El Real Brasileño. Emergente a ritmo de Samba

1

Las divisas de las economías emergentes representan una interesante oportunidad de rentabilidad en el medio-largo plazo, con ganancias que pueden multiplicarse frente a la apreciación de estas monedas con respecto al euro y al dólar.

Los factores que más influencian la apreciación cambiaria de las divisas emergentes son:
i) el vigoroso crecimiento que los mercados en ascenso están viviendo y
ii) el volumen creciente de flujos bancarios, de capitales externos de corto plazo y de inversiones de cartera directo a estos países. La mayor demanda de divisa local para invertir determina necesariamente un fortalecimiento de la misma.

Según el Fondo Monetario Internacional, el PIB de los países emergentes en 2010 registrará un crecimiento de más de un 6% frente a un 2,2% de las economías desarrolladas y, desde el principio de los años 90, las economías emergentes han crecido en media un 130% frente a un crecimiento medio del 38% de los G7.

Los países emergentes actualmente destacan por sus balances más estables que los de las economías desarrolladas, ya que sus gobiernos han utilizado el fuerte crecimiento del periodo precedente a la última crisis para reducir los niveles de endeudamiento público, mitigar la dependencia de la deuda en moneda extranjera e incrementar las reservas internacionales. Estas economías también han revelado una mayor resistencia durante la crisis y guían la recuperación, gracias a una menor deuda de los sectores público y privado y unas perspectivas de crecimiento más sólidas que sus homólogas del mundo desarrollado.

Pero es importante destacar que con la recuperación vigorosa en estas plazas, la apreciación cambiaria se ha hecho un problema. Las autoridades monetarias de buena parte de los países emergentes están tomando medidas para enfrentar la apreciación de sus divisas, controlando y limitando los flujos de capitales extranjeros de corto plazo y acumulando reservas internacionales a través de la compra de dólares, para evitar que el tipo de cambio baje demasiado, incida negativamente en la trayectoria inflacionaria y dañe las exportaciones.

En los países emergentes, las tasas de interés son más altas que en los mercados desarrollados, dado el acelerado crecimiento económico y las presiones inflacionarias, y la primera medida que los Gobiernos de países en ascenso toman para hacer frente a la creciente inflación es subir los tipos de interés.

El Real brasileño, con una cotización actual en el entorno de los 2,3 Reales por euro y 1,75 Reales por dólar, es a sus máximos de los últimos 8 años, desde el principio del año, la divisa brasileña se apreció un 5% frente al dólar estadounidense y sigue presentando una tendencia alcista.

Real Brasileño

Fuente: Bloomberg

Al principio de los años 90, el Gobierno brasileño introdujo un amplio número de reformas monetarias y de mercado y, desde entonces, el país carioca ha mostrado una impresionante tasa de crecimiento económico de, aproximadamente, un 5% anual. Brasil tiene unos recursos de poder extraordinarios y el descubrimiento, en 2007, de unas abundantes reservas de petróleo frente a sus costas hace pensar que el país podría llegar a ser una potencia importante también en la esfera energética, y esta perspectiva sin duda iría a influir sobre el estado de la divisa nacional, vinculando el Real brasileño a las exportaciones de hidrocarburos y transformándola por lo menos parcialmente en una “divisa commodity”.

Para hacer frente a las excesiva apreciación del Real, el Gobierno de Brasilia en 2009 hizo uso de medidas de controles a la entrada de capitales de corto plazo y durante la crisis implementó también unas líneas de emergencia en moneda extranjera que incluyeron préstamos directos en dólares estadounidenses contra garantía real, líneas de swap de dólares de EEUU para exportadores y también venta de futuros sobre dólares.

MACD Real Brasileño

Fuente: Bloomberg

La tasa de interés brasileña (Selic) es una de las más elevadas del mundo, actualmente se sitúa en un 10,75% anual, tras el tercer aumento consecutivo por parte del Comité de Política Monetaria del Banco Central del Brasil, que la elevó en 0,5 puntos porcentuales a final de julio. Ante una economía que sigue demostrando fortaleza, el Gobierno de Luiz Inacio Lula da Silva está dispuesto a hacer cualquier cosa para evitar una espiral inflacionaria y quiere poner freno a un aumento desmesurado de la demanda de bienes y servicios interviniendo en las tasas de interés.

A principios de agosto, el Fondo Monetario Internacional, en su revisión anual sobre la economía brasileña, manifestó que el Real parece estar sobrevaluado. Según el organismo internacional, los fuertes flujos de capitales que entran a Brasil han complicado la política monetaria del país, pues el FMI exhortó a las autoridades brasileñas a centrar las medidas monetarias para mantener bien controladas las expectativas de inflación y preservar la estabilidad macroeconómica y financiera del país.

Dracon Partners
Dracon Partners 

 C/ Velázquez, 59 - 6º Centro.-Izda.
28001 Madrid
Tel: +34 91 577 19 85
Fax: +34 91 781 03 43
www.draconpartners.com
[email protected]

  1. #1
    07/09/10 14:34

    Eso me recuerda cuando en un foro de EUA se hablaba de que el socialismo traía ruina a un país. ¿Cómo es que un Lula socialista ha logrado esto? Brasil promete ser definitivamente la superpotencia americana del siglo 21...

Cookies en rankia.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra política de cookies.

Aceptar