Rankia USA Rankia Argentina Rankia Argentina Rankia Chile Rankia Chile Rankia Colombia Rankia Colombia Rankia España Rankia España Rankia México Rankia México Rankia Perú Rankia Perú Rankia Portugal Rankia Portugal
Acceder

En internet, televisión o cualquier otro medio de comunicación frecuentemente escuchamos hablar sobre la inflación y si afecta o no a tu bolsillo. Bien, la inflación según el Banco de México es definida como el aumento sostenido y generalizados de los precios de bienes y servicios que son consumidos por los hogares mexicanos.

 

 

 

¿Qué tipos de inflación existen?

 

Mediante la Encuesta Nacional de Ingreso y Gasto en los Hogares se puede conocer cuales esos productos y servicios que se consumen, y así agruparlos en canastas representativas; a esto se le conoce como Índice Nacional de Precios al Consumidor (INPC).

 

Por ejemplo, si aumenta el precio de los productos incluidos en la canasta básica, y estos a su vez aumentan un peso por semana, se debe considerar que conforme pasan las semanas los consumidores podrán comprar menos productos con la misma cantidad de dinero. Los precios aumentan de manera general y sostenida, es decir semanalmente, así lo anterior es considerado como inflación.

 

Ahora bien, existen varios términos asociados directamente con la inflación:

 

Deflación:

 

Es lo contrario a la inflación, es decir una disminución general en los precios, a primera vista se podría decir que es un evento positivo, pero no es así, pues las personas postergan su consumo esperando precios más bajo, lo cual provoca un lento avance en la economía.

 

Estanflación:

 

Es un la combinación de dos efectos económicos, por un lado se presenta la inflación, y por otro una recesión.

 

Hiperinflación:

 

Este fenómeno provoca una enorme perdida de poder adquisitivo y depreciación de la moneda, la tasa inflacionaria llega  a alcanzar niveles del 1000%.

 

Desinflación: 

 

Se reduce la rapidez con la que va aumentando la inflación, es decir la inflación decrece pero los precios no disminuyen.

 

Inflación subyacente:

 

En este caso, no se toman en cuenta los precios de los productos energéticos ni los alimentos sin procesar, esto con el fin de medir la inflación sin fluctuaciones.

 

Inflación galopante:

 

En esta puede ser posible duplicar o triplicar los precios de productos y servicios a lo largo de un año.

 

 

INFLACION

 

 

 

¡Sé el primero en comentar!
Comentar