Banks too big to fail, now countries too big to save

1 recomendaciones
2

Tránsito de una situación en la que los bancos eran demasiado grandes para caer a otra, la actual, en la que los estados son demasiado grandes y con unas deudas desorbitadas como para ser rescatados.

Conocer la capacidad predictiva y de acierto de Goldman Sachs ha sido una noticia envidiable para todo inversor que se precie. Se trata de un hecho verdaderamente sobrehumano, que consiste en conseguir durante el primer trimestre del año, 63 sesiones,  obtener beneficios de sus operaciones de trading en 63 sesiones. Un impresionante 100%, increíble e improbable pero cierto.

Siempre mejorando sus propias marcas, como buen máster, cuando venían de acertar 61 de las 63 sesiones del cuarto trimestre de 2009.  No han sido aciertos menores, cada día han conseguido “arañar” al mercado un mínimo de $25 millones de dólares y en 35 sesiones han ganado algo más de calderilla, alrededor de $100 millones por día.

El controvertido  Trading de Alta Frecuencia es la táctica de salvación del balance de muchos bancos, cuanto más grandes más dependencia muestran. Es una práctica muy discutible, desde el punto de vista de la ética y transparencia, que consiste en recopilar órdenes de clientes y adelantarse a sus operaciones, ¿front running?, con el fin de cruzar operaciones sacando un diferencial contra el cliente que obviamente gana la casa. Además, cobran al burlado cliente las comisiones de turno, naturalmente.

No se trata sólo de Goldman, además y entre otros están involucrados en las mismas artimañas  gigantes como Morgan Stanley, Barclay´s Capital, JP Morgan, Deutsche Bank o Credit Suisse.

Entonces, claro que la reforma del sistema financiero es un asunto peliagudo y muy preocupante especialmente para la propia industria financiera. Claro que batallan con toda su artillería para evitar que se implemente cualquier medida que recorte sus privilegios. En vista del comportamiento del negocio básico bancario continuarán luchando por su supervivencia y defendiendo sus fuentes de dinero fácil. ¿Conseguirán su propósito?.

Hace justo una década consiguieron convencer al gobierno para que retirase las normas básicas de funcionamiento y regulación establecidas, por cierto, justo tras la Gran Depresión (para evitar una repetición de semejante colapso) y tras el crash de 1987. Las llamadas barreras chinas, la separación de banca comercial y de inversión, la regla uptick rule, los límites máximos de volatilidad intradiaria, etc… son algunas de las medidas que de haber continuado vigentes se habría podido controlar y ordenar mejor el patio.

Presumiblemente, de no haber retirado tales medidas se podría haber minimizado la disparatada volatilidad que acompaña a los mercados desde el año 2.000. Quizá se hubiera evitado el dislate subprime, así como el riesgo sistémico sufrido. Quizá no hubieran desaparecido Bear Stearns, Lehman Brothers, Wachovia… ni otros más de 150 bancos menos conocidos, quizá tampoco hubiera sido obligado dislocar las finanzas públicas en la medida en que hoy se encuentran. El gobierno no se habría visto obligado a nacionalizar el sistema hipotecario y partes del financiero y asegurador. 

La contrapartida de aquello es que ahora las finanzas públicas se tambalean, mientras los banqueros no han movido un dedo, ni cedido un ápice en su empeño de jugar a controlar el sistema. Los derivados siguen manifestándose como un juego de naipes con las cartas marcadas. El montante global de derivados asciende a 10 veces el PIB mundial y no ha bajado desde el inicio de la crisis, ha subido. Los contratos de derivados donde se contratan los tristemente famosos CDS, SWAPS y otros como Opciones, Forwards y demás, continúan siendo contratados en su mayoría fuera de cualquier sistema o plataforma oficial de contratación y por tanto lejos de la transparencia pública.

Así pueden trampear su nivel de exposición real al riesgo y además cobrar comisiones de intermediación de manera ad hoc, para poder cobrar el máximo siempre. ¿Quién no ha tenido alguna vez un problema con el banco, intermediario, operador… y ha perdido cualquier posibilidad en la reclamación?.  Cuanta más información tenga el cliente peor para el banco. Cuanto mayor conocimiento tengan las autoridades de las operaciones del banco peor para el banco. Por tanto, opacidad para todos.

Los seis bancos con mayor exposición acaparan más del 90% de todas las posiciones abiertas (JP Morgan, Citigroup, Goldman Sachs, Bank of America, Morgan Stanley y Wells Fargo) 

Tras conceder ingentes recursos públicos para su rescate, numerosos  países han quedado en situación precaria para atender sus compromisos básicos. ¿Quién puede salvar a los estados?.  Son problemas demasiado gravosos para cualquier monedero que hay que solucionar con sacrificio común compartido entre de gobiernos, empresas -banca incluida- y ciudadanos.

