26 recomendaciones
93
Da igual que el gato sea blanco o negro, lo importante es que cace ratones.
 
Deng Xiaoping, el gran líder reformista del Partido Comunista Chino
 
 
Recientemente, China acaba de superar el PIB de Estados Unidos y parece que ha llegado el momento para que dé un “Gran salto hacia adelante”. Sus vecinos están muy preocupados porque sienten el aliento del Dragón… Sea como sea tendrán que tomar una decisión; o se unen al gigante asiático o se enfrentan a él con la ayuda de los norteamericanos. Los indios, los paquis y los iraníes quieren estrechar los lazos comerciales con la Organización de Cooperación de Shanghái. Mientras los vietnamitas, los filipinos, los taiwaneses, los koreanos del sur y los japoneses se están acercando tímidamente a los estadounidenses para que frenen el avance de los chinos con su “política de contención”. 
 
La elección es muy difícil. Estoy seguro de que en la mente de los líderes orientales resuena la vieja cita maoísta de que Estados Unidos es un Tigre de Papel. Desde luego Mao estaba equivocado. Tras la crisis de los misiles cubanos, Kennedy dio un paso al frente y le demostró a todo el mundo que Washington iba en serio y que no iba a amilanarse por nada ni por nadie. Krushov lo entendió y tuvo que retirar los misiles… Pero: ¿y ahora qué? Han pasado 50 años desde el incidente con los soviéticos. El mundo ha cambiado mucho y el presidente Obama está encontrando mucha resistencia incluso entre sus aliados naturales para establecer tratados comerciales que aseguren la hegemonía del dólar como divisa de referencia internacional. El gran acuerdo comercial con la Unión Europea está encallado y el Tratado de Comercio Trans-Pacífico (TPP) aún no se ha aprobado. Las reticencias de los países a firmar esos tratados son comprensibles; habida cuenta de que en la letra pequeña de todos los tratados, Estados Unidos siempre busca un blindaje constitucional para sus multinacionales que les permita trabajar a su antojo (por ejemplo: si se firma el TTIP, se modificarán las leyes nacionales y europeas que impiden que Monsanto nos exporte su morralla alimenticia modificada genéticamente).
 
En Asia los sentimientos anticolonialistas son muy fuertes y suelen desconfiar de las propuestas americanas porque a menudo son deshonestas. Ahí está el caso de Filipinas, que está dispuesta a ceder sus bases a los marines siempre y cuando lo autorice su Parlamento por circunstancias de emergencia nacional (para que no se queden permanentemente en el archipiélago). En cualquier caso, los países que se resisten a firmar el TTP con Washington también recelan de China y tarde o temprano tendrán que “aclararse la garganta”. 
 
La situación de Japón es propia del Dr. Jekyll y Mr. Hyde. Por un lado necesitan a los yanquees para contrarrestar la influencia de Pekín en la zona; y por el otro, no pueden enfrentarse abiertamente a los chinos porque todas sus fábricas instaladas en China serían nacionalizadas de facto en el supuesto de un enfrentamiento militar. Sea por eso o porque la población de Okinawa está hasta las narices de la presencia militar estadounidense en la isla, los nipones todavía no han estampado su sello en el TTP. Otro caso digno de estudio es el de Arabia Saudita. Están molestos con Obama porque los ha dejado “colgados” en Siria y porque se muestra comprensivo con las petroleras norteamericanas que ansian entrar en el mercado iraní. Asimismo, los saudíes ya exportan más petróleo a China que a Estados Unidos y uno no puede dejar de preguntarse que harían los árabes si un día de éstos los chinos les proponen sustituir el petrodólar por el petroyuan… No es un asunto baladí. Sobre todo si tenemos en cuenta que la nación árabe cuadra sus cuentas públicas con el impuesto que grava las exportaciones de crudo. 
 
