La guerra entre Iberdrola y ACS; ¡O pierde la justicia y transparencia o pierde medio IBEX!

1

 

Un ejemplo de la situación de nuestro país lo podemos encontrar en la lucha entre ACS e Iberdrola, entre dos de los directivos mejor reputados, (¿Por qué será reputación y diputados comparten cuatro letras curiosas?).

Me gustaría hacer un resumen de la serie de tres post que he hecho para cotizalia, por lo que en resumen, me estoy citando. En definitiva, la realidad es que en medio de una guerra por el control de la eléctrica, Iberdrola ha denunciado a ACS por no reflejar la imagen fiel en sus cuentas. En concreto, en el primer post, explicaba que se acusaba a ACS de no llevar a balance las pérdidas de varias participaciones, entre ellas las de la propia Iberdrola. La realidad es que ACS reconoció las pérdidas en Patrimonio, en lugar de llevarlas a resultado, lo cual tiene influencia sobre los requisitos de los bancos. La forma de actuar de ACS es la correcta siempre y cuando las caídas de la cotización no fuesen definitivas. Es decir, si la pérdida de valor de Iberdrola es transitoria o por la inestabilidad de los mercados financieros, ACS actuó correctamente. Iberdrola, manifiesta, (y creo que con razón), que las pérdidas son definitivas, lo cual viene a ser que Iberdrola manifiesta que el valor de la acción no se espera que suba en el medio plazo. En definitiva es un lío tremendo en el que los dos pueden perder, ya que Iberdrola tiene las de ganar, a costa de demostrar que su valor es menor.

En el segundo post traté de explicar un terremoto que puede suponer la demanda de Iberdrola en el IBEX, porque lo cierto es que hay muchísimas compañías del IBEX que no han reconocido (ni tan siquiera en patrimonio), las pérdidas derivadas de la caída de valor de las cotizadas. En particular, recogí el caso de Metrovacesa, que está contabilizada por un valor muy superior al valor de cotización por BBVA, Banesto, Banco Popular, Banco Sabadell, Caja Madrid, Banco Santander y La Caixa.

Luego desarrollaré un poco esta circunstancia, pero me gustaría pasar a resumir el tercer artículo en el que curiosamente descubrimos que Iberdrola no ha reconocido las pérdidas ni en patrimonio ni en la cuenta de resultados de su participación en Gamesa. La realidad es que la participación  de Iberdrola en Gamesa vale en el mercado a 31 de diciembre 236 millones de euros menos de su coste, sin que la eléctrica haya reconocido ninguna pérdida. ¿La explicación?. Irónicamente lo justifica aduciendo que tiene representación en el consejo de tal forma que valora en función del valor de la participación y de los activos, (sin entrar a valorar posibles deterioros).

De hecho este es el motivo de la demanda de ACS, que busca representación en el consejo, para entre otras cosas, poder cambiar la valoración de su participación en la eléctrica.

En definitiva, en los casos referidos a Hochtief e Iberdrola, ACS, ha considerado estas acciones como instrumentos financieros disponibles para la venta, y en consecuencia no ha llevado la caída de valor a resultados, sino que lo ha llevado directamente a Patrimonio, como ajustes por valoración.

En este caso, es muy difícil entender que las cuentas no recogen la imagen fiel de la empresa, debido a que en el fondo, la pérdida de valor de las empresas queda recogidas en la contabilidad y en las cuentas y todos podemos conocerlas. Es difícil entender sobre todo el caso de Iberdrola, debido a que es notorio que ACS no tiene capacidad de influencia en Iberdrola, tanto que de hecho esta batalla jurídica no se entiende en otro contexto que el de una lucha de ACS por controlar la eléctrica y la resistencia del consejo de esta.

Pero otro de los aspectos que Iberdrola recogía en la demanda a ACS, se refería a 93 millones correspondientes a la depreciación de varias participadas no sujetas a cotización, (Xfera Móviles, Madrid Calle 30, Accesos de Madrid Concesionaria Española e Inversora de la Autovía de la Mancha). En este caso, sí que veo más claro que se trata de un problema de imagen fiel. En ninguna parte de la memoria o de las cuentas, nos encontramos con una pérdida de valor de estas empresas lo cual significaría invariablemente, de existir tal deterioro, que las cuentas de ACS no reflejan la imagen de la empresa.

