Rankia USA Rankia Argentina Rankia Argentina Rankia Chile Rankia Chile Rankia Colombia Rankia Colombia Rankia España Rankia España Rankia México Rankia México Rankia Perú Rankia Perú Rankia Portugal Rankia Portugal
Acceder
9 recomendaciones

 

A lo largo de todo el día del jueves se estaba esperando una decisión del consejo de seguridad de la ONU para establecer una zona de exclusión aérea en Libia. Pero el jueves 17 de marzo, a última hora de la noche nos hemos encontrado con una resolución que autoriza casi todo. Y desde luego lo de zona de exclusión aérea ha quedado muy anticuado.

A partir de ahí la realidad es que los acontecimientos se han precipitado de una forma que si se analiza no es en absoluto normal. Y desde luego a una velocidad que no es en absoluto normal, salvo para aquellas ocasiones donde se busque salvar al sistema financiero.

Normalmente cuando existe algún tipo de intervención multilateral en algún país, lo que se estila es que nos tiremos una buena temporada de tiempo negociando las aportaciones de cada país, planificando las actuaciones, desplegando las unidades. Es en este tiempo donde la gente de la calle, comienza a pensar y por tanto, nos encontramos con los “No a la guerra” o con los “No al dictador”.

Pero en esta ocasión no ha existido nada de esto y simplemente los países han comenzado una carrera para llegar a Libia y soltar bombas que no se acaba de entender muy bien. De hecho por no saber, creo que nadie tiene muy claro quién manda o quién dirige esta historia. Y no ha existido ningún tipo de negociación para aportar militares, aviones o lo que sea; sino que lo que nos hemos encontrado es que cada país aporta lo que estima conveniente, lo envía allí y a soltar bombas.

El tiempo que se ha tardado en montar esta guerra es lo que han ido tardando en llegar los países que además parece que están en una carrera para ver quien llega primero. Si no fuese por las implicaciones de lo que está ocurriendo, la verdad es que no dejaría de ser gracioso lo que tendrá que estar pensando Gadafi, que de repente se encuentra con una situación en la que todos los países compiten por darle la del pulpo.

¿Cómo será la precipitación y la carrera que hasta el ejercito del premio nobel de la paz no ha sido esta vez el primero en llegar a soltar bombas?. La sensación que tengo es que esto es como una fiesta que se ha montado a última hora, en la que cada invitado lleva lo que le da la gana y va incorporándose a medida que va llegando.

Respecto a nuestro país, nos encontramos con que nuestro gobierno, (antaño adalid del “no a la guerra”), se ha convertido de repente, (como en tantos otros campos); y va  a ser la primera vez que vamos a la guerra, y no a “campañas humanitarias con algo que no se sabía muy bien si era una ONG o un ejército”. De hecho también se obviado esto de la autorización expresa del congreso y que yo recuerde es la primera vez que enviamos cazas con autorización para disparar y un submarino que en el ridículo del comunicado de prensa afirma que tiene como meritos el hecho de disparar un torpedo para hundir un barco en unas prácticas en 2004 y la participación en Perejil, (A veces es mejor no decir los logros pasados porque pueden sonar a cachondeo).

Desde luego, en este caso el “no a la guerra”, no ha existido porque por un lado, los que normalmente estaban en el campo del “no a la guerra”, son los que ahora se han puesto a competir a ver quien se carga más tanques antes, (como si esto fuese un juego de marcianitos), y por otro lado, porque simplemente no ha dado tiempo de pensar.

Pero ¿Por qué ha ocurrido todo esto como ha ocurrido?. Es decir, aparte de lo evidente de que estamos ante el caso de un dictador que está masacrando a su población por pedir mejoras; que por supuesto es la excusa que siempre se cuenta, (y que suele ser cierta), pero que no es nunca razón para la intervención. Está claro que los dictadores pueden hacer lo que les da la gana con sus súbditos, (tal y como se ha  demostrado en tantas ocasiones que nunca conocemos porque importan un pimiento). Por supuesto la combinación de dictador e intereses petrolíferos también suele contar un poco; pero por supuesto no lo acaba de explicar, porque sin ir más lejos en Bahrein esta misma semana ha existido un aplastamiento de los movimientos, (pacíficos), con la colaboración de las tropas de Arabia Saudí.

Desde luego en esta intervención en Libia han concurrido una situación y una serie de circunstancias que han desencadenado este frenesí bélico.

