Rankia USA
Acceder
Blog Inversión en recursos naturales
Invirtiendo en valor de verdad

Un callejón sin salida y la única solución verdadera

Hoy en día hay mucha polémica en Europa y leo muchos artículos en los cuales el autor busca culpables a la crisis, señalando a Alemania (junto a los países nórdicos) o a los países periféricos. Estoy convencido de que echar la culpa al otro no sirve para nada y de que no se entienden bien las causas verdaderas de la crisis. Por lo tanto, las recetas o recomendaciones tampoco sirven.

Unos quieren austeridad y otros más solidaridad y más créditos, pero la situación es tan grave que ya nos encontramos en un callejón sin salida. Como podemos ver por ejemplo en Grecia, España o Portugal, apretar el cinturón agrava la situación porque la economía cae y la ratio de deuda / PIB empeora sobre todo porque el denominador se reduce. Con las medidas opuestas, si siguen gastando el efecto en el PIB es mínimo pero el numerador crece y la ratio también empeora. Además, si el déficit es muy grande la confianza del mercado en la sostenibilidad de la deuda cae y los intereses suben, lo que pone en peligro toda la deuda emitida. Pero cabe destacar que en cualquier situación la ratio deuda / PIB se agrava, lo que confirma la idea de que estamos en un callejón sin salida. Actualmente lo podemos ver claramente en España.

Lo grave es que en toda Europa la gente se comporta como niños, buscando culpables sin entender que la misma construcción e introducción del euro fue ya de por sí un error. Muchas economistas ya predijeron años antes de su introducción que al final el euro acabaría separando a las naciones por las tensiones causadas, en vez de unificarlas (por ejemplo Dr. Jens Ehrhardt en un estudio sobre el euro en febrero 1997). ¡Estamos exactamente aquí, en este punto, enfrentándonos!

No sólo el euro es una mala construcción, sino todo el sistema financiero, con el monopolio del Estado para decidir la forma de pago, la creación del papel dinero sin respaldo real, el privilegio de la banca para crear dinero de la nada y cobrar intereses, el sistema fraccionario con una expansión crediticia y la manipulación total de los bancos centrales de las tasas de intereses y la masa monetaria… Ludwig von Mises (1881 – 1973) mucho tiempo antes de nuestro tiempo ya nos advirtió con sus palabras famosas: ”No hay forma de evitar el colapso final de un boom provocado por la expansión del crédito. La alternativa es sólo si la crisis debe venir antes como consecuencia del abandono voluntario de la expansión del crédito adicional, o más tarde como una catástrofe final y total del sistema monetario en cuestión”.

Todo este sistema va contra el libre mercado y se parece más al comunismo/socialismo, con una economía planificada y controlada. Además, con la obsesión de los políticos por rescatar absolutamente todo (bancos y estados), el principio clave para el capitalismo ya no funciona: “Quien asume riesgos tiene que responder por ellos y asumir la responsabilidad”. Hoy en día vemos a menudo una transferencia de la responsabilidad al contribuyente, lo que distorsiona por completo el libre mercado, dibuja falsos incentivos y pone en peligro la solvencia de estructuras superiores (el Estado cuando asume el riesgo de la banca o la zona euro cuando asume el riesgo de países en quiebra).

Por eso no sólo Europa está al borde del precipicio, sino también EEUU, además de otros. Europa sólo tiene por encima una mala construcción más que los demás: el euro. Estoy convencido que las medidas que muchos ven como una solución (por ejemplo Eurobonos, unión fiscal en Europa, cambio del mandato del BCE, fondos de rescate, etc.) sólo alargarán “la fiesta” a cambio de una crisis más fuerte en el futuro. No se puede solucionar una crisis de sobre-endeudamiento con más deuda, sólo serviría para ganar tiempo a un precio muy alto. Para España (entre muchos otros países) veo como única solución admitir que la divisa no es la adecuada y que la carga de deuda es insostenible y hay que restructurarla. En otras palabras hay que hacer un reinicio total y volver a su propia moneda. Será muy doloroso a corto plazo pero es la única forma de empezar a crecer entre 1 y 3 años después de haber introducido esas medidas, como lo vimos en el ejemplo de Argentina o Islandia.