Percent Oil consumption
Al ritmo actual, en 2018 China y la Índia conumirán el 90% de la producción mundial de crudo
 
 
Así que ya véis, vivimos tiempos muy convulsos cuyo desenlace determinará el juego geopolítico de las próximas décadas. Mientras los BRICS analizan los conflictos de Ucrania, de Siria y del Mar de Japón para dilucidar si Estados Unidos es o no un Tigre de Papel; Obama redobla sus esfuerzos para demostrar lo contrario. Puede que tenga el mejor ejército del mundo. Pero la situación financiera en casa es desastrosa y mucha gente cree que el Imperio tiene los pies de barro.
 
Hace unos días, el antiguo economista jefe del BCE y vicepresidente del Bundesbank, Jürgen Stark, comentó lo siguiente en el Instituto Ludwig von Mises (Alemania):
 
Los Bancos Centrales han perdido por completo toda capacidad de control y perspectiva sobre la situación económica; y también, todo el sistema se basa en la ficción pura. Estamos dando palos de ciego desde 2008 para evitar un segundo Lehman, que si se produce, arrasará con todo el sistema.
 
No nos engañemos, Stark se refiere a la política monetaria de la Reserva Federal. Tras 6 años de impresión alocada de dinero, Estados Unidos vuelve a estar en recesión –una recesión severa si atendemos a la caída de la velocidad del dinero de la M1 y M2 (estos valores están ya en niveles de la Gran Depresión)-; con un montón de burbujas billonarias a punto de estallar y una euforia bursátil que roza lo bizarro. Ya he hablado de esas burbujas en mi blog… Pero hoy os dejo otra más; la de los bonos municipales o munis. Estamos a la espera de que Detroit se acoja a la ley de quiebras municipales. Si lo hace, impagará toda la deuda o impondrá quitas a los acreedores que compraron sus obligaciones. Eso afectaría de lleno al sistema federal de pensiones -Detroit no es el único municipio con problemas-; y podría producirse un efecto “bola de nieve” de impredecibles consecuencias. 
 
Todas estas circunstancias no pasan desapercibidas ni a los rusos, ni a los chinos. Mientras los norteamericanos lían la madeja en Europa para que el BCE los rescate a través de un QE a la europea la macro de la Eurozona está mucho mejor que la estadounidense a pesar de “lo que digan” y de los riesgos deflacionarios-; los BRICS acumulan oro y plata porque es lo único que tendrá algún valor cuando los yanquees decidan impagar sus deudas mediante una gran devaluación del dólar. El dólar es “nuestro problema”; aunque cada vez menos… “Chimérica” se desvanece.
 

El Fin de Chimérica

 
El término “Chimérica” se lo debemos al historiador británico Niall Ferguson. Nace de la conjunción de los vocablos “China” y “América”. Y resume muy bien la relación simbiótica que ambos países han mantenido durante los últimos 25 años. Durante este período, la economía del gigante asiático se ha beneficiado muchísimo de la demanda proporcionada desde el otro lado del Atlántico. La mejor forma de entender esa relación es analizando los planteamientos del “Dilema de Triffin”; por el cuál Estados Unidos imprime dinero para comprar productos manufacturados chinos y luego permite que las autoridades de Pekín inviertan los ahorros derivados de su superávit comercial en la compra de los treasuries. Por supuesto lo estoy simplificando mucho… Aunque los tiros van por ahí. Así pues, “Chimérica” es un gran acuerdo entre las dos superpotencias. 
 
Todo el mundo ha ganado con ese trato. Todo el mundo, menos la clase media norteamericana. Gracias a la globalización y a la deslocalización industrial, el Partido Comunista Chino (PCCh) pudo dar trabajo a centenares de millones de personas y emprender una profunda reforma económica que ha mejorado todos los estándares de vida del país. La modernización de China en este período no tiene parangón y sólo puede ser comparada con el crecimiento que experimentó Inglaterra durante la Revolución Industrial. En cambio, para las élites occidentales la gestación de Chimérica fue una gran oportunidad para rebajar los salarios en el Primer Mundo. Me alegro por los chinos. Pero estos cabrones… Los cabrones que nos gobiernan en la sombra llevaban décadas esperando el colapso de la U.R.S.S. para hacerse con el control de la mano de obra “cautiva” que vivía al otro lado del telón de acero. 
 
