Blog La macroeconomía al descubierto.
Analizando las contradicciones del mercado

El hijo pródigo

El mercado del oro está dominado por 3 fuerzas fundamentales: por los bancos centrales, por los bullion banks y por la extraordinaria demanda de oro físico. Los dos primeros actores forman un matrimonio de conveniencia. Tienen intereses particulares y a veces se pelean, porque tras tantos años de casados se han vuelto un poco cascarrabias... pero los mantiene unidos un objetivo común: evitar que el hijo pródigo, que está en plena forma, los agobie con sus demandas de independencia. Y éste, como no podía ser de otro modo, se refiere a la fuerte demanda de oro físico impulsada por varios agentes del mercado
 
La relación entre los bancos y el precio de oro, a estas alturas, es divergente. A los primeros les gusta lucrarse con él, siempre y cuando no suba demasiado. Sin embargo, antes de profundizar en la idiosincracia del mercado, me gustaría hablar del modus operandi de la bancos... 
 
Lo que hacen los bancos, desde los albores del capitalismo, es multiplicar el dinero proporcionado por la base monetaria. Cogen el dinero de los depósitos y lo prestan, casi sin restricciones, una y otra vez. Como saben que la gente sólo reclama una parte muy pequeña de sus ahorros, prestan el resto en forma de créditos para financiar las actividades empresariales, la compra de vivienda, etc. Vamos a poner un ejemplo: Bancaja deja 200.000€ a un cliente para que se compre un apartamento en la playa... luego, la inmobiliaria que recibe el pago, lo deposita en el Banco de Valencia. El BV deja un 2% de esos 200.000€ en reserva; o sea, se guarda 4000, y presta el resto al ayuntamiento de Valencia para que se compre cuatro coches oficiales. La concesionaria ingresa el dinero en la CAM y ésta se guarda el 2% de los 196.000€ que todavía están en circulación. Luego la CAM... Bueno, mejor lo dejamos porque no quiero ni imaginarme en que prestó el dinero... Pero espero que se haya entendido como las entidades bancarias crean dinero de la nada. De este modo, mediante el sistema de la reserva fraccionaria bancaria, el crédito se extiende por toda la economía.
 
El problema de todo esto, es que cuando hay superabundancia de crédito, al final ciertos activos entran en burbuja. No voy a hablar del tema de las burbujas porque ya lo hice en el artículo anterior, pero sí me gustaría señalar que los bancos tienen una predilección: hinchar el sector inmobiliario. Ellos están detrás del boom de la vivienda en Estados Unidos, en España, en Irlanda... En los años que precedieron a esta crisis colosal, los bancos se las ingeniaron para extender el crédito más allá de las “limitaciones” del sistema de la reserva fraccionaria bancaria. Con el visto bueno de los bancos centrales diseñaron complicados productos financieros, conocidos como derivados, cuya puesta en marcha amplificó todavía más la oferta monetaria. A alguna mente pensante se le ocurrió empaquetar varias hipotecas en un solo producto, llamado CDO, que podía colocarse en los mercados financieros. Luego, empaquetaron varios CDO en un CDO2 y lo volvían a vender... llegándose incluso a confeccionar CDO3
 
En fin, una locura. El experto en burbujas Charles Kindleberger avisó de los peligros inflacionarios de estas políticas al principio del proceso. Pero muy pocos le escucharon. Los bancos estaban embriagados por la euforia, la FED miraba para otro lado y a nadie parecía importarle que la tasa de ahorro de los ciudadanos hubiera caído a mínimos históricos. El desacoplamiento entre la economía real y la economía imaginaria de los mercados financieros no podía terminar bien... y el hijo pródigo se puso nervioso. El oro empezó a subir...
 
