blog Golpedefecto
Economía, energía, ámbito social y político, sin ser políticamente correcto

Petróleo y Economía: Oriente Medio y la OPEP

Los combustibles fósiles, y en particular el petróleo, que a pesar de su cada vez menor contribución al consumo de energía primaria total sigue siendo el combustible más empleado (figura siguiente), siguen conduciendo la economía y el desarrollo mundiales. Ya que  a pesar de la importancia que las energías renovables están adquiriendo, los combustibles fósiles constituyen la mayor parte de la energía primaria consumida.

distribución materias primas

Figura.- International Energy Agency (IEA). Key World Energy Statistics 2016

En esta situación, no se puede dejar de tener en cuenta a Oriente Medio, ya que presenta reservas de hidrocarburos importantes y también una cuota relevante de la producción y exportaciones de petróleo y gas natural, al mismo tiempo que la mayoría de  países de la zona forman parte de la OPEP. 

La OPEP se fundó en Bagdad en el año 1960 por Irán, Iraq, Kuwait, Arabia Saudí y Venezuela, posteriormente se adhirieron Qatar, Indonesia, Libia, Emiratos Árabes Unidos (EAU), Argelia, Nigeria, Ecuador, Gabón, Angola y Guinea Ecuatorial en 2017. Es decir, seis de los países de la OPEP se encuentran en la zona del Golfo Pérsico y pertenecen al mundo árabe (figura siguiente).

oriente medio

 

Este hecho es importante, ya que bajo los intereses económicos comunes inherentes a la organización, subyacen disputas de carácter geopolítico y religioso entre sunitas y chiitas que enturbian dichas relaciones, siendo uno de los últimos episodios los acaecidos con respecto a la ruptura de relaciones de distintos países del mundo árabe con Qatar.


El incremento de inestabilidad en la zona podría hipotéticamente poner en peligro el abastecimiento mundial, ya que esta región es el origen de gran parte de los combustibles fósiles consumidos a nivel global. De tal forma que, en una situación de incremento de la tensión, se podría producir un bloqueo de las exportaciones, elevaciones de precios, sobre todo del petróleo, repercutiendo sobre la inflación, tipos de interés y crecimiento global.

Este posible escenario hace interesante un análisis exhaustivo de la región. Como se puede apreciar en la gráfica siguiente, la producción mundial de petróleo y de la OPEP se ha ido incrementando en el tiempo, salvo en situaciones puntuales, como la denominada década pérdida de Latinoamérica de los años 1980, caracterizada sobre todo por una menor producción por parte de la OPEP.

Figura.- Evolución de la producción mundial y por la OPEP de petróleo (escala izquierda en miles de barriles), así como las cuotas de producción de la OPEP y de los países del Golfo Pérsico pertenecientes a la OPEP (escala derecha en porcentaje) sobre producción mundial. Datos de British Petroleum (BP). BP Statistical Review of World Energy 2017.


Pero además, según BP, las reservas mundiales probadas de petróleo en el año 2016 eran de 1,7 billones de barriles, estando más de un 71% de las mismas en manos de los países de la OPEP, y un 47% en los países del Golfo Pérsico pertenecientes a la OPEP (figura siguiente).  Siendo, por tanto, la mayoría de las reservas probadas mundiales de petróleo controladas por la OPEP.

Figura.- Reservas mundiales de petróleo por países. Datos en miles de millones de barriles correspondientes al año 2016, fuente BP

Al mismo tiempo, la OPEP es responsable actualmente del orden del 40% de la producción mundial, lo que le da cierto poder de control sobre el precio del barril, aunque indudablemente mucho menor que en la década de 1970, cuando se produjeron las crisis del petróleo, en que el cártel llegó a controlar más del 50% del mercado. 

En la actualidad, la situación ha cambiado, y en realidad solo tiene capacidad para controlar el margen inferior precio del barril, como consecuencia de los reducidos costes de break-even y operativos de muchos de los países del cártel, que hacen que puedan llevar a cabo una producción rentable con precios muy bajos. Lo que sin embargo no significa que estos precios sean suficientes para equilibrar los presupuestos públicos de estos países, cuyas economías dependen en gran medida de las exportaciones de hidrocarburos. Este tema tiene también su complejidad, tanto a nivel de los países productores como a nivel de la economía global, por lo que espero tratarlo en otro post.