Es increíble que nadie hable de estas cosas… Mientras duró la “Guerra Fría” a nuestras élites no les quedó otro remedio que fomentar el Estado del Bienestar y pactar con los sindicatos salarios altos que beneficiaran al común de la población. No tenían otra alternativa. Pero cuando el muro de Berlín cayó se abrió la veda para las rebajas salariales y la progresiva desarticulación de los beneficios sociales. Ni soy comunista, ni socialista, ni nada que se le parezca. Aunque sé lo que pensaría Marx si estuviera vivo… Diría que durante la globalización:
el gran capital ha extraído la plusvalía del salario de los trabajadores para acumular cuantiosos beneficios empresariales que han atizado varias burbujas financieras y bursátiles.
Por supuesto a los chinos todo esto les importaba un carajo. A fin de cuentas, la factura la pagaban otros… Y a nuestros gobiernos también, porque China exportaba deflación (productos a precios bajos) y eso permitía mantener la ilusión de que todos éramos ricos a pesar de la disminución de nuestra capacidad adquisitiva (siempre hay que comparar nuestro poder de compra con el de las clases más adineradas).
 
Sin embargo a finales de los años 90, esta “ilusión” empezó a desvanecerse. Seguramente por el agravamiento de la deslocalización industrial. Entonces los Bancos Centrales empezaron a manipular a la baja los tipos de interés para promover el crecimiento mediante el endeudamiento. Siguiendo la máxima del emperador romano Tiberio de que “a las ovejas no hay que degollarlas, sino esquilmarlas”, nuestros gobernantes empezaron a regalarnos el dinero para que nos compráramos casas, coches y demás. Con la pasta en la mano nadie hacía preguntas ni montaba “pollos” por ahí. Lo cuál siempre es muy conveniente… Y por un tiempo todos nos creímos afortunados y nunca nos planteamos que nuestro endeudamiento presente seria una “excusa” para esquilmar a las generaciones venideras.
 
Esta política de endeudamiento y de vivir por encima de nuestras posilidades duró hasta el estallido de la crisis subprime que dio comienzo a la Gran Recesión. Aunque mucha gente cree que el mito continúa… yo creo que Chimérica murió tras el gran desplome bursátil de marzo de 2009. Hasta entonces, China desarrolló sin cortapisas las “cuatro modernizaciones” que Deng Xiaoping puso en marcha cuando llegó al poder en 1980, basadas en la modernización de la economía, de la agricultura, de la ciencia y la tecnología y del aparato militar. Los logros obtenidos durante estos años son impresionantes. Más de 400 millones de personas han emigrado del campo a la ciudad para ir a trabajar a las fábricas. En paralelo a ese movimiento, se han construido infraestructuras equivalentes; como el desarrollo de una vastísima red eléctrica comparable a la que posee Estados Unidos. Los pilares de ese crecimiento se fundamentaron en los bajos salarios que atrajeron al capital extranjero; en las rebajas fiscales a las pymes y a las multinacionales que se establecían en el país y en el consumo discrecional del carbón.
 
China Energy
Aunque es muy contaminante, el carbón es la fuente de energía más barata –en rojo-
 
Gracias a esa relación simbiótica entre Estados Unidos y China, ésta ha acumulado la friolera de 3’6 billones de dólares en reservas (1’3 billones sólo en bonos del Tesoro de EE.UU.). 
 