1
                                     
Como se observa en el gráfico, el oro sigue muy de cerca el aumento de la deuda. Cuando estalló la crisis subprime, el experimento montado por los bancos se desmoronó como un castillo de naipes. Las pérdidas por los impagos hipotecarios se amplificaron por el uso de los derivados, el crédito dejó de circular y la FED tuvo que acudir al rescate del sector privado como prestamista de última instancia. Imprimió dinero a raudales –quintuplicando la base monetaria-, y con él compró una gran variedad de productos financieros (fueran pagarés de empresa, cédulas hipotecarias, bonos del Tesoro...). Llenó las arcas de los bancos y se produjo una monumental transferencia de deuda privada, incolocable e incobrable, hacia el balance de la FED.
 
Esta política de imprimir papelitos para pagar las deudas, continúa a pleno ritmo 5 años después. Aumentar el circulante de dinero es una medida inflacionsita desde tiempos inmemoriales... pero no significa inflación inmediata, porque ésta también depende de la velocidad en que el dinero cambia de mano. En cualquier caso, el oro ha estado subiendo por las expectativas de inflación (que con toda probabilidad sufriremos en el futuro). Es el canario en la mina... Sin embargo, a pesar de la vigencia del QE3 y de otras estrategias inflacionistas que pretenden ampliar la oferta monetaria fuera del sistema de la reserva fraccionaria bancaria, como el shadowbanking, el oro se ha pegado un buen castañazo... Por qué? Kyle Bass no encuentra ninguna explicación y Paulson no ha vendido ni una mísera onza de oro a pesar de las cuantiosas pérdidas. La caída de la cotización va contra los fundamentales de la política monetaria y sugiere una gran manipulación, porque la impresión de dinero continúa a pleno ritmo. Por otro lado, el fuerte aumento de la demanda mundial tras el crash de abril (sobre todo en los países emergentes agobiados por la inflación de dólares), parece haber frenado la caída del oro-papel...
 
Francamente, no entiendo que pueda hablarse de burbuja del oro, cuando su demanda y las políticas monetarias de los grandes bancos centrales, no paran de echar leña al fuego para que suba. Luego, habría que preguntarse quién está detrás de las grandes ventas de hace dos meses... Para mi no hay ninguna duda que la orden vino de la FED, el BCE y el BoE. Esto es así, porque invertir en oro es una apuesta deflacionaria que va en contra de las políticas keynesianas que pretenden pagar las deudas aumentando el volumen de dinero circulante. Cuando se invierte en oro, el dinero sale del sistema y se vuelve improductivo. Las burbujas pierden gas y los bancos que están muy endeudados, se encomiendan al tío Ben para que los aleje del precipicio. Por eso no tiene nada de extraño que algunos bancos como JPMorgan o el HSBC, que son juez y parte del mercado del oro, se presten a las manipulaciones de la FED siempre y cuando ésta cubra sus pérdidas... porque en eso consiste su matrimonio de conveniencia. Ejecutan las órdenes, cambian las recomendaciones de sus analistas y presionan a la prensa económica para que extienda el pesimismo, lo cual retroalimenta la tendencia bajista del metal dorado.
 
 

Los límites de la manipulación del oro

 
La caída del precio del oro está limitada por la fortaleza de la demanda de oro físico y, también, por las características propias de su mercado. 
 

La Fortaleza de la demanda

 
Muy a menudo escuchamos en la prensa opiniones “cualificadas” que nos advierten del peligro de la “burbuja del oro”. En su inmensa mayoría se trata de personajes relacionados con la banca, con los hedge funds que invierten en renta variable o, simplemente, de inversores que desean una corrección del oro para tenerlo en cartera. Roubini es uno de ellos... pero una flor no hace primavera y lo que diga este hombre, a estas alturas, carece de importancia porque sus pronósticos yerran más que una escopeta de feria. Sin embargo, como los media controlados por los bancos amplifican el mensaje por todo el globo, al final parece que la cosa va en serio... cuando en realidad sólo están dando su opinión.
 
