La precisión suiza

En el artículo que publicamos el pasado mes de diciembre sobre el franco suizo, hablábamos de la cantidad de préstamos en divisa helvética que un creciente número de entidades financieras de los países europeos otorgaron a sus clientes desde principios de 2003 hasta el primer trimestre de 2009, y cómo la rápida apreciación del franco suizo había dañado a los poseedores de estos préstamos y había generado una situación de riesgo e incertidumbre para los pequeños inversores de los países de Europa del Este.

Hoy, más de seis meses después, tenemos que seguir ahondando en la cuestión, ya que el franco sigue manteniendo su apreciación con respecto al euro.

En el mes de marzo de 2009, para frenar la revalorización de la moneda y prevenir una posible deflación, el Banco Nacional de Suiza (BNS), decidió influir en la política cambiaria vendiendo su divisa, y comprando euros y dólares, lo cual provocó que la cesta de divisas que posee el BNS, en el mes de julio de 2010, alcanzaran a los 230.000 millones de francos suizos frente a los 100.000 millones a finales del año pasado.

La intervención terminó el pasado mes de junio con una pérdida de 10.000 millones de francos suizos (7.500 millones de dólares), por el fortalecimiento de la moneda local frente al Euro. A lo largo del mes de julio, el Euro ha logrado escalar posiciones frente al Franco, y parece que esta tendencia podría continuar a lo largo del verano con un primer nivel de soporte en los 0,7289 francos/euro y un segundo nivel en el entorno de los 0,6987 Fr/€.

El franco suizo es una moneda fuerte, sólida, que los inversores utilizan como “refugio”, y que se fortalece aún más en épocas de incertidumbre y de alta volatilidad como la actual. Además, se ha constatado que la fortaleza de la divisa no está dañando a la economía helvética; a finales de junio el consejero del BNS, Jean-Pierre Danthine, afirmó que los riesgos de una posible deflación y los perjuicios a los exportadores suizos por el fortalecimiento de la moneda desaparecieron, haciendo que la moneda tuviera un punto de inflexión.

El fortalecimiento de la moneda perjudica fuertemente a los deudores de los préstamos denominados en franco suizo y está provocando un aumento de insolvencia, que representa una amenaza a la economía del país helvético y de los países de Europa del Este con un porcentaje muy alto de préstamos en divisa suiza. La presión a los deudores está causando una deceleración del consumo y de la recuperación económica en Suiza.

En el anterior artículo indicamos Hungría como uno de los países donde no fue posible un cambio de moneda de los préstamos en franco suizo a la moneda local, por los tipos de interés de los créditos en florines. Hungría es uno de los países con el mayor número de créditos hipotecarios en francos suizos. Según los cálculos del gobierno de Budapest, en los últimos años, el 63% de los préstamos en divisas extranjeras han sido contraídos en francos suizos y actualmente hay más de unos 90.000 créditos hipotecarios “peligrosos” y 200.000 personas que podrían perder su hogar al verse imposibilitadas de pagar la cuota de sus hipotecas, debido a la situación económica y financiaría muy duras que están viviendo los ciudadanos de Hungría, con la consiguiente pérdida de valor de la divisa local frente a la divisa helvética (un 30% desde 2008). Para proteger a los ciudadanos endeudados y evitar que pierdan sus hogares por la inestabilidad del Florin, el 1 de julio, el gobierno del nuevo Primer Ministro Viktor Orban suspendió los créditos hipotecarios en divisas extranjeras e impuso que los bancos locales apliquen bajos tipos de interés.

 Dracon Partners
Sara Pérez Frutos 

Directora General 
C/ Velázquez, 59 - 6º Centro.-Izda.
28001 Madrid
Tel: +34 91 577 19 85
Fax: +34 91 781 03 43
www.draconpartners.com
[email protected]

Accede a Rankia
¡Sé el primero en comentar!

Cookies en rankia.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra política de cookies.

Aceptar