Rebelión en la granja del forex

La granja


Luego de la posguerra, Orwell publicaba su crítica al comunismo y a la corrupción que generaba el propio sistema. Quien debía controlar que todos fuesen iguales, no eran iguales.

El libre mercado de Adam Smith nos abría la puerta al capitalismo, a los capitales, al beneficio, a las bolsas y a la especulación.

La bolsa de comercio se define como el espacio físico donde las empresas buscan financiamiento para su fin, así como en la época feudal se recolectaba su peso en oro.

Hoy en día he dejado de escuchar si una empresa determinada es rentable o no, o si el vecino de la colina tiene acciones en muchas empresas.

Los instrumentos de inversión han colmado las plazas financieras donde un agente vegetariano nos quiere convencer que el kilo de ganado en pie a futuro subirá, sin siquiera haberse echado de espaldas alguna vez en el campo.

La corrupción ha dejado a varios funcionarios sin sus secretarias y el espionaje empresarial ha convertido a James Bond en Juan Bono, buscando la mejor promoción para sus clientes.

Así como quien debe controlar el sistema financiero no debe caer en sus excepciones, bueno, las hay.

Las hay porque existen países con leyes financieras, controles, requisitos, y regulaciones diferentes, que permiten al mundo de las finanzas poder abaratar los costos.

Pero lo barato sale caro, y así como en la granja decimos que las regulaciones, por ejemplo, dentro de la comunidad europea son iguales, algunos países son más iguales que otros.

Así vemos como ciertos países adhieren a ciertas normas, otros agregan normas, como la FCA inglesa donde se debe también presentar un esquema de trato con clientes, o bien distintas sumas de compensación, sólo por quiebre de la empresa, a los inversores.

Entonces, por más regulaciones o acuerdos, cada país es independiente, y lo vemos día a día, como ser el caso de Ryanair y el pasajero menor.

El mercado de forex


Por lo tanto debemos entender que abrir una cuenta de forex no difiere en absoluto con cualquier otro producto o servicio y que debemos leer atentamente los contratos.

Y que si quiere invertir en serio o bien quiere divertirse especulando, está muy bien, pero como en toda acción que implique un riesgo, debemos saber cuál es.

Hace una semana un cliente amigo fue partícipe de un tonto accidente de tránsito, simplemente por mirar la plataforma de su celular (parece inventado, pero así fue), donde no sólo perdió unas horas de trabajo, sino una posición mal cerrada…no pude más que reírme y decirle que el riesgo eres tú!

Saludos y espero sus consultas como siempre.

Accede a Rankia
¡Sé el primero en comentar!

Cookies en rankia.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra política de cookies.

Aceptar