Cifras de crédito reveladoras del siguiente tsunami. Hora bruja

Existen ciertos síntomas de estabilización de la economía y las finanzas que sin ser definitivos sí pueden consolidarse como el inicio del fin, más que el inicio de la recuperación. Paciencia.

El informe de flujos de fondos “Flow of Funds Report” del primer trimestre del año aporta datos que actúan de contrapunto frente a las frágiles señales de recuperación que vienen siendo ensalzadas en las últimas semanas por Washington y Wall Street. Del informe se desprende un adicional deterioro en la evolución crediticia de distintos agentes económicos. Consecuencia, entre otras, de unos mercados de crédito francamente parados entonces y lo peor, más parados ahora tres meses después. Vean, por ejemplo, la evolución del papel comercial actualizada por la FED el día 11 de este mes de junio.

Las partidas que aparecen en el informe Flow of Funds referidas originariamente como “open market paper” , “bank lending”, “non-bank lending”, “consumer and mortgage” revelan las peores lecturas conocidas en las estadísticas del estudio. Son cifras del primer trimestre del año en curso, en el que el crédito al sector privado se redujo a ritmo anual de $1.851,2 millones. Estos datos son decepcionantes aunque eran de alguna manera esperados tras la debacle de 2.008. No obstante, el dato llamativo y al conviene prestar mucha atención es el de préstamos e hipotecas al sector inmobiliario no residencial.

¿Les suena? Hace semanas que aludo a la importancia de este asunto. Se ha producido el primer descenso en la partida de hipotecas no residencial y se puede considerar un indicador adelantado, como lo fue el primer descenso registrado en el residencial, de los problemas que están por venir. Por diversos motivos adicionales a esta señal, la siguiente oleada de insolvencias, morosidad, ejecuciones y agujeros en las cuentas bancarias vendrá de la mano del sector inmobiliario no residencial.

El proceso global de desapalancamiento continúa y está afectando y destruyendo las finanzas personales, que acumulan pérdidas desde el comienzo de la crisis de alrededor de $13 billones, cifra similar al actual endeudamiento vivo de las familias, de $13.8 billones; curiosamente ambas cifras coinciden también con la del PIB americano de manera aproximada. La relación entre deuda familiar y renta disponible asciende al 130%.

La administración, necesitada de hacer acopio de fondos y por tanto, convertido en principal agente emisor, está inundando el mercado de papel y como consecuencia se ha producido ya una subida de tipos de interés sin precedentes, obstaculizando la evolución futura de variables como el consumo y las refinanciaciones.

T BOND Semanal.
Bono americano
El trazo rojo tiene una importancia técnica no desdeñable porque tiene su origen en el año 1.984 y por tanto, una ruptura confirmada será señal de un cambio de tendencia secular.

El precio es inverso a los tipos de interés, que han subido cerca del 100% desde el inicio del desplome de los precios.

Según los propios mandatarios, el papel de las autoridades monetarias es reducir la rentabilidad de los tipos a largo e hipotecarios, aunque hasta la fecha han conseguido justo lo contrario y lo que es peor, se ha puesto de manifiesto su incapacidad frente al mercado.

Massimo Guidolin, economista y vicepresidente de la FED de S. Louis apunta que “Given the size of the underlying markets, cutting the cost of capital to firms and households by reducing the yields required on long-term corporate bonds and mortgages is a key policy objective”.

Evidente declaración de intenciones que el mercado ha desafiado rotundamente, incluso a pesar del generoso programa de compras de Treasuries por parte de la FED.

Mal augurio y cuestión que si fuera interpretada por los mercados de renta variable tal cual, se generaría gran desasosiego, salidas de activos y consecuente caída de precios que, a su vez, obligaría a las autoridades a reforzar de nuevo uno de sus objetivos clave para combatir la crisis, que es manipular, perdón estabilizar, los mercados de acciones para mejorar la confianza.
Reconstruir las finanzas privadas será complicado y lento, también las corporativas y las públicas. Las pérdidas de riqueza de las familias, equivalentes al PIB americano, son una losa sobre la que además pesa la deuda viva y la brutal subida de tipos que comentaba y afectará muy negativamente a la revisión de tipos de multitud de préstamos e hipotecas. Mientras, el tiempo corre y en pocos meses la economía tendrá que desenvolverse más autónomamente y sin la asistencia de programas de estímulo.

Los gobiernos están manifiestamente inquietos ante a la difícil tesitura de decidir cómo y cuándo comienzan a retirar los estímulos para afinar adecuadamente política económica y ciclo económico.

Los mercados han comenzado una ligera corrección esta semana, contradiciendo su habitual comportamiento en las semanas de vencimiento trimestral, en las que la tendencia es estadísticamente alcista. En la sesión de hoy estamos observando recuperaciones intensas en los índices y presagiando que el cierre del vencimiento de la hora bruja de junio será positivo, aunque no suficiente para registrar alzas semanales.

Técnicamente no se puede confirmar el inicio de un tramo porque no se han producido rupturas creíbles todavía, a pesar de los descensos de la semana. El SP500 se encuentra cotizando en los confines del rango que indicaba la pasada semana como posible –círculo rojo- y dentro del cual no habría significado técnico alguno.

ETF SP500. DiarioETF Spider


La teoría indica que la figura técnica desplegada desde los mínimos de marzo es de eventual resolución bajista, en ocasiones fuertemente bajista. La teórica proyección es el origen del movimiento, por lo que podríamos ver los mínimos de marzo en las próximas semanas. Sin embargo, el mercado está siendo artificialmente soportado y la caída puede ser lenta y tediosa, con sorpresas o rebotes positivos en el camino. La ruptura de los 875 puntos de SP500 será indicio de debilidad clara y estimo dirigirá los precios al entorno de los 790-820 puntos, en lo que se puede traducir como una corrección técnica del rebote de marzo. Si, por el contrario, se pierde ese entorno de precios, entonces la lectura que ofrecerá el mercado es bien diferente y consiste en la continuación del mercado bajista y elevada probabilidad de ruptura de mínimos.
El mercado está caro a estos niveles de cotización y las perspectivas no son buenas de manera que se sugiere suma prudencia. La próxima semana el mercado no disfrutará del apoyo de la barita de la bruja triple y será interesante analizar el comportamiento de la renta variable.

Sugerencias en [email protected]

Atentamente,

Antonio Iruzubieta.
CEFA. Certified European Financial Analyst.
¡Sé el primero en comentar!