Esta historia de éxito ha llevado a muchos a creer que China es una superpotencia capitalista. Cuando en realidad, no es verdad. Ya lo decía Deng: “Un país, dos sistemas”. En lo que se refiere al comercio sí lo son; pero en lo demás siguen siendo los “viejos” comunistas de siempre. Toda la economía se mueve al son de los planes quinquenales diseñados por el aparato ejecutivo del PCCh. Del mismo modo en que lo hacían los soviéticos. El sistema financiero es una proyección del brazo del Estado y casi toda la propiedad agrícola sigue siendo comunal –aunque la tierra puede alquilarse, jamás puede venderse ni ser tratada como una mercancía-. El éxito de la industria agrícola es notable; ya que con sólo el 6% de la tierra cultivable del planeta, China es capaz de alimentar al 18% de la población mundial. 
 
Pero como íbamos diciendo… Este modelo de crecimiento murió al comienzo de la Gran Recesión. Según los planteamientos del Dilema de Triffin, Washington hizo lo que tenía que hacer para salir del atolladero: imprimir dinero para inyectar liquidez en el sistema que luego tendría que ser aprovechada por sus acreedores para comprar deuda norteamericana. Lo cuál convierte a Estados Unidos en una máquina de exportar inflación… Aunque eso no es todo; pues desde la FED han animado a los países acreedores a fortalecer sus divisas con el objeto de impulsar las exportaciones estadounidenses y, con ello, aliviar la tensa situación de su mercado laboral. 
 
Sin embargo tras varios años de impresión de dinero a través de los QE, Estados Unidos no logra salir de la recesión: ¿por qué? La respuesta a esta pregunta es muy compleja. Tras la puesta en marcha del QE3 uno de los gobernadores de la FED dijo que “no sabían qué estaba frenando el crecimiento”; y si no lo saben ellos… ¿cómo voy a saberlo yo? Aunque lo voy a intentar… En parte esto se debe a la denominada “Guerra de las divisas”; en la que un montón de países están debilitando sus monedas para ganar competitividad comercial. Esta circunstancia anula en parte la efectividad de los QE; ya que al imprimir dinero, países como Japón debilitan su capacidad de compra de treasuries norteamericanos y obliga a la FED a emitir más deuda para financiar el estratosférico déficit público del país. Es una pescadilla que se muerde la cola… Y yo me pregunto: ¿cómo puede ser que un aliado tradicional de los yanquees como Japón, ¿vaya por libre? La respuesta es sencilla: ¡porque tienen un morrocotudo problema energético!
 
Estados Unidos, Japón, la Unión Europa y próximamente China, presentan superestructuras muy endeudadas que no pueden mantener. Por supuesto, el elemento que está descubriendo nuestras vergüenzas es el “Peak del Petróleo”. No podemos pagar más por el precio de la energía. Así que una de dos: o reducimos la superestructura o reducimos las deudas. Luego, como seguimos endeudándonos sólo podemos recortar el tamaño del Estado y de la economía en general que fue configurada para un entorno de crecimiento. Ésta es la razón principal que está detrás de las fuerzas deflacionarias que asustan a todo el mundo. Incluso a los alemanes… Podemos imprimir todo el dinero que queramos. Y ni así conseguimos parar la caída. Sin duda porque la escasez de petróleo se agrava. 
 
Pensar en esto que os voy a decir… En una economía “normal” los tipos de interés tendrían que ir parejos al crecimiento económico. Luego, si el pasado año Europa creció al 1% y Estados Unidos al 2% -no me acuerdo de las cifras exactas- y el precio del dinero está en el 0,25%; aquí hay algo que no encaja… En cierto modo, los tipos tan bajos indican que el crecimiento real del PIB es inexistente. Es un modo de verlo… Y uno escucha cosas cómo que la Unión Europea quiere calcular el peso del mercado negro de las drogas y la prostitución para meterlo en el PIB de que cada país miembro. Joder, lo que hay que oír! Ahora resulta que los camellos, los yonquis y las prostitutas nos van a sacar de la recesión.
 

China emerge

 
En Occidente llevamos 6 años de recesión. Y lo que te cantaré morena… Nuestra economía caracolea hacia abajo en forma de dientes de sierra de un modo parecido a cómo lo hace el PMI de China.
 
