Rankia USA Rankia Argentina Rankia Argentina Rankia Chile Rankia Chile Rankia Colombia Rankia Colombia Rankia España Rankia España Rankia México Rankia México Rankia Perú Rankia Perú Rankia Portugal Rankia Portugal
Acceder

“Derivatives are financial weapons of mass destruction, carrying dangers that, while now latent, are pontentially lethal” . – Warrent Buffett

La negociación en Derivados Financieros aumenta un 3,3% en 2019 - BME

Comenzamos.

Muchos inversores, en sus inicios, cuando oímos hablar del mercado de derivados, lo vemos como un mercado complejo y difícil de entender. Pero nada más lejos de la realidad, como pasa con todo en el mundo de la inversión, se conoce la operativa a fondo y los riesgos que conlleva. Si es cierto que es uno de los mercados con mayor riesgo al tener en cuenta el apalancamiento con el que se opere, ya que son instrumentos apalancados, por tanto, el margen que se requiere y que se liquidan en un período futuro, son características de estos instrumentos.

Para conocer que es el mercado de derivados financieros, debemos comenzar por conocer que es un derivado.

En su acepción mas sencilla, conocemos que un derivado, es lo que se obtiene a partir de otro (recordemos, por ejemplo, los derivados del petróleo).

En el mundo financiero, podemos definir un derivado, como un instrumento financiero (contrato a plazo) cuyo valor depende (se deriva) de otro u otros activos que conoceremos como activos subyacentes (índices, tipos de interés, divisas, acciones, cesta de acciones, valores de renta fija, materias primas,…..), esto podría ser la definición de derivado financiero.

Según el activo subyacente del contrato, podremos encontrarnos con derivados no financieros (oro, maíz, café, petróleo, ….) o derivados financieros (acción, índice, bono, divisas, …..)

Por ejemplo, el precio del derivado financiero del petróleo, dependerá del precio del petróleo, y el de una opción sobre acción, dependerá del precio de esa acción.

Recordemos, que uno de los riesgos a los que los inversores nos enfrentamos en las inversiones, es el conocido como riesgo de precio o de mercado, y es riesgo de no tener la certeza de cuál va a ser la evolución del precio de los activos adquiridos. Pues bien, las operaciones de los productos derivados, constituyen una importante herramienta para la gestión de ese riesgo, este es su principal objetivo y con ese fin surgieron. Lo iremos comprendiendo mucho mejor, conforme vayamos desarrollando el tema.

Los derivados son instrumentos financieros que se utilizan principalmente para proteger y gestionar el riesgo de precio o como hemos comentado, también conocido como riesgo de mercado (cobertura), igualmente, se utilizan los derivados con fines de arbitraje o inversión (especulación). Vienen en muchas variedades y se pueden diferenciar por cómo se comercializan, por el activo subyacente al que se refieren y por el tipo de producto.

Así, podemos entender que los derivados financieros se gestionen mediante contratos, realizados entre un comprador y un vendedor, que celebrado en la fecha actual respecto a una transacción de un activo financiero subyacente con un precio determinado, se cumplirá o ejecutará en período de tiempo determinado en el futuro o fecha de vencimiento.

Por tanto, un contrato de derivados financieros contará, con una fecha actual, un tipo de activo subyacente, un precio y una fecha futura.

Los distintos activos, los podremos encontrar en sus mercados de entrega inmediata, al precio de mercado en el momento actual (precio actual en Mercados Spot). Esos mismos activos, también los podemos encontrar con precios a un futuro determinado en los Mercados de Derivados.

Según el lugar de contratación de los derivados, podemos encontrar dos tipos de derivados:

Contratos OTC (Over The Counter): Son los derivados negociados en mercados organizados, no estandarizados, es decir, mercados no bursátiles, pactando las condiciones de las operaciones entre comprador y vendedor, de una forma personalizada, lo que implica la aparición de nuevos riesgos, un riesgo asociado a la contrapartida y por tanto, también un riesgo en su liquidez.

Contratos Estandarizados: Negociados en los mercados que conocemos como bursátiles, donde las condiciones de las operaciones entre comprador y vendedor, se encuentran totalmente regladas y reguladas, es decir, no se pueden variar el importe nominal, el activo subyacente y la fecha de vencimiento. En estos mercados, existe una cámara de contrapartida (compensación y liquidación), que se interpone entre comprador y vendedor en cada transacción económica, con el fín de evitar los riesgos de contrapartida y liquidez, exigiendo a los participantes que toman riesgos en este mercado, a la constitución de garantías suficientes para poder operar.

Veamos una primera aproximación a los principales tipos de contratos que podemos encontrar:

Futuros: Contrato que obliga a las partes a comprar o vender un número determinado de bienes o valores (activo subyacente), en una fecha futura y a un precio determinado de antemano.

Forwards: Son contratos de futuro (por lo tanto obligan), pero operados en OTC (Over the Counter), operados fuera de mercado organizado, no estandarizado. Como ejemplo, se podría tomar el contrato de negocio que realice Saimaza con los productores de café, estableciendo un precio de compra-venta del café para la próxima campaña.

CFD (Contract for Difference): Conocidos como Contratos por Diferencia, tambien operan en mercados OTC, que nos permiten comprar o vender cierta cantidad de unidades de un activo en particular, dependiendo del crecimiento o el alza de su valor y gracias al apalancamiento.

