Rankia USA Rankia Argentina Rankia Argentina Rankia Chile Rankia Chile Rankia Colombia Rankia Colombia Rankia España Rankia España Rankia México Rankia México Rankia Perú Rankia Perú Rankia Portugal Rankia Portugal
Acceder
5 recomendaciones

 

“Ni están, ni se le esperan”, ha sido una de las frases más curiosas para comentar los sucesos que están ocurriendo en los mercados financieros en el mes de agosto. En particular se referían a los políticos. No deja de ser curioso que tras tantos años, (inclusive mientras todo se venía abajo), nos encontramos ahora con la petición de que los gobiernos o los bancos centrales hagan algo por evitar las caídas. No deja de ser un poco curiosa esta esquizofrenia de los defensores del libre mercado, y de que este valora correctamente todo, pidiendo ahora otra vez la eliminación de la posibilidad de cortos y reclamando las intervenciones de los políticos. Al final, como en tantas cosas, en esto nos encontramos con la coherencia de un intermitente.

El leiv motiv de la argumentación a lo que está ocurriendo, se basa en la idea de que no hay fundamento ni económico, ni empresarial para la caída, y que lo único que ocurre es que los políticos se han ido de vacaciones. Por supuesto seguimos con la argumentación de que no estamos en el caso de 2008. Este argumento empieza a ser recurrente, porque desde luego las similitudes son aplastantes, (como ya he puesto hace unos meses).

Se nos cuenta que la recuperación se está desacelerando, exactamente igual que dijo nuestro insigne presidente durante mucho tiempo. Lo que no se nos cuenta es que en 2008, lo que no se nos cuenta es que en 2008 veníamos de una situación de burbuja y ahora venimos de una “recuperación asimétrica”, “estadística” o simplemente camelo. La realidad es que los ciudadanos del mundo están hoy peor que en 2008, porque tienen menores ingresos, (los que tengan sueldos, porque un gran número de personas los han perdido), y desde luego la renta disponible es sensiblemente inferior gracias a la combinación de ingresos en caída y gastos necesarios incrementados.

Por supuesto desde 2008, todos los indicadores de consumo de casi todo se han desplomado y lo que se ha vendido como una recuperación, ha sido en realidad un freno de las caídas en determinados momentos, por lo tanto, todos y cada uno de los sectores están en peor situación que en 2008, ya que si la gente consume menos de todo, las empresas venden menos de todo.

En definitiva, más allá de lo que nos marcan los discursos oficiales, cuando en 2008 se hablaba de desaceleración, estábamos en una situación en la que la economía estaba colapsando y ahora mismo cuando hablamos de desaceleración estamos en una situación que está colapsada.

Es cierto que las grandes empresas están algo mejor, pero esta mejoría es en gran parte derivada de los recortes, que en definitiva suponen una mejoría relativa en el momento inicial a cambio de la reducción de la capacidad de generación de beneficios; tan sólo mantenida con toda suerte de ayudas desde los gobiernos para conseguir generar los mismos beneficios con menor actividad.

En resumen, desde el mundo económico y empresarial, la situación es peor que en 2008, bien por situación real consolidada o bien por empeoramiento de expectativas.

Pero la gran diferencia es que lo que ha salvado la situación de 2008, fueron los estados, a través de unos cambios normativos de locura, de unas inyecciones monetarias históricas, avales y todo tipo de instrumentos. Y esta es otra gran diferencia respecto a la situación respecto a 2008.

Si los ciudadanos estamos peor, si las pymes están peor, y si la mejoría en las grandes empresas y entidades financieras viene derivada de ajustar sus capacidades, de vender activos y de reducir y ajustar, los estados están en una situación mucho más dramática, por la sencilla socialización de unas pérdidas brutales.

En consecuencia, la situación dista respecto a la de 2008 en que hoy el hecho de que los países avalen a las entidades financieras, o bien que se dediquen a adquirir “Activos financieros de la máxima calidad”, se antoja mucho más difícil, por la situación económica en la que están los países.

Tanto inyectar dinero, como aprobar normas relativas a la relajación de normas de valoración, como incluso aprobar medidas para que las entidades consigan más beneficios, es hoy algo que está mucho más limitado, por lo que la situación por el lado de las soluciones que se han tomado para sacar a la banca del atolladero en 2008, son hoy muchísimo más limitadas, incluso para los bancos centrales que son los que podrían desarrollar otra lista de QE , pero siempre teniendo en cuenta que simplemente no han servido absolutamente para nada, y a cambio han tenido efectos secundarios devastadores.

Siguiendo con los Bancos Centrales, resulta que tampoco pueden bajar los tipos de interés, (salvo el Banco Central Europeo, que puede bajarlos desde el 1,5 en lugar desde el 4,25, pero que no puede hacerlo para no enviar a freir esparragos el carry trade).