 
El tradicional modelo exportador del gigante asiático está en entredicho. No porque en Pekín no quieran, sino porque la capacidad de compra del Primer Mundo se ha marchitado –hay un montón de indicadores que lo demuestran. La caída del consumo de gasolina en Estados Unidos es muy significativa-. Así que en estos últimos años las autoridades chinas han invertido colosales sumas de dinero en la construcción de infraestructuras que sustenten la expansión inmobiliaria del país. En sólo 5 años, otros 100 millones de personas han emigrado del campo a la ciudad. La magnitud de esos cambios demográficos y económicos son enormes y en Occidente nos cuesta entenderlo porque nuestras burbujas inmobiliarias, por muy escandalosas que sean, son “pecata minuta” comparado con lo que está ocurriendo en Asia.
 
Como ese desarrollo urbano ya no se podía sufragar a través de las exportaciones, el PCCh y su Banco Central, el PBOC, recurrieron a las mismas triquiñuelas que usamos en Occidente para intentar crecer; es decir, a imprimir dinero y a estirar la oferta monetaria a través de los medios convencionales (el préstamo de los bancos a los particulares y a las pymes) y no convencionales (como el crédito de la banca en la sombra).
 
China post crisis
 
La deuda pública y privada asciende al 240% del PIB
 
 
Todo esto tiene algo de cómico y de gracioso… Sobre todo porque la prensa económica occidental se pasa el día anticipando el colapso del crédito y de la sociedad chinas, sin considerar que la situación de nuestras finanzas es mucho peor. O al menos a mi me lo parece… El tamaño del shadowbankig en Estados Unidos equivale al 100% de su PIB y que yo sepa en China esa magnitud es muy inferior. En cualquier caso, tienen un problema serio con deudas irracionales que jamás van a ser cobradas. 
 
Y eso nos lleva al siguiente punto. En Asia, cuando un banco es insolvente el Estado transfiere la factura a los bonistas. Sufren quitas o pierden toda la inversión según la prelación de pago. Lo comento, porque esto es lo que está pasando actualmente en China con las entidades financieras que se dedican a rehipotecar los activos una y otra vez. El PBOC está procediendo a una implosión controlada del shadowbanking para sanear y rebalancear el sistema. Es una política muy interesante porque va en la dirección contraria de lo que estamos haciendo en Occidente, dónde no quiebra “ni el gato”. A diferencia de nosotros, si tienen que elegir entre recortar la deuda o recortar el tamaño de la economía, sin duda, eligen lo primero. De este modo, preservan la capacidad adquisitiva de su pujante clase media que, poco a poco, impulsa la terciarización de la economía china.
 
Creo que en Pekín están haciendo lo correcto. Aunque su economía se ha ralentizado, todavía sigue en expansión y seria una estupidez “estrangularla” con recortes. No es necesario, pues los chinos ahorran como hormiguitas y los salarios siguen expandiéndose –es el único lugar del mundo donde eso sucede-. Estas dos fuerzas son muy poderosas y están detrás de la resiliencia de los chinos a la subida del precio del petróleo. Les afecta como a todo el mundo, pero su sociedad puede permitirse precios más altos que en Occidente.
 
Recientemente el nuevo Primer Ministro, Li Keqiang, declaró lo siguiente (y con esto ya termino):
la urbanización del país está en el corazón de la agenda. Tenemos la intención de que en la próxima década se desplacen a la ciudad más de 100 millones de personas.
Desde luego van a movilizar a mucha gente, no lo dudo. Aunque es harto improbable que alcancen esas cifras debido al próximo Armagedón del petróleo. 
 
La producción mundial lleva años estancada en los 78 millones de barriles de crudo al día. Cada año la productividad de los pozos cae entre un 7 y un 10% y nos dejamos un pastón en la sobreexplotación de los mismos para mantener el mismo ritmo de producción. La oferta es muy inelástica y la demanda sigue aumentando. La situación se está complicando exponencialmente y NO TENEMOS TIEMPO para la sustitución de esta increíble fuente de energía. No es de extrañar que las tensiones geopolíticas estén a flor de piel. Todas las estimaciones de la AIE están tan sesgadas como las del FMI. De verdad que el ser humano es un ser extraño… Nos va a caer un meteorito en la cabeza y preferimos mirar para otro lado. El malogrado Matt Simmons, que era uno de los mayores expertos mundiales sobre el tema, hace unos años dijo que cuando la producción se reduzca a los 60 millones de barriles el planeta entrará en una “época oscura”. 
 