Swaps: Son sucesivos contratos Forward (por lo tanto obligan) en los que se intercambian rendimientos variables por fijos. Las dos partes se comprometen a intercambiar extremos de pagos (cargas financieras) o cobros (activos) en el tiempo, es decir, una serie de cantidades de dinero en fechas futuras. (Ejemplo: Swaps de tipos de interés (IRS) que se comercializaron en España en tiempos de volatilidad de los tipos de interés variable, pero podemos encontrar muchos otros).

Opciones: Contrato que da a su comprador el derecho, no la obligación, a comprar o vender bienes o valores, en una fecha futura y a un precio determinado de antemano.

Como podéis observar, no he reflejado ejemplos sobre Futuros, CFD’s y Opciones, pues estos son los objetivos de los temas que se van a desarrollar en los próximos post, con algunos ejemplos y operatorias, y por supuesto, incluidos los CFD’s (Contratos por Diferencia), que aunque son derivados, no se encuentran regulados, negociándose fuera de los mercados estandarizados.

También voy a reflejar una primera aproximación a los tipos de participantes que existen en los mercados estandarizados:

Arbitrajistas: No incluye inversores minoristas. Buscan desequilibrios del mercado para obtener beneficios sin asumir riesgos. Realizan operaciones en dos o más mercados por diferencias entre el precio de contado de un activo subyacente (precio Spot) y el precio de futuro de ese mismo activo subyacente, generando la corrección del diferencial en el precio. Son operaciones realizadas a cortísimo plazo y cantidades importantes.

Coberturistas: Administran el precio del riesgo. Utilizan el mercado de derivados para cubrirse frente al riesgo que no desean asumir. Se aseguran el precio del activo subyacente (o producto), mediante el contrato futuro.

Especuladores: Su objetivo es beneficiarse de los movimientos de los precios. Toman riesgo significativo de pérdidas en los mercados, con la esperanza de lograr una ganancia importante en su inversión. Aportan liquidez al mercado.

Veamos algunos ejemplos de lo desarrollado hasta el momento.

En nuestra vida cotidiana, realizamos constantemente operaciones de compra venta, unas en los mercados spot y otras, de forma intuitiva, en los mercados de futuro.

Cuando vamos al super y adquirimos cualquier producto (1 Kg. de naranjas), estamos adquiriendo, en el mercado spot o de contado (el super), ese producto a su precio actual (0,99€).

Cuando invierto en acciones, doy orden al mercado bursátil, de la compra de acciones (Banco Santander), al precio de mercado en ese momento (2,11€).

 

En ambas operaciones, recibo el producto o activo y pago en efectivo el importe de su valor.

Cuando vamos a adquirir una vivienda, nos suelen pedir una señal que garantice la ejecución del contrato mediante la compra de la vivienda al precio acordado, que se ejecutará en próximas fechas, o simplemente, cuando realizamos el pago del seguro de nuestro coche, estamos formalizando una operación a plazo y por tanto, un contrato de futuro.

Si soy agricultor y quiero garantizarme el precio de venta de la próxima cosecha de naranjas a 1€ / Kg., podría formalizar un contrato de futuro con el empresario fabricante de zumos de naranja que, de igual forma, esté interesado en asegurarse la adquisición de las naranjas para su producción del próximo año a ese precio.

Si como inversor, tengo acciones de telefónica y quiero asegurarme el precio de venta de esas acciones a 6 €, ante una posible caída de su precio durante este año, podré formalizar un contrato de futuro. De igual forma, si compro acciones de telefónica al precio actual (4,40€), esperando venderlas en un futuro a un precio superior (6 €), o lo que quiero es comprarlas a un precio más barato (3 €) de lo que están hoy, formalizaría un contrato de futuro para garantizar o especular con esos precios.

En estas operaciones, contra el pago de una cantidad en la fecha de hoy, estoy cubriéndome frente al riesgo de precio de ese producto en un futuro. Tanto comprador como vendedor, conocen el precio a pagar por el producto en la fecha acordada.

Pero los mercados de derivados, no son tan sencillos como lo visto en los anteriores ejemplos, sin embargo, nos sirven para reflejar una simple idea para lo que sirven los productos derivados. Sin embargo, conforme vaya desarrollando los temas y viendo los ejemplos, nos haremos una verdadera idea de su funcionamiento.

No olvidemos, que los derivados son productos complicados que cuando no se utilizan como cobertura, conllevan el riesgo de pérdida total de la inversión, por lo que se debe conocer a fondo el funcionamiento del mercado, los sistemas y métodos de negociación, los productos negociados y el riesgo que se corre.

Hace muy pocas fechas hemos conocido, por desgracia, una noticia vinculada con este tema.

https://www.cnmv.es/Portal/verDoc.axd?t={391ec1fe-da17-4031-b14c-857ba437f255}

Hasta el próximo post.

Un saludo de @inversenjuego.

¡Sé el primero en comentar!
Comentar
FRASES: “Cada día me miro en el espejo y me pregunto: Si hoy fuese el último día de mi vida, ¿querría hacer lo que voy a hacer hoy?. Si la respuesta es no durante demasiados días seguidos, sé que necesito cambiar algo” (Steve Jobs) "El mejor líder es aquel cuya existencia no nota la gente. El siguiente mejor es al que la gente respeta y alaba. El siguiente es el que la gente teme; y el último es al que odia. Cuando el trabajo del mejor líder está acabado, la gente dice: Lo hicimos nosotros mismos." (Lao-Tzu)