Como soy alemán quiero también aprovechar la oportunidad y acabar con algunos mitos sobre las “ventajas” del euro para los alemanes que oigo a menudo. Primero, el euro ha sido un proyecto anti-democrático porque la mayoría alemana lo hubiera rechazado. Nunca han preguntado al pueblo alemán y ahora exigen que rescaten o respalden algo que nunca han querido tener. Segundo, el euro podría haber beneficiado a las grandes exportadoras alemanas, pero no a la gente. Sin duda los alemanes tienen una moneda menos fuerte con el euro y por lo tanto el poder adquisitivo de los ciudadanos es menor (pagan más por los viajes, los productos importados y el consumo en general). El nivel de vida en Alemania con respecto al resto de Europa cayó desde el tercer lugar en 1995 o el cuarto de 2000 a la posición número 11. El consumo y los salarios se han estancado e incluso bajado durante los últimos 10 años. También tengo mis dudas con respecto a que las grandes empresas hayan tenido tantas ventajas como se dice: por ejemplo, es un hecho que el porcentaje de las exportaciones hacia los países de la eurozona ha disminuido levemente, pero lo más grave es que los bancos alemanes han financiado las exportaciones a otros países, lo que significa que en retorno de productos reales los alemanes han recibido “promesas de pagos” que en mi opinión son en gran parte irrecuperables. Cada negocio puede aumentar sus ventas artificialmente a través de ceder mucho crédito a sus clientes, pero a la hora de cobrar la fatamorgana se derrumba.

Quiero concluir con un dicho alemán: “Es mejor un fin con susto que un susto sin fin”. Hay que aceptar que la fiesta de una expansión crediticia no puede durar para siempre y hay que asumir la responsabilidad sin poner más parches a una situación sin salida sólo para ganar tiempo. Me gustaría tener algunas recetas mágicas (las recetas keynesianas son, como demuestra la realidad, más bien charlatanería) pero no existen y es mejor aceptar la realidad cuanto antes. Lo peor es buscar la culpa en otros cuando la tenemos todos. Hemos experimentado las ventajas de un sistema de bonanza pero totalmente insostenible en los últimos 40 años y ahora parece que estemos entrando en la fase de devolver la “felicidad material” y comodidad que hemos tomado prestada del futuro. Espero que la gente no saque falsas conclusiones al culpar al capitalismo y al libre mercado porque el sistema actual se asemeja más a una economía planificada y dictadura de algunas elites (eurócratas, bancos, empresas grandes y políticos). La libertad tiene su precio, que es la responsabilidad, y deberíamos establecer un sistema que lo respete y que se auto regule y dejar atrás las manipulaciones y distorsiones. Pero sin un reinicio total la crisis no va a terminar.

Bernhard Schmidt

Bernhard Schmidt

Fundador de Valoro.net y director de Fortuna Capital Partners

  1. #1

    Serts

    Muy buen artículo Benhard, muy difícil solución tiene una economía tan intervenida, lo único bueno es q al final terminará por afectarle a los que la han creado. Saludos

    @Serts1

  2. #2

    1755

    Es decir, y en resumen, que lo que propones es que Europa en el mundo sean algo así como Venecia es en estos momentos al turismo,no?

  3. #3

    Ignacio b

    Conforme excepto en un detalle " El nivel de vida en Alemania con respecto al resto de Europa cayó desde el tercer lugar en 1995 o el cuarto de 2000 a la posición número 11", bueno también tendrá que ver la reunificación alemana más que lo de ahora, ¿no?

  4. #4

    Antonio

    Hola Bernhard, te voy a decir dos dichos españoles, "Las cosas bien hechas bien hechas están", y "cuesta el mismo trabajo hacer algo bien que hacerlo mal", evidentemente con la construcción de Europa el primer dicho no se ha cumplido y el segundo si. Esta claro que hemos hecho una construcción a medias, sin un proyecto claro y cada uno pensando en lo suyo. También estoy de acuerdo que no debemos buscar culpables, que los hay y claros, pero como lo que ha ocurrido ya no tiene marcha atrás, vamos a buscar soluciones, proponer volver a la situación inicial y cada uno con su moneda me da hasta la risa, porque primero pregunta a quien le viene mejor, a los que han prestado el dinero o a los que lo deben. Segundo seguir con la situación actual sería una espiral que al final todos pagaríamos, los deudores ahora, los acreedores después. Porque no realizar esas soluciones que tu mismo has comentado al principio Eurobonos, homogenización fiscal, acabar con los paraisos fiscales, etc. Es decir utilizar otro dicho español "más vale tarde que nunca" y empezar hacer las cosas bien. Porque no se hacen las cosas bien, primero por los dirigentes que tenemos, segundo porque la banca se financia con esta situación, tercero porque nadie se fía de nadie y cuarto porque tu utilizas dichos alemanes y yo españoles. Por último hay un dicho Universal que dice "el pueblo unido jamas será vencido", en Europa ni esta unido, ni existe pueblo.

  5. #5

    Bernhard Schmidt

    en respuesta a Ignacio b
    Ver mensaje de Ignacio b

    Gracias Ignacio b por tu comentario. Respondiendote a lo de la reunificación, esto ocurrió en 1990 y ya estaba reflejada en las cifras de 1995. Por lo tanto, no tiene nada que ver con lo que sucedió después.