Así pues, mientras Occidente se ahoga en deudas y recortes salariales que le impiden pagar la factura energética, la economía china todavía tiene cierto recorrido. Por primera vez en milenios el gran Dragón asiático podría dejar de mirarse el ombligo y extender su aliento más allá de sus fronteras. Lo hará y muchos países lo seguirán porque no habrá otro sitio adónde ir. Vamos directos a una brutal reconfiguración del orden y de las finanzas mundiales. Habrá vencedores y vencidos. Algunos serán Tigres de Papel
 
 
Un abrazo a todos/as!
P.D: Siento joderos el desayuno…!

 

  1. en respuesta a Comstar
    #94
    8........s

    Esta claro comstar que no es esta china...un abrazo..

  2. en respuesta a 8........s
    #93
    Comstar

    ¿Y que país será entonces?

  3. en respuesta a Comstar
    #92
    8........s

    Que les dejaban escapar querrás decir...y no sólo francia financio la revolución...sobre la pregunta será aquel país o sujeto político...que le de a la humanidad la capacidad de poder expansionarse desde los valores de respeto al individuo...de respeto a la propiedad privada...y de compromiso social...un abrazo...y no descarto china...descartó esta china...

  4. en respuesta a 8........s
    #91
    Comstar

    EUA es en realidad el subproducto de 13 colonias, donde iba la gente que escapaba de la rigidez religiosa británica.

    EUA existe porque Francia financió la revolución. Y luego de la independiencia vino la guerra de 1812 con Canadá que era británica, y en la guerra de 1856 en Nicaragua los soldados que le ganaron a los americanos fueron entrenados por los britanicos. ¿Cuál desarrollo de los británicos a los EUA?

    Pero aún no me contestas. Si China no va a ser la nueva EUA, entonces ¿cuál país lo será?

  5. en respuesta a Comstar
    #90
    8........s

    si...ya lo hablamos no sólo sobre la adormidera...sino la verdadera provocación que causo la destrucción de una invencible armada destinada a imponer la moneda del imperio español allá...los ingleses con mao...se comieron tres roscas...hasta que llego Bush...testaferro de los amos y ya en si amo...y consiguió pactar siendo presidente de la CIA los primeros acuerdos no en nombre de los EUA sino de los verdaderos dueños no sólo de esta nación...los británicos no les dieron a los americanos del norte esos valores ...pero los desarrollaron...los francos condados no tenían los valores de una castilla incipiente...que fue la espoleta de la expansion...como que hume y su pupilo dieron soporte a lo que fue el imperio británico...esos soportes que se dan en las previas del imperio francés también...te puedo decir que en china no los advierto...salvó que las tríadas con la flor de loto como colaboracionista del régimen con mao al frente ...decidan dejar de apoyar al partido chino y unan sus fuerzas a ese movimiento que tan desapercibido pasa en Occidente...pero que ya congrega a muchas más personas que partisanos tiene el citado partido...un abrazo...

  6. en respuesta a 8........s
    #89
    Comstar

    Bueno, realmente China es el resultado de lo que los ingleses hicieron de China. Este post muestra la historia de China desde hace 400 años hasta 1950.

    La historia de una China no expansionista
    https://www.rankia.com/blog/comstar/1843250-historia-china-no-expansionista

    Este post muestra la historia de China desde 1950 hasta hoy.

