Rankia USA Rankia Argentina Rankia Argentina Rankia Chile Rankia Chile Rankia Colombia Rankia Colombia Rankia España Rankia España Rankia México Rankia México Rankia Perú Rankia Perú Rankia Portugal Rankia Portugal
Acceder
El gobierno no debe administrar las Afores, pero sí debe hacer cambios para frenar abusos

El gobierno no debe administrar las Afores, pero sí debe hacer cambios para frenar abusos

A finales de 2018 el Partido del Trabajo (PT) en la Cámara de Diputados intentó presentar una iniciativa de ley para que sea el gobierno el que administre el ahorro para el retiro de los trabajadores, recursos que ahora están en las Afores, en ese momento planteó que fuera una institución financiera pública la que se hiciera cargo de esa administración. Ahora, el 9 de junio el Presidente López Obrador retomó el tema y dijo que se debe hacer una reforma a las Afores, además apenas en 21 de abril el partido Morena propuso lo mismo. Sería un error garrafal a todas luces que el estado administrara el sistema de pensiones, es inviable financieramente, de por sí el actual sistema no le garantiza una pensión digna a los trabajadores, uno creado por el Estado generaría mucha incertidumbre. El gobierno no debe administrar las Afores, aunque sí debe hacer cambios al actual sistema de pensiones para frenar abusos por parte de las mismas administradoras.

 

El gobierno no debe administrar las Afores, pero sí debe hacer cambios para frenar abusos

 

Hasta julio de 2018, la cantidad el dinero que había en las Afores era de 15% del Producto Interno Bruto, para estas fechas ya supera ese porcentaje. La misma Consar estima que en los siguientes 10 años el saldo en todo el conjunto del Sistema de Ahorro para el Retiro (SAR) continuará incrementándose “de forma acelerada” debido a que gobierno federal, los patrones y trabajadores seguirán aportando a este fondo. Después de los bancos, las Afores son la segunda fuente de financiamiento del país, es decir la que presta para realizar diferente obra pública y privada y sin duda alguna, al representar una quinta parte de todo lo que vale México es una gran tentación para los partidos políticos, pues es una fuente de riqueza económica pero además política. Desde hace tiempo en Rankia hemos estado reportando que el dinero de las Afores se estaba incrementando de manera tan importante que podría ser algo de lo cual los políticos iban a querer echar mano tarde o temprano.

 

El el sexenio de Peña Nieto el dinero de los trabajadores (un billón 200 mil millones de pesos) ya se usó para financiar proyectos de infraestructura, salud, construcción, vivienda, educación, turismo, transporte, manufacturas, logística, alimentos, comercio, Comisión Federal de Electricidad (FCE), Pemex, gas, petroquímica, telecomunicaciones, etcétera; no olvidemos que con parte de ese dinero se estaba financiando una sección de la construcción del Aeropuerto en Texcoco. La intención de crear este sistema de Afores se hizo para tener un ahorro interno que pudiera invertirse en infraestructura y obra pública en beneficio de la nación, entonces si eso ya se hace ¿para qué quiere controlarlo el Estado?

 

El gobierno de México no se rige por reglas de mercado, no lo hace como una empresa privada, no sabe invertir y cuando lo hace, muchas veces lo hace mal. Por su experiencia en administrar mal los recursos del país, es que hay temores bien sustentados de que el Estado no haría productivo ese más de 15% del PIB que representan las Afores, de modo que si ese dinero fuera administrado por el estado, no podemos esperar que los recursos de los trabajadores generen intereses importantes, de por sí actualmente en manos privadas no genera algo importante para el trabajador, entonces en manos del Estado mucho menos porque “la experiencia demuestra que el gobierno no es un buen inversionista”.

 

Luego del anuncio de esta iniciativa, muchos alzaron la ceja, otros esperamos que sea un golpe a la confianza de los inversionistas y en estos tiempos de crisis por el Coronavirus podemos esperar todavía mayores problemas económicos. Muchos dicen que es “absurdo” que el Estado controle este dinero y que los recursos deben seguir en el mercado de capitales; otros salieron a defender el actual sistema de las Afores argumentando que este “representa el interés de millones de trabajadores mexicanos”, lo cual tampoco es del todo cierto.

 

Todo lo anterior tiene sus matices y aunque definitivamente sí es mejor que siga siendo administrado en manos privadas, tampoco pensemos que el sistema actual que administra el ahorro de los trabajadores es el mejor para ellos y el que “cuida sus intereses”; de hecho este sería un buen momento para que, en lugar de que el Congreso busque hacer cambios para que ese dinero pase a ser administrado por el Estado, deberían estar pensando en transformarlo en beneficio de los trabajadores, con otras reglas, pues tal y como está ahora ganan mucho quienes administran esos recursos, mientras que los trabajadores ganan poco en intereses, lo cual significa que millones de ellos recibirán una pensión que no será digna para cuando les llegue la edad del retiro. Actualmente, según Morena, cada trabajador recibiría entre 30 y 50% de su último salario.

