1
Este contenido tiene más de 7 años

Jim Rickards, experto mundial en oro, mercados financieros, autor del exitoso libro “Currency Wars” y asesor del Secretario de Defensa de Estados Unidos, tuvo la oportunidad de concederme una entrevista esta semana. En ella tuvimos la oportunidad de hablar sobre la masiva e importante adquisición de oro por parte de China. Jim Rickards comentó que pocas personas, o casi nadie, saben cuánto oro está comprando China, pues este país se caracteriza por la falta de transparencia en sus números sobre producción, importación, mercado doméstico y consumo privado.

Así mismo, el gigante asiático está utilizando los canales y vías militares para importar el oro de forma clandestina. De este modo, aun teniendo las mejores estimaciones posibles sobre el oro que compra China, estas se quedarían cortas. Lo mejor es fijarnos en el objetivo de “Dragón” asiático, que tiene pensador atesorar unas cinco mil toneladas de reservas en oro, con la posibilidad que así lo anuncien en un plazo de un año, como mínimo.

China cubre sus dólares con oro

Jim Rickards también nos explicó que el Gobierno chino no tiene en sus planes reemplazar el dólar americano con el yuan chino como divisa-reserva global. Para hacer esto sería necesaria la apertura de sus cuentas de capitales y el fin del control sobre la moneda, opción que les debilitaría. La razón por la que el país acumula tanto oro es para cubrir la exposición de la economía local al dólar. Es importante recordar que China es el mayor acreedor de Estados Unidos.

Los chinos prefieren un dólar fuerte porque Estados Unidos  le debe al país más de tres billones de dólares en deuda de la que no se pueden deshacer, asegura el propio Rickards. Si lo hicieran, el precio de tales valores se hundiría y las pérdidas serían catastróficas. Dado que los norteamericanos devaluarían su divisa más allá de cualquier límite, el precio del oro aumentaría sustentablemente. Por este motivo les resulta indispensable protegerse con el metal más importante del mundo, únicamente así podrían compensar las gigantes perdidas que tendrían por los papeles de deuda.

 

Las consecuencias de China en el mercado del oro

Rickards también nos comenta que el enorme traspaso de oro físico de Occidente a Oriente no implica un cambio “teórico” en la oferta existente, porque realmente los lingotes del Comex (Commodity Exchange) y del GLD (principal fondo cotizado en oro) se mantienen disponibles para el comercio y préstamos, pero realmente esto no ocurre con el oro propiedad del Gobierno chino. Dicho de otra forma, la oferta real que se puede utilizar en la práctica se va reduciendo poco a poco.

Esto es un factor importante que propiciaría precios más altos, pero al mismo tiempo, quiere decir que el “valor” del dólar respecto al oro descenderá, lo que aumenta las tensiones entre China y los Estados Unidos de América. Nuestro autor advierte que:

En conjunto, el potencial de un error o una escalada real de guerra provocada en parte por el aumento de los precios del oro, se vuelve más probable. Por otro lado, el conflicto con Rusia por Ucrania no irá a más ya que Estados Unidos tiene mucho más que perder.

Los bancos centrales todavía cuentan con el poder de manipular los precios del oro a partir de préstamos del metal a bancos comerciales, que posteriormente lo utilizan para ventas apalancadas de lingotes en cuentas no asignadas. En ella, los propietarios no poseen lingotes en sí, sino sólo un inventario de existencias que sirve para cubrir solicitudes de retiro. Si todos los propietarios del oro fueran por sus lingotes y monedas, no habría suficientes para todos.

En relación a esto, Jim Rickards anticipa que la demanda china del metal precioso aumenta los riegos de impago en el mercado, por lo que cuando la actual manipulación acabe,

precios de tres mil dólares la onza no deberían sorprendernos, aunque el oro podría eventualmente llegar hasta los nueve mil dólares la onza o más si es necesario para restaurar la confianza en el sistema monetario internacional.

El mundo se enfrenta al doble peligro de una crisis inflacionaria y deflacionaria, por lo que la acumulación de metales preciosos, en concreto el oro, es lo más recomendable como medio para reservar la riqueza.

¿Y qué ocurriría con la plata? Pues por último, Jim Rickards anticipa que precios mucho más altos del oro implicarían precios mucho más altos en la plata, todos conocemos su correlación positiva, sin importar los usos industriales que el metal pueda tener.

  1. #1
    27/03/14 08:26

    Raro, raro, raro todo este asunto...
    Me parece que se está escribiendo mucho sobre este conflicto, pero no veo ninguna señal alarmista de que las tensiones vayan a aumentar por el momento...

Cookies en rankia.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra política de cookies.

Aceptar