Pero las opiniones hay que justificarlas... No es de extrañar que la cotización del metal dorado haya subido ininterrumpidamente durante 12 años; no sólo por la puesta en práctica de las políticas cuantitativas basadas en la impresión de dinero, sino porque han aparecido nuevos compradores en el mercado, que han dinamizado la demanda hasta límites insospechables. Ésta procede de los bancos centrales de los países re-emergentes (China, Rusia, Turquía, Thailandia y demás); de los inversores privados asiáticos que compran metales preciosos para defenderse de la inflación; de los ETF respaldados por oro físico –aunque sólo sea en un pequeño porcentaje-; etc. 
                                                          
2
 
Eric Sprott, que sabe mucho de estas cosas –el gráfico es suyo-, nos informa que la demanda anual de oro físico asciende a 3700 toneladas de oro; de las cuáles, 2300 proceden de la producción minera. Pues bien, la nueva demanda de los bancos centrales re-emergentes y demás, equivale a toda la producción minera. En realidad es incluso superior, porque el cuadro no contempla ni las inversiones de los millonarios rusos ni parte del consumo minorista de los países del golfo pérsico. O dicho de otro modo: la producción va por detrás de la demanda.
 
Esta situación es alcista para el oro, pero lo será todavía más si las mineras no consiguen levantar cabeza... Como se observa en el siguiente gráfico, los costes extractivos del metal dorado no han parado de aumentar. El encarecimiento del petróleo y los conflictos salariales, motivados por la inflación, están comprometiendo la rentabilidad empresarial.
 
  3                
 
La delicada situación de estas compañías se refleja en su cotización bursátil:
 
4              
 
La mayoría, además, va cargada de deudas. Cuando una compañía ve disminuir su valor en bolsa, empeora su financiación y su relación con los bancos; porque éstos exigen mayores garantías para seguir prestando o, en su caso, para renegociar deudas pendientes. Normalmente estos conflictos se saldan con desinversiones por parte de las empresas afectadas. Con lo cual, se empequeñecen y pierden capacidad productiva... Por otro lado, si la caída del oro llega a los 1200 dólares la onza como pretenden algunos bancos metaleros, quedará comprometida la viabilidad del negocio y muchas mineras quebrarán. Lo cual haría subir los precios del oro físico... para mayor gloria o consternación de las entidades financieras. 
 

Las limitaciones del mercado del oro

 
Actualmente hay tres mercados del oro: el Comex de Nueva York, la LBMA de Londres y el mercado de Shanghái. Los dos primeros controlan los precios de los metales preciosos y el tercero, con su fuertísima demanda, está presionando a la baja su cotización. Uno creería que tendría que ser al revés, pero no es así como están funcionando las cosas... El oro en occidente es más barato que en oriente. Lo es porque está sujeto a la manipulación de las entidades financieras que controlan su cotización. Y cuando una cosa es más barata en un lado y más cara, en otro, lo normal es que emigre hacia nuevos horizontes que reporten mayor rentabilidad. 
 
Sin embargo, la situación es muchísimo más complicada de lo que parece. Para saber lo que está pasando, tenemos que analizar la idiosincracia del mercado. 
 
El precio del oro -la referencia spot-, deriva del Comex, que es la bolsa donde cotizan sus futuros. No estoy muy puesto con el tema de los futuros, lo reconozco, pero cuando alguién compra sus contratos; en realidad, está comprando la posibilidad de recibir oro físico a su vencimiento. Sin embargo, como el 99% de los contratos nunca se ejecuta, el Comex sólo dispone de una pequeña cantidad de metales preciosos en su cámara acorazada para respaldar sus operaciones. Considerando el volumen total, claro está. Dichos metales son custodiados por varios bancos; sobre todo por JPMorgan y el HSBC. El metal custodiado está dividido en 2 categorías: el registered gold, que está allí para respaldar las entregas cuando los clientes deciden ejecutar los contratos; y el elegible gold, cuya propiedad pertenece a inversores ajenos al Comex, que le pagan por su almacenamiento y custodia. 
 
