1 recomendaciones

En una situación normal, la volatilidad y el mercado tienen una correlación inversa, es decir, aumentos en la volatilidad del mercado conllevan bajadas en los mercados y viceversa, pero ahora ésta se está descorrelacionando con el mercado, lo que puede presentar variaciones en las estrategias con opciones que se estaban llevando a cabo. 

¿Comprar opciones o vender opciones?

En distintas universidades y escuelas de negocios, cuando enseñan opciones, una de las primeras lecciones que aprendes es que la compra tanto de opciones call como de opciones put limitan la pérdida y tienen un beneficio potencial mucho mayor (en el caso de las opciones call ilimitado), y que la venta de opciones, ya sean call o put, limitan el beneficio y la pérdida potencial es ilimitada en el caso de las call y puede llegar a ser muy grande en el caso de las put. Con lo que extraes la siguiente conclusión: “¿Quién va a querer vender opciones? No tiene sentido…”
Después uno se da cuenta de que el mundo de las opciones es mucho más complejo, y que ofrece mucha más oportunidades de las que uno se piensa al principio.
 

Volatilidad

A través de la volatilidad podemos observar el miedo que hay en el mercado, si la volatilidad está alta quiere decir que los inversores se están comprando protección para sus carteras, además suele implicar correcciones en el mercado. La volatilidad es uno de los factores a tener en cuenta a la hora de lanzar una estrategia con opciones, ya que esta afecta directamente a la prima.

Cortos en Puts sobre valores en los que queramos invertir a medio-largo plazo

Para los inversores que quieran invertir en acciones a medio-largo plazo, en vez de comprarlas directamente, pueden vender puts OTM con un precio de ejercicio un 10% por debajo del precio actual de cotización. Si finalmente el mercado no corrige y las acciones continúan subiendo el inversor ganará las primas, pero si el precio de la acción a vencimiento está por debajo del precio de ejercicio (nivel a partir del cual el comprador de la put la ejercería) el inversor compraría las acciones un 10% más baratas, puesto que tiene la obligación, y se habría embolsado la prima de las opciones.
 
Por ejemplo, si vendemos una put de Telefónica con strike 11.5€, un 10.7% por debajo de su precio actual recibimos un 2.25% (0.29€). En el caso de que a día de vencimiento la acción de Telefónica se vaya por debajo de 11.5€ , es decir una caída del 10% aproximadamente, tendremos la obligación de comprar las acciones, y en caso contrario, nos llevaremos la prima.
 
Estrategia put vendida
 

Cortos en puts y cortos en calls sobre valores en los que queremos invertir a medio/largo plazo

Al igual que en el a estrategia anterior, el inversor lo que pretende es adquirir acciones, pero lo que se espera es una corrección del precio hacia abajo, por lo que el inversor vendería puts (OTM), obligándose a  comprar el valor a un precio de ejercicio más bajo del de la cotización de la acción. Como complemento a la estrategia anterior, el inversor puede realizar una operación adicional, vendiendo calls (ITM) con el mismo vencimiento que las puts, con primas elevadas. De esta manera si el valor de la acción al vencimiento,  se sitúa entre el precio de ejercicio de las primas, el inversor obtendría la suma de las primas de las opciones. Si acertamos nuestras estimaciones y el precio de la acción desciende por debajo del precio de ejercicio de la put, nos veríamos obligados a comprar dicha acción al precio de ejercicio fijado, pero seguimos obteniendo la prima de la opción call.

Siguiendo con el ejemplo anterior, en el escenario de vender una put de telefónica, dado un precio de cotización de 12,88€, podemos vender una call con mismo vencimiento que la put anterior, pero con un un precio de ejercicio de 12€. Por la venta de esta call recibimos una prima de 0,92€ (un 7,14% del valor actual de la acción). De esta manera, si nuestras expectativas no se cumplen y al vencimiento el precio se no llega a descender el  10% necesario para que se ejecute la obligación de compra de la put, el beneficio a vencimiento sería la suma de las primas, 0,29+0,92=1,21.

Estrategia cuna vendida

Spread alcista ante perspectivas alcistas

Si lo que esperamos es que el precio de las acciones se descorrelacione con la volatilidad, de manera que ante aumentos de la volatilidad el precio de las acciones suba, una buena estrategia es la de realizar un call ratio backspread. Como podemos ver, consiste en comprar dos calls (OTM)y vender una call (ITM) con precio de ejercicio inferior. Esta estrategia es alcista, pero tiene las pérdidas cubiertas si las previsiones del inversor no son acertadas y el precio de cotización desciende por debajo del precio de ejercicio de las calls compradas.
Si lo que esperamos es un aumento de la volatilidad con un aumento del subyacente (descorrelación de la volatilidad) el precio de las primas de las opciones adquiridas aumentará, al mismo tiempo que el precio subyacente, lo que implica mayores ganancias.
 
Si continuamos con nuestro ejemplo de las acciones de telefónica, tomando datos reales, podemos llevar a cabo una estrategia ratio backspread, comprando dos opciones call con precio de ejercicio superor al de la cotización (OTM), en nuestro caso 13,5€, por el que pagamos una prima de 0,05€ (0,39% acción) por opción. Para completar la estrategia, vendemos una opción call con precio de ejercicio (12,5) cercano al precio actual de cotización, mismo vencimiento que las calls compradas y por el que recibimos una prima de 0,41€ (3,18% del precio del subyacente). De esta manera, si al vencimiento el precio del subyacente se sitúa entre 12.81€ y 14.19€ incurrimos en pérdidas, y ante una subida del subyacente de más del 10%, o bajadas inferiores al 1% tendremos beneficios.
 
Estrategia spread alciasta
 
Como conclusión decir que estas estrategias se pueden realizar en dos escenarios muy diferentes. Como comentaba al comienzo, son estrategias que pretenden aprovechar un cambio en la volatilidad de las acciones, de manera que si la volatilidad aumenta, el precio de las primas de las opciones también lo harán y viceversa. Ante un escenario en el que la volatilidad es alta, las estrategias que se basan en la venta de opciones se verán beneficiadas por las altas primas, mientras que las estrategias que precisen de la compra de opciones serán más caras. 
Por otro lado, si lo que se espera es un incremento de la volatilidad, las estrategias más apropiadas serán las que estén en largo.
 

 

¡Sé el primero en comentar!
1 recomendaciones