blog José Miguel Bastida
Inversiones, economía y mercados financieros

¿Qué es la gestión activa y gestión pasiva en fondos de inversión?

Aunque la filosofía de gestión activa o pasiva no sea exclusiva de los fondos de renta variable, sí que es cierto que esta categoría de fondos se caracteriza por tener una cartera más versátil; compuesta, mayoritariamente, por activos de renta variable (acciones). Pero, ¿qué es la gestión activa y la gestión pasiva?

 

Un fondo de inversión de renta variable, al estar integrado por este tipo de activos (principalmente) lo convierten en un producto financiero con unas expectativas de rentabilidad y riesgo superiores a los fondos de renta fija. Además de esto, dada la flexibilidad que presentan las acciones a la hora de construir estrategias de inversión y dada la amplia gama de combinaciones que proporciona la diversificación, estos fondos pueden subdividirse en múltiples subcategorías.

En el texto que estamos presentando dividiremos a los fondos de inversión en unas de las distinciones más troncales que existen: Fondos de de gestión activa y fondos de gestión pasiva.

¿Qué funciona mejor, la gestión pasiva o la gestión activa? Se trata de un eterno debate. Vamos a ver en qué se basan ambos conceptos.

Fondos de inversión de gestión pasiva

Esta filosofía de gestión está basada en la creación  de una cartera que replica a un índice de referencia (“benchmark”). La política de inversión determina una distribución de la cartera similar a la composición de dicho índice (mercados, activos, sectores, etc.) y no será modificada según la coyuntura de la situación económica y de mercado. Por lo que el margen de maniobra del gestor es muy estrecho y el fondo se mueve según evoluciona el mercado de referencia.

Esta estrategia parte del pensamiento o teoría que defiende la dificultad de batir al mercado de forma consistente. Únicamente tratan de seguir el curso del mercado, no luchar contra él.

Es posible que tan sólo se invierta en unos cuantos valores representativos del índice benchmark, no en todos, para ahorrar costes. Esto también representa una ventaja de este tipo de fondos: Se suprimen muchos costes de análisis y gestión, por consiguiente, las comisiones suelen ser menores.

En este tipo de gestión predominan los denominados fondos indexados.

Fondos de gestión pasiva

Fondos de inversión de gestión activa

En esta estrategia, el gestor del fondo se enfrenta a las decisiones típicas de construir una cartera de inversión que intente superar al índice tomado como benchmark. En otras palabras, realiza tareas de “asset management”. El gestor, tiene margen de maniobra y no trata de replicar el benchmark, sino batirlo.

Para ello diseña una estrategia más o menos compleja, decide la periodicidad con la que rotará los activos de la cartera, cuál será su composición (si se concentra en un mercado que estima conveniente, un sector, diversifica en varios, etc.) y, en síntesis, realiza un proceso de análisis y selección de valores para incluir en la cartera (según sus propios criterios y el reglamento del fondo). Las políticas de asignación de activos (asset allocation) definen la personalidad de cada fondo de inversión.

Por ejemplo, puede realizar una gestión seleccionando valores del Eurostoxx 50 con una sobreexposición al sector automovilístico porque considera que está en un buen momento de compra (infravalorado).

También podría darse el caso que, en un momento de declive del mercado, estos fondos funcionen mejor porque están sobreponderados en valores defensivos y diversificados en diferentes mercados. Todo depende de la categoría del fondo y las decisiones del gestor.

Fondos de gestión activa

 

 

Linkedin José bastida José Miguel Bastidafepix.com.

Firma José Bastida
 

Autor del blog
  • José Miguel Bastida

    Analista y trader independiente Redactor especializado en contenidos económicos y financieros (Content Manager).

Envía tu consulta