Pues bien, de un tiempo a esta parte, los inversores han empezado a preocuparse por la tenencia de su oro físico; esté depositado en el Comex, en la LBMA o en la cámara acorazada de cualquier banco. Esta preocupación se ha extendido a algunos gobiernos y bancos centrales, que han iniciado los trámites para repatriar su oro (ahí tenemos a Venezuela, Alemania, Austria...). Probablemente porque saben que éste está emigrando a Asia.
 
                 
Evolución de la prima a pagar en Shanghái en comparación con el precio de las acciones de SPDR 2005 – 2013
 
La intranquilidad de los inversores, está aumentando las peticiones de reembolso de los futuros en oro físico. Y de repente, las autoridades del Comex se preguntan si cuentan con suficientes existencias para cumplir con sus clientes. En marzo de este año -poco antes del mini crash del oro-, el primer banco holandés, el ABN Amro, envió una carta a sus clientes invertidos en oro-papel, para informarles que a partir de abril sólo reembolsarían los contratos con dinero. Naturalmente, esto equivale a un default en toda regla... porque se vulneran las condiciones del contrato a costa de los clientes.
 
Tras la espantada del ABN Amro y el aumento de requerimientos, tanto en el Comex como en la LBMA, mucha gente pronosticó la recuperación de la senda alcista del oro; basándose en la creencia de que los bancos metaleros irían de compras para dar la cara por sus clientes y, de paso, evitar que el tinglado de los ETF se viniera abajo. Sin embargo no ha sido así... sino todo lo contrario. JPMorgan, que lleva la voz cantante en esto, está cambiando la denominación de todo el oro que tiene en custodia; pasándolo de registered gold a eligible gold, con lo cual el Comex se queda “teóricamente” sin metal con que respaldar a sus futuros. Es increíble que esta maniobra sea legal... En cualquier caso, esto ha provocado la huida masiva de los inversores minoristas; porque temen quedarse atrapados en un mercado de papel y de promesas incumplidas, que cada día vale menos. De este modo, se ha producido una monumental transferencia de las posiciones cortas de los pequeños y medianos inversores, hacia los bancos metaleros. 
 
Tras el cambio de denominación a eligible gold, el oro ya puede emigrar a Asia sin problemas. De este modo, los bancos obtienen cuantiosas plusvalías con el carry trade; es decir, jugando con la diferencia de precios entre un lugar y otro. 
 
Pero hay más... La salida del oro del Comex y de la LBMA debería mejorar su cotización, debido a su escasez. Pero eso tampoco está sucediendo... Para mi, sólo tiene una explicación: los bancos centrales occidentales están cediendo su oro a los bancos metaleros. Con lo cual, se evitan las “fastidiosas” interrupciones del flujo de oro que podría alterar su precio. 
 
No es una idea descabellada. En realidad era la política habitual en los años 60. Y muy recientemente hemos sabido que el banco de Bélgica ha prestado veintitantas toneladas de oro a las entidades financieras, a cambio de 1% de interés. Con estas medidas, los bancos centrales keynesianos no sólo recapitalizan indirectamente a sus bancos, sino que ahuyentan el fantasma de la deflación asociada a la inversión en oro. El problema de fondo, sin embargo, es que el oro que se va a Asia nunca volverá... porque los chinos, thailandeses, vietnamitas, indios y demás, sólo quieren entregas físicas. Y en occidente, éstas ventas procedentes de los bancos centrales están agravando la situación de backwardation del oro de la que hablaba Llinares en la última entrada de su blog.
 
Se está preparando una tormenta perfecta. El hijo pródigo podría dar un puñetazo en la mesa, e irse de casa...
 
Saludos a todos. Me tomaré el vino de Rankia a vuestra salud!
 
  1. #2

    Doellman

    Genial post Claudio, explicado de manera clarísima. Un saludo

  2. #3

    arckan69

    Enhorabuena Claudio.

    Creo que es el mejor blog de lengua castellana que jamás he leído. De nuevo, felicidades. Sigue así.

    Por otra parte, me pregunto qué será de la hermana pequeña del hijo pródigo, la plata.
    Sea lo que sea, apuesto por ella también.