Las autoridades están procurando limitar la capacidad de succionar riqueza ajena a grandes ballenas. El fiscal americano Andrew Coumo lleva a cabo una investigación para aclarar los presuntos conflictos de interés entre los bancos y las agencias de calificación. Antiguos trabajadores, empleados por las agencias, han declarado presiones de superiores para hacer la vista gorda y calificar bondadosamente con el fin de no perder clientes.  La investigación incluye naturalmente a Moodys, S&P y Fitch.

La investigación también se dirige, y otra vez salen a colación los anteriormente mencionados, a los cinco grandes Goldman, Morgan Stanley, JP Morgan, Citigroup y BoA (Merrill Lynch), además de otras cuatro grandes entidades europeas Deustche Bank, Credit Suisse, UBS y Credit Agricole.

También el fiscal general ha acusado de fraude a Bank of New York Mellon por el asunto Madoff y por otro lado se investiga a Morgan Stanley por las presuntas mismas actividades que han llevado a Goldman ante la justicia.

Los Estados están siendo vapuleados por los mercados, es decir, por las actuaciones en los mercados de los grandes bancos, quienes por otro lado y como consecuencia de  su mala gestión pierden dinero con su negocio tradicional. Es necesario un mecanismo que devuelva la cordura al sistema.

El Mercado

 

El Mercado de acciones es fiel reflejo de los nervios de los inversores a pesar del esfuerzo realizado el pasado fin de semana por la Unión Europea. Si el ejemplo de la presentación del TARP americano en 2.008 sirve de guía, tengamos en cuenta que tras darse a conocer el plan, el mercado subió un 11% para a continuación deslizarse violentamente a la baja un 30%.

El ambiente está enrarecido, las instituciones han realizado un proceso de distribución de acciones masivo en los pasados meses y no parecen estar en disposición compradora todavía. El inversor final tiene miedo pero está confuso al ver que las fuertes caídas de la pasada semana son atribuidas a un fallo y los índices han recuperado casi todo lo perdido.

La pasada semana indicaba: “Y ahora qué?.  Es muy complicado hacer pronósticos ante semejante situación pero sí conviene mantener la prudencia y no dejarse llevar por lo que seguramente será un comportamiento inestable e increíblemente alcista de corto plazo en busca de los soportes perdidos y mencionados aquí en anteriores comentarios.” Reconozco también mi sorpresa ante la intensidad y rapidez de la recuperación  experimentada esta semana, especialmente en el IBEX-35.

                                  SP500. Intradía. 60 minutos

 

Continuamos en el periodo estacional del año más débil para los mercados, que coincide con la peor fase de estacionalidad en el ciclo presidencial y ante un mercado que sólo ha recortado un mero 3% (SP500) desde máximos, según precios de cierre de ayer.

No se confíen. Es posible que el SP500 intente ascender en busca de los soportes perdidos, tal como esperaba la pasada semana. Casi se han conseguido aunque además, es ahora también posible que ascienda en busca del hueco perdido -rectángulo azul-. No creo que se presente tan fácil oportunidad en el trabajo de actuar contra tendencia subiendo al índice hasta cerrar el hueco.

Atentamente,

 

Sugerencias en [email protected]

Antonio Iruzubieta
CEFA

  1. #2
    Ramon13

    Antonio, los que seguimos la historia economica, sabemos que una de las claves que mencionas es la causa de los problemas actuales, la derogacion leye Stegall Glass.
    Las crisis tienen unas causas y tienen unos responsables. Hay partes evitables y partes no evitables.Repasando la historia nos podriamos evitar muchos problemas.Hya muchas trampas en las que caen varias veces.
    Estos enlaces son muy importantes repasar:
    1...http://www.bis.org/publ/work176.pdf
    2...http://www.debtdeflation.com/blogs/lectures/
    3...http://www.project-syndicate.org/commentary/roubini25/Spanish
    4...Hipótesis de Inestabilidad Financiera de Hyman Minsky, y a la Teoría de
    Deflación por Deuda de Irving Fisher
    http://www.cincodias.com/articulo/opinion/Deflacion-flexibilidad-precios-salarios/20090914cdscdiopi_1/cdsopi/?view=print

    5...La deuda restará hasta un 0,5% al PIB mundial
    Ensalada de declaraciones contradictorias y confusión europeas MANUEL ESTAPÉ TOUS –
    http://www.lavanguardia.es/free/edicionimpresa/res/20100515/53926713402.html?urlback=http://www.lavanguardia.es/premium/edicionimpresa/20100515/53926713402.html

    saludos Ramon

  2. #1
    Comstar

    Una de los problemas que nadie ha notado es que por más creativas las finanzas, en la economía no hay almuerzo gratis. Usar una tarjeta de crédito o usar crédito en general o vender derivados tiene el mismo efecto del satanizado déficit gubernamental.

