Rankia USA Rankia Argentina Rankia Argentina Rankia Chile Rankia Chile Rankia Colombia Rankia Colombia Rankia España Rankia España Rankia México Rankia México Rankia Perú Rankia Perú Rankia Portugal Rankia Portugal
Acceder
6 recomendaciones

 

El Fondo Monetario Internacional está en los últimos tiempos mostrando una hiperactividad increíble. Y ahora parece que se ha metido de lleno, mediante la emisión de informes al por mayor a salvar a las entidades financieras, pero vistiéndolos de tal forma que parece que les quieren dar palos.

Si la semana pasada, escondía una medida encaminada a que se lograsen encasquetar a los fondos de inversión e instituciones públicas, activos que perdiesen la calificación de inversión desde las agencias de rating, (disfrazado como un ataque a las compañías de rating), ahora toca el tema de las reformas regulatorias del sector financiero.

La propuesta en principio se viste como que es necesario reducir la “incertidumbre regulatoria”, lo cual nos puede inducir a pensar que pedían que la regulación fuese rápida. Del análisis textual, la incertidumbre regulatoria es tratar de que las regulaciones fuesen lo más rápidas posibles para que todos tengamos clara la nueva situación.

Pero si luego analizamos las conclusiones, lo que entendemos es que el problema no es la incertidumbre regulatoria, sino las normas que se proponen en varios sitios. El problema no es que existan dudas sobre el alcance de las normativas, sino que simplemente no le parecen adecuadas las normas que se están tomando como limitar las actividades de la banca o simplificar las formas societarias.

Por supuesto, aclara que las razones son no deprimir a la economía real, en el argumento tan traído de que si nos metemos con los bancos, ¡lo pagaremos todos!. Claro que lo que está claro es que si no se cambia la regulación a las entidades, ¡lo pagaremos también todos!.

Esta es una de las contradicciones que este organismo no parece advertir, (bien porque sean unos inútiles, bien porque les interese mirar para otro lado, o bien por una triste combinación de ambas), que es la perogrullada de que si no se cambia el marco regulatorio del sector financiero, este va a seguir tomando las mismas decisiones que hasta ahora. Y si van a tomar las mismas decisiones, el resultado va a ser similar.

Dicho de otra forma, si bien es posible que las reformas que limiten el sector financiero tengan un impacto en la economía real, esta afirmación es un futurible discutible, (y discutido). Pero lo que no es asumible es que la alternativa sea “no hacer nada”, porque realmente hoy está medio planeta hundido.

Por tanto, el FMI, si tuviese el mínimo interés en solucionar los problemas mundiales, o la mínima visión, trataría de proponer nuevas normativas en lugar de limitarse a decir que “mejor no cambiar nada”, porque la situación actual es de todos conocida.

Y más allá de criticar las pocas medidas que se han tomado para intentar hacer controlable el sistema financiero, lo que nos propone es una medida para las próximas crisis. No deja de ser un poco ridículo esto de estar pensando en las próximas crisis, cuando ni hemos salido de esta, ni nadie parece tener claro cómo se va a salir de esta.

La medida en cuestión es la famosa del impuesto específico a la banca, para dotar un fondo que pague los efectos de la siguiente crisis. Esta idea encierra varias perversiones en su concepto y por supuesto tiene algunos problemillas que hacen que sean una tremenda estupidez.

Lo primero es que choca que siempre estemos hablando para resolver cualquier cosa de poner un fondo. No deja de ser curioso, que sea cual sea el problema, la solución pasa siempre por un fondo, que supongo que se usará para invertir en activos financieros, porque es de suponer que este fondo no se guardará en un colchón.

El FMI no nos cuenta de cuánto tiene que ser el fondo y cuantos tienen que ser los impuestos, pero está claro que si se quiere tener fondos suficientes para la siguiente crisis financiera el volumen tiene que ser brutal. ¿Cuántos recursos hemos destinado a salvar los mercados financieros?. Pues ahora tenemos dos opciones, o nos ponemos a recaudar tantos impuestos, como para rescatar al sector financiero mientras caiga o bien nos ocupamos de regularlo y que no caiga.