    Saludos

  3. #4

    Claudio Vargas

    en respuesta a arckan69
    Ver mensaje de arckan69

    Muchas gracias arckan! Pero en realidad no tiene ningún secreto, esto del blog. Se trata de leer mucho y, luego, saber comunicarlo. Vistos los comentarios, tal vez me exprese mejor que la media... Pero supongo que eso es una deformación profesional (soy maestro de primaria).
    Respecto a la plata, es otra historia. La plata se merece un artículo entero... Su mercado es minúsculo, comparado con el del oro. Ten en cuenta que el mercado de oro en la LBMA mueve al día más pasta que el del petróleo (considerando su cotización a 100 dólares el barril). Lo que la gente tiene que entender, es que el oro no sólo es un activo refugio contra la inflación y la deflación; porque también puede convertirse en un instrumento de la política monetaria. Invertir en oro, saca del sistema el exceso de dinero circulante. En China están intentando controlar la inflación mediante la revalorización del yuan y las compras de oro. Y estoy seguro que el propio gobierno anima a los ciudadanos chinos a invertir en oro físico, por la misma razón.
    No hay que perder la perspectiva macro de esta historia.
    La verdad es que tendría que dedicar un artículo entero a hablar de la subida de los tipos de interés, la caída de los flujos comerciales del dólar y el posicionamiento de las inversiones de los países re-emergentes en oro. Pero de momento aún no tengo toda la información... ya llegará.
    De momento, respecto a la plata, estoy seguro que Llinares puede aportar muchísimo más que yo.

    Un saludo amigo!

  4. #5

    Claudio Vargas

    en respuesta a Doellman
    Ver mensaje de Doellman

    Gracias a ti, Doellman. Al menos el "parto" de este artículo no fue tan pesado como el anterior. Mis neuronas están más descansadas... ja, ja.

    Un saludo!

  5. #6

    Claudio Vargas

    en respuesta a Lughxxi
    Ver mensaje de Lughxxi

    Gracias Lughxxi! Bueno, creo que de momento el oro seguirá "tocadillo". Pero nunca se sabe, pueden pasar tantas cosas... Mientras los bancos centrales occidentales vendan su oro a Asia, los precios se mantendrán bajos. Pero esta política tiene graves inconvenientes, también. Los bancos centrales keynesianos están ralentizando las ventas; lo vemos en el banco de Bélgica, que está un poco "alarmado" porque sus reservas han caído mucho. Luego, la situación de backwardation del oro está empeorando mucho por eso y, también, por la situación de las mineras y la extraordinaria demanda de Asia. Eric Sprott cree que el día en que todos corran a cambiar sus papeles por oro, sucederá con una probabilidad del 100%. Es la famosa "hora cero", en que el oro entrarán en subida exponencial ante el default del mercado de futuros y de la LBMA. Porque no hay oro para respaldar tantas posiciones.
    De momento la FED y el BCE siguen a lo suyo: imprimiendo dinero para hacer bajar los tipos de interés, vendiendo oro para mantener la exhuberancia de las burbujas (que permiten a los bancos, desapalancarse), etc. Es un plan perfectamente concebido. Lo que pasa, es que todo esto acelera la desarticulación del dólar como moneda de intercambio internacional. Amén de que las políticas de los QE ni generan el crecimiento esperado, ni dan tantos puestos de trabajo como se presuponía.
    Por eso digo, que esto no va a terminar bien... Es imposible!! Bernanke se va a ir muy pronto y, con él, terminará gran parte del festival.
    Cambio de ciclo a la vista...

    Saludos!

  6. #7

    Francisco Llinares

    Un detalle importante es que los bancos centrales prestan oro a gentuza que nunca lo podrá recomprar para devolverlo. En los libros de los bancos centrales no se especifica la cantidad de oro que hay prestado y el que les queda en la cámara, sólo tienen un único apunte. Eso hace que un lingote de oro parezca que está en 5 sitios a la vez, aumentando la ficción del oro que hay disponible.

