Rankia USA Rankia Argentina Rankia Argentina Rankia Chile Rankia Chile Rankia Colombia Rankia Colombia Rankia España Rankia España Rankia México Rankia México Rankia Perú Rankia Perú Rankia Portugal Rankia Portugal
Acceder
2 recomendaciones

 

Otra vez nos encontramos con ciertos temores a la existencia de una guerra de divisas, en la que supuestamente los bancos centrales de los distintos países se van a enfrascar en una lucha entre ellos, para devaluar las monedas propias apoyando de esta forma las exportaciones de este país, penalizando a su vez las importaciones. Es importante tener en cuenta que estamos ante dos ideas fundamentales. Por un lado el concepto guerra y por el otro lado tratar de proteger la industria local o lo que es lo mismo la economía real.

Tan sólo estas dos ideas deberían servir para descartar de plano la existencia misma de tal fenómeno. Es decir, nada más lejos de la realidad encontrarnos con Bancos Centrales descoordinados y mucho menos aún encontrarnos con Bancos Centrales que se preocupen de la economía real.

Todas y cada una de las decisiones que han tomado los bancos centrales, se justifica siempre bajo algún parámetro al respecto de la economía real; nos hablan del crecimiento sano, del empleo o bien de que todas las medidas son para reactivar el crédito. Absolutamente todas las decisiones tomadas y las reformas pedidas van con la misma coartada. Sin embargo, en todos y cada uno de los casos, lo que se toman son medidas que benefician de una forma clarísima al sector financiero y que jamás suponen un beneficio a la economía real. De hecho acaban suponiendo un coste. Bien sea por introducir barras libres, préstamos de emergencia, suavizar requisitos o bien incluso comprar activos problemáticos a los bancos y aseguradoras, lo que está claro es que se han rescatado a las entidades financieras mil y una veces y a la economía real tan sólo han llegado los efectos secundarios de tan estrambóticas medidas.

En consecuencia, llama mucho la atención de que ahora estén tomando cada uno por libre medidas para apoyar a la economía real. Es más, va siendo hora que entendamos que cualquier analista que nos cuente que los bancos centrales toman cualquier decisión para apoyar la economía real ha de ser puesto en cuarentena inmediatamente.

Respecto a la parte de la frase que refleja una lucha de los bancos centrales, en realidad estamos en la misma situación. La coordinación de los bancos centrales es más que evidente y hasta el momento no hay ni el menor indicio de que estas entidades se hayan puesto a entablar ningún tipo de hostilidad entre ellas. Por tanto hablar de guerra por sistema es algo que nos lleva a duda.

Todo esto lo hemos de entender con un pequeño detalle, que es la correlación entre los mercados financieros y los tipos de cambio; porque volvemos a tener motivos para la duda de una guerra de divisas. Por ejemplo, todos los analistas concluyen (y es difícil no verlo), que existe un patrón entre la evolución de los distintos mercados financieros y el tipo de cambio eur/usd. De esta forma cuando el dólar se deprecia, (o el euro se aprecia), nos encontramos con subidas en los mercados financieros y viceversa. Tras esta relación, nos encontraríamos con una situación curiosa: Una situación en la que la reserva federal entre en una guerra de divisas (intentando devaluar), pero en el que el BCE ofrezca la otra mejilla, ¿no se parece demasiado a un cuento chino entre todo el mundo para devaluar el dólar y en consecuencia salvar a los mercados financieros que reaccionan en un determinado sentido cuando varían los tipos de cambio?.

Si esta sencilla pregunta se repite con todas y cada una de las actuaciones de los bancos centrales de medio mundo, las conclusiones son fáciles de entender; lo que es guerra de divisas no es otra cosa que esconder en declaraciones lo que no deja de ser una estructura colaborativa de los bancos centrales, en los que unos asumen que hay que devaluar sus monedas y otros que hay que apreciarlas; y siempre con el objetivo de salvar los mercados financieros de tal forma que la economía real importa realmente un pimiento.

De hecho, recomendaría la lectura de una serie de post antiguos (De cuando tras el verano del 2010 todo iba más o menos bien tras los ajustes y el rescate de mayo y antes del derrumbe de diciembre, por si alguien le apetece sacar conclusiones), en los que trataba de explicar (¡que cosas!) que lo que se definía en estos momentos como “extraña guerra de divisas”, no era más que un esquema para tratar de favorecer el carry trade.

  1. en respuesta a Yo mismo
    #5
    8........s

    este modelo no va a estallar tomas...este modelo ya no existe...estamos viviendo una transformacion de modelo...y es del todo logico que en su transformacion el antiguo quierea sobrevivir tratando de agarrarse a cualquier cosa como un clavo ardiendo...ahora le esta tocando a la sanidad a la educacion o a la justicia...no podemos hacer nada para evitarlo...ya lo estuvimos hablando hace mucho tiempo...como dices las reglas estan cambiando...ahora estan intentado favorecer que no caiga ...pero en cuanto los de los privilegios hayan pactado ...caera...veo un horizonte donde el capitalismo humano esta conformandose como realidad...un abrazo...

  2. en respuesta a solyplaya
    #4
    Yo mismo

    Es que el importe del cambio no es lo importante. Jamás es lo importante. Pasa una cosa similar a lo de la bolsa. En el fondo da igual que el IBEX esté en 6.000 o en 8.000. Lo importante es que siempre sea alcista.

    Es decir, lo que más les interesa no es tanto que suba el euro, sino el hecho de que en cada momento esperemos ¡que suba el euro!. Por esto cuando se revaloriza, los mensajes son del tipo: "está fuerte, superado y va a subir...", y cuando baja son del tipo: "ya ha corregido", "se ha subestimado a " o lo que sea para concluir que va a subir. Si te das cuenta esto va para cualquier tipo. Y cuando se piensa que va a bajar o que existe riesgo es cuando los bancos centrales intervienen con alguna decisión sorpresa, para volver a dar las razones para el discurso.

  3. en respuesta a Cambioyev
    #3
    Yo mismo

    no es que piense que hay otro modelo. Es que este va a estallar y no se puede mantener indefinidamente.

    Es la economía real la que ha de mandar y no sólo cuando toque a los mercados.

    sobre las burbujas, creo que ya es un completo, pero yo veo que la sanidad y educación están en el centro de todo.

  4. #2
    Cambioyev

    En esta ficticia "guerra de divisas"... los generales al mando de las fuerzas aerotransportadas... ¿sobre qué playas y objetivos (tipos de activos) crees que efectuarán el desembarco esta vez?

    Si el objetivo último es crear revalorizaciones y burbujas para seguir rescatando al sector financiero... y dado que parece que no podemos luchar contra ese insensible y frío poderío financiero...

    ... ¿piensas que hay otra forma alternativa, otro modelo, otras perspectivas diferentes, que les pueda hacer reconsiderar otras vías de obtención de beneficios sin que los ciudadanos europeos y de los países emergentes tengamos que seguir pagando el precio de las burbujas que se avecinan?

  5. #1
    solyplaya

    ¿Visto que el cambio €/$ no ha bajado apenas desde 2010, para donde se dirige la maniobra?


Sitios que sigo
2 recomendaciones
Escribe aquí tu comentario...