1

En este blog hemos dado un seguimiento constante a las adquisiciones de oro físico por parte de China. Esto se debe a que la mayoría de medios de comunicaciones occidentales, primero no han querido tratar el tema ante la insaciable voracidad del gigante asiático por el metal precioso, y ahora que sí han decidido hablar de ello por momentos, lo hacen subestimando cifras oficiales de la situación. Por estas razones, el blog de Inteligencia Financiera Global difunde esas informaciones que tanto incomodan a ciertos sectores.

Alasdair Macleod, analista principal de GoldMoney, publicó el viernes sus últimos cálculos de demanda de oro en China, corregidas al alza. En sus cálculos se incorporan nuevas deducciones respecto al metal guardado en bóvedas, incluyendo cuentas de oro de la banca comercial, producción minera y reciclaje. Existen indicios de que el gobierno de Pekín cuenta con estos dos últimos conceptos en sus propios almacenes, es decir, está acumulando reservas de forma oculta ya que no se encuentran orientadas a satisfacer la demanda de los inversionistas. 

China y el Oro Mundial

La doble contabilidad del oro chino

Sin sorpresa aparente, China lleva a cabo una doble contabilidad de sus reservas de oro: la A, donde informa al Fondo Monetario Internacional, y la B, la que realiza en secreto. En el medio plazo podríamos esperar un nuevo “sorprendente” anuncio donde comunican un aumento de sus reservas áureas, aunque por el momento, les conviene mantenerse comprando a los manipulados precios bajos de ahora, refundiendo los lingotes occidentales en nuevos lingotes de medida estándar. 

 

Hace un año la Asociación del Oro de China (CGA por sus siglas en inglés) hizo creer a Europa y América que el consumo interno de oro fue de apenas 1,176.3 toneladas. Esta cifra le bastó para ser el máximo consumidor global. A pesar de ello, solo las entregas físicas efectuadas a la Bolsa de oro de Shanghái (SGE por sus siglas en inglés) casi alcanzaron las 2,200 toneladas, como lo dio a conocer el especialista Koos Jansen.

Hasta 2007, la cifra entregada a la SGE era considerada como la cifra oficial para medir la demanda de oro china, aunque con el inicio de la crisis económica y financiera de 2008, era evidente que esto tenía que cambiar ante la demanda creciente del país. K. Jansen asegura que de 2007 a 2011, las cifras de demanda que aparecían en los Informes del Mercado de Oro de China eran iguales a las entregas de la SGE, pero desde 2012, esto dejó de ser así ya que la CGA detuvo su publicación de dichos Informes.

Fuentes de Jansen confirma que el Banco Popular de China actualmente no compra su oro a través de la SGE, por lo que incluso esa cifra que ronda las 2,200 toneladas se queda corta en lo que respecta a la demanda real. Es así.

Ciertos expertos consideran que a esta cifra se le debería añadir tanto la producción minera como el reciclaje y el incremento en los inventarios de oro de la SGE.

Calculando la demanda de oro en China

Alasdair Macleod calcula el incremento de inventarios de la SGE tomando como base la proporción que guardaron los aumentos en la entregas de 2008 a 2011, las cuales tuvieron una relación de 1 a 1 con respecto a la custodia agregada en sus almacenes. Como resultado, se estiman unas 1,058 toneladas.

Sobre la producción minera, Macleod deduce que antes la ausencia de barras en circulación y en la propia SGE con identificativos de refinadores chinos, los más razonables es que el propio gobierno de China las esté adquiriendo en su totalidad y guardándolas en bóvedas separadas. Por eso nadie las ha visto. Macleod cree que este es uno de los motivos por los que China suspendió la publicación de los datos de almacenamiento de la SGE.

Respecto al reciclaje, del que tampoco se conocen estadísticas desde 2011, Macleod estima sus números para años siguientes tomando en cuenta las variaciones sufridas por el precio del oro en 2012 y 2013. Menores cotizaciones suelen significar cantidades más bajas de oro reciclado, y viceversa. De cualquier forma, el oro reciclado debería ser refinado por empresas chinas, y al no constar evidencia de barras estándar en circulación, asume que también es acumulado clandestinamente por el gobierno. Los estimados en producción minera y reciclaje asciendes a 780 toneladas de oro.

Por todo lo anterior, la demanda de oro en China durante 2013 calculada por Alasdair Macleod alcanza unas impresionantes 4,843 toneladas, compuesta en concreto por 2,197 toneladas de entregas a la SGE, 1,058 toneladas de incremento en oro almacenado, 780 toneladas de producción minera y reciclaje y 808 toneladas de adquisiciones netas de Hong Kong. 

Bajo estos nuevos criterios, de 2008 a 2013 China habría “cazado” de bancos centrales, minas, fondos cotizados y reciclajes occidentales alrededor de 9,641 toneladas de oro. Una enorme cantidad para sus intereses.

Inestabilidad de la paz mundial

Más allá de todo lo expuesto, coincidimos con Jim Rickards, que en una entrevista concedida nos dijo que a ciencia cierta es imposible saber cuánto oro real está devorando China, ni siquiera ellos mismos lo saben. Y es que es imposible saber cuántos lingotes más entran por vía militar o por contrabando, los cuales no son reportados. 

Lo que sí podemos saber es que ese oro devorado de arcas Occidentales sigue aumentando, ante la complacencia de los verdaderos controladores del poder que, cuando llegue el momento conveniente, decidirán que es momento de desechar al petrodólar y dar pie a un nuevo sistema, que también pretenden dominar.

Cuando eso suceda, los poseedores del oro serán los más beneficiados, mientras que las demás potencias, sin oro pero con armas, serán más peligrosas que nunca para la paz mundial.

  1. #1
    23/04/14 11:53

    Hola Guillermo, como usted ha dicho en varias ocasiones: "quien tiene el oro tiene el poder".
    Veremos que ocurre dentro de unos años con China.

    Un cordial saludo.