    Por ejemplo: Alemania cree que tiene 3000 toneladas de oro, y todos sacan las cuentas así, pero una buena parte de ese oro debería estar en la Reserva Federal. La FED lo ha prestado a alguien que lo ha vendido, y el nuevo comprador dice que posee también ese oro.

    Conclusión: una onza de oro está contabilizada en 5 sitios como almacenada físicamente (eso sin contar el apalancamiento del mercado de papel), pero el que de verdad tiene esa onza no la soltará jamás. Cuando alguien de los 4 anteriores vayan a recoger su onza, y ya hayan vaciado el oro de los ETFs, se verá que la caja del emperador está desnuda.

    https://www.rankia.com/blog/llinares/1473361-oro-esta-siendo-tratado-como-basura

  7. #8

    Claudio Vargas

    en respuesta a Francisco Llinares
    Ver mensaje de Francisco Llinares

    Muy buenas Llinares! Estoy totalmente de acuerdo. Yo creo que, al final, esto terminará encumbrando al mercado de oro físico de Shanghai. Esto es una guerra económica mundial de proporciones épicas. La FED dispara con el dólar, devaluándolo, con lo cuál Estados Unidos transfiere a los demás sus propios problemas en forma de inflación. Y los chinos compran todo el oro que pueden, para minimizar ese impacto y, de paso, apostar contra el dólar (porque el que compra oro, se posiciona corto con el dólar). Todos los re-emergentes están haciendo lo mismo. China tiene reservas más que suficientes, para comprar varias veces todo el oro que está en posesión de los bancos centrales occidentales (y muchísimo más, para los que lo están vendiendo). Recientemente el "diario del Pueblo" invitaba al gobierno a sextuplicar sus reservas en oro... las reconocidas hasta el momento, son de poco más de 1000 toneladas; pero todo el mundo sabe que sus reservas reales de oro ya sobrepasan las 2000 toneladas. Así que: de cuántas toneladas estamos hablando?
    Llegará un momento, no muy lejano, en que occidente ya no podrá respaldar la demanda asiática... Y China no está sola. Hay otros actores: los indios (que siguen comprando a saco a pesar de la represión fiscal gubernamental), los turcos, los rusos, los thailandeses... La lista es muy larga. Occidente está empeñando las joyas. No deja de ser una medida desesperada.
    Un abrazo!

  8. #9

    Penausende

    Enhorabuena Claudio por su blog.

    Desde mi punto de vista, lo que está sucediendo en los mercados de oro y plata, es una pata de la compleja evolución del sistema económico/monetario mundial.

    El oro y la plata como cualquier activo actual, pudieran estar sujetos a movimientos financieros especulativos que se transformarían en burbujas(o cracks), o a movimientos fruto del equilibrio, sano, de su oferta y demanda.

    Pero queda una tercera opción, que sería la manipulación de los precios por parte de quienes pueden hacerlo, y en este caso coincido con usted en que hay contubernio entre los bancos centrales, los bullion banks, los mercados en los que cotizan y las agencias de "supervisión".

    En el blog del Sr. Llinares, hay muestras suficientes de hechos reales que confirman esta opción, quizá más visible en el mercado de la plata, pero también en el del oro.

    Mi opinión: el dólar, como moneda sin respaldo, puede estar en su fase final. Los chinos tienen muchos dólares, mucha deuda USA y muchas ganas de tomar el timón de la economía mundial y no están dispuestos a seguir financiando el dispendio estadounidense soportando la fuerte inflación con la que estos les quieren pagar.

    Por este motivo, China ha firmado ya con varios países acuerdos para que las transacciones entre ellos se hagan en yuanes o la moneda del otro país y lleva varios años comprando minas y empresas productoras de oro. Además de animar claramente a su población a comprar oro físico.

    Esta estrategia, tiene dos caras: por un lado ir escapando de su dependencia comercial del dólar/USA, a la vez que, se va consolidando como líder monetario mundial alternativo, para lo que aplicar alguna versión del patrón oro sería de necesidad.