Por lo tanto, estamos en la misma situación de fondo que en 2008, ya que si hemos llegado a 2008, mediante la combinación de sueldos contenidos, más especulación salvaje en todos los productos básicos, más unas políticas monetarias de locos, es completamente normal que exagerando estas medidas, hayamos llegado a una situación en la que las diferencias son que la situación es sustancialmente peor que en dicha fecha.

  1. en respuesta a Comstar
    #23
    Ice man

    Tu pregunta: ¿A cuántas personas puedes alimentar con los granos que se comen los automóviles? Tiene una respuesta es bastante simple: ninguna.

    El bioetanol se produce principalmente a partir de una variedad de maíz destinada al consumo animal. Cuando se produce bioetanol se emplea una pequeña proporción de la composición del maíz, el resto es un desecho que curiosamente sirve como pienso para los cerdos. Como es una bobada tirarlo las empresas lo venden directamente como pienso animal. Así pues se sigue empleando la misma cantidad de maíz para obtener la misma cantidad de carne existiendo un valor añadido al aprovechar parte para bioetanol.

    Respecto a la población de la India ya te lo comenté y no haces más que reforzar mi argumentación.

    Dices: Mirar el hambre de las gentes de esa manera es muy fácil cuando se tiene comida sobre la mesa. Es intelectualizar un problema.
    La única forma posible de resolver un problema es llevándolo primero al plano intelectual, por muy peregrino que pueda parecer las personas tenemos una zona cerebral llamada cortex donde se resuelven los problemas planteados. Los problemas no se resuelven con sentimientos, se resuelven razonando.

    Dices: Poner la natalidad de los españoles como ejemplo no es un buen ejemplo. Europa, EUA y Japón van a tener problemas para sostener a los pensionados, mientras que en Vietnam la mitad de la población es joven y más barata, y para países baratos que hablen castellano está Latinoamérica y Filipinas, de modo que es más ventajoso por costo instalarse allí.
    Es un razonamiento totalmente absurdo. Lo importante para mantenerte cuando estás jubilado no es la cantidad de jóvenes que hay sino el nivel de ahorro obtenido y la productividad de los cotizantes.
    No creo que Bill Gates tenga grandes problemas en su jubilación ya que su capacidad de ahorro durante su vida ha sido considerable. En cambio un filipino que cobra 200$ al mes difícilmente podrá mantener a un jubilado con las mismas prestaciones que recibe en España, ni aunque allí haya 5 jóvenes más que aquí por cada anciano.

    Lamento de que hayas visto gente con hambre y me alegro de que les hayas dado de comer, éticamente es de alabar. Sin embargo como yo tengo la mala costumbre de intelectualizar los problemas no puedo presentar un expediente tan deslumbrante: me limito a salvar una vida a la semana de promedio.

    Por último y aunque haya sido un placer debatir contigo, visto que este debate no lleva a ninguna parte decirte que es el último post que te contesto.

    1 recomendaciones
  2. en respuesta a Ice man
    #22
    Comstar

    Primero:
    En India el 40% de la población ni siquiera tiene luz eléctrica. Cerca del 35% de la población es analfabeta en India. Sin educación mínima no puede haber planificación ni orden en materia de natalidad.

    Mapping literacy in India
    http://unesdoc.unesco.org/images/0014/001460/146016e.pdf

    SegundO:
    ¿A cuántas personas puedes alimentar con los granos que se comen los automóviles?

    Data Highlights: U.S. Feeds One Quarter of its Grain to Cars While Hungeris on the Rise
    http://www.earth-policy.org/index.php?/press_room/C68/2010_datarelease6/

    World hunger'hits one billion'
    http://news.bbc.co.uk/2/hi/europe/8109698.stm

    Tercero:
    Mirar el hambre de las gentes de esa manera es muy fácil cuando se tiene comida sobre la mesa. Es intelectualizar un problema. Yo sí he visto gente con hambre y les he dado de comer. Prefiero darles de lo que tengo, en lugar de dejarles morir. Para mi eso no es objeto de intelectualización. La barrera que tienen los que tienen hambre para poder comer es el dinero, no la cantidad de alimento que se produce en el mundo.

    Poner la natalidad de los españoles como ejemplo no es un buen ejemplo. Europa, EUA y Japón van a tener problemas para sostener a los pensionados, mientras que en Vietnam la mitad de la población es joven y más barata, y para países baratos que hablen castellano está Latinoamérica y Filipinas, de modo que es más ventajoso por costo instalarse allí.

    El ser simplista no conduce a nada y el problema es mucho más serio y de difícil solución.

  3. en respuesta a Comstar
    #21
    Ice man

    Pues antes que nosotros ya hay otros que han pensado en ello. Antes de empezar las plantaciones con destino al biocombustible estudiaron el caso del Brasil.
    En brasil la principal fuente de combustible es el bioetanol. Estudiaron los precios del alimento que se emplea para su fabricación antes y después de implantarse el uso generalizado del bioetanol. El resultado fue que después de la implementación del bioetanol como combustible generalizado los precios del alimento del que se obtenía habían disminuido. Simple economía de escala.