  6. #6

    Bernhard Schmidt

    en respuesta a Antonio
    Ver mensaje de Antonio

    Hola Antonio, repeto tu opinón, pero la situación es tremendamente dificil y para mi la única salida que veo es en lo que he escrito. La carga de la deuda es demasiada y una reestrucuración significa que ciertamente los acreedores pierden una gran parte del dinero que han prestado a personas, empresas y estados que no podían permiterselo.
    Deshacer el Euro y recuperar la flexibilidad necesaria es la única posibilidad en mi opinión de empezar a crecer. También estoy en contra del monopolio del estado de decidir / emitir la moneda ("legal tender laws"). Pueden hacerlo pero deberían permitir al mercado libre emitir monedas alternativas y concurrir con estos. La competencía controlaría todos esos excesos que nos han llevado a esa situación gravisima...

  7. #7

    juan_palomo

    Quizas sea cierto que los alemanes no se han enriquecido, siempre que hablemos de los trabajadores alemanes, pero las empresas, es decir los capitalistas alemanes han hecho su agosto (como decimos en España) y quieren seguir haciendolo.

  8. #8

    Santito

    en respuesta a Bernhard Schmidt
    Ver mensaje de Bernhard Schmidt

    Estas ideas son extremas. Una libertad no regulada por ningún lado con incluso diferentes monedas en un mismo Estado (el cual no existiría porque la intención es que no exista), no sé por donde cogerla. Estos sistemas idealistas no suelen llevar a ningún sitio.

    Sobre la unificación alemana, quieres decir que a partir de 1995 dejó de ser un lastre para su economía? Lo dudo, y estoy seguro que todavía hoy tiene efecto en la economía alemana, ya que dicha unión sí fue más traumática para su economía que la europea. Si los demás siguen creciendo a un ritmo y tú te ves lastrado durante años en el crecimiento por cargar con una economía no competitiva, que lleva décadas remodelar, es normal que vayas cayendo en el ránking que comentas con el paso de los años, más aún si luego te viene encima la UE.

    Es odioso hacer comparaciones, pero la Unión Europea busca el mismo concepto a largo plazo, equilibrar mediante el trasvase de renta entre todos sus miembros, para posteriormente tender a una unión política y económica que los ciudadanos de los supuestos países ricos aceptarían por no tener ya diferencias grandes de renta con el resto de la unión (cosa que no fue necesaria en Alemania y que hay que aplaudir). El euro es un paso que se hizo intermedio pero mal diseñado y posiblemente demasiado pronto para algunos países (España, Grecia, Irlanda, Portugal, Italia, etc), al calor de un ciclo económico expansivo.

    Si consideras que lo que no debería existir es la Unión Europea, ni el Estado, es mejor que lo digas directamente en la primera frase y luego propongas el nuevo sistema llamado XXXX que impondrías como nuevo orden mundial (o europeo, en la república independiente de tu casa).

    Saludos

  9. #9

    Bernhard Schmidt

    en respuesta a juan_palomo
    Ver mensaje de juan_palomo

    Hola juan_palomo
    Las empresas alemanas grandes e internacionales por el momento si, pero las PYMES y los alemanes no. Como escribí Alemanía accumula más y más creditos de cobro dudoso (mira el saldo de "target 2" del banco central etc.) y eso llevará a medio plazo a un desastre...

  10. #10

    Bernhard Schmidt

    en respuesta a Santito
    Ver mensaje de Santito

    Hola Santito,
    la unificación fue sobre todo un lastre antes de 1995 y por eso no entiendo que efecto puede tener en la caida del nivel a partir de 1995. Para analizar las causas a partir de 1995 hay que buscar otras explicaciones.

    De veras piensas que algunos funcionarios en Bruselas, banqueros centrales en Frankfurt y politicos (en todos lados) pueden gestionar la economia mejor que el mercado libre (realmente libre)? Ya hemos visto y vemos actual a donde nos lleva este sistema de planificación central. Prefiero la libertad que el orden de alguien lejos que piensa que sabe mejor que yo (y todas las otras participantes en la économia) que tasa de interes debo asumir, que productos y servicios debo demandar, que seguros necesito etc.
    Las tasas de intereses determinadas de los bancos centrales, las subvenciones, las normas y regulaciones excesivas hacen exactamente eso y son la causa principal por las distorsiones graves en la economia actual! Un mercado libre no hubiera permitido todos esos excesos y la regulacion no ha evitado absolutamente nada del desastre actual. El sector financiero es entre los más regulados del mundo y no veo que es por lo tanto lo más sano (más bien al contrario)...

  11. #11

    Prosegus

    Más razón que un santo, cuando nos querremos dar cuenta de endeudarse más es seguir alargando la agonía.

Autor del blog

  • Bernhard Schmidt

    Fundador de Valoro.net y director de Fortuna Capital Partners

Envía tu consulta