportunistas cuando las condiciones externas y en los mercados sean favorables, con vistas a colocar gradualmente el tipo de referencia de vuelta en un nivel neutral (actualmente cifrado en torno al 2%, pero que se prevé que aumente hasta el 3% aproximadamente durante el próximo año).

Las declaraciones y el 'gráfico de puntos' (proyecciones económicas) que acompañan a la subida prácticamente no han cambiado, aunque la tendencia central de las subidas de tipos este año y el próximo se reforzó ligeramente, lo que sugiere algo más de confianza en el seno del comité. Sin embargo, los mercados parece que se lo han tomado como una señal de menor endurecimiento monetario, ya que no se materializó el riesgo de que se contemplen cuatro subidas de tipos este año. Los rendimientos de los bonos cayeron y los tipos de la deuda a diez años todavía no han roto al alza los niveles observados en torno a la subida anterior, el pasado mes de diciembre. En general, los activos de riesgo se han tomado con mucha calma los últimos movimientos de la Fed.
 
Para que los tipos reales de EE.UU. suban de forma considerable, probablemente tengamos que asistir a la aplicación efectiva de los estímulos presupuestarios de la administración Trump y/o a alzas constantes de la inflación subyacente. Lo primero parece que está atascado de momento, pero es demasiado pronto para descartar nada. En cuanto a lo segundo, la inflación subyacente del IPC ha sido elevada en el periodo de tres meses hasta febrero y de continuar así, podría empezar a incomodar a la Fed. Sin embargo, los persistentes efectos retardados que se derivan de la fortaleza del dólar y la ausencia de incrementos salariales pueden impedir un repunte sostenido por ahora.
 
En definitiva, parece improbable que la Fed vaya a 'aguar la fiesta' al crecimiento mundial en un futuro próximo. Nuestra hipótesis de trabajo es únicamente una subida más este año. Ello es debido a que probablemente lleguemos al pico del ciclo pronto, y la probabilidad de que una desaceleración en China lastre la inflación, los mercados y el crecimiento en todo el mundo es bastante alta.

Aberdeen AM: la FED necesita ponerse al día

Luke Bartholomew, gestor de Aberdeen AM, considera que la Fed finalmente está cogiendo ritmo. La pregunta ahora es la velocidad con la que se producirán las próximas subidas. La Fed confirmó ayer que se inclina por tres subidas este año. Esto es más o menos lo que los inversores esperaban, de modo que los mercados financieros deberían estar en el buen camino. Pero la Fed se enfrenta a un camino difícil a partir de aquí. Durante los últimos años, han sobreestimado consistentemente cuántas subidas llevarán a cabo porque las economía ha resultado ser más débil de lo que se esperaba. Pero ahora el riesgo es que la Fed necesita ponerse al día debido a una política fiscal más laxa y una previsión de mayor crecimiento. Al mismo tiempo, se enfrentan a unas exigencias cada vez mayores para que se reduzca su independencia. Es difícil imaginar que el resto del ciclo de subidas vaya a transcurrir sin ningún obstáculo.

Deutsche Bank España: las subidas se producirán en junio y en septiembre

Por su parte Rosa Duce, Economista Jefe de Deutsche Bank España, afirma que la Fed ha cumplido con lo previsto, subiendo los tipos en 25 puntos básicos. Lo más importante está en las previsiones, pues apunta a otras dos subidas más en 2017. A nuestro juicio dichas subidas se producirán en junio y en septiembre. En diciembre, no habría subida pero sí el anuncio del cambio en la política de gestión de vencimientos de su cartera de deuda. Actualmente la Fed está reinvirtiendo estos vencimientos pero probablemente dejará de hacerlo a partir de enero de 2018, momento en el que esperamos que las medidas de impulso al crecimiento a desarrollar por el presidente Trump muestren ya un pleno impacto sobre la actividad económica, que crecería aún más en 2018. Nuestros analistas creen que la economía americana podría estar creciendo a final de año muy cerca del 4% en cifras anualidades.

Las subidas de tipos y el cambio en la gestión de su cartera de deuda tendrán un impacto negativo sobre los bonos de EEUU, y por contagio, del resto del mundo. A diciembre de 2017 los tipos a 10 años en EEUU podrían situarse claramente por encima del 3%, con riesgos más al alza que a la baja si, como esperamos, las actuales presiones inflacionistas en algunos puntos (medicamentos, vivienda o incluso salarios) se extienden al resto de la economía. 