Como comentaba, la capacidad actual de determinación del precio por la OPEP se encuentra limitada a su límite inferior, ya que el margen superior viene determinado por la producción a partir de yacimientos con costes mayores, fundamentalmente shale oil. Situación que se produce porque la contracción de oferta de la OPEP y elevación del precio del barril estimula la producción a partir de otro tipo de yacimientos con mayores costes de extracción haciéndolos rentables, lo que limita la elevación del precio por el margen superior.

Por otra parte, y a efectos de la evolución del precio del barril posteriormente a los recortes, cabe destacar que los acuerdos sobre límites de producción entre la OPEP y los 11 países no-OPEP firmantes de dicho acuerdo se han tomado en base a niveles de referencia de producción de octubre de 2016, en que muchos países habían llegado a niveles de producción máximos, por lo que los recortes implementados reducen su efecto real sobre el precio.

Además, debemos recordar que el factor importante a considerar son las exportaciones, ya que mientras la producción es susceptible de reducirse, las exportaciones se pueden llevar a cabo tanto a partir de dicha producción como del stock de materia prima acumulado, incrementándose la oferta en mayor medida de lo que pudiera preverse en función de los niveles de producción.

En cualquier caso, la importancia de Oriente Medio en el sector petrolífero también se aprecia en base al nivel de exportaciones (tabla siguiente). En la tabla siguiente se puede apreciar como cinco países del Golfo Pérsico se encuentran entre los siete mayores exportadores mundiales, suponiendo una cuota del 41,4%, a pesar de que su cuota de producción mundial es del 31%. 
 
 

  1. Saudi Arabia: US$136.2 billion (20.1% of total crude oil exports)
  2. Russia: $73.7 billion (10.9%)
  3. Iraq: $46.3 billion (6.8%)
  4. Canada: $39.5 billion (5.8%)
  5. United Arab Emirates: $38.9 billion (5.7%)
  6. Kuwait: $30.7 billion (4.5%)
  7. Iran: $29.1 billion (4.3%)
  8. Nigeria: $27 billion (4%)
  9. Angola: $25.2 billion (3.7%)
  10. Norway: $22.6 billion (3.3%)
  11. Venezuela: $20.4 billion (3%)
  12. Kazakhstan: $19.4 billion (2.9%)
  13. Mexico: $15.5 billion (2.3%)
  14. Qatar: $14.6 billion (2.2%)
  15. United Kingdom: $13.3 billion (2%)

 Tabla.- Crude Oil Exports by Country

 

Resumen y Conclusiones

Es un hecho innegable que los combustibles fósiles pierden progresivamente importancia como fuente de energía primaria, especialmente el petróleo, pese a lo cual sigue siendo el combustible fósil más empleado.

La importancia de los combustibles fósiles es cada vez menor, pero pese a ello, todavía parece ser que nos acompañarán muchas décadas como elemento esencial del desarrollo económico.

Por este motivo es interesante analizar la región de Oriente Medio y la política de la OPEP, ya que las mayores reservas de petróleo se encuentran en dicha zona, y la mayoría de sus países pertenecen a la OPEP, cártel que trata de influir en el precio del barril, capacidad que reside  en que los países de la zona son los mayores exportadores mundiales de crudo.

La zona, ha estado sometida a tensiones de carácter religioso y geopolítico durante décadas  que la hacen inestable, siendo el caso más reciente la ruptura de relaciones con Qatar. Lo que quiere decir que, en el peor de los casos, podría dar lugar a escasez de oferta global, repercutiendo sobre precios, inflación, tipos de interés y crecimiento.

La situación es improbable debido a la importancia estratégica que todavía posee el petróleo, pero dicha improbabilidad no excluye que en un momento dado no podamos llegar a esta situación.

www.golpedefecto.blogspot.com