Rankia USA
Acceder
Blog Inversión paso a paso
Aprende sobre mercados financieros y las inversiones

De los Mercados Monetarios: 1ª Parte

Ya sabemos que también es denominado mercado de dinero, y con ese nombre, es fácil determinar que activo se intercambia en él, habitualmente a corto plazo, menos de 18 meses, aunque como veremos, algunos tienen vencimiento a largo plazo.

Sus productos, tienen entre otras, las siguientes características:

  1. Escaso riesgo. Generalmente por la solvencia de las entidades emisoras junto con las garantías que aportan.
  2. Alta liquidez. La mayoría se pueden negociar en mercados secundarios.
  3. Se pueden negociar directamente. También a través de intermediarios.

Estas características nos dan paso a establecer que su rentabilidad será de las mas bajas. Por tanto, invertir en productos de este mercado, debe llevarnos principalmente a estudiar su rentabilidad real, es decir, por encima de la inflación y en algunos casos, la garantía aportada por el emisor.

Ya explicamos en un artículo anterior, la vinculación entre Rentabilidad/Liquidez/Riesgo con la influencia de la variable tiempo.

Principalmente, ¿Qué productos podemos encontrar?

Entre los más habituales, tenemos:

-Mercado interbancario o mercado de depósitos (cuentas a la vista, cuentas de depósito a plazo, pagarés, etc.).

-Mercado de deuda pública (letras del tesoro, repos, cuentas y depósitos en deuda del Estado).

-Mercado sector privado (pagarés de empresa)

¿Cómo suele fijarse la rentabilidad?

-Descuento, interés implícito o cobro de interés “al tirón”

El título se adquiere por debajo de su valor nominal, y al cancelarlo, recibimos su valor nominal. La diferencia entre los precios de compra y venta es el nominal de la rentabilidad. Suele ser el método de las letras de tesoro y los pagarés de empresa.

-Interés fijo

La rentabilidad se conoce en el momento de la adquisición del producto y no varía a lo largo de su vida. Suele ser el método de liquidación del resto de productos principales detallados con anterioridad.

-Interés variable

La rentabilidad se calcula con un tipo de interés que evoluciona según el tipo de referencia al que se le puede incluir un diferencial. Al igual que el interés fijo, suele ser el método de liquidación del resto de productos principales detallados con anterioridad.

Veamos como funcionan los principales productos del mercado bancario o mercado de depósitos. Aunque en la actualidad, las entidades bancarias distribuyen otros tipos de productos (seguros, fondos, deuda pública, valores, etc.), lo hacen como intermediarios, siendo sus productos o activos bancarios principales, las cuentas y depósitos.

Las liquidaciones de interés en las cuentas de depósito a la vista, se suelen liquidar por el método hamburgués, teniendo en cuenta la fecha valor de los apuntes en lugar de la fecha de la operación. Podrían liquidar según saldos medios, liquidar a partir de un saldo mínimo, etc.. La fecha valor de una operación o apunte, es aquella que se aplica a partir de la cual el apunte pasa a formar parte de nuestro saldo disponible. Por ejemplo: ingresamos un cheque en nuestra entidad bancaria con fecha 25/01 y nos indican que la fecha valor es 27/01, pues bien, a partir del día 27 el importe de ese cheque comenzará a contar como saldo disponible en nuestra cuenta y comenzará a liquidar intereses. Por otra parte, nos cargan el recibo del gas el día 25/01 con fecha valor del 23/01, desde el día 23 no contará el importe de este recibo en nuestro saldo, a efectos de la liquidación de intereses. Sus principales gastos son los gastos de administración y gastos de mantenimiento.

Por otra parte, están las cuentas de depósito a plazo, que liquidan intereses en los periodos establecidos por contrato según la fórmula de interés simple. Un sencillo cálculo para saber cuanto nos generará e incluso para comparar entre depósitos, sería con la TAE (Tasa Anual Equivalente = Tipo de interés que suele utilizarse en préstamos y depósitos, establecida por ley, para poder conocer el coste o rendimiento de los productos financieros, en el que se incluye todos los gastos, comisiones y nominal de la operación anualizados). Así, por ejemplo, contratamos un depósito a plazo fijo por 10.000€ que nos ofrece una rentabilidad del 1,25 % TAE a 12 meses con liquidación de intereses a vencimiento. Su cálculo sería:

1,25 % TAE x 10.000 € = 125 euros a los 12 meses.

Si la operación se realizara a 18 meses, con liquidación a vencimiento:

1,25 % TAE x 10.000 € x 18 meses / 12 meses = 187,5 euros a los 18 meses.

Supongamos que la liquidación de intereses, nos la realizan mensual, trimestral, semestral, etc.. Para este caso, utilizaríamos la fórmula

Donde r es el tipo de interés en términos relativos (1,25% = 0,0125) y f es el período de liquidación de intereses en términos anuales, 12 períodos si es mensual, 4 si es trimestral, 2 si es semestral, etc:

Observamos en la tabla, que para una misma TAE, la rentabilidad es superior cuanto menor es su liquidación de intereses, esto está motivado porque la TAE tiene en cuenta los retornos, es decir, en liquidaciones mensuales de intereses, desde el momento de la liquidación podemos contar con ese dinero para reinvertirlo. Por este motivo, las entidades financieras, nos indican el tipo de interés nominal a aplicar en los depósitos a plazo y a partir de ese tipo nominal determinan la TAE resultante, es decir, para una imposición como la del ejemplo, nos darán una TAE distinta para liquidación mensual de la TAE trimestral, o de la TAE anual, o si por el contrario, nos indican la misma TAE para una imposición con distintos períodos de liquidación, sabremos que el tipo de interés nominal será menor cuanto menor sea el período de liquidación.

¿Fiscalidad de la rentabilidad de los depósitos?

Los intereses recibidos por estos productos están sujetos a retención por el impuesto sobre las rentas de las personas físicas (IRPF), por lo que la entidad nos realizará una retención sobre ellos, del 19% y recordamos que las ganancias de hasta 5.999 euros tributan al 19%, entre 6.000 y 49.999 euros al 21%, y superiores a 50.000 euros al 23%.

Los gastos de cuentas y depósitos no son deducibles.

En nuestro siguiente artículo, continuaremos conociendo el mercado monetario con la deuda pública y el sector privado.

Para ampliar información sobre el actual tratamiento fiscal de estos productos:

http://www.agenciatributaria.es/AEAT.internet/Ayuda/16Presentacion/100/7_3_3.shtml

Un saludo [email protected] de @inversenjuego.

«No hay viento favorable para el barco que no sabe adónde va». https://inversionenjuego.wordpress.com/

Autor del blog

  • Inversionenjuego

    Empleado de Entidad Financiera, inversor y trader autodidacta.

Envía tu consulta

FRASES: “Cada día me miro en el espejo y me pregunto: Si hoy fuese el último día de mi vida, ¿querría hacer lo que voy a hacer hoy?. Si la respuesta es no durante demasiados días seguidos, sé que necesito cambiar algo” (Steve Jobs) "El mejor líder es aquel cuya existencia no nota la gente. El siguiente mejor es al que la gente respeta y alaba. El siguiente es el que la gente teme; y el último es al que odia. Cuando el trabajo del mejor líder está acabado, la gente dice: Lo hicimos nosotros mismos." (Lao-Tzu)