    Los derivados son deuda. En el caso de Grecia, quiso captar recursos por medio de derivados pero tendría que pagar una tasa de interés de "inversionista soficticado" en lugar de la tasa baja que paga un bono. Pero por más sofisticada y creativa que sea la cosa, es igual que un bono, pero peor, pues es deuda más cara.

    Los derivados tambien son apuestas. En una apuesta alguien paga dinero y otro maneja la apuesta. En las apuestas alguien o pierde dinero pagado o adquiere una deuda. Si apuestas 2 a 1 a que gana un equipo de futbol y el otro pone el dinero en la mesa, o él pierde ese dinero, o tu como manejador de apuestas tendrás una deuda más alta que el dinero pagado si pierdes.

    Grecia quiso jugar de manejador de apuestas, sacarle dinero a Goldman Sachs, pero los banqueros no son tontos y saben que en la apuesta ellos ganaban, y Grecia quedó con una deuda. Es lo mismo que pasó con AIG. Los bancos dieron créditos malos, y sabían que eran malos, "aseguraron" los créditos con derivados lo que es lo mismo que decir a que apostaron a que fallarían, y en efecto fallaron y AIG como manejador de apuestas tuvo una deuda tan enorme que tuvo que ser rescatado.

    En el caso de los CDOs sintéticos que son derivados el manejador de apuestas era el banco investigado que todos conocemos. Los inversionistas pensaron que se trataba de un juego donde compras un título valor y obtienes intereses, o lo que es lo mismo, que en la apuesta ganaban. Es que uno de los que ponía dinero en el CDO era el banco, como si banco e inversionistas pusieran dinero en una olla común, lo que te da la idea de que el banco apuesta a favor de los apostadores. No es así. El CDO está respaldado en bonos de deuda de préstamos malos, lo cual significa que el bono no vale nada. Lo interesante del CDO sintético es que si eso ocurre, el bono saca su dinero de la olla primero y los inversionistas pierden dinero. ¿Y los ingenuos inversionistas soficticados creían que iban a sacar una tasa de interés? ¡¡JA!! Si el CDO no fallaba, el banco al depositar dinero ganaba intereses, lo cual significaba que se pagaba dinero a sí mismo creándolo de la nada, y si fallaba, le quitaba el dinero a los inversionistas. Dicen que no es delito, porque los inversionistas sabían que los derivados eran una apuesta, pero en realidad convirtieron al inversionista en fiador del banco. A diferencia de AIG que contrajo deudas por jugar limpio, si el CDO fallaba, el banco cobra, y si no fallaba creaba dinero y le daba una parte a los apostadores. El banco nunca pierde, ni paga dinero ni contrae deuda, debido al diseño del derivado, lo cual significa que el que pierde es otro.

    Las deudas crean dinero y eso empuja la inflación hacia arriba, minando tu poder adquisitivo. Y aunque no sea el gobierno el que venda el derivado, igual se crea dinero y tu vas a pagarlo con una baja de poder adquisitivo, ya sea por devaluación o por rebaja de ingresos, ya sea que seas empleado o seas empresario.

    Los créditos también crean dinero, empujando inflación. Y tu lo pagarás, con perdida de poder adquisitivo, aunque no hayas pedido prestado. ¿Y cómo hace EUA para estar lleno de deudas y sin inflación si la gente no ahorra? Es que importa bienes, y eso exporta divisas, y con ello la inflación. Pero si recordamos que en economía no hay almuerzo gratis, al exportar inflación tambien exportan empleo, porque crean asimetrías de poder adquisitivo, encareciendo a los trabajadores del país que exporta su inflación.

    Buenaventurados aquellos países que importaron inflación, y tengan población con bajo poder adquisitivo, porque de ellos serán los empleos.

    El problema del déficit estatal no es el préstamo para cubrir el déficit, sino que el déficit produce inflación. De nada sirve que el gobierno español haga recortes, si la gente sigue usando derivados y sigue usando crédito.

    Entonces España aunque lograra una austeridad sin déficit tendría que decidir si absorbe inflación y sus ciudadanos pierden poder adquisitivo o si pierden empleos y contraen su mercado interno. Los ciudadanos que juegan a los derivados o que piden prestado, y los bancos, estarían creando la próxima crisis económica.

    En economía no hay almuerzo gratis.

1 recomendaciones