Por un lado tenemos a los de siempre; hay que lograr subir el precio del petróleo como sea; tras la crisis de Japón, nos encontramos con una caída del petróleo ¡otra vez!; y antes de que comience a caer hay que hacer lo que sea. Ya he comentado en un post que los planes energéticos; (entre ellos nuestro ridículo cambio de límites de velocidad), tenían su razón de ser en este detalle. Pues una de las medidas es una guerra; en 2008, cuando empezaba a caer el petróleo surgió de repente una guerra en Osetia, (país que la mayoría conocimos cuando estalló el conflicto); pues ahora a una guerra y ya tendremos los argumentos de “No será tan necio de no pagar el petróleo a 150, por dejar que Gadafi masacre a sus ciudadanos”; lo malo es que esa afirmación no es del todo cierta porque el petróleo a 150 tiene muy poco que ver con Gadafi.

Por otro lado tenemos la situación en Japón, para la que se impone una campaña de distracción; ya acabo de comentar en el post anterior, que el enfoque está cambiando desde el minicrash en la bolsa por las palabras del comisario de energía en el parlamento. Entre los estudios y argumentos para quitar hierro al asunto, no podemos olvidar que la guerra de Libia, ha eclipsado totalmente el caos que nos encontramos en Japón.  Podemos pensar que el repentino cambio del enfoque de las noticias desde Japón hasta Libia, es un efecto secundario de la intervención o por otra parte podemos entender que ha tenido bastante que ver en la explosiva actuación de los gobiernos.

Por supuesto cada uno de los países tiene su propia dinámica interna, y más o menos en todos los casos, los gobiernos tienen ciertos problemas con sus respectivos ciudadanos.  Por tanto, esto viene muy bien para distraer un poco.

Desde luego, las compañías petroleras de los países también están interesadas en el control de los contratos de petróleo que tendrán que repartir los que van a ganar esta guerra, que tampoco es que sean muy conocidos, porque hasta ahora Francia los había reconocido legalmente. (Otra medida de la precipitación que se ha llevado a cabo es que resulta que todo el mundo se ha lanzado en una guerra a favor de un grupo que ni tan siquiera ha sido reconocido, y que nadie sabe quiénes son).

 Todas estas medidas han contribuido a de repente a una situación que empieza a ser esperpéntica cuando tras la resolución de Libia, Gadafi anuncia un alto el fuego, pues simplemente se pasa de todo, y ¡hala!.

Por supuesto no se entienda que estoy a favor de Gadafi, como no lo estaba cuando fui a las manifestaciones contra la guerra de Irak; Tampoco se entienda que tema demasiado a esta guerra en particular, porque desde luego Libia no va a poder hacer nada para defenderse de la que le viene encima, (de hecho creo que no va a haber tiempo ni para que lleguen todos los países antes de que acabe esta guerra). Pero lo que si me asusta y mucho es esta escalada de los países que para salir de los marrones que van surgiendo se van metiendo en charcos cada vez mayores, y ahora mismo ya no se cortan ni tan siquiera en soltar bombas al por mayor.

  1. en respuesta a Yo mismo
    #13
    Fercanarias

    Lo que no deja de ser una paradoja, en plena sociedad de la información, dónde se consume más información en un día que antes en 10 años y sin embargo estamos todos ciegos, en todo.

    El mundo debería ser para las personas y resto de seres vivos, al margen de otras ciencias que invitan a todo menos a vivir, y estoy pensando en la economía para ser más concreto.

  2. en respuesta a Comstar
    #12
    Ganimedess

    Comstar nos dejas con la miel en los labios, cuenta algo por Dios, jejeje

  3. en respuesta a Fercanarias
    #11
    Yo mismo

    El caso es que no estoy de acuerdo ni a favor de la intervención. Simplemente no tengo un criterio formado y a la vista de los links que me han puesto en este post, la verdad es que aún tengo más dudas.

    El problema no es que la verdad sea la primera victima de la guerra, sino que hace tiempo que la verdad se ha ido a tomar viento y ahora mismo estamos como ciegos.

    no tengo ni idea de libia, ni de la situación. Pero lo que tengo claro es que Gadafi, no está muy católico, (por lo menos su intervención amenazando a todo díos si que lo he visto), por lo que si me preguntasen casi seguro que diría que si a la intervención, (pero no solo en Libia)... Y digo casi porque de un tiempo a esta parte me lo cuestiono todo.

    Pero desde luego, los motivos son normalmente importantes, y si son para ir a una guerra, lo son mucho más; y me asusta mucho la situación que he ido viendo el fin de semana.