    Sin embargo, los americanos no tienen pinta de dejar que esto suceda tan fácilmente y en vista de que la batalla monetaria parece difícil de ganar, están orientando su estrategia al mercado energético mundial, a sabiendas de que China es un gran importador neto de energía.

    En resumen, dinero y energía, las máquinas que mueven el mundo. Con la apreciable diferencia de que el dinero actual depende de la fe, la energía es real, el oro y la plata igual.

    Un saludo.

  9. #10

    broker 333

    como otras veces, magnífico! tengo que felicitarte porque no he encontrado una explicación tan completa del mercado del oro en lengua hispana

  10. #11

    Uranio

    A q te refieres con:
    se ha producido una monumental transferencia de las posiciones cortas de los pequeños y medianos inversores, hacia los bancos metaleros.
    El pequeño inversor estaba corto n l oro?
    Gracias y un saludo.

  11. #12

    Lughxxi

    en respuesta a Claudio Vargas
    Ver mensaje de Claudio Vargas

    Mi opinión difiere un poco de la tuya. Como decís Llinares y tú, cada onza está contabilizada en 40 sitios a la vez; todo el mundo más o menos cree que lo tiene pero, en realidad, sólo lo tiene el que posee la onza física.

    Yo creo que la situación aguantará hasta que los vendedores de oro físico agoten totalmente sus reservas, entonces nos daremos cuenta de que todo era un sistema Ponzi como el de Maddof y acabará como acabó éste. Nada menos pero tampoco nada más.

    En los 30 se produjo una primera desvinculación con el oro... y no pasó nada. En los 70 una segunda desvinculación y tampoco pasó nada. Esta sería la tercera y última y tampoco pasará nada. Es de suponer que primero vendrá una subida fabulosa en su cotización y luego, cuando se compare su valor relativo con el de otros activos, un hundimiento y nada más. Y el que tuviera oro de papel, quedará estafado y sin nadie a quién recurrir, como siempre, como si tuviera bankias o pescanovas.

    Al común de los mortales el oro ni le va ni le viene. El pueblo adora al billete de 50€ como si fuera una estampa de la Virgen sin cuestionarse ni lo más mínimo qué es el valor intrínseco ni si lo tiene o de dónde le viene. Y quien conoce el percal ya está de vuelta de todo esto.

    Saludos.

  12. #13

    Claudio Vargas

    en respuesta a Uranio
    Ver mensaje de Uranio

    Estas bajadas las han provocado las ventas de los bancos que, como pasa en las bolsas, han arrastrado al resto de inversores, que han salido del mercado. No es muy diferente de lo que pasa en la Renta Variable. Tras cada caída, los bancos volvían a entrar, comprando las acciones de los ETF con su correspondiente descuento. Y así una y otra vez... Aunque a este paso se van a quedar como los únicos actores del negocio, en régimen de casi monopolio. Y francamente, no parece un buen negocio el que los únicos que compran y venden son los mismos. Y en el mercado de la plata es mucho peor...
    Saludos!

  13. #14

    Claudio Vargas

    en respuesta a Lughxxi
    Ver mensaje de Lughxxi

    Así es. Pero yo creo que el proceso terminará antes de que los bancos centrales se queden definitivamente sin oro. La preocupación de los alemanes, austriacos y demás sobre su oro, ya se esta trasladando a los bancos centrales netamente vendedores, cómo el de Bélgica (que está reduciendo las ventas a velocidad de crucero). No creo que nadie en su sano juicio venda hasta quedarse sin nada... perderían la cara ante la comunidad internacional.
    Por otro lado, en los años 30 y en los 70, sí pasaron bastantes cosas. La administración Roosevelt se incautó del oro físico de inversión por decreto ley... con multas de hasta 10000$ y pena de cárcel para los infractores. Tuvieron que hacerlo, porque en medio del peor escenario deflacionario de la historia reciente de Estados Unidos, el oro ya estaba subiendo un 40%... Es tremendo! Luego, en los años 70, Nixon abandonó el patrón oro para imprimir tanto papel como hiciera falta para pagar los costes de la guerra de Vietnam. Y el país se sumió en la estanflacion hasta la llegada de Reagan al poder. Los alemanes, los suizos y demás, tuvieron que devaluar un 50% sus monedas para mantener el tipo de cambio con el dólar... con lo cuál, se comieron buena parte de la inflación exportada por los yanquis. Te acurrdas de la subida de los precios del petróleo?
    Respecto a que el oro tarde o temprano terminará pillando a muchos incautos, al final de esta crisis, estoy completamente de acuerdo. Habrá que leer el mercado para salirse a tiempo...