En todo caso, choca un poco que se pida un dinero para la próxima crisis, sin que se haya pagado esta, que ha dejado innumerables victimas por doquier. ¿No será más lógico que si se generan impuestos a la banca, estos se usen primero para paliar los daños que a todo el mundo está ocasionando toda esta situación?.

Por supuesto, la idea de generar un fondo para pagar estos rescates en el futuro, choca con otro gran problema aparte de la salvajada de tener previamente este dinero disponible. Es una perogrullada en la que estos señores supongo que deberían haber caído. Si constituimos un fondo con un impuesto, con una colecta o con lo que ocurrencia que tengan a bien exponernos, ¿lo invertiremos en algún mercado financiero?. Pues si lo invertimos en cualquier activo… ¿Cómo lo usaremos para evitar una caída del sistema financiero?.

Queda muy bien ahora decir que vamos a constituir fondos para todo, pero la realidad es que el problema es que los fondos nos han llevado a burbujas y luego se han desmoronado, por lo que en el momento en que vayan a necesitar el fondo, ¡este será parte del problema y no la solución!.

Por supuesto, si no cambia la normativa y lo que hacemos es constituir nuevos fondos, ¿Qué es lo que debemos esperar?. Pues es sencillo. Dinero nuevo para los mercados financieros que seguirán en su mundo paralelo, montando burbujas, y sin una regulación que les estorbe.

Por supuesto, lo que soluciona esta idea del FMI o cualquier otra que se trate de crear un fondo que se invierta es seguir con la loca carrera de inflar los mercados financieros, buscando nuevos caladeros o nuevas formas de conseguir que entre dinero continuamente en este.

Lo triste es que aunque no se tenga constancia de que ningún país que haya tomado, (bien voluntariamente o bien forzados), las medidas que recomienda este ente, haya superado ninguna situación, resulta que todos se apuntan como locos a lo que nos digan estos siniestros personajes.

Quizás sea porque en lugar de plantear que la banca pague impuestos como todo el mundo, (no entiendo esto de las tasas específicas cuando tienen todos los instrumentos para pagar muy poco dinero), y que se plantee que esto vaya para un fondo que invierta en los mercados financieros cuando realmente estos impuestos se pueden usar para tratar de compensar los efectos de esta crisis, y de esta forma revertir la congelación de las pensiones y conseguir que tuviesen una cierta dignidad, revertir la bajada de sueldos de los funcionarios, incrementar las prestaciones de los desempleados, bajar impuestos a los trabajadores o restituir en definitiva la situación a aquellos que han sido definidos reiteradamente como no culpables de esta crisis pero que “dado que no había más remedio” se han comido los ajustes necesarios.

Aparte de ser algo más justo, lo curioso es que sería una medida que haría recuperar el poder adquisitivo de cualquiera de estos grupos, lo cual haría mejorar la confianza y la renta disponible, lo cual generaría posibilidades para que las empresas vendan; eso frente a que este fondo acabe invertido en commodities, CDS o cualquier otra cosa que se les ocurra que significa un par de meses más para el sector financiero, a costa de más penalidades para los anteriores.

  1. en respuesta a Manu oquendo
    #22
    Ramon13

    y para acabar el tema,unos articulos relacionados con el tema...

    A. Keep calm, don’t expect quick fixes and above all don’t unleash a trade fight with China
    How to stop a currency war

    Oct 14th 2010
    Todo esto clama por ----un enfoque multilateral---, en el que instituciones como el FMI y el G-20 deban alcanzar un consenso entre las grandes economías. Con la vía multilateral, hasta el momento, se consiguieron grandes logros

    HTTP://WWW.ECONOMIST.COM/NODE/17251850
    .-.-.-.-
    B. Un "nuevo Acuerdo Plaza"?
    HTTP://WWW.COTIZALIA.COM/PERLAS-KIKE-VAZQUEZ/PERMALINK/4209
    .-.-.
    C. Why the West’s present dominance is both recent and temporary
    http://www.economist.com/node/17199546
    reseña del libro Why the West Rules—For Now: The Patterns of History and What They Reveal About the Future. By Ian Morris

  2. en respuesta a Manu oquendo

Sitios que sigo
6 recomendaciones
Escribe aquí tu comentario...