La Fed sube las tasas de interés, ¿qué pasa ahora?

La Reserva Federal (Fed), ha cumplido con la expectativa de subir sus tasas de interés en 0.25 por ciento. Por tanto, estamos ante la primera alza desde junio de 2006. El objetivo para la tasa de fondos federales quedó en el rango de 0.25 a 0.50 por ciento. Con esta determinación, damos por terminada la era de los tipos de interés en cero por ciento.
 
Según las declaraciones hechas por su presidenta, Janet Yellen, parece que la Fed está decidida a mantener un ciclo de alzas en las tasas por los próximos años. Indicó que si las condiciones económicas avanzan según lo esperado, para finales de 2016 el nivel de su tasa de interés estaría en niveles de 1.5 por ciento, y para 2017, en 2.5 por ciento. Pero, si la economía no cumple con lo esperado, los incrementos podrían ser inferiores a lo planeado.
 
 
Aunque puede ser la parte más relevante del discurso de Yellen, es la que debemos ver con mayor escepticismo. Ya que, la Fed es por completo susceptible a lo que ocurra con los mercados financieros. Janet Yellen admitió que estarán vigilantes del precio del petróleo y del comportamiento del dólar entre otros factores, que tendrán en cuenta en caso de que no respondan conforme a lo previsto.
 
El Comité de Mercado Abierto (FOMC) de la Fed es que modificará o normalizará su política monetaria pase lo que pase: más rápido si la economía estadounidense crece, y más lento si esto no ocurre. Esto último es lo que resulta difícil de creer.
 
Si fuera verdad, sería una buena noticia, porque como aquí hemos sostenido, el FOMC debió empezar el alza hace tiempo, incluso aunque esto signifique comenzar a explotar las burbujas que antes infló su política expansionista. Es decir, hay que pasar el trago amargo de una nueva recesión, subir las tasas, aceptar los costos de haberlas bajado de forma artificial y de haber propagado su hoja de balance, reducir el consumo y aumentar el ahorro. 
 
La triste realidad es que la Reserva Federal difícilmente aguantará sin deprimir otra vez los tipos y sin lanzar otra ronda de inyección de liquidez (QE), en el caso de que se presentara un desplome bursátil como el de 2008-2009. Por tanto, no confíe en la palabra de los banqueros centrales. 
 
Por el momento, la reacción de los mercados no ha sido abrupta, esto se debe a que la mayor parte del movimiento de tasas en efecto ya había sido descontada. Pero, no podemos descartar sobresaltos en las próximas horas.
 
En esta ocasión, la Fed no aludió a las circunstancias económicas y financieras globales para apoyar su decisión. Sorprende porque el mundo en términos de dólares está sufriendo ya la peor recesión desde los años 60 del siglo pasado.
 
En el gráfico de abajo proporcionado por el Deutsche Bank- puede verse a la izquierda la tendencia de largo plazo del PIB nominal del G7, y a la derecha el crecimiento global medido en dólares.
 
La Fed sube las tasas de interés, ¿qué pasa ahora?
 
La Fed esta retirando liquidez mientras otros bancos centrales quieren seguir estimulando (o sea, debilitando sus monedas), no es difícil imaginar el curso futuro del dólar ni el del PIB mundial en dicha divisa. Tampoco el de la economía de Estados Unidos. Lo que es bueno para el billete verde no es buena noticia para todo lo demás, incluido por supuesto el petróleo, el peso, el oro, etc. ¿Mantendrá de verdad la Fed el curso que ahora promete? Y de ser así, ¿hasta cuándo? Esperamos sus apuestas.
¡Sé el primero en comentar!