    Un abrazo!

  14. #15

    Lughxxi

    en respuesta a Claudio Vargas
    Ver mensaje de Claudio Vargas

    Sí, todo eso es cierto. Por supuesto que pasarán cosas, lo que quiero decir es que no habrá hiperinflaciones, ni será el fin del dinero fiat ni volveremos al trueque ni nada de eso.

    Un abrazo.

  15. #16

    Claudio Vargas

    en respuesta a Penausende
    Ver mensaje de Penausende

    Gracias Penausende! En efecto, tiene toda la pinta de que va a ser así. El yuan se va a convertir en una moneda de intercambio internacional de primer nivel. Ocupará una parte del terreno del dólar y este, en consecuencia, se devaluara en su justa medida. Es inevitable. Y sucederá mucho antes de lo que la gente se imagina... Nos dirigimos a un escenario internacional, donde las transacciones comerciales se realizarán con una cesta de divisas. Y allí, probablemente, el oro tendrá su lugar.
    Un saludo!!!

  16. #17

    Claudio Vargas

    en respuesta a Lughxxi
    Ver mensaje de Lughxxi

    Si si, estoy de acuerdo con eso. Por supuesto, el dinero fiat continuará. Pero el estallido de todas las burbujas que hay en marcha obligará a una gran reflexión sobre los peligros de las políticas monetarias ultralaxa. No veremos hiperinflaciones como la de la Alemania de Weimar, pero sí inflaciones a la Argentina con tasas al 35-40%. Las revueltas populares que estamos viendo estos días, en Brasil o Turquía (motivadas en buena parte por la inflación), irán a más.
    Un saludo!

  17. #18

    Uranio

    en respuesta a Claudio Vargas
    Ver mensaje de Claudio Vargas

    Ante todo gracias por compartir tu conocimiento.
    Me gustaria preguntarte q escenario planteas mas
    menos en El futuro y cual seria la mejor manera de
    Protegernos?
    Gracias y un saludo.

  18. #19

    Kapandji

    en respuesta a Claudio Vargas
    Ver mensaje de Claudio Vargas

    "Respecto a que el oro tarde o temprano terminará pillando a muchos incautos, al final de esta crisis, estoy completamente de acuerdo. Habrá que leer el mercado para salirse a tiempo..."

    ...O mantener el 25% en metales preciosos, suba o baje, como parte del portafolio permanente...

    La semana pasada terminé de leer el libro "Guia Para Invertir en Oro y Plata: Todo Lo Que Necesitas Saber Para Obtener Ganancias de los Metales Preciosos"... de Michael Maloney,y despues de todo el libro indicando las bondades de los metales preciosos y la farsa histórica del dinero fiat, termina diciendo que hay que saber salirse pues su objetivo principal era la adquisición de bienes raices (me mató...).
    Un saludo

  19. #20

    Claudio Vargas

    en respuesta a Kapandji
    Ver mensaje de Kapandji

    Jajajaja! Vaya tela con el Maloney ese... O sea, que al final hay que salirse para invertir en el negocio favorito de los bancos: el inmobiliario. Hombre, si es primera vivienda se entiende, pero para especular... De todos modos, todavía creo que nos quedan unos años antes de salirse del oro. Habría que vender tras la bandada de cisnes negros, cuando tengamos una buena inflación. Y sí, el 25% de la cartera la tengo en metales preciosos.
    Un abrazo!