UBP: declaración de confianza sobre la economía de Yellen

Patrice Gautry, Economista Jefe de UBP,  tiene una visión sobre la economía positiva (consumo, inversión) y considera que el crecimiento es moderado. Además, la inflación está por debajo, pero más cerca del 2%. La orientación hacia adelante sobre las tasas no ha cambiado, los datos siguen siendo dependientes hasta que los riesgos son equilibrados. Sólo un gobernador ha disentido (N. Kashkari) en favor de un statu quo sobre las tasas.

Además, las previsiones económicas no han cambiado respecto a diciembre: se prevé una trayectoria de crecimiento del 2% en 2017 y en los años siguientes; lo mismo para el desempleo (4,5% -4,6% en 2017, 4,3% -4,5% los años posteriores); y no hubo cambios importantes en el escenario de inflación (1,8% / 2% en 2017, 1,9% -2% en 2018). En otras palabras, el escenario de crecimiento no se ha modificado en relación con una nueva política presupuestaria (aunque se ha organizado una reunión corta de Trump-Yellen).

Los puntos claves de la Fed son los siguientes: no hay cambios importantes en las proyecciones medianas de las tasas y 3 tipos de alza previstos en 2017 y 2018: 1.375% en 2017; 2.125% en 2018; 3% (desde 2,875%) en 2019 y tasas de largo plazo estables en 3%. La tendencia del mercado de trabajo explica principalmente el cambio en el tono de la comunicación de la Fed desde febrero, así como la decisión del FOMC de marzo. En definitiva, ha sido un discurso muy cauteloso con una declaración de confianza sobre la economía de Yellen.

Julius Baer: la subida de los tipos no matará la recuperación económica

David Kohl, Economista Jefe de Alemania en Julius Baer, afirma que la Fed entregó el alza esperada en su reunión de ayer y cambió su lenguaje a una visión más positiva de la economía aunque también se reconoció una la inflación más elevada así como las perspectivas para más incrementos en los tipos. Sin embargo, esto ha sido menos duro de lo esperado. El capital ha dado la bienvenida al anuncio de la Fed e incluso el mercado de bonos ha reaccionado positivamente, lo que es una muestra de confianza de que las alzas de las tipos no matarán la recuperación económica o la recuperación de los activos riesgosos. El dólar de EE.UU. no podría beneficiarse de las tasas más altas, lo que se explica mejor por las expectativas de la políica monetaría que se espera implantar. Consideramos este retroceso como temporal y nos atenemos a nuestra opinión alcista sobre el dólar.

M&G: posibilidad de tres subidas más antes de fin de año

Anthony Doyle, Director de inversiones del área de renta fija minorista en M&G, considera que el esfuerzo realizado por los portavoces de la Fed para preparar a los mercados de cara a la subida de tipos de 25 puntos básicos de ayer ha funcionado, ya que éstos habían anticipado completamente la decisión. El FOMC determinó que la economía estadounidense necesita unos tipos de interés más elevados teniendo en cuenta la mejora contínua del mercado laboral y las incipientes presiones inflacionistas. El incremento de la inflación general hasta su máximo de los últimos cinco años (2,7%) en febrero constituye una preocupación para la Fed, que se asegurará de que las perspectivas de inflación se mantengan bien ancladas. Dado que en un discurso reciente, la presidenta de la Fed, Janet Yellen, afirmó que «es probable que el proceso de retirar los estímulos no sea tan lento como lo ha sido en los dos últimos años», anticipamos, al menos, otras dos subidas, con bastantes probabilidades de que se produzcan tres antes de fin de año, en función del alcance de las medidas de estímulo presupuestario que anuncie el Gobierno estadounidense.

Además de la fortaleza subyacente de la economía estadounidense, el contexto económico mundial sigue siendo favorable. Tanto China como Europa registran un crecimiento positivo, lo que sugiere que el crecimiento mundial se acelerará en 2017, tras haberse ralentizado hasta el 3% en 2016. Esperamos que las tasas de impago de las empresas a escala mundial se mantengan en niveles reducidos y, por tanto, se dé un contexto favorable para los activos de riesgo, tales como los bonos corporativos con grado de inversión y de alto rendimiento. Además, es probable que los tipos de interés se mantengan en la senda acomodaticia en el Reino Unido, Europa y Japón. Ello causará una ampliación de los diferenciales de los tipos de interés frente a Estados Unidos, lo que apunta a una mayor apreciación del dólar frente a las principales divisas. Los principales riesgos de caída para la economía mundial son, aparentemente, los acontecimientos políticos en Europa y el Reino Unido, un cambio radical en la política comercial en Estados Unidos o un retraso en la implantación de la reforma fiscal y las medidas de estímulo presupuestario en el país norteamericano.