    Si embargo y como veo que piensas seguir insistiendo en la cuestión permíteme que te haga unas reflexiones.

    Primero: la paradoja del niño hindú, una historia a modo de prólogo.
    Durante la colonización de la India por el imperio británico los ingleses se percataron de que existía una gran mortalidad de niños hindúes por enfermedades evitables mediante la vacunación sistemática. Como consideraron que éticamente era inaceptable iniciaron la vacunación sistemática.
    Lógicamente la mortalidad infantil disminuyó, ergo la población aumentó, ergo se precisaron más campos para el cultivo que se obtuvieron talando selvas y además se abrieron nuevos pozos para regar las cosechas.
    Resultado: el nivel freático del agua de los pozos disminuyó 25 metros, aumentó la deforestación y persistió el hambre prácticamente hasta nuestros días, además de resultar diezmadas las poblaciones salvajes de elefantes, tigres y todo lo que se mueve por la selva.

    Segundo: la ley de la inelasticidad de las tartas.
    Si tienes una tarta grande pueden comer de ella varias personas y saciarse, digamos que la tarta es lo suficientemente grande como para saciar a 10 personas. Como los comensales se sacian con la tarta piensan que no importa si se les une algún nuevo comensal, ahora tenemos 15 comensales. La tarta no sacia a 15 comensales pero por lo menos les quita parcialmente el hambre, así que se invita a más comensales. Ahora tenemos a 30 comensales, la porción de tarta que corresponde a cada uno le condena a pasar hambre, da igual si aumentas el precio de la porción de tarta, siempre habrán comensales con hambre si no se reduce el número de comensales o se trae una tarta nueva.

    Tercero: una tarta llamada Tierra.
    La población natural de cada región está equilibrada, elevadas tasas de mortalidad se compensan con elevadas tasas de natalidad.
    El “homo occidentales” es más sabio que la naturaleza y como no es ético dejar morir a los niños de enfermedades curables envía ayuda al mundo subdesarrollado en forma de vacunas, medicinas y alimentos.
    Al disminuir la tasa de mortalidad y permanecer inalterada la tasa de natalidad se produce un aumento de la población. El terruño ya no puede soportar tanta población y empieza a desertizarse agravando la situación, los terrenos cultivables escasean y además se recogen la poca vegetación que queda para hacer fuego.
    Como el “homo occidentales” sigue siendo más sabio que la naturaleza envía sus excedentes alimentarios para que el mundo subdesarrollado no pase hambre. Lógicamente envía el mínimo para asegurar la subsistencia, no para conseguir el desarrollo. La población sigue aumentando y sin posibilidad alguna ya de salir de la miseria.

    Como ves en todo este proceso no han intervenido las “malvadas” multinacionales.

    ¿Qué solución le ves? ¿Dejas morir a la población de enfermedades curables y de inanición? Muy ético no parece que sea.

    La única solución que yo le veo es ajustar las tasas de natalidad a las nuevas tasas reducidas de mortalidad. Los chinos ya lo hicieron.

    Tarea dura, es mucho más agradecido hacerse de una ONG y llevar vacunas para los niños y además puedes fardar de ello. Reducir la tasa de natalidad lleva más tiempo, más esfuerzo y menos agradecimiento social. Recuerda lo que se ha criticado a los chinos por su política del hijo único.

    Como ves el acusar a las empresas de desviar alimento a la producción de combustible es bastante simplista y además creo que falsa ya que asegurarse de antemano una rentabilidad certera ha empujado a muchas empresas a dedicarse a este campo explotando campos que ya no eran rentables para otro tipo de cultivo. El gobierno les compra de antemano toda su producción a un precio acordado. Se cuenta el coste de alquiler del terreno, el coste de explotación, el coste de asegurar la cosecha y después de todo esto quedan pingues beneficios pues aunque se pierda la cosecha la pagará el seguro agrario.

    Supongo que estarás al corriente de que la tasa de natalidad entre las mujeres españolas ha disminuido. Ha aumentado la tasa de supervivencia y durante décadas se ha reajustado la tasa de natalidad, este hecho ha acaecido en toda Europa. Sin embargo nuestros políticos que ya no son simples homo sapiens sino homo sapientísimus han actuado de nuevo contra natura estimulando la inmigración y en pocos años han logrado aumentar en un 10% una población ya sobredimensionada para la piel de toro.

    El problema no son las malvadas multinacionales que convierten alimentos en combustible. El auténtico problema es que la población ya ha llegado a los 7.000 millones y está previsto que en 25 años aumente hasta los 10.000 millones de habitantes. ¿Podrá aguantar esto nuestra querida tarta Tierra?

    El ser simplista no conduce a nada y el problema es mucho más serio y de difícil solución.

    1 recomendaciones

Sitios que sigo
5 recomendaciones
Escribe aquí tu comentario...