    No creo que sea en absoluto normal, aunque sí un poco cómico, la situación de todos los países corriendo atropelladamente para bombardear un país. Es que hace dudar de todo. Refleja bastante desesperación y desde luego muy poco plan; y antes de tomar ciertas decisiones, hay que tener las cosas un poco claras.

    1 recomendaciones
  4. #10
    Fercanarias

    Curioso, me opongo a todo, pero al final estoy de acuerdo.

    Un poco demagogo el asunto.

    El caso es que con el tiempo que se llevaba esperando una resolución de la ONU, la que fuera, lo normal es que todo esté preparado, y los ejércitos suelen estar preparados para ello al instante, es su trabajo precisamente, estar en guardia.

    Ciertamente deberían intervenir en muchos sitios más, en todos donde el pueblo se levante y no tenga el apoyo de las armas, en el caso de que dicho poder le sea impuesto. Es decir, que todos los levantamientos han sido pacíficos, y en varios casos se han solucionado pacíficamente, sin más disturbios que lo que puede haber sido una manifestación minera o del naval aquí.

    El caso es que la ONU debería dar apoyo a todo aquel grupo de personas que se levantara contra cualquier injusticia, porque lo que no es de recibo es que se les quiera silenciar a bombas.

    En cualquier guerra la primera víctima es la verdad, por ambas partes.

  5. en respuesta a Josephine
    #9
    Yo mismo

    Lo triste del caso es que esta vez estamos en el mismo barco....

    o sea que estas bombas NO SON para mantener nuestro nivel de vida y nuestras comodidades.

    La mejor forma de mantener nuestro nivel de vida es tratar de que otros lo mantengan...

    y la mejor forma de asegurarse de que no nos vaya a caer un tomahawk encima es intentar que nadie los tire. Cuando las bombas vuelan al final caen por todos lados.

  6. #8
    Ayaxtelamon

    Pues si, la verdad, esto se ha montado en un santiamén. ¿Y qué diablos pintamos nosotros allí?, ¿pero los socialistas no estaban en contra de las guerras? Yo no suelo votar desde hace años pero voté al inutil del ZP la primera vez precisamente por la arrogancia del bigotes de meternos en una guerra que nadie quería. Ahora no ha habido ni ocasión para oponerse antes de liarla.

    La política está vendida a unos intereses que los ciudadanos de a pie ni siquiera vislumbramos pero a los que les importamos una higa.

    ¿Y quién diablos son los rebeldes?, ¿qué buscan?, ¿cuales son sus ideas? Ni idea. Ya solo faltaría que el Bin-Landen y los suyos andaran detrás de las revueltas. Para hartarse de reir por no ponerse a llorar.

  7. #7
    Pagano

    Por si fuera de vuestro interes otra visión sobre las cosas que no se cuentan de esta historia.

    http://ramiropinto.es/2011/03/21/no-se-cuenta/#comment-347

    Un saludo

  8. en respuesta a Comstar
    #6
    Caminante

    Es una pena. Yo te animo a que comentes y fundes tus comentarios. A mi me interesaría.

  9. #5
    Comstar

    Puede ser que algunos quieran crear la tercera guerra mundial, para lograr "keynesianismo". Lo que pasa es que el mundo es hoy muy diferente de como lo era en 1939. Y encima lo están haciendo mal por una serie de razones que no voy a decir, porque voy a dejar que se equivoquen y lo descubran por sí mismos. Es que de todos modos en el pasado decirle a los pro-guerra sus errores ya me ha valido insultos en otros sitios fuera de Rankia, así que no me interesa volver a pasar por eso.

    Yo más bien llamaría a esta guerra, la "guerra psiquiátrica" por una serie de razones que tampoco voy a comentar.

  10. en respuesta a Emiliojornet
    #4
    Pocholo r.

    Lo del petroleo es cierto. Y los audios de los vídeos de la entrevista a Leonor demoledores.

  11. en respuesta a Josephine
    #3
    Scoralstom

    Très bien.

  12. #2
    Josephine

    Pues a mí no me sorprende nada de lo que está pasando.
    Antes quizás sí, pero ahora ya no.

    Es la eterna ley del más fuerte.

    Además, el más fuerte SIEMPRE lleva la razón (la que dicta la ley),
    pues él hace la ley y la trampa, escribe la historia,
    y además, todos los jueces y tribunales le dan la razón (¡faltaría más!),
    confirman que cumple la ley (que él mismo hizo),
    y que hasta es un santo santísimo,
    al que hay que rendir honores y darle premios,
    digno de admiración y de ejemplo.

