London Silver Fix, ¿el fin de la manipulación en los precios de la plata?

El miércoles de la semana pasada conocimos que el London Silver Fixing (LSF) dejará de existir a partir del próximo de 14 de agosto. Una buena noticia, pues es la aceptación no-oficial de que el precio de los metales precios monetarios, en especial el de la plata, se encuentra manipulado arbitrariamente.

El proceso de manipulación del LSF

Pero vayamos por partes. El LSF es el mecanismo mediante el cual tres importantes bancos de lingotes (HSBC, Scotiabank y Deutsche Bank) establecían en el mercado de metales preciosos londinense, el mayor del mundo, el precio referencial de la plata. Imaginar la importancia de este hecho, cuando miles de contratos entre mineras, inversores y compradores de todo el planeta se celebran en función de este indicador.

Sin embargo, desde hace años no dejan de sonar los rumores de que el mercado de Londres se encuentra manipulado por entidades privadas que “fijan” los precios del oro y la playa. Los rumores apuntan a empresas que, junto con comerciantes externos, contaban de información confidencial y se aprovechaban del privilegio que les establecía manipular el precio mundial de los metales.

Este tipo de prácticas también se da en importantes instituciones, en teoría autónomas e independientes, como puede ser la Reserva Federal (Fed). Recordemos que en abril de 2013, la Fed filtró “por error” sus minutas un día antes de publicarlas a miembros de Goldman Sachs, JP Morgan y Citigroup, entre otros. No sabemos cuántas veces habrá ocurrido este sin conocimiento del público, pero siempre ha existido gente dispuesta a cobrar y pagar por este tipo de información.

 

Lo mismo, pero a escala masiva y cotidiana, es lo que ocurre con el LSF.

Descubriendo la farsa: manipulación en el oro y la plata

Pero, ¿qué ocurrió para que los 117 años de historia de la LSF acabaran fulminantemente? Muy sencillo. Órganos reguladores como la FCA (Financial Conduct Authority) y el alemán BaFin iniciaron una seria investigación ante los rumores de manipulación en el oro y la plata.

London Silver Fix final manipulacion

A mediados de diciembre pasado, el BaFin exigió al Deutsche Bank diversos documentos privados para revelar la trama.  Como consecuencia, el Deutsche Bank anunció en enero de este año el final de sus participaciones en el LSF y en el análogo London Gold Fixing (LGF). Este último mecanismo determina dos veces al día la cotización referencial del oro con cinco instituciones particulares.

Fuentes de la Agencia Reuters revelaron que el Deutsche Bank intentó vender sus asientos en el LSF y el LGF a otros miembro de la LBMA (Asociación del Mercado de Lingotes de Londres), pero sin poder conseguirlo y viéndose obligado a dejar en definitiva las operaciones. En las actuales condiciones de corrupción del mercado, pocos desean entrar en un juego del que seguro saldrán perdiendo y lastimados.

La salida del Deutsche Bank del LSF fue el hecho definitivo para cavar su tumba, pues solo dos participantes resultaban “insuficientes” para el funcionamiento de la LSF. Pese a la rápida salida del Deutsche Bank ante la presión del BaFin, fue la propia FCA quien los convenció de mantenerse tres meses más en el Fix. Un sospechoso interés oficial en mantener durante el mayor tiempo posible este mecanismo. En mantener esta manipulación.

¿El final de la manipulción?

Aunque en un principio podemos percibir optimismo por la desaparición de LSF y la posterior caída del LGF, debemos mantener los pies en la tierra. Es positivo que se entierre a uno de los principales manipuladores de los precios, pero estamos lejos de que la manipulación total acabe mientras el esfuerzo por imprimir dinero al maltrecho sistema financiero y monetario global, cuyo protagonista es el dólar, permanezca.

La LBMA ya está buscando un sustituto del LSF, y si este no se basa en el mercado completo, será de nuevo el mismo corrompido sistema con diferentes caras. Eso sí, sin olvidar que la Fed y el gobierno de Washington son los más encumbrados y dañinos manipulares de los metales monetarios… manteniéndose aún muy activos.

Para que no haya confusión, la manipulación de los precios del oro y la plata se acabará, pero cuando el imbatible mercado de los metales preciosos se imponga a los fallidos esfuerzos del dinero fiduciario por sobrevivir. No sin razón los metales preciosos continúan siendo acumulados en masa, especialmente pos los países asiáticos capaces de ver lo inevitable. Mientras no explote la crisis del dólar, agradecerán a los manipuladores las oportunidades que les permitieron comprar a predios ridículos. Cuando Occidente despierte de la borrachera del crédito, se darán cuenta  de su gran error al “regalar” su oro a cambio de su propio dinero sin valor. En el pecado llevarán la penitencia.

¡Sé el primero en comentar!