¿Conviene vender deuda, incluso cortos, y comprar bolsa?

2 recomendaciones
4

La política de la Reserva Federal ha conseguido uno de sus propósitos, mantener bajos los tipos de interés, de manera impecable. No obstante, los objetivos que por mandato debe cumplir, inflación y empleo, no los consigue manejar adecuadamente a pesar de su empeño.

No consigue avanzar porque, debido a la embriaguez de demanda contra deuda de los pasados años, se escapa de sus posibilidades en tanto no se reduzcan los niveles de deuda –desapalancamiento-. Aunque ciertamente, pretende incidir en la demanda manteniendo el efecto riqueza y como uno de los principales factores de riqueza es la vivienda y no hace otra cosa que provocar efecto pobreza, la FED está manipulando abiertamente los mercados.

Los de renta fija –o floja- están en niveles impensablemente bajos en relación al riesgo y al crecimiento económico USA y si este es objetivo de la FED, como han declarado, entonces hay que felicitar su rotundo éxito. Bill Gross, experto en mercados de renta fija y gestor del mayor fondo de RF del mundo, ha caído presa de la manipulación descarnada de las autoridades, comenzó a ponerse corto contra la deuda USA en el primer semestre del año. Desde entonces, el rally de la deuda, en precio, ha sido espectacular y especialmente desde finales del mes de agosto. ¿Habrá cerrado o cubierto el genio Bill sus posiciones?

Recordemos que las rentabilidades de la deuda USA para periodos de 2, 5, 10 y 30 años están en niveles ínfimos de 0.19%, 0.77%, 1.72% y 2.79%  respectivamente, y veamos la evolución gráfica de los precios del T-Bond o bono USA a 30 años: ¿vuelo a la calidad o vuelo rasante del helicóptero BEN?... o quizá ambos porque el segundo asegura al primero, de momento!.

T-BOND. Mensual

Zoom al gráfico anterior en SEMANAL y DIARIO reflejando la espantada alcista de ayer tras confirmarse la operación Twist, con algunas señales de alerta y divergencias técnicas.

T-BOND Semanal

T-BOND DIARIO

 

¿Convendrá ponerse corto ahora contra los bonos USA?.

 

Según una encuesta realizada por una federación americana que representa a las PYMES  (National Federation of Independent Businesses) el acceso al crédito no es problema para los pequeños y medianos negocios, sólo el 4% de empresas encuestadas dicen tener restringido el acceso. Sin embargo, afirman no querer invertir en un entorno de demanda débil y con tanta incertidumbre sobre las ventas futuras. Respecto de las grandes empresas resulta que tienen sus balances muy saneados y reservas de capital en niveles históricamente altos por lo que tampoco necesitan financiación para cometer proyectos de inversión.

Reducir los tipos largos no reconducirá la situación de demanda, ni mejorará la confianza del consumidor ni del empresariado, como venimos insistiendo.

Sin embargo, si tendrá sus efectos. Volviendo al asunto del efecto riqueza, se estima que alrededor de 10.9 millones de americanos tienen problemas de distinta índole con sus hipotecas, otorgadas a precio superior al actual de sus viviendas, y reducir los tipos hipotecarios hasta niveles ínfimos pretende vigorizar el mercado inmobiliario.

También, la consecuencia de la política de tipos actual es una penalización directa y dramática al ahorro, que junto con la previsible penalización fiscal también al ahorro provocará otro pretendido efecto, que es “invitar” a un trasvase de fondos desde la RF hacia otros mercados, léase Renta Variable, de manera que se genere demanda real de activos, subidas de cotizaciones y efecto riqueza.   

Las grandes corporaciones USA están literalmente forradas de dinero, son plataformas globales de negocio y se benefician de las tendencias de crecimiento en Asia y emergentes, cotizan con unos múltiplos muy atractivos y PER inferiores a 10 veces, las rentabilidades por dividendo ascienden a porcentajes que duplican y triplican con facilidad los cupones de la deuda mientras disfrutan de calificaciones de deuda en muchos casos superiores a los del propio país, USA.  Y para terminar, se podrán generar plusvalías con el paso del tiempo, vía subida del precio de las acciones.

Éste cúmulo de detalles permite considerar cualquier desplome de las cotizaciones bursátiles como una oportunidad de compra histórica en determinados sectores y valores bien seleccionados.

En respuesta al panorama político, financiero y económico actual y previsto, las bolsas están frágiles, deambulando sobre un terreno peligroso y corrigiendo. Un desplome no está fuera de pronóstico. En términos de SP500, la pauta bajista iniciada en mayo continua intacta, reafirmada ayer con la clara ruptura de los soportes.

SP500 Semanal

 

Las caídas se pueden acentuar para completar la pauta. No obstante, datos como las lecturas de sobreventa –extrema en determinados datos internos- la espantada de los pequeños inversores, negatividad del sentimiento, consistencia del ciclo presidencial,  inyección de fondos del plan Obama… no está todo perdido, me atrevo a opinar que no parece vayamos a asistir a un desplome profundo, por ahora, y cualquier descenso por debajo de los 1080 puntos con extensión hacia 1020, se debería configurar como una oportunidad de compra excelente que iremos escudriñando con un detallado análisis de la situación.

Obviamente, habrá que cambiar de opinión si el deterioro técnico así aconseja.

 

Atentamente,

Sugerencias en [email protected]

Antonio iruzubieta.

CEFA

 

  1. #5
    Ice man

    Pues ya hace unas semanas me deshice de buena parte de la RF y la he ido reasignando en RV, así que tu artículo me confirma lo que intuía.

    En cuanto a lo que dices de “oportunidad de compra histórica en determinados sectores y valores bien seleccionados” siempre es adecuado seleccionar bien los sectores y valores, pero creo que a los precios a lo que está todo ahora hasta comprando al buen tuntún se haría dinero yendo a largo (si se hace con cabeza se ganará más, claro).

    Gracias por tu análisis, siempre es un placer aprender de tí.

    1 recomendaciones
  2. #4
    Franz

    Conferencias, discursos pero todos viene a decir lo mismo. A consecuencia de la crisis finacinera, inmobiliaria y ahora se está provocando que EEUU y la zona euro sufran una crisis fiscal. Y como se dice que se a de ir lentamente y con mucha precaución, fortaleciendo el capital de los bancos, sobre todo en Europa poniendose al fin de acuerdo y dar solución a los graves auntos de Grecia.
    El problema al que nos enfrentamos es el de una década perdida quizás y de lento crecimiento, lo que si es cierto es que hay que tomar decisiones contundentes, coordinadas y valientes desde los gobiernos desarrollados y emergentes.
    Un saludo

  3. #3
    supercoco1971

    Muchas gracias x este analisis

  4. #2
    Lughxxi

    Magnífico análisis, como de costumbre.

2 recomendaciones