    Si hay clases entre los vivos,
    también las hay entre los muertos,
    y los miles de muertos de hambre que fallecen cada día
    no se merecen ni la portada de ningún medio de comunicación.

    Ahora los importantes son los libios y los japoneses.
    Ayer eran los haitianos.
    Antes de ayer, los africanos, los palestinos ó los judios.
    La semana pasada los esclavos negros (que todavía perduran en distintas zonas),
    el mes pasado los perseguidos por las distintas inquisiciones de distinto signo,
    y el año pasado los esclavos egipcios y los de distintas etnias de hace centurias.

    Sería muy pesado abrir cada día un telediario
    o sacar en primera página de un periódico, cada día, día tras día,
    día sí y día también,
    afirmando que ayer murieron 10.000 ó 20.000 personas de hambre,
    por falta de asistencia básica nutricional ó sanitaria, etc...

    Haití ya no es portada, mientras la gente por allí sigue pasando hambre y muriendo,
    y bebiendo agua de charcos inmundos,
    etcétera y etcétera por diversas causas y en muy distintas zonas del mundo.

    ¿Guerras?.
    Muchas, demasiadas, pues con que sólo haya dos en el planeta ya son muchas.
    La ONU debería de intervenir para pararlas TODAS.

    ¿Dictadores, sátrapas?.
    Muchos, demasiados, pues con que sólo haya dos en el planeta ya son muchos.
    La ONU debería de intervenir para derrocarlos a TODOS.

    ¿La diferencia está en si el pueblo se levanta contra el sátrapa,
    ó no se levanta contra el dictador?.

    Quizás a algunos pueblos les hayan cortado las piernas
    y no tengan ya capacidad de levantarse.

    Quizás a algunos pueblos les hayan cortado incluso la capacidad de pensar
    y de razonar con un mínimo de sentido común e independencia.

    Pero claro, el debate interesante se queda
    en si es conveniente reducir la velocidad a 110 Km/h.
    ó si es adecuado limitar los espacios permitidos para fumar.

    Ya no me importa que los políticos roben ó mientan,
    aquí ó allí ó un poco más allá.
    ¡¡Mientras no tiren un misil Tomahawk sobre mi cabeza!!,
    habré de darme por satisfecha!!

    Y, en fín, ¿y a mí que más me da?.
    Yo no voy a cambiar la ley del más fuerte,
    y no debería de estar perdiendo preciosos minutos de mi tiempo
    en estas frivolidadas vanas y banales.

    Yo soy la primera hipócrita de todo este tinglado.
    Mis comodidades, techo, agua corriente, electricidad,
    supermercado lleno de los más jugosos y variados manjares, etc...
    corren a costa del sacrificio de muchas otras personas
    que sufren hambre y sed de justicia en aquellos paises.

    Soy como una pequeña Gadafi, pero en pequeñito.
    Tambiém me parezco un poco a Obama, sobre todo en su faceta más hipócrita y falsa.

    Por eso, en mi interior, me congratulo de todo lo que está pasando.
    En realidad están defendiendo mis "privilegios"
    frente a todos esos "muertos de hambre"
    que pretenden ("ilusos") conseguir alcanzar mis mismas comodidades de vida,
    sin darse cuenta de que eso es "imposible",
    que en las fiestas hay quienes las disfrutan,
    y quienes trabajan como esclavos a su servicio y bajo su poder.

    ¿Ves?. Hoy estoy provocadora.
    Será como respuesta a tantas provocaciones que a diario me lanzan desde el cielo.
    Será porque cada bomba es una provocación,
    tenga el origen que tenga.

    Pero yo siempre defenderé y justificaré aquellas bombas
    que me permitan mantener mi "estupendo y cómodo nivel de vida",
    aún a costa de la sangre de miles de muertos de hambre,
    que en realidad no existen, pues nadie conoce sus nombres,
    ni nunca nadie les miró a los ojos.

    Porque tan sólo una mirada suya, nos mataría.

    5 recomendaciones
  13. #1
    Emiliojornet

    están contando muchas mentiras sobre Libia,manipulan sobre la verdadera realidad.Si no hubiese petróleo de por medioposiblemente nadie se acordaría de Libia.
    http://www.rafapal.com/?p=8878

    2 recomendaciones

Sitios que sigo
9 recomendaciones
Escribe aquí tu comentario...