Al no estar cotizadas, no existe el precio de la acción que sería un valor de referencia. Por supuesto, esto no es excusa para no tratar de determinar un valor a las empresas y en consecuencia reflejar las variaciones de este en las cuentas. Esto me lleva a recordar que el precio de la cotización de una acción es un indicador del valor de una empresa. Un indicativo importante y relevante, pero un indicativo al fin y al cabo.

Llegados a este punto, me gustaría volver a recordar el post de la participación en Metrovacesa. Recordemos que la empresa constaba en las cuentas anuales de las entidades financieras a 57 euros,  mientras su valor actual en el mercado a 31 de diciembre de 2009 no llegaba a 16 euros. Las entidades han valorado, (con el beneplácito del Banco de España), cada acción a 34,9 y han provisionado el valor por este importe. Debemos recordar que el valor de la empresa es negativo y con un informe contundente del auditor. Por supuesto, Banco Santander manifiesta que hace constar un valor superior de la compañía al de cotización, (dotando una pérdida menor a la que correspondería al mercado y desde luego a la opinión de auditor y del sentido común), debido a que el escaso free-float de Metrovacesa, hace que la cotización no sea relevante. Es una excusa, bastante tonta, porque desde luego, el hecho de que el precio no sea relevante por ineficiencias en el mercado, puede llevarnos a pensar que está infravalorada en el mercado, (como defiende la empresa), o bien sobrevalorada, opción sensiblemente más plausible.

Por lo tanto, debemos tener en cuenta que aquí tenemos un precio de adquisición, una valoración de la empresa realizada por las entidades accionistas, un precio de mercado y una valoración de la empresa firmada por un auditor, que son radicalmente distintas.

Entendiendo esto, podemos concluir que según Iberdrola, ACS ha reflejado incorrectamente la diferencia entre precio de adquisición y cotización de las participaciones de Iberdrola y Hochtief. Pero no menciona la diferencia que puede existir entre posibles desviaciones del precio de mercado y la valoración de las empresas, criterio que sí que tiene en cuenta cuando entra a valorar las no cotizadas.

Por supuesto, extraña un poco que Iberdrola, no toque absolutamente ningún valor de ninguna de sus empresas, ni tan siquiera conste ningún tipo de valoración. Y en este sentido, según el criterio de Iberdrola, debería valorar de forma adecuada sus participaciones en diversas empresas; estén o no en un mercado. Por supuesto, para el caso de Gamesa, Iberdrola debería realizar un análisis en profundidad antes de no reflejar ninguna pérdida patrimonial y hacerlo constar.

Por supuesto, lo irónico del caso es que cada una de las incidencias que pueda haber cometido Iberdrola, empeoran la situación de su rival ACS, que es absolutamente cierto, tal y como plantea la demanda, debió analizar el posible deterioro en las cuentas de Iberdrola; y en teoría plantear otra demanda por lo de la imagen fiel, esta vez contra la eléctrica.

Y ya de paso ahora resulta que cualquier accionista puede denunciar a medio IBEX, porque de alguna forma si se admite esta denuncia, los jueces están reconociendo lo evidente. Lo raro es que encontremos la imagen fiel en una empresa del IBEX. ¡Claro que esto me lleva a preguntarme si por este camino podemos salir de este fregado!.

 Por cierto, no sé si los accionistas estarán contentos, y desde luego la evolución de las cotizaciones dependerá del juez, pero como esté aplique justicia, preparen paracaídas.

  1. #1
    25/06/10 14:55

    No conocía el tema pero la verdad es que cualquier inversor se puede asustar bastante a la hora de comprar cualquier valor viendo las interrelaciones que hay entre las compañías.

    Lo bueno es que tal y como esta la justicia lo mismo la cosa va para largo... ;D

    S2

Cookies en rankia.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra política de cookies.

Aceptar