 

El gobierno no debe administrar las Afores, pero sí debe hacer cambios para frenar abusos

¿Cómo propone Morena reformar a las Afores?

  • Que sea el Banco del Bienestar, Bansefi, la Sociedad Nacional de Crédito y la Institución de Banca de Desarrollo las que se hagan cargo del fondo de los trabajadores.

  • Que con la reforma los trabajadores paguen menos comisiones por el manejo de su dinero debido a que su dinero sería administrado por instituciones financieras públicas que no obtendrían lucro.

 

¿Qué quiere el presidente?

Dice que prepara una reforma al sistema de pensiones, centrada “en que beneficie al pueblo y a la mayoría de los mexicanos”.

 

Fallas actuales y hasta ilegales de las Afores

Hace un tiempo las Afores pagaron menos intereses a los ahorradores, eso no los tuvo contentos y se puso en duda que este método de ahorro sea algo que les convenga. Ante esta situación, algunos políticos dijeron que hay que obligar a los trabajadores a que ahorren más, es decir, que se les descuente más dinero de su salario para que afronten mejor su vejez.

 

Estas y otras situaciones ponen en duda la conveniencia de las Afores para quienes están obligados a aportar sus recursos en ellas.

Para muchos investigadores el verdadero problema de las Afores es su marco regulatorio, pues les permite a las administradoras hacer inversiones más riesgosas y de lo que obtienen es de donde pagan intereses a los trabajadores, mientras que por otro lado hacen operaciones con mejores ganancias y esas son las que se quedan las Afores. Dichas pérdidas no son reconocidas plenamente por las Afores y sólo las llaman “minusvalías”.

 

Veamos las principales fallas de las Afores, las cuales pensamos que el Congreso debería de poner en discusión para reformarlas:

 

  1. Las Afores informan al trabajador sobre las variaciones de sus intereses con retrasos: la Afore elabora el Índice de Rendimiento Neto considerando 36 meses para hacer el cálculo, entonces cuando el trabajador recibe esta información ya está desfasada, de modo que si quiere cambiarse de Afore lo hace con información retrasada. Alguien que invierte su dinero debe tener información lo más actualizada posible.
  2. Al trabajador debería dársele un indicador de rendimiento real, para que sepa si los rendimientos generados cubren la devaluación generada por la inflación.
  3. Se le debe informar del cobro de las comisiones que le hacen las administradoras.
  4. Obligar a que los trabajadores ahorren 16% como algunos lo proponen no es la solución: la tendencia de los últimos meses indica que las Afores han pagado rendimientos negativos, si esto no cambia y se les obliga a ahorrar más, lo que sucedería es que seguirán perdiendo pero ahorrando más, por ello el marco legal debe cambiar, para que las Afores no hagan inversiones riesgosas con las cuales pagan a los trabajadores, mientras que las ganancias generadas por inversiones más seguras sean las que ellas se queden.
  5. Mejorar los rendimientos de las Afores: en los años que llevan de existir, las Afore se han enriquecido de manera importante, mientras que en sus 23 años han pagado a los trabajadores poco más de 17% de intereses, es decir ni siquiera han llegado al 1% anual (anda por el 0.79% por año). La Amafore debate esta cifra diciendo que no es verdad porque la utilidad neta ha sido de más de 70%, eso es cierto pero no dice que en 17 años por ejemplo (hasta 2014) la inflación fue de más de 160% y ese factor le resta valor al dinero.
  6. Cambios en publicidad y promoción de las Afore: hay afores que destinan hasta 43% de su gasto en pagar promoción, publicidad, promotores, etcétera, lo cual merma las ganancias de los trabajadores.
  7. Cobran a pensionados doble tributación: hay pensionados que reciben en una sola exhibición todo el dinero de su Afore, y otros que reciben su pago cada mes, muchas veces se les retiene el ISR y ello es una violación a sus derechos. Según la Procuraduría de la Defensa del Contribuyente (Prodecon) es una violación porque cuando estaban en activo, a los trabajadores ya se les retuvo el Impuesto Sobre la Renta (ISR) y el artículo 109, párrafo tercero fracción X de la Ley del Impuesto sobre la Renta dice que no se puede pagar doble tributación. Actualmente hay pensionados que han podido recuperar los descuentos que les hicieron por medio del doble cobro de ISR, pero deben promover un juicio para lograrlo.
  8. Afores no entregar estados de cuanta: la CONDUSEF dice que es una violación a la Ley no entregar estados de cuenta, así que se deberían legislar castigos o multas para las administradoras que no entreguen estos informes a sus clientes.
  9. Violación a la ley de protección de datos personales: en 2013 se supo de Afores que pagaban a carteros y a empleados de compañías de mensajería por obtener sobres, cartas y documentos con números de cuenta, domicilios, etcétera de trabajadores para hacer bases de datos con las cuales poder abordarlos para cambiarlos de otras Afores con ellos.
  10. Regular las comisiones que cobran las Afores: hay “trucos” o lagunas en la ley que las administradoras usan para cobrar una fortuna por sus servicios. En México las Afores nos cobran su comisión sobre el saldo total de lo que tenemos ahorrado, de modo que pagamos el 1.10% (cobro máximo permitido) sobre lo que vamos acumulando en el saldo de nuestro fondo para el retiro, es decir que si alguien acumula 500 mil pesos de ahorro, la Afore le aplica su comisión sobre esa cantidad. El sistema de Afores de México está basado en el de Chile, pero allá se cobra una comisión de 1.54% sobre las aportaciones que se hacen y no sobre la cuenta global, es decir que si allá un trabajador aporta 100 pesos a su Administradora de Fondos de Pensión (o AFP que así se les dice allá) se aplica la comisión sobre esos 100 pesos y no sobre todo el saldo de la cuenta, es por ello (entre otras cosas) que acá las administradoras de fondos para el retiro ganan más.