    La guerra EUA vs China, propuesta por Krugman
    https://www.rankia.com/blog/comstar/556551-guerra-eua-vs-china-propuesta-por-krugman

    Desde la primera guerra del opio hasta hoy, a China nunca le fueron impuestos desde Inglaterra la serie de valores en desarrollo humanísticos y de derechos y libertades. De hecho la idea de poner a los chinos a producir inicialmente era porque el "TRABAJO HUMILLANTE" del que hablaba Kostolany era algo desagradable para enviar a otros países, como China.

    Entonces si no hay una serie de valores en desarrollo humanísticos y de derechos y libertades en China, esto es porque ni los británicos ni los americanos les dieron eso.

    De hecho si miras en Latinoamérica los derechos y libertades siempre fueron empujados por los izquierdistas, y no desde EUA o Europa. Eso también es válido para África donde Europa tampoco impone derechos y libertades, sino sólo guerra.

  7. en respuesta a Comstar
    #88
    8........s

    Es cierto que nadie conoce el futuro...pero si te diré lo que sé...ningún país sea este cual sea puede liderar al mundo...si este país no establece antes una serie de valores en desarrollo humanísticos y de derechos y libertades...un abrazo...

  8. en respuesta a 8........s
    #87
    Comstar

    Se habla de China como el nuevo EUA. ¿Cuál sería el nuevo EUA si en efecto lo malo que dicen de China es cierto? Jim Rogers no ve a ningun otro más que China, pero tal vez tú veas algo distinto. ¿Cuál es en tu opinión ese país? Cabe anotar que el futuro nadie lo conoce, de modo que no hay pena en equivocarse al dar una opinión sobre esto.

    Lo que me parece una bazofia es que hablen de que a China le irá mal, cuando es de todos al que no le va tan mal, y en cambio se retrata como positiva una reducción puntual en la tasa de hundimiento de los países otrora desarrollados. ¿Problemas de balance en las evaluaciones?

  9. en respuesta a Comstar
    #86
    8........s

    Habia helenos que gustaban piporear de su tierra...y había helenos que gustaban hablar de los helenos...comstar...cuando hablas de país a que te refieres...al país o a sus gentes...un abrazo...

  10. en respuesta a mancodelepanto
    #85
    Comstar

    Dime cuál país tendrá un mejor futuro que China, el que será el futuro del mundo...

  11. en respuesta a Claudio Vargas
    #84
    8........s

    Si es cierto...pero las referencias en el acuerdo al precio pagado por la ue...será una de las picas para que una de las dos monedas baje a los infiernos...un abrazo...sin contar lo que tal vez se este urdiendo en san petersburgo...

  12. en respuesta a 8........s
    #83
    Claudio Vargas

    No 8. Ese gas se va a pagar en rublos o en yuanes -es lo que han establecido los bancos centrales de ambos gobiernos-. El acuerdo ya está hecho.

    Un abrazo!

  13. en respuesta a Claudio Vargas
    #82
    8........s

    El gas barato para China es una quimera Claudio...mientras sea el dólar la moneda de referencia...un abrazo...

  14. en respuesta a mancodelepanto
    #81
    Claudio Vargas

    Así es Mancodelepanto. Jim Rickards tiene muy mala opinión sobre China... Y vaya por delante que todo lo que dice Rickards me encanta. Sin embargo el sistema Ponzi es global y en China el nuevo gobierno lo está reventando poco a poco mediante una "explosión controlada". Y que los acreedores que apostaron demasiado apalanquen con las pérdidas -que es algo que no vemos en Occidente, por cierto-. Puede que finalmente China se estrelle, no lo dudo. Pero también hay motivos para la esperanza. Pues es el único país donde suben los salarios y se redistribuye la riqueza. Sé que para los parámetros occidentales es "redistribución de la riqueza" es algo dudosa, pero en China es mucho. Otra cosa a su favor es que durante las próximas décadas tendrán a su disposición el gas barato ruso que viene de Siberia.
    Eso sí, los problemas de deuda continuarán y los problemas medioambientales son muy graves y serios.
    Ya veremos, ya veremos.

    Un abrazo amigo!

    1 recomendaciones
26 recomendaciones