9 recomendaciones
59

No quiero crear falsas expectativas hablando de un próspero año 2012, me parecería de muy mal gusto. En los buenos tiempos ser optimista es positivo para la salud, pues refuerza el sistema inmunitario del organismo. Cuando van a llover cuchillos afilados es conveniente ser realista y cobijarse, aunque sea debajo de la tapadera de una alcantarilla.

Mi mayor deseo para el 2012 sería que al final del año se pudiera comprar todavía un kilo de naranjas con un euro. Una realidad tan simple englobaría dos buenas noticias: que todavía usaríamos euros y que no habíamos entrado en una superinflación desbocada, debido a la puesta en circulación de ingentes cantidades de papel moneda o medios equivalentes.

La concesión a los bancos de casi 500.000 millones por parte del BCE sin preguntar para qué lo querían o si lo pensaban devolver, indica que se ha abierto la veda del QE versión europea. Además, hay que tener en cuenta que esta subasta ha sido de prueba, en la próxima de febrero las entidades aguzarán el ingenio para dejar al BCE más seco que han dejado al FGD.

El flamante gobierno ya está lanzando globos sonda para la creación de otro banco malo. Y yo que pensaba que los bancos que ya tenemos no podían empeorar. La única posibilidad de salvar los muebles que tiene el nuevo ejecutivo es demoler el estado de las autonomías, pero no creo que se atreva a dejar a tantos de los suyos en el paro. La sociedad del bienestar ha muerto hace tiempo, y si el nuevo gobierno no la entierra (no creo que lo haga), el hedor va a ser insoportable.

El problema de los políticos es que no quieren perder votos, y, cuando el enfermo necesita cirugía mayor, para que no se enfade le recetan un placebo. El resultado es que el mal se agrava y el enfermo muere, pero eso sí, muere de una manera políticamente correcta. A la presente situación hemos llegado por la manía que tiene la gente de matar al mensajero que trae malas noticias, y sinceramente, pienso que no tiene solución.

Respecto a la renta variable, si le dan rienda suelta a la maquinita de imprimir papelitos de colores, las acciones subirán. No porque valgan más, sino porque la unidad monetaria con la que se pagan vale menos y se necesitan más unidades para representar el mismo poder adquisitivo. Aunque como medida de precaución, no se debería comprar nada hasta que los índices entren en tendencia primaria alcista.

Lo razonable sería que en una situación como la actual subieran los metales preciosos, pero, teniendo en cuenta que los metales se utilizan como al canario en la mina, los bancos centrales procuran por todos los medios que no suban, para que no se haga evidente que el papel moneda tiende a buscar su valor intrínseco: cero.

Como dato curioso, últimamente han estado prestando oro de forma poco convencional: en vez de pagar por recibir el oro prestado, se cobraba. La intención de prestar oro pagando es bastante obvia: el que recibe el oro prestado a la media hora ya lo ha vendido. Con eso se consigue poner mucha oferta de metal en el mercado y hacer bajar los precios. Al mismo tiempo, el que da el oro prestado sigue anotando en sus libros como si lo tuviera, no importa que sepa a ciencia cierta que nunca se lo devolverán. El resultado es que parece que hay mucho más oro del que realmente existe. Como es natural, todo esto funciona hasta que un día a alguien se le ocurre sacar cuentas, en ese momento el oro real quizá no cubra ni la vigésima parte de las promesas de entrega en circulación de dicho metal.

  1. #64
    Rankapino

    Me han mandado una carta de WAMUQ referente a una votación de algo parecido al concurso de acreedores. ¿Alguien q la tenga sabe qué es mejor hacer?

  2. #63
    Tubis

    Por lo visto el señor George Soros tambien lee a Francisco.

    http://www.eleconomista.es/economia/noticias/3694561/01/12/Soros-mas-pesimista-que-nunca-por-primera-vez-en-60-anos-no-sabe-que-hacer-con-su-dinero.html

    Me parece que va cargado de oro y plata hasta las cejas aunque diga lo contrario.

  3. #62
    Raul ab

    Sr. Llinares, creo que es el momento de volver a reactivar la estrategia de la compra de volatilidad de la plata. ¿Qué le parece?

9 recomendaciones