 

 

¿Cuánto ganan las Afores por cobro de comisiones?

Veamos este ejemplo para darnos una idea:

En nuestro país, un trabajador tiene ahorrado para su retiro en promedio 56 mil pesos, si la Afore le aplica el cobro máximo de la comisión permitida (Azteca, Coppel , Invercap y Metlife lo hacen), le están cobrando a cada trabajador $616 pesos cada dos meses, es decir, 3 mil 696 pesos cada año y tan solo Afore Azteca tiene 8 millones de cuentas para el retiro, entonces multipliquemos esos 3,696 pesos por ocho millones para saber el ingreso anual de la administradora.

 

En México un trabajador gana en promedio 7 mil pesos al mes y en un año está obligado a ahorrar un mes de salario, si a ese mismo trabajador se le aplicara la comisión sobre sus aportaciones y no sobre su saldo estaría pagando solamente 76.83 pesos anuales de comisión. Sin duda administrar cuentas para el retiro es un jugoso negocio para las Afores mexicanas.

 

¿Qué debe contemplar una reforma al sistema de pensiones?

  1. No debe estar inspirada en el populismo del presidente: Escuchando las declaraciones del mandatario cómo quiere proponer la reforma a las Afore y más aún, conociendo su carrera política, se puede esperar que quiera una reforma con una visión más populista que realista y funcional, pues puede basarla en promesas que traigan consecuencias graves.
  2. Debe tener un plan estrictamente financiero, más que uno político.
  3. Se tendría que pensar en un plan eficiente para formalizar a los trabajadores informales para aumentar el ahorro.
  4. Generar nuevos sistemas de inversión, de rendimientos y bajar los costos asociados a las Afores.
  5. Ninguna institución de gobierno tiene la capacidad técnica ni financiera para administrar los fondos de pensión. Además se requiere personal altamente especializado en pensiones y finanzas, lo negativo en este punto es que este gobierno ahuyentó al personal especializado que trabajaba en diversas áreas del sector público al ofrecer menos sueldo del que podrían obtener en el sector privado, así que muchos se fueron a ese sector e incluso algunos al extranjero.
  6. Una reforma en las Afores debe contemplar el sindicalismo. Las contrataciones para el sector público deben eliminar las prestaciones "exageradas". Sabemos que en nuestro país hay “privilegiados” que se retiran con altísimas pensiones llamadas “resultado de logros o conquistas sindicales” que más bien son tratos entre políticos y líderes de sindicatos para obtener apoyos de ciertos sectores laborales (el sindicato de maestros es el principal ejemplo), pero luego ha resultado que pagar dichas pensiones ha sido todo un quebranto para las finanzas públicas. Las pensiones del IMSS, ISSSTE, Pemex, burócratas de la Ciudad de México y el Estado de México (en ese orden) son las que más costo tienen en el presupuesto de la federación, tan solo para pagar las pensiones del IMSS se requiere el presupuesto que gastan cada año 8 estados del país.

 

El actual sistema de las Afores está hecho para que las administradoras generen ganancias importantes y paguen pocos intereses a los ahorradores, de modo que bajo estas condiciones sirve de muy poco ahorrar en la Afore, así que en lugar de estar pensando reformar para cambiar de manos ese dinero, los políticos deberían hacer cambios para frenar abusos y para mejorar las condiciones de ahorro de los trabajadores, quienes al final son los que estarán aportando una quinta parte de lo que vale México tan sólo con su esfuerzo y trabajo.

 

 

 

¡Sé el primero en comentar!