BlackRock: la subida de tipos acerca al sistema financiero hacia el equilibrio

Según Rick Rieder, director de inversiones de renta fija mundial y cogestor del fondo BGF Fixed Income Global Opportunities de BlackRock,  la Fed continuó su normalización de las tasas de interés con la declaración de ayer, elevando las tasas en un cuarto de punto. Aplauden a la Fed por su valentía en seguir moviendo los tipos hacia adelante, a pesar de que ha dividido opinión entre los participantes de la Fed, y por el coraje de establecer una política que sugiere al menos tres movimientos de tasas este año en el camino de la normalización.

En su opinión, cada paso en este proceso comienza a acercarse a una tasa más normal y dinámica de financiamiento que está más cerca de ser consistente con los niveles actuales de crecimiento económico e inflación. Además, pasar de los tipos reales negativo a los tipos reales parcialmente positivos acerca al sistema financiero al equilibrio.

Por último, estos movimientos políticos son, de hecho, sanos para los mecanismos de transmisión financiera que han sido afectados por niveles artificialmente distorsionados de los tipos, y el riesgo doméstico más significativo es la posibilidad de que la política fiscal decepcione las expectativas que se han acumulado a su alrededor.

Groupama AM: es más probable que la Fed aumente los tipos 4 veces en lugar de 2

Christophe Morel, Economista Jefe de Groupama AM, afirma que al elevar los Fed Funds de 25pb, la Fed no ha cambiado su previsión de número de subidas previstas para los 2 próximos años: 3 subidas en 2017 y otras 3 en 2018. De este modo, adelantar el calendario de subidas a marzo sin absolutamente modificar la previsión de subidas de los Fed Funds sugiere que el endurecimiento de ayer fue más "oportunista" (es decir, gozar de una "ventana de oportunidad" que podría cerrarse en cualquier momento) más que estar ligado a un cambio real en la apreciación sobre la economía americana.

Aun así, en general, el comunicado que acompañó la decisión monetaria contiene un tono más positivo, describiendo un entorno de crecimiento cercano al "objetivo". De hecho, la Fed reconoce que la inversión ha progresado; está también más confiada en las perspectivas de inflación. Además, recordó que su objetivo de inflación es simétrica, sugiriendo así que no tendría una "nueva" tolerancia con una mayor inflación. La rueda de prensa confirmó que la Fed estaba considerando un posible ajuste en su estrategia de gestión del balance. Incluso si el proceso se mantendrá en todo caso "gradual y predecible", ella comienza a advertir que el balance podría ser parte de su estrategia de ajuste monetario.

En general, el riesgo del número de subidas de los Fed Funds es claramente alcista, aunque sólo sea porque tenemos una previsión de crecimiento mayor que la de la Fed: es mucho más probable que la Reserva Federal aumente sus Fed Funds 4 veces en 2017 en lugar de 2. Dado que la Fed sigue estando básicamente en un modo en el que no quiere correr ningún riesgo con la recuperación y que no haya más discrepancias significativas entre las expectativas de la Fed y las del mercado, la reunión de ayer no supone una adversidad para los activos de riesgo.

Legg Mason: la Fed ha decepcionado a los inversores que busquen un cambio más notorio

John Bellows, gestor de Western Asset, filial especializada en Renta Fija de la gestora americana Legg Mason, explica que lo realmente interesante es saber por qué la Fed ha subido los tipos de interés si sus perspectivas no han cambiado. Hay que tener en cuenta dos aspectos: en primer lugar, la Fed considera que la economía estadounidense está cerca de la plena capacidad, e incluso los datos sobre el crecimiento y la inflación justificarán la subida gradual de los tipos. De hecho, los últimos datos económicos de EE.UU. han reflejado en gran medida las expectativas, por lo que este hecho ha dejado de ser un obstáculo.

En segundo lugar, probablemente la Fed esté respondiendo a la marcada mejora de las condiciones financieras que se ha producido en los últimos meses. Es importante recordar que las condiciones financieras pueden ser volátiles y vulnerables y, como es lógico, la Fed ha evitado incorporar una mejora adicional de éstas en sus perspectivas a futuro. No obstante, es probable que las condiciones financieras sigan siendo un factor importante en las decisiones de la Fed de este año. Los rendimientos de los bonos han caído como consecuencia de la intervención de la Fed. Al comunicar que sus perspectivas generales apenas han cambiado, es posible que la Fed haya decepcionado a los inversores que busquen indicios de un cambio más notorio en la postura de la institución.